Imágenes de páginas
PDF
EPUB

NOTICIAS

DE LOS ARQUITECTOS Y ARQUITECTURA

DE ESPAÑA

DESDE SU RESTAURACION,

POR

E EXCMO, SEÑOR D. EUGENIO LLAGUNO Y AMIROLA,

ILUSTRADAS Y ACRECENTADAS CON NOTAS, ADICIONES
Y DOCUMENTOS

POR D. JUAN AGUSTIN CEAN-BERMUDEZ,
CENSOR DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA, CONSILIARIO
DE LA DE S. FERNANDO, É INDIVIDUO DE OTRAS

DE LAS BELLAS ARTES.

TOMO III.

DE ORDEN DE S. M.

MADRID EN LA IMPRENTA REAL

AÑO DE 1829.

Si non tantus fructus perciperetur ex liberalium artium studiis, quantum percipi constat, sed ex his delectatio sola peteretur: tamen haec animi remissio judicanda esset libero homine dignissima.

CICER. PRO ARCHIA.

SECCION TERCERA.

CAPITULO XXX.

MIGUEL DE URREA.

Natural de la villa de Fuentes, diocesi de Toledo, fue un años.

arquitecto de quien no se tiene mas noticia que la de haber traducido de latin en castellano los diez libros de ar- 1569. quitectura de Vitruvio, que se publicaron con este epígrafe: M. Vitruvio Polion de arquitectura, dividido en diez libros, traducidos de latin en castellano por Miguel de Urrea, arquitecto; y sacado en su perfeccion por Juan Gracian, impresor, vecino de Alcalá. Dirigido á la S. C. R. M. del Rey D. Felipe 1r de este nombre, nuestro Señor. Con privilegio. Impreso en Alcalá de Henares por Juan Gracian año MDLXXXII.

El privilegio para la impresion, firmado del Rey, refrendado de Antonio de Eraso, se habia expedido trece años antes en 5 de Abril 1569. Dice asi: » El Rey: Por cuanto » por parte de vos Mari-Bravo, viuda, muger que fuisteis » de Miguel de Urrea, difunto, nos fue hecha relacion, que » el dicho vuestro marido habia traducido de latin en ro»mance un libro intitulado, Arquitectura de Vitruvio, el » cual era muy útil y necesario; y nos suplicasteis &c.”

"

La dedicatoria al Rey tiene la fecha en Alcalá á 20 de marzo de 1582, y está firmada: S. C. R. M. De V. M. menor vasallo, que sus reales manos besa, Juan Gracian. En ella se atribuye Gracian á sí mismo la traduccion diciendo: "Una de las cosas en que mas diligencia habian de poner » los vasallos de V. M. es en el estudio de su propia lengua, » y en procurar enriquecerla, no solamente con los libros » escritos de su principio en ella, sino con todos los buenos » que en las otras se hallan, para que los grandes ingenios

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

» y entendimientos, que esta provincia produce en tanta » abundancia, tuviesen el pasto que desean, junto con mu» cho acrescentamiento; y en la lengua española, tan exce» lente y de tanto primor, tan estimada y celebrada de los "extrangeros, hubiese los tesoros que ellos tienen en las su"yas, no sin nota de descuido nuestro. Por acudir con mi pequeña parte al remedio de esto, entendiendo que los demas harán lo mismo como es tanta razon, me pareció volver en nuestro lenguage con mucha costa y trabajo el » famoso arquitecto Vitruvio, tan celebrado de los romanos » y tan señalado entre ellos en tiempo que esta arte estuvo " en la cumbre de su estimacion. Movióme á no echar de » ver los inconvenientes que de esta empresa se me podrian » seguir, y la dificultad grande que tiene este autor, asi por » ser dificultosa la materia y poco aparejada para elocuencia, como por ser los términos de ella tan oscuros y escabrosos, el entender la excelencia y verdad con que trata » esta materia, la importancia de ella y la utilidad que se seguiria de que tengan tal maestro los buenos artífices, » que ya comienzan á florecer en nuestra España; y sobre todo ver cuanto se deleita V. M. con esta ciencia, cuanto

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

la hace crecer, Cuanto favorece á los que la tratan.....

[ocr errors]

En esta dedicatoria ni aun se hace memoria de Urrea, aunque en mi juicio fue él quien la escribió, mudando despues Gracian la fecha, y poniendo su firma. Pero en la epístola al lector, despues de elogiar la obra y de decir que contiene en sí todo el cuerpo de la arquitectura, se añade, que por imitar á otras naciones que la tienen traducida en sus lenguas. Miguel de Urrea, arquitecto, natural de la villa » de Fuentes de la diòcesi de Toledo y Juan Gracian, impresor, vecino de Alcalá, deseando hacer á S. M. algun "servicio y aprovechar á sus vasallos, tomaron trabajo de » traducir esta Arquitectura de Vitruvio, de lengua latina " en castellana: en la cual traduccion siempre tuvieron cui"dado y principal intento de trasladar la verdad como está » en el original latino, como entenderán los que cotejaren » el romance con el latin; y asi donde fue necesario ver » otros libros ó comentarios, ó consultarlo con hombres doc

4

[ocr errors]
[ocr errors]

"tos, especial en filosofía y matemáticas, lo hicieron. Pero » si con todo eso esta traduccion ó parte de ella no estuviere » tal, suplican no se impute á su voluntad y poco trabajo, » sino á que los intérpretes no pudieron mas; y aun el Vi» truvio muchas veces por su grande oscuridad no da lugar » para mas.

[ocr errors]

De todo esto resulta confusion, pues una vez se dice que Urrea tradujo el libro; otra se atribuye á sí propio Gracian este trabajo; y al fin se asegura que fue de los dos. Pero se puede concluir que Urrea hizo primero la traduccion: á su muger faltarian medios de publicarla, no obstante haber sacado el privilegio: que la dió á Gracian, uno de los impresores mas hábiles de entonces: que este volvió á repasarla y corregirla; y que al fin la hizo publicar. No parece pudieron concurrir los dos juntos á esta obra, pues que Urrea habia muerto trece años antes que saliese á luz.

Por lo que toca al mérito de la traduccion se puede asegurar es el mismo poco mas o menos que el de todas las italianas antes que el marqués Galiani publicase la suya, superior á cuantas se han hecho de Vitruvio. La de Urrea, para quien sepa un poco de latin es mas oscura que el mi mo original: para quien no le sepa, no solamente los pasages difíciles, pero otros muchos que no lo son, estan mal expresados; y generalmente el desaliño y aspereza del lenguage convida muy poco à su lectura.

Una nacion culta y grande es forzoso tenga en su idioma este libro, porque necesita buenos arquitectos, y es dificil lo sean sin estudiarle y practicar su doctrina. En España casi podemos decir que no le hay, pues sobre ser defectuosa la traducción de Urrea, se encuentra pocas veces. Debe esperarse que algun buen patriota, desprendiéndose de vanidades ridículas, y valiéndose de otras traducciones, singularmente de la de Galiani, quiera concurrir á la ilustracion pública con el trabajo de corregirla y hacerla inteligible, agradable y comun á todos (1).

(1) Nuestro erudito académico D. Josef Ortiz y Sanz ha llenado superabundantemente los deseos del Sr. Llaguno, pues habiendo trabajado por muchos años en Italia y España la traduccion de Vitru

« AnteriorContinuar »