Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[blocks in formation]
[merged small][merged small][ocr errors]

BARCELONA: Imp. de Tomás Gorchs, calle del Carmen núm. 38. - 1859.

[ocr errors]

PRÓLOGO.

Habíamos deseado volver a escribir en todo o en parte lo que de los Anales de España publicamos años ha: pero las enfermedades no nos lo han permitido, y desde el reinado de Carlos Quinto estos Anales van tales como ya en otra ocasion se habian impreso para servir de continuacion a nuestras antiguas crónicas. En el reinado de Cárlos Quinto hay que atender a que la nacion no sabia bien si era alemanaósiera espaiola, pues Cárlos era al mismo tiempo que rey de España emperador de Alemania: y seria dificil investigar en qué circunstancias fuimos satélites y en quéotras fuimos impulsores. Esta situacion indefinida no era del gusto de la Alemania ni de la España , porque las dos naciones estaban demasiado distantes para poder complacerse en confundir sus glorias y en darse la mano en sus quebrantos. La Alemania deseaba tener su príncipe en su casa , y la España el suyo en la suya; y no pudiendo conseguirlo mientras aquella union existiese, suspiraban por el divorcio. Lo mismo hubiera sucedido si Cárlos Quinto hubiese conseguido la upion que tanto deseó de la España y la Inglaterra. Esta union estuvo á punto de obtenerse como ya se había obtenido la de España y la Alemania: pero hubiera sido un mal casamiento, no preparado, que no hubiera tenido luna de miel ni olra espectativa que el divorcio. En la abdicacion de Carlos Quinto da comienzo verdaderamente la dominacion de nuestra dinastia austríaca. Esto tomo nono la comprenderá integra. En él se verá el estado en que recibió la España, y aquel en que la entregó á los Borbones. En el reinado de Felipe II presenciaremos cumplimiento de uno de los mas ardientes votos de los moradores de la península : la union de todos sus estados en un solo pueblo. Si enlonces Lisboa , dicen algunos , hubiese sido declarada capital de España, tal vez los destinos de esta tierra hubieran sido muy otros de lo que medio siglo despues se manifestaron, rompiéndose una cadena cuyos eslabones parecian muy fuertes; y transformándose en una triste dualidad lo que antes promelia ser una unidad envidiable. Otros hacen responsable de esta gran desgracia ibérica al espíritu satírico que impelia á los eastellanos á hacer el blanco de sus pullas á loslositanos. El mal que de ahi se originó, dos siglos ha que se lamenta; y sus consecuencias será difícil que las haga desaparecer el tiempo. A la dinastía austríaca le cupo la gloria de haber consumado lo que podiamos llamar el complemento del bello ideal de nuestros anales; y á la misma deben serle alribuidos los desaciertos que destrueron aquella obra incomparable Repetimos que estos dos úllimos lomos llevan en si la fisonomia de nuestra juventud, siendo asi que en los anteriores está nuestra edad madura. Al leerlos ahora de pruebas nos ha parecido las mas de las veces que no eran nuestros.

« AnteriorContinuar »