Relación de todo lo que sucedió en la jornada de Omagua y Dorado hecha por el gobernado Pedro de Orsúa, Volumen20

Portada
Imp. de M. Ginesta, 1881 - 192 páginas
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 146 - Lucifer, según tenéis sed y hambre y ambición de hartaros de sangre humana; mas no me maravillo ni hago caso de vosotros, pues os llamáis siempre menores de edad, y todo hombre inocente es loco, y vuestro gobierno es aire.
Página 144 - Rey Felipe, natural español, hijo de Carlos, invencible: Lope de Aguirre, tu mínimo vasallo, cristiano viejo, de medianos padres, hijo-dalgo, natural vascongado, en el reino de España, en la villa de Oñate vecino, en mi mocedad pasé el mar Océano a las partes del Pirú, por valer más con la lanza en la mano, y por cumplir con la deuda que debe todo hombre de bien...
Página 150 - No podemos creer, excelente rey y señor, que tú seas cruel para tan buenos vasallos como en estas partes tienes, sino que estos tus malos Oidores y ministros lo deben de hacer sin tu consentimiento.
Página 145 - Y así, yo, manco de mi pierna derecha, de dos arcabuzazos que me dieron en el valle de Chuquinga, con el mariscal Alonso de Alvarado, siguiendo tu voz y...
Página 149 - Pues los frailes a ningún indio pobre quieren enterrar y están aposentados en los mejores repartimientos del Pirú.
Página 184 - Y ansí, fue su ánima á los infiernos para siempre, y del quedará entre los hombres la fama que del malvado Judas, para blasfemar y escupir de su nombre, como del más malo y perverso hombre que habia nascido en el mundo.
Página 147 - Real persona, es para venir acá á mandar. Si quieres saber la vida que por acá tienen, es entender en mercaderías, procurar y adquirir bienes temporales, vender los Sacramentos de la Iglesia por prescio; enemigos de pobres, incaritativos, ambiciosos, glotones y soberbios; de manera que por mínimo que sea un fraile, pretende mandar y gobernar todas estas tierras.
Página 108 - Silva, en un motín, y robó la caja del Rey, y mataron la Justicia, y asimismo se le huyó. Hombre es que, mientras hay que comer, está diligente, y al tiempo de la pelea, siempre huye, aunque sus firmas no pueden huir.
Página 158 - Santos, que a todos los que lo oían ponían temor y espanto; y dijo muy enojado: -¿Piensa Dios que porque llueva no tengo de ir al Pirú y destruir al mundo? pues engañado está conmigo. Y estas y otras semejantes blasfemias duró hasta que acabaron de hacer en toda la cuesta escalones, con azadones, y las cabalgaduras acabaron de subir. Entretanto que él aquí se detuvo, los de su vanguardia...
Página 135 - ... pusilánimos y cobardes; y que ¿cómo era posible que nadie hasta allí se les hubiese pasado, y que aquestos solos rehusasen la guerra, que desde el principio del mundo los hombres la habían amado y seguido, y aun en el cielo la habia habido entre los ángeles cuando echaron del á Lucifer? Y ansí se quejaba desto este tirano, como si él fuera bueno y llevara alguna impresa justa y santa.

Información bibliográfica