Imágenes de páginas
PDF
EPUB

les quitaron bárbaramente la vida, gozando en ello el religioso de la Trapa. La toma de aquella fortaleza fué de inmensa importancia para los realistas, porque era una de las condiciones de los gobiernos estranjeros para anxiliarlos abiertamente la posesion de un punto fortificado como base de operaciones. Facilitóles tambien el instalar allí su gobierno con el título de Regencia.

A los pocos dias de esto se trasladó el rey de Aranjuez á Madrid (27 do junio), por la mañana temprano, sin ceremonia, sio prévio aviso alguno, y sin que el pueblo se apercibiera de su entrada, como si le dictára su conciencia que debia evitar la presencia y las miradas de la muchedumbre: suponia, y no se equivocó, que no habian de ser benévolas ni de cariño, porque así lo esperimentó tres dias después, al tener que presentarse al público para hacer la clausura solemne de las Córtes,

En este intermedio babiase ocupado tambien el Congreso en otras tareas de carácter ya mas administrativo, y no tan políticas como las anteriormento mencionadas. Parecia haberse propuesto tomar desquite del tiempo invertido en estas últimas. Los decretos del mes de junio, en que terminó, como veremos, la legislatura, prueban la variedad de materias sobre que en el postrer período discutieron y legislaron aquellas Córtes. Ellas elevaron á ley (8 de junio) el código penal, aquella grande obra elaborada por las que las precedieron, con su adınirable distribucion de materias y sus ochocientos diez y seis artículos. En la parte militar, decretaron la fuerza de que habia de constar el ejército permanente para el próximo año económico, la cual se fijaba en 62,000 hombres: que el gobierno pudiera disponer por ocho meses fuera , de sus provincias de 12,000 hombres de la milicia nacional activa (12 de janio), cuya autorizacion se amplió á los pocos dias hasta 20,000; que se establecieran escuelas de enseñanza mútua para instruccion de los soldados del ejército (22 de junio): se hicieron reformas en el presupuesto de la Guerra, y se determinó el modo de formarse la guardia real, que habia de componerso de alabarderos, infantería de linea y caballería ligera (29 de junio).

Las materias de hacienda habian sido objeto de largas discusiones, en cuya reseña seria prolijo y no nos es posible entrar, pero que dieron por resul., tado los principales decretos siguientes: reconociendo por acreedores del Estado todos los poseedores de oficios públicos que salieron de la corona por titulo oneroso, y que habian sido suprimidos por incompatibles con la Constitucion y las leyes (12 de junio): extinguiendo la junta nacional del Crédito público, y dando nueva forma á este establecimiento (22 de junio): reduciendo todos los documentos que representaban la deuda pública a tres clases, á saber: vales, créditos con interés y créditos sin interés (25 de junio): poniendo la administracion y recaudacion de las contribuciones y rentas del Estado

a cargo de las oficinas y establecimientos que se espresaban: encargando esclosivamente al ministro de la Gobernacion la formacion de la estadística y catastro del reino: fijando para el próximo año económico en 270 millones la contribucion sobre la riqueza territorial, consumos y edificios urbanos, y en 20 millones el subsidio del clero: trapsigiendo el gobierno con los deudores de los ramos extinguidos de tercias, noveno y excusado, sobre el modo de cobrar las cantidades que debian (decretos de 28 de junio): habilitando a todos los regulares secularizados de uno y otro sexo para adquirir bienes de cualquier clase (26 de junio): aprobando las tarifas para el porteo de cartas y de impresos: baciendo un reglamento para los depósitos de géneros prohibidos: determinando la contribucion llamada de patentes en sus diferentes clases: aprobando el empréstito nacional de 103 millones, celebrado en la de agosto de 4824, y el contratado con la casa de Ardoin, Hubbard y compañía: desigDando los objetos á que habia do estenderse el uso del papel sellado (27 de junio), que eran en general todos los pagos o entregas de dinero ó efectos cuyo importe ao escediera de 200 reales.

Aprobáronse por último los presupaestos generales de gastos é ingresos para el próximo año económico de 1822 á 1823, importantes uno y otro la suma de 664.813,224 reales (1). Pero previendo el caso de que las rentas y contribuciones no produjeran los rendimientos que se estimaban, so autorizó al gobierno para la venta y emision de 13 millones de reales en rentas del 5 por 100, inscribiéndoles en el gran libro (29 de juoio). Se declararon logitimos los vales emitidos por el gobierno intruso, conocidos con el nombre de duplicados: se determinó el modo de repartir el medio diezmo y primicia: se señalaron los medios y arbitrios que habiao de aplicarse á la enseñanza pública; y finalmente se dió el célebre decreto sobre repartimiento de terrenos baldios y realengos, y de propios y arbitrios del reino, en que bajo el titulo de premio patriótico, se distribuia una parte de dichas fincas entre los que se babian inutilizado en el servicio militar, o servido con buena nota todo el tiempo de su empeño, y se destinaba otra á repartir por sorteo entre los labradores y trabajadores de campo no propietarios (1)

(1) Distribuidos en la forma siguiente:

Presupuesto de gastos.

Casa Real..
Cortes..
Ministerio de Estado.. ..
Idem de la Gobernacion de la Península.
Idem de la Gobernacion de Ultramar,
Idem de Gracia y Justicia..
Idem de Hacienda. .
Idem de la Guerra..
Idem de Marina...

45.212,000
5.522,365

5,760.917 32.448,028

941,465 16.897,899 148.894,075 328.633,983 80.502,590

0

Para cubrir los 664 millones que resul. contribuciones que sigueo, ó sea el sijaban de gastos, se señalaban las rentas y guieale

Presupuesto de ingresos.

Contribucion territorial..
Idem del clero. . ....
Idem de consumos.. .
Idem de casas.
Idem de patentes..
Regalia de aposento...
Rezagos de las rentas decimales.

150.000,000

20.000,000 100,000,000 20.000,000 25.000,000

500,000 10.000,000

Tabacos.,
Sal.
Aduanas.
Papel sellado y letras de cambio..
Loterias.
Curreos..
Cruzada.
Lanzas, efectos de la cámara, eto..
Contribucion de cocbes y criados..
Eventuales. ...
Caudales de América..
Economias en los gastos administrativos de las rentas..
Inscripciones sobre el gran libro. ...

65,000.00 14.000,000 60.000,000 30.300,000 10.000,000 14.000,000 12.000,000 8.000.000 2.000,000 2.000,000 10.000.000 10.000,000 102.013,314

661.813,321

(1) Aé aqui algunos de los principales tar, con la debida licencia, sin nota, y con articulos del decreto:

el documento legitimo que acredite sa burn

desempeño; y lo mismo á cada sargento, 4.° Las tierras restantes (era la mitad) cabo, soldado, trompeta ó tambor, que por de baldios y roalengos se dividirán en suer- las propias causas, o por baber cumplido su les iguales en valor, y la estension de cada tiempo despues de baber servido en la gueruna será la que basto para que regular- ra de la Independencia, baya oblenido la limente cultivada poeda mantenerse con su cencia absoluta sin mala pota, ya sean naproducto una familia de cinco personas; pe- cionales ó extranjeros unos y otros: igualro si dividida de esta manera do resultan mente tendrán parte en el mismo sorteo los bastantes para dar una a cada uno de los individuos do militares que se hayan inulique tienen derecho a ellas, se aumentará su lizado en accion de guerra. Eslas suerles so número reduciendo su cabida, con tal que á titularán Premio patriotico. lo menos sean suficientes para mantener 6.° Las tierras restantes de los mismos dos personas.

baldíos y realeogos se roparlirán por sorteo 5. Divididas en estos términos, se darán solamente entre los labradores y trabajadopor sorteo a los capitanes, tenientes ó sub- res de campo no propietarios, y sus viudas teoientes que se hayan retirado ó se retireo con hijos mayores de doce años; entendiégantes del reparto por su avanzada edad, ó dose por no propietario el vecino que tepor baberse inutilizado en el servicio mili- niendo tierras ao igualen su valor al de una

Llegado el dia de cerrarse las Córtes 30 de junio (1822), el røy asistió á la sesion de clausura con la ceremonia y el aparato de costumbre. Notóse ya frialdad y falta de entusiasmo, así en la carrera como en el recinto del Congreso. En el discurso de despedida era natural decir algo de los últimos acontecimientos, y esto lo hizo el rey en el penúltimo párrafo en los términos siguientes: «Me es sumamente doloroso que el fuego de la insurreccion xhaya prendido en las provincias que componian la antigua Cataluña: pero á apesar de que la pobreza de algunos distritos y la sencillez de sus habitantes des hacen servir de instrumento y de víctima de la mas delincuente seducacion, el buen espíritu que reina en todas las capitales y villas industriosas, rel denuedo del ejército permanente, el entusiasmo de las milicias, y la bueena disposicion que muestran en general los pueblos al ver comprometidos en euna misma lucha su libertad y sus hogares, todo contribuye á infundirme la ajusta confiaoza de ver frustradas las maquinaciones de los malévolos, desenagañados á los ilusos, y confirmada con esta oueva prueba la firmeza del rérgimen constitucional.» Era el lenguaje de siempre en aquel sitio. No ofreció nada de potable la contestacion del Presidente, el cual declaró en seguida cerradas las sesiones de las Córtes. Fria la despedida que se hizo al rey, como lo habia sido el recibimiento, el público no se mostró con él a la salida mas afectuoso ni mas galante que los diputados.

Notáronse ya en la carrera sintomas de mala inteligencia entre la tropa que la formaba y el paisanaje, y al llegar á palacio mezcláronse los vivas al rey absoluto, que salian de los lábios de algunos soldados con los qae daban otros á Riego y á la Constitucion, sobreviniendo a los pocos momentos reñidos choques entre soldados y milicianos, de que resultaron varios heridos, y basta algun muerto. Principio y señal de gravísimos disturbios, que con no poca pena habrémos de referir en otro capítulo, terminando el presente, segun nos habiamos propuesto, tan pronto como concluyera la legislatura con que le comenzamos.

de las suertes que se ban de repartir, ó to- á las Cortes despues de haber hecho los reniendo ganados no sean de mas valor. Si parlos, aua sobrasen tierras, se dará cuebla de ello

CAPITULO XI.

EL SIETE DE JULIO.

1872.

Asesinato de Landáburu,-Consternacion que produce.-Alarma en la poblacion -Pa

trullas.--Síntomas de rompimiento sério.-Cuatro batallones de la Guardia real salen de noche de Madrid.-Actitud de la guarnicion y milicia.-El batallon Sagrado.-Los Guardias del servicio de palacio.-Sitúanse en el Pardo los batallones insurreclos.-Situacion del ministerio y del ayuntamiento.-El general Morillo.-Planes en Palacio.Representacion de dipulados á la Dipulacion permanente.-Nola al Consejo de Estado. -Tratos con los sediciosos.-Faltan al convenio.-Conducta del rey.-Dimision de los ministros, no admitida.-Invaden los Guardias de noche la capital.-Primer encuentro. - Salen rechazados y escarmenlados de la Plaza Mayor.--Heróica decision de la milicia.–Se acogen los Guardias a la plaza de Palacio.-Se ven cercados. Se acuerda su desarme.-Desobedecen y salen buyendo de Madrid.---Son perseguidos y acuchillados. -Sepsalez y moderacion del pueblo de Madrid.--Importancia de los sucesos del 7 de julio.-Coolestaciones entre el cuerpo diplomático y el ministro de Estado.-Reiteran los ministros sus dimisiones.—Pide so separacion el ayuntamiento.-Consulta el rey al Consejo de Estado. - Contestacion de este cuerpo.-Probíbese el Trágala y los vivas á Biego.-Cambio de ministerio.-San Miguel.

En el órden politico, como en el mundo fisico, y como en la vida social, y hasta en las intimidades de la vida doméstica, cuando soplan los vientos de la discordia, y en vez de emplear para detenerlos ó templarlos los medios que la prudencia y la necesidad aconsejan, los aviva la pasion y los arrecia y empuja el resentimiento, no puede esperarse sino conflictos, y choques, y perturbaciones graves. Tampoco del estado político de la nacion y de la intolerante y apasionada conducta de los partidos, que en el precedente capítulo acabamos de bosquejar, se podia esperar otra cosa que perturbaciones, choques y conflictos lastimosos. De ello, como apuntamos, era sintoma la actitud nada tranquilizadora que en tropa y pueblo se advirtió la tarde misma que sa cerraron las Córtes, y fué prigcipio la refriega que ocurrió al regreso y entrada del rey en palacio,

« AnteriorContinuar »