Imágenes de páginas
PDF
EPUB

labra

у mano de compañero, y él irá respondiendo: «La admilo, y no faltaré jamas á mis deberes.» Despues le conduc rá al presidente, quien además le dará el santo, seña y contraseña, y le mandará tomar asiento.

IV.

Dictámen del Consejo de Estado á consecuencia de real orden de 8 de julio

de 1822, por la que S. M. mandaba le propusiese lista triple de personas capaces de suceder á los actuales secretarios del Despacho en estos destinos.

SENOR:

El Consejo, despues de restablecida ayer la calma, á costa de tanla sangre y tanta desolacion, la que por su parto procuró evitar con toda la solicitud que debia, se entregaba a la lisonjera esperanza de que en todos los ramos de la administraciou pública se restableceria el órden, ballavdose al lado de V. M. para constituir el gobierno de la monarquía, los secretarios del Despacho que en estos últimos dias de inquietud y de afliccion se mantuvieron en unos destinos que no les ofrecian mas que trabajo y amargura. Y en este momento recibe el Consejo una real órden, por la que se sirve S. M. mandarle

que le

proponga lista triple de personas capaces de sucederles, y componer un puevo ministerio. El Consejo, Señor, fiel a su primera obligacion, eo que se encierran todas, y es la de decir á V. M. la verdad con entereza, tenendo solo por blanco el bien de la patria, no puede ocultar á V. M. el sentimiento profundo que esta orden le ha causado, por considerar que lejos de poderse aspirar al orden con la remocion del actual ministerio, no puede seguirse de eila mas que desaliento en todos, y una marcha incierta y vacilante en el gobierno, que no deje á la nacion disfrutar de la felicidad que se le debe. Eo las circunstancias, pues, á que bemos venido, no encuentra otras personas capaces para llenar las obligaciones y cuidados anejos al ministerio, que las que últimamente tenia V. M. cerca de si. Así, aunque el Consejo se apresura siempre á dar á V. M. pruebas de respeto y sumision, en este caso no puode menos de hacer presente que le es imposible formar para el nombramiento de secretarios del Despacho la propuesta que V. M. apetece. Por desgracia es ya escandalosamente dilatada la lista de los que llamados al ministerio han salido de él, aunque no se incluyesen en ella mas que las personas que han ejercido estas funciones desde el restablecimiento del sistema actual. Las que son capaces de desempeñar estas funciones no son en gran número, ni aun en los paises más adelantados en ilustracion, y á V. M. se le induce a estas frecuentes mudanzas del ministerio, cuando desgraciadamente no puede ser grande la latitud para la eleccion. Son por tanto siempre perjudiciales estas variaciones, y en el momento, la que so medita traeria, en el concepto del Consejo, la ruina cierta de la pacion, y ántes, la del trono de V. M. Los actuales secretarios sufrieroo inmediatamente a su nombramiento, y algun tiempo después, la ceosura y contradiccion de cierta clase de gentes, por su legitima adhesion á V. M. y por sostener con energia las prerogativas del tro

no; pero por fin han sabido granjearse la confianza pública, y co la crisis de que acabamos de salir, el pueblo atribuye á los ministros y al jefe político do esta capital, y al comandante general de este distrito, el que hayamos podido desenvolvernos de ella; y si ahora se viese que se les separaba, infaliblemenie so creeria que continuaban teniendo un poderoso influjo en el ánimo de V. M, las mismas personas que han preparado los aciagos sucesos de estos dias, que tanta sangre y tantas lágrimas han costado á esta nacion malhadada; y no seria estraño que se fortificasen con esta intempestiva mudanza las sospechas que se han procurado hacer cundir de que los facciosos han creido tener para ellos de su parte la voluntad de V. M. Parece, al meditar sobre estas cosas, que con los enemigos esteriores conspiran a la destruccion de la patria personas que abusan del favor que V. M. les dispensa, y á las que el público designa como desafectas al sistema que nos rige, y como poco delicadas en su conducta moral, ¿Y quién sabe si estas personas tendrán el maligno designio de impeler á V. M. á pasos aventurados, que enagenando los ánimos, le espongan á los riesgos que ellos mismos le haceo temer, y que por fortuna no son ciertos, como V. M. oo ha podido menos de ver en momentos que todo ha podido hacerse temible? Presentan al animo do V. M. el peligro de una faccion anárquica conjurada coatra la inviolabilidad de su sagrada persona, y la seguridad de su augusta familia, y no solo no alejan los pretestos con quo esta queria cubrirse para tan funestas maquinaciones, sino que sugieren medidas perjudiciales, reprobadas por la opinion pública, cuyo número podria traer al fio el mal que abora está visto nos aqueja, y que ellos solos son los que le hacen posible. El Consejo, pues, conducido del amor que profesa á V. M. y del celo que le anima por el bien público, no propone á Vuestra Majestad personas para llenar las sillas del ministerio, sino que le ruega y conjura encarecidamente, tenga á bien conservar en ellas á los mismos, quo al anunciarse la pasada crisis las ocupaban. V. M., sobre todo, so servirá resolver lo mas acertado.

BLAKE. CISCAR. CARDENAL DE SCALA. GARCIA. PIEDRA BLANCA. IBAR

NAVARRO. AICINENA. ROMANILLOS. REQUENA. PORCEL. VIGODET. PE-
ZUELA. SERNA. LUYANDO. ORTIZ. CABRERA. TABOADA. VAZQUEZ
FIGUEROA. CARVAJAL. ESTRADA. SAN JAVIER. ANGLONA.

Palacio, 8 de julio 1822.

V.

CÉLEBRE SESION DEL 14 DE JUNIO DE 1823, EN SEVILLA,

(Del Diario de las Sesiones.

Se leyó la siguiente propozicion del señor Galiano.

«Pido á las Córtes que en atencion a la situacion de la patria so sirvan llamar al Gobierno para inquirir de él cuál sea nuestra situacion, y cuáles las providencias tomadas para poner en seguridad a la persona de S. M. y a las Cortes, y en vista de lo que conteston, acuerden las Cortes las providencias oportunas.»

Tomó después la palabra el señor Galiado como autor de ella y dijo: «Más es tiempo de obrar que de hablar: mas sin embargo, no dejaré de exponer en breves razones los fundamentos en que se apoya mi proposicion. Ya es tiempo de correr el velo que oculta nuestra situación: la patria se vé en un inminente peligro; pero así como la representacion nacional en otra época, y reducida á un estrecho recinto, sipo salvarse y constituirse, ahora podrá conservarse el gobierno constitucional, y sostenerá la nacion en la gloriosa lacha á que ha sido provocada por otra vecina; pero para esto no se puede dejar de conocer que es necesaria la pronta seguridad de la persona de S, M. y la de las Córtes.

«Esto es salvar la patria; pues aunque la Monarquía nunca muero...... (aplausos repetidos en las galerias): Repito, continuó el orador, que aunque 1 Monarquia nunca muere, porque está consignada en la ley fundamental, faltando esta base, acaba. Se trata, pues, de conservarla: se trata de impedir que la persona de S. M. caiga en poder de los enemigos, y se trata, en fin, de la salvacion de la patria. No quiero más sino que las Córtes recuerden lo que sucedió en Nápoles, y lo que recientemente acaba de suceder en Portugal. Llamemos, pues, al Gobierno: sepamos cuál es la situacion de la patria, y decidámonos: arranquemos á S. M. del precipicio en que consejeros perfidos le están sumiendo.

aYo rogaria al mismo tiempo, no á las Córtes, sino á mis conciudadanos, que se revistiesen en la actualidad de la calma necesaria en estos momentos: la calma y union á la representacion nacional nunca es más necesaria que en crisis como ésta, y nunca se ha presentado momento más digno que este en que los españoles van á oir la voz de sus representantes, convencidos como deben estarlo de que nadie les excede en el deseo del bien de su patria, que estrechados en cualquier parte, siempre sabrian todavía salvar la ley fundamental; y si ellos cayesen al peso de las desgracias, caerian, pero dejarian con gloria á su patria (Repetidos aplausos).)

Se declaró comprendida esta proposicion en el art. 400 del Reglamento, y admitida á discusion dijo el señor Argüelles: Yo desearia que el señor Galiano admitiese una adicion a la proposicion que acaba de hacer, á saber: quo las Córtes permanezcan en sesion permanente hasta que hayan conseguido el objeto que se proponen.

El señor GALIANO: Mi intencion ha sido que permaneciesen las Cortes en sesion permanente; y así no tengo dificultad alguna en admitir la adicion de mi digno compañero el señor Argüelles.

Quedó aprobada la proposicion con la adicion propuesta por el señor Argüelles; pero habiendo pedido varios señores Diputados que se expresase haber sido aprobada por unanimidad, dijo el señor Vargas que él no la aprobaba.

El señor Salvato dijo: Pido se exprese en el acta que solo un señor Diputado no ha aprobado esta proposicion.

El señor ALBEAR: Yo he aprobado la proposicion; pero si se ha de expresar que lo ba s do por unanimidad, oo la aprobaré.

Loterin se presentaba el Gobierno á dar cuenta á las Cortes de la situacion de la patria, se dio cuenta de varios expedientes particulares, y se leyeron las siguientes minutas de decretos que presentaba revisadas la comision de Correccion de estilo, las cuales se hallaron conformes con lo aprobado, á saber: sobre el establecimiento de escuelas náuticas, sobre los derechos que han de pagar los que sean agraciados con algunas distinciones y empleos; sobre la eomienda acordada a un decreto circulado últimamente por el Gobierno sobre el establecimiento de una subdireccion para las universidades en la Habanj, y sobre la supresion de los pósitos de grados.

Se aprobó una proposicion del señor Seoane para que no se procediese á la discusion del repartimiento de las contribuciones, sin haber oido al Secretario del Despacho de lacienda.

Habiendo entrado en el salon los señores Secretarios del Despacho, el señor Presidente dijo: Estando presentes los señores Secretarios del Despacho, se procede á la lectura de la proposicion del señor Galiano.

El señor ALAVA: Yo desearia que en atencion á que la sesion de hoy es de las más importantes que puede haber en un Cuerpo legislativo, se siguiesen exactamente todas las disposiciones del Reglamento, no permitiendo en su consecuencia la menor señal de aprobacion o desaprobacion.

El señor PRESIDENTE: Los espectadores estarán instruidos de que les está prohibido tomar parte en las resoluciones del Congreso. El cumplimiento de este artículo del Reglamento es del cargo del Presidente, que le desempeñará con la firmeza que corresponde.

Se leyó la proposicion.

El señor GALIANO: He manifestado anteriormente, aunque no á presencia de los señores Secretarios del Despacho, los fundamentos en que apoyaba mi proposicion, fundamentos de que las Córtes y el Gobierno se hallarán bien penetrados. Conozco cuál sea la situacion de los señores Secretarios del Despacho, y así solo pediré tengan la bondad de manifestar lo que corresponda para la oportuna resolucion de las Córtes. Estas me permitirán las haga algunas preguotas concernientes al asunto. En primer lugar desearia manifes.. tase el Gobierno si tiene conocimiento de la posicion que ocupan los enemigos.

El señor Secretario interino del DESPACHO DE LA GUERRA. «Ya las Córtes tienen conocimiento de las dificultades con que los comandantes militares adquieren las noticias para conocer los movimientos de los enemigos. Los franceses se han aprovechado de los facciosos para rodearse á dos ó tres leguas, con el objeto de impedir se sepan sus movimientos.

«Los facciosos tratan al ciudadano donde quiera que se hallan con el último rigor; y de aquí dimana, seguo el brigadier Plasencia ha hecho presente al Gobierno con motivo de haberle éste pedido explicaciones a causa de que no daba detalles circunstanciados de la fuerza con que han invadido á Madrid, la imposibilidad, como he dicho, de conocer los movimientos de los enemigos. Sin embargo, el Gobierno ha llegado a obtener noticia de la fuerza poco más ó menos que ha invadido nuestro territorio.

«Para posesionarse los franceses de la capital, se dividieron en tres cuerpos: el uno por Valladolid, el otro por el centro, que se componia de la guardia Real, compuesta de 6,000 hombres y unos 3,000 caballos. Este cuerpo estaba sostenido por una division de 4,000 hombres por la parte de Tudela. Esta division se dividió en dos mitades, habiendo tomado la una el camino de Tudela, Soria, etc., hasta que se reunió con las dos columpas. El gobierno, por los datos qne ha podido adquirir, calcula que ha entrado en la capital una fuerza do 30,000 más hombres, entre ellos unos 7,000 caballos.

«En cuanto al centro, no sabe que haya mas fuerza que la division del cuerpo de Molitor. Esta tiene por objeto cubrir el pais de Aragon hasta Lérida.

«Las tropas que han entrado en Cataluña al mando del mariscal Moncey ascienden de 15 à 20.000 hombres. Tambien se han dividido en tres puntos, concentrándose todas hacia Manresa. El general Mina, á la cabeza de las valientes tropas de su mando, ha podido ir sosteniéndose en posiciones ventajosas; pero en sus últimos partes manifiesta la necesidad de que se le faciliten recursos, pues tiene que cubrir las importantes plazas de Figueras, Barcelona, Tarragona y otras, en las cuales tiene empleada una gran porcion de tropas; de manera que solo le ha quedado un cuerpo de 5,000 hombres, dividido en diferentes columnas.

«La fuerza total que cree el Gobierno, en vista de todo esto, que ha entrado en España, es de ochenta y tantos mil hombres, y entre ellos un cuerpo de 10,000 caballos.

«El cuerpo de la capital se ha hecho tres divisiones: la primera que rompió se dirigió sobre Talavera: á muy poco salió otro cuerpo hácia Aranjuez para tomar la linea del Tajo: despues que se situaron sobre el puente de 'Talavera, principió á hacer tentativas contra nuestras tropas que ocupaban el Puente del Arzobispo. El general Castelldosrius, y posteriormente el general Lopez Baños, procuraron saber las fuerzas de estas tropas, y seguo sus partes ascenderia å 5,000 hombres. Por partes posteriores del general Lopez Baños, y en especialidad por el de fecha del 4, dice tiene noticias confidenciales do que los enemigos que habian ido hácia Talavera babian recibido un refuerzo de otros 5,000 biombres; pero que sin embargo sostendria su posicion.

Los del ejército del centro fueron avanzando por la Mancha. El Gobierno tovo gran dificultad para saber cuánto progresaban; sin embargo, con fecha del 4 supo que habia llegado a Madridejos una vanguardia, y posteriormento se supo que esta pertenecia á la Guardia Real.

«La tercera columna que forma la izquierda ba ido á aproximarse á la Serranía de Cuenca para alejar las tropas del general Ballesteros, y se ignoran los progresos de esta columna.

«La columna de la derecha principió a tomar posiciones hacia el Puerto del Arzobispo. El general Lopez Baños, despues de haber defendido las posiciones por dos horas, se vió en la necesidad de replegarse; en consecuencia, anuncia con fecha del 7 que se iba replegando sobre el Guadiana con mucho órden.

«En su consecuencia, las tropas que iban sobre la Mancha ban continuado á Manzanares y Valdepeñas: igooramos si estas fuerzas han flanqueado las cortaduras de Despeñaperros. Solo se sabe las noticias del Visillo, que fué una desgracia ocasionada sin duda porque las tropas que alli habia eran reclutas; pero esto acontecimiento no debe ser de grande influencia, puesto quo no era mas que una parte de la columna del brigadier Plasencia. Este parece, segun los partes dados, que se hallaba en perseguimiento del Locho, que oca sionaba mil vejámenes á los pueblos; y el Gobierno cree que estará en la Mancha con 700 hombres de ambas armas,

«El Gobierno ha recibido parte del teniente coronel mayor del regimiento caballería de Santiago, fecha on Bailen á 9 de junio, en el que manifiesta et acontecimiento del Visillo, y dice que se dirigia a la Carolina, habiendo dejado en Santa Elena unos 500 caballos franceses, y que en Andújar esperaria órdenes del general en jefe (Leyó este parte).

«Por este parte se ve que el Gobierno, no teniendo absolutamente bataa llones a su disposicion que estuviesen bien aguerridos, se vió en la precision de mandar al segundo batallon de América únicamente para que apareciesc que habia tropas en Despeñaperros. El brigadier Plasencia, conociendo quo era precisa su presencia en Almagro para contener un poco los movimientos del enemigo, hizo bajar al Visillo los batallones, los que, como he dicho, oraz casi compuestos de quintos. Conociendo el Gobierno que era necesario ir formando un segundo escalon en la ciudad de Córdoba, pudo conseguir, despues de mil dificultades por falta de recursos, el enviar un batallon; porque es necesario que el Congreso sepa que el ejército de reserva, cuyo pié era de once batallones de infantería de línea, estaban reducidos á cuadro, y que

« AnteriorContinuar »