Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Spon 162.2.4

Hrvard Cul 7 Library

July 1, 1914.

Bequest of Georgina Lowell Putnam

ADVERTENCIA.

Mucho hemos vacilado antes de resolvernos á dar a la estampa op DuoStros dias la historia de este reinado; mucho tambien, más todavía, antes de decidirnos á entregar a la censura pública el humilde juicio crítico que acos tumbramos a hacer sobre cada uno de los periodos que, modificando las coudiciones de la vida social del pueblo, forman época en los fastos históricos do nuestra patria.

Confesamos que nuestro primer impulso, nuestro primer pensamiento, la tendencia primera y á que propendia más nuestro ánimo era que el manus. crito quedára guardado, no como tesoro ni como alhaja de precio, que fuera imperdonable presuncion tenerla por tál, sino como aquello que por desconfianza ó por timidez se esconde , y dejar que el molde trasmitiera lo hecho con la pluma allá para cuando el hielo de la tumba que cubre á los que actuaron en un drama y á los que pintaron las escenas y describieron su ejecucion, eptibia las pasiones y deja solo el temple suave de la imparcialidad a los que han de juzgar á unos y á otros. Y decimos á los que han de juzgar á unos y á otros, porque es comun error pensar que la dificultad de escribir la historia contemporánea esté solamente en no poder confiar en la imparcialidad y desapasionamiento del que haya de escribirla; comprendiendo en la denominacion de contemporánea, no solamente aquella en que se ha tomado ó podido ser parte activa o pasiva, sino tambien aquella que solo se ha alcanzado en años juveniles, como nos acontece á nosotros con la que dá materia a estas observaciones, pero de la cual existen muchos que fueron en ella actores, y muchos más que son inmediatos deudos y allegados de ellos.

Nó; la dificultad puede no estar, de cierto no está muchas veces en el bistoriador, á quien la santidad de su magisterio, la importancia y elevacion

de su alto sacerdocio imponon el deber do ser justo; en quien aventura y compromete en no serlo su reputacion y buen nombre, y que, habiendo alcanzado fama de imparcial en una larga série de producciones ó probado la severidad de sus juicios en una obra de grande aliento y de dimensiones colosales, su interés, su amor propio le aconseja o, empeñan y obligan á no perder en el remate de ella, que por un órden natural es tambien el de su vida, y sin sacar de ello provecho, la parte de gloria que pueda á fuerza de vigilias haber ganado, que es el patrimonio del que cultiva las letras, y la herencia do mas precio que puede legar á sus hijos, El historiador es uno, y la imparcialidad en uno, que cifra todo su pasado, su presente y su porvenir en ella, si ao es segura, es por lo menos asequible, y puede abogarle para lo presente y para lo porvenir el concepto de lo pasado. No; la dificultad no suele estar en el historiador, sino en los lectores mismos, que son muchos, y que sin aquellos deberes, sin aquellos compromisos de interés y de honra, sin aquel estudio, sin aquel trabajo de investigacion, sin aquel cotejo de datos, sin aquella frialdad que solo se siente en las alturas desde las cuales hay que abarcarlo y dominarlo todo, propenden á atribuir al historiador la pasion de que ellos mismos sin apercibirse de ello estén poseidos. El que desea y espera eloglos propios ó de sus mayores y no los encuentra, culpa al historiador de injusto. El que lee alabanzas de quien fué su rival en los campos de batalla, en el parlamento, ó en la direccion de la política, moteja de parcial al historiador. El que vé juzgar un acontecimiento por otro prisma que el de una opinion do que hizo siempre alarde, siquiera sea de las que han caido en general descrédito, no vacila en atribuir al historiador el error que es suyo, ó que por lo: menos puede serlo. El que hizo un servicio local á un municipio, laudable pero pequeño, y no le halla consignado en la historia, consura como un vacío ipdisculpable la omision de los grandes servicios hechos a la patria. ¡Y cuánto asi! De forma que sin negar la contingencia de que al historiador contemporáneo puedan preocuparle pasiones de que no tiene privilegio de exencion, es mil veces mayor el peligro de que haya lectores que al verse retratados en el espejo de la historia sucédales lo que á aquellos que achacan á defectos del azogado cristal los que son del original fielmente reproducidos.

Agregábase á esta consideracion, la de que el reinado es odioso hasta la repugnancia. Sufre de continuo el espíritu del escritor, que por inclinacion propia, y por amor á su patria, querria encontrar mucho que aplaudir, y halla por el contrario mucho que vituperar. Confesamos no ser de los quo gozan con espectáculos de dramas lúgubres, de cuadros sombrios y galerías de sombras ensangrentadas. Padecemos leyendo los Misterios de la Inquisicion, las Prisiones de Europa y las Causas criminales célebres. Apartamos la vista de.

los cadalsos, y no asistimos jamás å las ejecuciones, por justas que sean y provechosas á la sociedad. Con gusto fabricaríamos letras de oro y las colocaríamos en los lienzos del santuario de las leyes para perpetuar la memoria de los mártires de la independencia y de la libertad de nuestra patria, pero afligenos baber de describir sus martirios. Nos deleitaria poner coronas de laprel en las sienes de los sábios y de los héroes, pero nos mortifica y atormenta referir los padecimientos de los insignes patricios, y las negras ingratitudes y abominaciones de los tiranos, Hemos sentido verdadero placer on bosquejar las épocas de engrandecimiento y de gloria de nuestra patria; con violencia y con disgusto hemos trazado el cuadro de la decadencia, de los infortunios, do las ryindades y miserias, y hasta de las iniquidades de este reinado.

Por otra parte, hombres eminentes, varones insignes en politica y on tras, ilustres repúblicos, distinguidos oradores, algunos de ellos de los que ejercieron influencia grande en los acontecimientos de aquella época, y les dieron impulso, y direccion á veces, y a quienes Dios ha otorgado, con un entendimiento clarísimo, memoria prodigiosa y erudicion vasta, una longevidad que sale algo de lo comun, han descrito con elegante pluma, riqueza de diccion y elocuente frase varios episodios de este reinado. Tenemos entendido, y creemos saber que alguno de ellos ha escrito, y tiene ya, si acaso no terminada del todo, en vias por lo menos de conclusion, una historia lata y completa de este mismo reinado, obra de largos años, y suponemos que de maduro ostudio y detenida meditacion, lo cual unido á las dotes de ingenio y de crítica que le reconocemos, hace esperar que será un trabajo acabado y digno del siglo y del nombre y reputacion del autor. Aunque la indole y las condiciones de una y otra obra tienen que ser muy diferentes, porque la suya, como espocial y monográfica, puede tener, y tendrá sin duda toda la latitud que consienten y aun exigen las de este género, y la forma y dimensiones de la nuestra ban de acomodarse á las proporciones que corresponden á una historia general, y á las que desde el principio hemos cuidado de dar á cada época ó periodo, sentimos no obstante que aquella no haya salido antes á luz, porque nos vemos privados de lo mucho que en ella habríamos podido aprender.

Por estas consideraciones, y otras más que espoper podríamos, si hubiéramos consultado solamente nuestro interés propio, y obrado á impulsos de an disimulado egoismo, habríamos suspendido la publicacion por mas tiempo de esta parte de nuestro trabajo. De aquí aquella propension primera á que nos referíamos en el principio de esta Advertencia, y de aquí la suspension indefinida y el descanso y respiro que nos propusimos darnos, é indicamos al final del libro postrero de lo ya publicado.

Qué es, pues, lo que ha podido movernos á cambiar la inclinacion primera

[ocr errors]

por una resolucion contraria? Debemos gratitud inmensa á nuestros lectores, que nos ban hoprado y favorecido muy sobre nuestros escasos merecimientos. Las manifestaciones o indicaciones que muchos se han servido hacernos, en forma de ruego unas, de cortés impaciencia otras, todas en son de deseo de que completáramos con esta parto puestra obra, ban sido para nosotros poderosos y agradables estímulos, capaces de hacernos vencer los mas razonables tomores y perplejidades. Nada conocemos que deba obligar tanto como la gratitud. Al público que nos ba sido lan benévolo, al público á quien somos deudores de todo, debemos sacrificarlo todo.

¿Qué valen al lado de tan sagrados deberes cualesquiera consideraciones y rccelos de amor propio? Si en el transcurso de una obra, la mas voluminosa y larga que en la clase de las originales creemos se haya escrito en España en el presente siglo, hemos entregado al juicio público, sin velo, sin bipocresía, con resolucion, con energia, con valor, con la energía y el valor que dan las convicciones y la buena fé, nuestros humildes juicios, y con ellos le entregábamos nuestra reputacion literaria y nuestra honra, el patrimonio del hombre probo, &qué puede detenernos para hacer lo propio en lo que resta de nuestros trabajos? Debemos nuestros juicios a nuestra patria. Si fuesen errados, ly quién tan insensato que abrigára la temeraria y soberbia presuncion de que no pudieran serlo? la sinceridad da derecho a la indulgencia; y aun así podrian po ser inútilos y prestar servicio, como las opiniones que con ingenuidad se arrojan á la arena de la discusion, y que si no son prenda ni llevan patente de verdad, dan ocasion á que ésta se descubra y depure. Sin los ensayos no podrian perfeccionarse los más útiles inventos. Si no se diera el metal, en vano seria el horno para acrisolarle y sacarle fulgente y limpio de las sustancias que lo empañan ó le bacen deforme.

Reconocidos á las bondades de nuestros numerosos suscritores, hemos, hecho además en beneficio suyo un trabajo, que irá al final de la bistoria y juicio crítico del reinado de Fernando VII.; trabajo lento, pesado, municioso, y bien podemos decir impertinente y molesto sobremanera, pero que creemos nos habrán de agradecer nuestros lectores, á saber; un Indice ó Repertorio, alfabético de materias, de nombres, de lugares, de guerras, de batallas, de sucesos notables de toda especie, de administracion, de legislacion, do artes, etc., etc. De modo que con suma facilidad podrá el lector ballar el volúmen y páginas de nuestra historia que contengan lo que en ella se dice acerca del asunto que se proponga buscar, examinar ó recordar. En este Indice se harán las referencias exactas al libro ó libros, y página ó páginas en que del asunto se hable, a fin de que puedan servirse de él los que posean la obra.

Concluiremos esta Advertencia repitiendo aquellas palabras que en el últi

« AnteriorContinuar »