Imágenes de páginas
PDF
EPUB

importante. El señor presidente del Consejo de ministros se ha estendido mucho sobre sus ventajas. La iniciativa se ha comparado con mucha razon á aquella válvula que en las máquinas de vapor sirve para dar salida al gas, que sin servir para hacer andar la máquina, la perjudica al contrario, pero si no se le dá salida, la hace rebentar. Esta comparacion es exactísima; la iniciativa, digo, es la válvula por donde se desahogan todos los malos humores del cuerpo legislativo; por ella se desahoga este espíritu inquieto que lejos de perjudicar á un gobierno fuerte, franco y liberal, constituye sobre manera á darle mas brillo y esplendor.»

» La iniciativa en Inglaterra, que el señor secretario de Estado está citando á cada paso, ha producido un bien importantísimo, y cuenta que ahora voy á hacerme cargo de otra de las cosas que ha dicho el Sr. Argüelles, citando un hecho acaecido cabalmente en esa Inglaterra, donde se conocen las ventajas prácticas de la libertad, donde hay, no 188 representantes como seremos nosotros, cuando nuestro número esté completo, sino 668, número incomparablente mayor; en esa Inglaterra, digo, en que se ha estado tratando hace muchos años de la cuestion de la reforma parlamentaria, hubo una ocasion en que solo dos representantes por la ciudad de Westminter, Sir Francis Burdett y Lord Cockhrane se levantaron para proponer dicha reforma. De todos los diputados, aunque no estaban completos los 668, sin embargo de todos los que asistieron, solo estos dos fueron los que la apoyaron: el resto del Parlamento estuvo por la negativa. Aquí se vé que puede haber una medida importante, en la cual sin embargo, no esten acordes mas que dos individuos, y no doce, como sepide por lo menos en el reglamento. Dicha reforma, pues, hoy dia, despues de los muchos obstáculos con que ha tenido que luchar por tanto tiempo, está convertida en una ley inglesa. ¿Y por qué? Por razon de las ventajas de la iniciativa; porque la proposicion perdida una vez, se tomó en consideracion otra y mas veces; porque la opinion pública era favorable y porque llegó al fin un caso en que la opinion de dentro y la opinion de fuera estuvieron acordes, y fue preciso hacer la refor

ma contra el voto del vencedor de Waterloo. ¡Ejemplo terrible para que las glorias pasadas no sirvan de pretesto ni escusa para oponerse al torrente del siglo! Porque derribado el coloso del poder, la nacion y el Parlamento, que estaban acordes en sus ideas, adoptaron al fin una reforma, apoyada solo por dos individuos, y se llevó á cabo, variando nada menos que su Constitucion por un bill, por una ley, cosa que en otra parte hubiera costado torrentes de sangre.

Otras mas cosas importantes dijo el Sr. Galiano, y que omitimos por las razones tantas veces dichas. Igual motivo nos asiste para suprimir el discurso del señor ministro de Hacienda, que vino en ausilio de su compañero. La cuestion prestaba gran campo á la elocuencia y á la erudicion, en que eran aquellos oradores tan sobresalientes. Se vẻ con cuanta frecuencia acudian á la historia en que eran tan versados; ¡ el gran arsenal donde se encuentra toda clase de argumentos! En citar nuestras Górtes antiguas los oradores de la oposicion no fueron hábiles, pues no pudiendo demostrar que verdaderamente se daban á sí mismas reglamentos, toda induccion y conjetura era un argumento débil. Asi fueron batidos en esta parte por el ministro de Estado, haciendo ver que las conjeturas eran todas á favor de su doctrina. No se necesitaba ademas subir á tiempos tan remotos, para demostrar que la razon, la conveniencia, el estado de la opinion y la importancia de los dos cuerpos legisladores, exigian que entendiesen en sus propios reglamentos, que habia llegado el tiempo de que saliesen de tutela. De esta tutela se desprendia con mucha repugnancia el ministerio. ¿Qué poder renuncia de buen grado, á lo que llama sus prerogativas? Mas la peticion era en sí tan justa, tan racional, y hablaba tanto al entendimiento de los Procuradores, que en la misma sesion del 20, fué aprobada.

Recorramos ligeramente otras de alguna importancia que hizo dicho Estamento. Los Próceres usaron con suma parsimonia de esta facultad que les daba el Estatuto.

En la sesion de 9 de octubre, para que el gobierno presen. tase un proyecto de ley sobre organizacion de ayuntamientos. Fué aprobada sin oposicion el 27 de diciembre.

En la del 25 del mismo; para que se declarasen válidas to-das las compras y ventas de bienes nacionales en tiempo de la Constitucion. En la del 28, se amplió esta peticion para que se reconociesen las redenciones de censos que se habian hecho, durante la misma época en deuda con interés, y cuyos capitales se habian entregado al crédito público, con arreglo á los decretos que regian entonces; y asimismo para que se declarasen legítimas las compras y ventas de bienes vinculados, hechas con arreglo á las mismas leyes de la época. Antes de recaer resolucion sobre ella, se leyó en 17 de diciembre un proyecto de ley del gobierno sobre el mismo asunto, de que haremos mencion á su debido tiempo.

En la del 25 del mismo; para que se aplicasen los bienes de amortizacion eclesiástica, á la estincion de la deuda pública. Despues de haber sido objeto de un debate bastante largo, fué aprobada en la sesion del 28 por 36 votos contra 33.

En la del 30 de diciembre; para que suprimiesen los mayorazgos que no llegasen á producir 33,000 reales vellon de renta líquida. Se retiró esta peticion en 26 de noviembre á propuesta del ministro de Estado, quien aseguró al Estamento que el gobierno se ocupaba con mucho interés en este mismo asunto.

En la del 19 de diciembre; para que se tomasen las medidas oportunas, para restablecer las relaciones amistosas con los nuevos estados de América. Fué retirada en la misma sesion, por las iguales indicaciones del señor ministro de Hacienda.

En la del 31 del mismo; sobre algunas medidas urgentes relativas á la administracion de justicia. En la del 8 de enero se leyó de nuevo la peticion, que abrazaba seis disposiciones.-Obligaciones de fundar los fallos.-Diferentes jueces, y en mayor número en las segundas y terceras instancias, que en las anteriores.-Fenecimiento de todas las causas de fuero ordinario, en el territorio de las mismas audiencias.-No mas que tres instancias. Las otras dos, aclaratorias de las anteriores. Todas ellas fueron aprobadas en la sesion del 12, á escepcion de la primera que quedó desechada por 83 votos contra 34.

En la del 29 de diciembre; para que S. M. se sirviese man

TOMO III.

48

dar que sin pérdida de tiempo presentase el señor ministro de Hacienda el proyecto de ley sobre la deuda interior, á fin de que se examinase en aquella legislatura, y se tuviese en consideracion para fijar el presupuesto de Hacienda. Este proyecto fué presentado en efecto en la del 31.

En la del 18 de febrero de 1835, para que fuesen preferidos en la colocacion de las piezas eclesiásticas, los secularizados en la época de 1820. Mas esta peticion no fué discutida.

En la sesion del 18 de octubre presentó el ministro de Hacienda en el Estamento de Próceres, un proyecto de ley relativo á la indemnizacion de los compradores de bienes vinculados que se habian enagenado por decreto de las Córtes de 1820. La disposicion parecia satisfactoria, arreglada á las leyes de justicia. En la del 24 de noviembre presentó la comision su dictámen, en que se adoptaban las disposiciones del gobierno con poquísimas modificaciones. En votacion nominal por 60 contra 1 resolvió el Estamento que habia lugar á votar sobre la totalidad, y que se pasase á la discusion de sus artículos. Tuvo esta lugar en las sesiones del 23 y 25 de noviembre, del 9 y 14 de diciembre.

En la sesion del 18 de enero de 1835, se presentó lo acordado por los Próceres en el Estamento de los Procuradores. En 18 de febrero se leyó el dictámen de la comision, y en votacion nominal se decidió por 119, número de los Procuradores presentes, que habia lugar á proceder al exámen de las disposiciones particulares del proyecto. Tuvo lugar la discusion en esta misma sesion, en las de 19, 21 y 24 de febrero, 10 y 21 de marzo.

Resultando alguna pequeña diferencia entre lo resuelto por el Estamento de Procuradores y el de Próceres, se procedió á nombrar la comision mista, cuyo dictámen definitivo fué leido en el seno de este último en 18 de abril, y aprobado el 15 de mayo. En la sesion del 26 del mismo, lo fue igualmente por los Procuradores.

En la del 25 de noviembre se leyó en el Estamento de Procuradores un proyecto de ley, pidiendo un alistamiento de 25,000 hombres para el año próximo de 1855. En la misma presentó la comision su dictámen concediéndolos, y que fué apro

bado en votacion casi por todos los Procuradores que se hallaban presentes. En 29 del mismo mes pasó al exámen de Próceres. El 9 de diciembre se leyó el dictámen de la comision, en todo conforme con lo aprobado por los Procuradores. El 13 fué aprobado.

El gobierno presentó además proyectos de leyes sobre enagenacion forzosa, sobre adquisiciones de bienes al Estado, sobre el código criminal, sobre moneda, sobre hermandades, sobre responsabilidad. Los mas fueron detenidamente discutidos en ambos Estamentos, y pasaron á ser leyes. El relativo á la deuda interior, leido ya muy entrado el año 1835, ocupó muchísimas sesiones. Por él se indemnizaba á los compradores de bienes nacionales que en virtud de la reaccion de 1823, no solo habian sido despojados de los valores que les habian costado, sino del importe de las mejoras, y hasta de lo que alcalzaban en las liquidaciones.

Es inútil que entremos en las discusiones de los presupuestos que ocuparon muchísimas sesiones; tal fué la minuciosidad en su exámen, y los reparos de que fueron objeto la mayor parte de sus disposiciones. Se sabe que el presupuesto de gastos es una especie de revista, donde cosas y personas se presentan á ser inspeccionadas por el cuerpo representativo que los vota. ¿Hay gastos supérfluos, ruedas inútiles en la administracion, empleos que deben suprimirse, sueldos y emolumentos susceptibles de economías? El exámen de los gastos envuelve por precision el del personal y material á que se aplican. Los Procuradores se mostraron muy celosos en el cumplimiento de un deber que espone sérios compromisos; mas las economías que resultaron del exámen, no fueron, sin embargo, muy considerables.

« AnteriorContinuar »