Imágenes de páginas
PDF
EPUB

le iban a retirar su apoyo algunos de sus amigos, entre los que se contaba á los Sres. Isturiz y Galiano. De las razones que pudo haber para semejante disidencia, solo indicaremos las que se hallan consignadas en la sesion pública del 5 de abril en que debia discutirse el proyecto de contestacion al discurso del trono, al frente de cuya comision se hallaba Argüelles.

Antes de entrarse en materia, preguntó un Procurador al presidente del consejo, por que no se hallaba completo el ministerio. En efecto, se hallaban vacantes las secretarías de Estado y de Marina, que desempeñaba el mismo presidente. Preguntó ademas, por que un Sr. Procurador que segun voz pública tomaria parte en su administracion, no lo habia hecho.

Respondió entre otras cosas el señor presidente del consejo, que habiéndose asociado al principio de su ministerio con cuatro amigos de toda su confianza, le habia parecido muy difícil encontrar hombres que quisiesen arrostrar la grande responsabili. dad que pesaba sobre sus hombros en circunstancias tan dificiles; y si bien desde las primeras discusiones de las Córtes habian encontrado una simpatia casi universal, como en el discurso del trono iba envuelto un voto de confianza, no pudieron, sin conocer que eran dignos de aquella confianza, completar el ministerio como deseaban.

Que desgraciadamente en la ley electoral, algunos amigos políticos suyos, estaban con él en disidencia, sobre la parte relativa á la eleccion directa o indirecta; y que aunque en aquel momento podian algunos de estos individuos ser llamados al ministerio, creyó el presidente que no se podia verificar este arreglo hasta despues de ser votada la ley electoral. Que despues de disuelto el Estamento, llamó á los mismos amigos cuyo parecer habia oido para completar antes el ministerio; y en los cuarenta y cinco dias que mediaron hasta el mes de marzo, se entablaron las negociaciones para ello, sobre lo que se referia á la honradez y franqueza de los amigos que habian intervenido en el negocio, y aun de los que lo habian sido, y con sentimiento suyo ya no lo eran. Que habiéndose pronunciado la prensa periódica desde el 10

59

TOMO NI.

de marzo, y puesto en duda, si el ministerio obtendrá ó no la mayoria en el Estamento, no habia querido cargar sobre otras personas la responsabilidad de aquellos actos, en que solo habia intervenido el ministerio existente, por lo que se resolvió á esperar impávido la suerte que les estaba reservada, seguro entonces de encontrar personas con que completar el ministerio, asi como estaba decidido á dejar su puesto en caso de que su. cediese lo contrario.

A esto se reduce en sustancia lo que dijo el presidente del consejo, aunque su perorata fué mucho mas larga. Con la misma concision presentaremos la del Sr. Isturiz, que era el Procurador aludido

por

el que habia hecho la pregunta al ministerio. Dijo que habia debido á la amistad del presidente del consejo el que se hubiese procurado su eleccion para ocupar la silla presidencial del Estamento en la anterior legislatura, y que cuando el gobierno habia sido interpelado en el de los Próceres sobre los asuntos de Barcelona , le indicó si tendria inconveniente en asociarse al ministerio; que le habia contestado que jamas abandonaria la silla de la presidencia, para ocupar un puesto en el gobierno.

Que despues de cerradas las Cortes, volvió á ser brindado con lo mismo: que habia tomado tiempo para decidirse y consultar con sus amigos: que habiéndose negado estos, le escribió una carta manifestando que no podia condescender con sus deseos, desde cuya fecha se habian interrumpido las comunicaciones.

Que uno de los motivos que habia tenido para no acceder á los deseos del Sr. presidente del consejo de ministros, habia sido el voto de confianza; que no ignoraba el Sr. presidente, que habiéndole consultado sobre el sistema que se proponia seguir le habia dicho francamente, que iba a tomar gran responsabilidad sobre este voto, y que seria factible no saliese airoso de él. El Sr'. Isturiz pasó despues á los apuros en que se hallaba el gobierno, habiéndose vendido los azogues, y hasta las campanas que pendian de las iglesias; y aunque se le habia dicho que el ministro que entrase en aquel puesto, no podia ser responsable sino desde el momento que tomase parte en el gabinete, su opinion

era, que el que se asocia á una empresa cualquiera estaba obligado á sostener todos los actos de ella, y que todos los ministros son solidariamente responsables de todos los actos del ministerio.

Pasando á la impugnacion del dictámen de la comision , dijo que de ningun modo podia apoyar á un gobierno débil; que no aprobaba la frase en que se decia, «doloroso es, señora, haber de recordar pasados disturbios, aunque tan pronto apagados como encendidos » por cuanto habian quedado impúnes muchos escesos que se habian cometido en Zaragoza, Barcelona y otros puntos.

Que si aprobaba los elogios que se tributaban al ejército, desearia mucho se pudiese decir, si los defensores de la patria estaban atendidos, y si los generales no se quejaban de la falta de recursos para desempeñar sus deberes. Que desearia tambien que la comision dijese, si la cooperacion pedida por el gobierno últimamente á la Inglaterra, habia tenido ó debia tener su pronto efecto.

Que el decir la comision que en medio del aumento de los gastos públicos, ningun sacrificio pecuniario se habia impuesto á los pueblos por resullas del voto de confianza, se anticipaba á prejuzgar la cucstion , y ponia al Estamento en el caso de no poder ejercer ningun acto de censura colocándole en terreno resbaladizo para examinar los actos del gobierno; por lo que haria una enmienda , para que en lugar de decir el Estamento que esperimentaba una satisfaccion en saber, dijese que esperimentaba una satisfaccion en oir.

El presidente del consejo de ministros dijo en respuesta, que satisfaria cumplidamente á algunos cargos de los muchos que le habia hecho el Sr. Isturiz, para reformar la opinion que pudiera haber formado el Estamento en virtud de las acusaciones.

Que no se habian comido los azogues y que estaban intactos adjudicados á la caja de amortizacion, para el pago de los intereses de la deuda pública; que el gobierno se ocupaba en beneficiar su importe, y aplicarlo al objeto para que fué destinado por las Córtes. Que las campanas pertenecientes á los monasterios y como propiedad de los eslinguidos, tampoco pudieran distraerse,

estando destinado su producto al mismo objeto, como las demas propiedades de los conventos.

Que cuando se dudaba de la existencia política de los actuales secretarios del despacho, era imposible que ningun negociante quisiese tratar con el gobierno; y que el principal resultado del voto de confianza consistia en la union de los poderes del Estado, lo que suponia la confianza general y el apoyo de la opinion pública ; que cuando el ministerio tomó las riendas del gobierno habia tratado de conocer el estado en que se hallaba la nacion, y de suplir la fuerza física con la moral, mediante la union de los poderes públicos.

El Sr. Argüelles dijo, que como de la comision no podia menos de responder a dos ó tres cargos que el Sr. Isturiz le habia dirijido ; que ya que el Sr. presidente habia contestado a los que le eran personales , rogaba á sus amigos de la comision que no tuviesen á mal que les usurpase el tiempo, en razon de que habiendo dado oidos al primer ejemplo en España que no estaba en uso, era necesario que tomasen una parte en las alusiones directas que á él se le habian hecho.

«Seria una afectacion, continuó, si yo me quisiera desentender de hacerlo, y me creo obligado a tomar la palabra como Procurador y como amigo de ambos señores, para dar una pequeña esplicacion que tal vez evitará ciertos disgustos y amarguras de que he participado. Soy una de las personas á quienes ha aludido el Sr. presidente del consejo de ministros y el señor Procurador por Cádiz: soy una de aquellas personas á quienes ambos han honrado con su confianza , y cuya opinion han procurado saber. Cuando el Sr. presidente del consejo de ministros llegó el año pasado á España, tuvo la bondad de manifestarme los deseos de que yo le auxiliase; dije á S. S. esplicitamente con todo el candor que me es genial, que por circunstancias particulares, puramente individuales, que nada tenian que ver sino conmigo mismo, no podia condescender con sus deseos; que contase conmigo como con un amigo intimo, y como un Procurador celoso del bien de su patria.)

«S. S. me ha honrado con su confianza, sin que afligiese de

nuevo mi corazon con tener que dar otra negativa : vinieron las ocurrencias que todo el mundo sabe, en que se vió el gobierno en la precision de cerrar las Córtes, y no seria yo justo, y faltaria á los sentimientos de honor y de lealtad que todo el mundo sabe, sino dijera cuán sensible me fué aquella resolucion, provocada por una necesidad irresistible. S. S. tuvo entonces la bondad de repetir sus deseos, y con grandísimas instancias, si mal no me acuerdo, el mismo dia 27. Dí la respuesta decisiva; y las razones que tuve para darlas, son mias. Reconozco la obligacion que tengo de servir á mi patria; será una carga, un deber de todos los ciudadanos; pero esta carga, este tributo, lo he pagado ya. El agradecimiento personal del Sr. presidente del consejo de ministros es mio, mi corazon es suyo.”

El orador manifestó en seguida cuan sensible le era haber de combatir las opiniones emitidas por el señor preopinante á quien contaba entre el número de sus amigos, y calificando de gravísimo el cargo que se hacia a la comision al combatir el párrafo del proyecto que principiaba «Doloroso es, señora, haber de recordar pasados disturbios, » leyó íntegro dicho párrafo, y entró á hablar en su apoyo, afirmando que la redaccion de este pasage, era cuál la reclamaban la humanidad y el decoro. que de todos sus términos aparecia, que la nacion, lejos de ser cómplice de los crímenes de unos pocos, estaba resuelta á impedir á toda costa su reproduccion; preguntando en seguida que se podia pedir a la comision, sino se queria que descendiese á pormenores propios de los tribunales.

» En cuanto a la palabra saber empleada en el párrafo que principia: «El Estamento esperimenta una viva satisfaccion en saber que en medio del estraordinario aumento de los gastos públicos motivado por la guerra civil, y el grande armamento nacional, ningun sacrificio pecuniario se ha impuesto á los pueblos por resultas del voto de confianza,» observó el Sr. Argüelles que este verbo no envolvia un juicio anticipado, puesto que añadiendo despues «el 'Estamento aguarda en la presente legislatura la cuenta del uso hecho por los ministros de V. M. de aquella autorizacion, » se ve claramente que la aprobacion depende de

« AnteriorContinuar »