Imágenes de páginas
PDF
EPUB

896.

(176 de 1872.) Recurso de casacion (14 de Marzo de 1872.).—HURTO. -Se declara por la Sala segunda del Tribunal Supremo no haber lugar á la admision del recurso de casacion por infraccion de ley, interpuesto por Manuel Gurrea contra la sentencia pronunciada por la Sala de lo criminal de la Audiencia de Madrid, en causa seguida al mismo por hurto, y se resuelve:

1.° Que la competencia del Tribunal Supremo en los recursos de casacion no alcanza á la apreciacion de la prueba, sino que por el contrario debe admitir como probados los hechos que la Audiencia declare por tales; Y 2. que si admitidos como probados los que han servido de

fundamento al fallo, no hay motivo para suponer que la calificacion legal de la participación que en ellos se atribuye y declara al procesado no es la que corresponde con arreglo á las leyes; es inadmisible el recurso fundado en el error que se supone cometido al hacer tal calificacion.

En la villa y corte de Madrid, á 14 de Marzo de 1872, en el expediente núm. {434 sobre admision del recurso de casacion pendiente ante Nos interpuesto por Miguel Gurrea Leocadia Cano: Resultando

que el dia 13 de Noviembre de 1870 Manuel Martinez poto que en el taller de Ciriaco Bermejo faltaban muchas herramientas de carpintería, encontrando dos espuertas llenas de las mismas fuera de las tapias, otra espuerta con dos azuelas y un serrucho en la prendería de Simona Gonzalez, que le habia vendido la Leocadia, y otras dos espuertas en casa de Venlura Saenz, que esta presentó oportunamente, las cuales fueron tasadas en 37 pesetas, y que Miguel Gurrea, penado anteriormente dos veces por el delito de hurto, y Leocadia Cano, de 16 años de edad, segun los mismos declaran, habian dejado debajo de la cama donde durmieron la noche anterior en casa de aquella:

Resultando que la Sala de lo criminal de la Audiencia de esta corte declaró en su sentencia que los hechos probados constituyen el delito de hurto consumado por valor de 37 pesetas, siendo autor del mismo Miguel Gurrea y encubridora Leocadia Cano por indicion grave, con la circupstancia calificativa de doble reiccidencia en cuanto al procesado, y la de ser menor de 18 años y mayor de 15 esta última, y en su consecuencia condenó al primero a la pena de tres años de presidio correccional y accesorias correspondientes, y á su encubridora á la de 30 pesetas de multa y tercera parte de costas:

Resultando que contra esta sentencia se interpuso recurso de casacion á nombre de Miguel Gurrea fundado en el caso 4.° del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870, citando como infringidos los artículos 16 y 79 del Código penal, y alegando que habia contradiccion en la sentencia, toda vez que admitiendo como probados unos mismos hechos con relacion à dos procesados, debia ser igual la participacion que ámbos tuvieran en el defito, y que si bien estaba ajustada á dereclio la sentencia de Leocadia Cano, no lo estaba la de Miguel Gurrea. TOMO Y.

49

Visto, siendo Ponente el Magistrado D. Tomás Huet:

Considerando que la competencia del Tribunal Supremo en los recursos de casacion do alcanza á la apreciacion de la prueba, sino que por el contrario debe admitir como probados los hechos que la Audiencia así lo declared:

Considerando que admitidos como probados los que han servido de fundamento al fallo de esta causa, no hay motivo para suponer que la calificacion legal de la participacion que en ellos se atribuye y declara al procesado no es la que corresponde con arreglo á las leyes:

Y considerando, por último, que el recurso no es admisible;

Fallamos que debemos declarar y declaramos no haber lugar á la admision del interpuesto á nombre del procesado, á quien condenamos en las costas; y comuníquese esta decision al Tribunal sentenciador á los efectos oportunos procedentes en justicia. Así

, por esta sentencia, que se publicará en la Gaceta de Madrid é insertará en la Coleccion legislativa, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.--Manuel Ortiz de Zúñiga.-Tomás Huet.- José María Haro.-- Juan Jimenez Cuenca.- Francisco de Vera.- José Jimenez Mascarós.-Luis Vazquez Mopdragon.

Publicacion.- Leida y publicada fué la sentencia apterior por el ExceJentísimo Sr. D. Tomás Huet, Magistrado del Tribunal Supremo, celebrando audiencia pública su Sala segunda en el dia de hoy, de que certifico como Secretario habilitado de ella.

Madrid 14 de Marzo de 1872.-Licenciado Saptos Alfaro.-(Gaceta de 23 de Marzo de 1872.)

897.
(177 de 1872.)

Recurso de casacion (14 de Marzo de 1872.).-ROBO COX HOMICIDIO.--Se declara por la Sala segunda del Tribunal Supremo no haber lugar á la admision del recurso de casacion por infraccion de ley, interpuesto por Lúcio Eguilaz y Acedo contra la sentencia pronunciada por la Sala de lo criminal de la Audiencia de Madrid, en causa seguida al mismo y otros por robo, con ocasion del cual resultó homicidio, y se resuelve:

1.° Que es jurisprudencia inconcusa establecida por repetidas decisiones del Tribunal Supremo, que la alegacion sobre el valor de la prueba no es motivo de casacion criminal, porque la infraccion del art. 12 de la ley sobre reforma del procedimiento no es de las comprendidas en ninguno de los casos del art. 4.' de la ley de 18 de Junio de 1870:

2. Que para que proceda el recurso de casacion por infraccion de ley es circunstancia precisa que se parta en las alegaciones de los hechos admitidos como probados en la sentencia;

Y 3.' que cuando el recurrente se concreta a examinar y combatir la prueba relativa á los indicios que la Sala estima para dar por probados los hechos que consigna como tales, contrariando el

precepto legal que sirve de base á la casacion, el recurso adolece de un defecto sustancial de forma que se opone á su admision.

En la villa y corte de Madrid, á 14 de Marzo de 1872, en el expediente núm. 1349 pendiente ante Nos sobre admision del recurso de casacion interpuesto por Lúcio Eguilaz y Acedo: 1.° Resultando que

á las pueve y cuarto ó nueve y media de la mañana del 26 de Marzo de 1870, por llamamiento de Francisca Zafra, sirvienla en el cuarto segundo derecha, de la casa núm. 3 de la calle de Bordadores en esta corte, se constituyó el Juzgado de guardia en dicha casa, cuarto segundo de la izquierda, observando que en la alcoba principal del cuarto estaba el cadáver de la dueña de la mencionada casa Doña María Antonia Roca de Togores, con cioco lesiones en el cuello, region clavicuJar y cavidad del vientre al lado de la cama en donde aquella señora dormia, heridas que seguo la declaracion de los facultativos, debieron ser inferidas ocho 0 10 horas antes y producir el fallecimiento rápido é instanta peamente, encontrándose tambien en olra habitacion atadas con pañuelos las tres sirvientas, únicas personas que en compañía de la Roca Togores moraban en la citada casa, Cármen Eguilaz, Balbina Ibañez y Agapito Sanchez, esposo de ésta, quien estaba atado con un trozo de faja; y finalmente, que en la antesala inmediata á un cuarto oscuro, abierto sin violencia, habia una caja de hierro de las llamadas de fondos, violentada en la chapa donde estaban los secretos de la cerradura, pero no en ésta, la cual debió ser abierta con llave y causarse con poco ruido aquella violencia, en cuya arca se encontraron varios documentos de depósitos por cantidades crecidas, algunos vales simples á favor de Doña María Roca Togores, tres billetes del Banco de España, metálico por valor de 880 reales, algunas alhajas y varios pedazos de papel que por su forma y notas indicaban haber tenido dinero:

Resultando que la Sala de lo criminal de la Audiencia de esta córte, en sentencia de 24 de Noviembre del año último, revocatoria en parte de la del inferior, declaró que los hechos probados constituyen el delito de robo, con ocasion del que resultó el homicidio de Doña María Roca Togores, y que en él tuvo particion como autor, segun prueba ipdiciaria, Lúcio Eguilaz Acedo, y en su consecuencia le condenó á la pena de 18 años de cadepa temporal y accesorias, sin condenarle á la restitucion de los efectos robados ó á la indemnizacion de ellos por no estar acreditado su valor:

Resultando que contra esta sentencia interpuso recurso de casacion el procesado Lúcio Eguilaz, fundándose en que los indicios utilizados en la sentencia do tepian el carácter de graves y concluyentes, citándose en consecuencia como infringida la ley sobre reforma del procedimiento, y designando como disposicion que autoriza el recurso los casos 3.° y 4.°'del artículo 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870:

Visto, siendo Ponente el Magistrado D. Luis Vazquez Mondragon:

Considerando que es jurisprudencia inconcusa establecida por repetidas decisiones de este Supremo Tribunal, que la alegacion sobre el valor de la prueba po es motivo de casacion criminal, porque la infraccion del art. 12 de la ley sobre reforma del procedimiento no es de las comprendidas en ninguno de los casos del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870:

Considerando, á mayor abundamiento, que para que proceda la admision del recurso por infraccion de ley es circunstancia precisa que se parta en las alegaciones de los hechos admitidos como probados en la sentencia:

Considerando que dirigiéndose el recurrente á examinar y combatir la prueba relativa á los indicios que la Sala ha estimado para dar por probados los hechos que consigna como tales, es visto que el recurso, contrariando el precepto legal que sirve de base á la casacion, adolece de un defecto sustancial de forma que se opone á su admision;

Fallamos que debemos declarar y declaramos no haber lugar a la del interpuesto á nombre de Lúcio Eguilaz y Acedo, con las costas; comuniquese esta decision a la Sala sentenciadora á los efectos correspondientes.

Así por esta nuestra sentencia que se publicará en la Gaceta de Madrid é insertará en la Coleccion legislativa, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.-Manuel Ortiz de Zúñiga.--Tomás Huet.-José María Haro.-Francisco de Vera.- Mariano García Cembrero.-Luis Vazquez Mondragon. - Diego Fernandez Cano.

Publicacion.-Leida y publicada fué la sentencia anterior por el Excelentísimo Sr. D. Luis Vazquez Mondragon, Magistrado del Tribunal Supremo, celebrando audiencia pública su Sala segunda en el dia de hoy, de que certifico como Secretario habilitado de ella.

Madrid 15 de Marzo 1872.- Licenciado Santos Alfaro.—(Gaceta de 27 de Marzo de 1872.)

.

898.

(178 de 1872.) Recurso de casacion (14 de Marzo de 1872.).-Robo. -Se declara por la Sala segunda del Tribunal Supremo no haber lugar á la admision del recurso de casacion por infraccion de ley, interpuesto por Leandro Rodriguez Rivera y Ramon García Alvarez contra la sentencia pronunciada por la Sala de lo criminal de la Audiencia de Valladolid, en causa seguida á los mismos por robo, y se resuelve:

1.° Que la circunstancia de cometerse un delito durante la noche,

calificada de agravante por el Código penal en los casos en que los Tribunales la estimen segun la naturaleza y accidentes del mismo, no es por punto general cualificativa del robo con violencia en despoblado, porque este delito lo mismo puede cometerse de dia que de noche, y cuando se busca de proposito esta ocasion, existe con arreglo á la ley una circunstancia que agrava la criminalidad del delincuente;

Y 2.o que si bien los recursos de casacion en los juicios criminales se han establecido para que las leyes sean entendidas y aplicadas en toda su pureza, no existe en su espiritu y en su letra el propósito de atribuir a los defensores de los procesados la facultad de alegar una infraccion que redunda en perjuicio de su defendido, pidiendo implicitamente para el mismo una agravacion penal, porque en este caso es al Ministerio fiscal á quien incumbe verificarlo.

En la villa y corte de Madrid, á 14 de Marzo de 1872, en el expediente número 1283 sobre admision del recurso de casacion interpuesto por Leandro Rodriguez Rivera y Ramon García Alvarez:

[ocr errors]

Resultando que en Octubre del año último Andrés Felpeto emprendió desde Madrid un viaje á Galicia acompañado de dos hombres, que luego resultaron ser los mencionados Leandro Rodriguez y Ramon García; al salir juntos la noche del 10 al 11 de dicho mes del pueblo de Perege Leandro dió á Felpeto un golpe, arrojándolo a una cantera, se echó encima de él, sujetándole el cuello con una mano y con la rodilla el vientre, al propio tiempo que le pedia el dinero que llevaba, y Ramon García le amenazaba con una enorme navaja, hasta que Leandro Rodriguez le sacó de la faja el, bolsillo y un cinto que llevaba en la cintura con el oro, ascendiendo el dinero que le robaron á 1,540 pesetas, hechos que se declaran probados:

Resultando que la Sala de lo criminal de la Audiencia de Valladolid, en sentencia de 21 de Noviembre del año último, declaró que el hecho de autos constituia el delito de robo con violencia é intimidacion en las persopas, sin gravedad manifiestamente innecesaria para su ejecucion, y que eran autores del mismo los procesados Leandro Rodriguez y Ramon García, con la circunstancia agravante de nocturnidad, los condenó á la pena de siete años de presidio mayor, accesorias é indemnizacion correspondiente; vistos el art. 516 en su regla 5.'; el 82 en la 3.' y 6. y demás de aplicacion ordinaria, así como el 12 de la ley sobre reforma del procedimiento:

Resultando que contra esta sentencia se ha interpuesto recurso de casacion por infraccion de ley, apoyado en los párrafos cuarto y quinto del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870, citando como infringidos el artículo 10 del Código en su párrafo 15 y el 82 en su regla 3.", alegando que hay error en calificar como circunstancia agravante la de haberse cometido el delito de noche; porque debiendo tomar los Tribunales en consideracion esta circunstancia, segun la naturaleza y accidentes del delito, y siendo indispensable en el robo con violencia ó intimidacion que se cometa en despoblado ó de noche, el delito lleva en su propia naturaleza la circunstancia de realizarse la intimidacion donde y cuando esta hubiera de ser eficaz, esto es, en despoblado 6 de noche, y por consiguiente estas circunstancias no pueden estimarse separadas de aquel: que el núm. 5.° del art. 516 pena el delito de robo con violencia é intimidacion en las personas con presidio correccional á presidio mayor en su grado medio; y como segun el párrafo tercero del art. 82 hay que imponer la pena en el grado máximo cuando hay una circunstancia agravante, y el grado máximo en este caso comprende ocho años y un dia hasta 10 años, la Sala sentenciadora ha faltado á este precepto legal imponiendo siete años de presidio mayor á cada uno de los procesados:

Visto, siendo Ponente el Magistrado D. Francisco de Vera: 1.o Considerando que la circunstancia de cometerse un delito durante Ja noche, calificada de agravante por el Código penal, en los casos en que los Tribunales la estimen segun la naturaleza y accidentes del mismo, po es por punto general cualificativa del robo con violencia en despoblado, porque este delito lo mismo puede cometerse de dia que de poche, y cuando se busca de propósito esta ocasion, existe con arreglo á la ley una circunstancia que agrava la criminalidad del delincuente:

2.: Considerando que si bien los recursos de casacion en los juicios criminales se han establecido para que las leyes sean entendidas y aplicadas en toda su pureza, no existe en su espíritu y en su letra el propósito de atribuir a los defensores de los procesados la facultad de alegar una infraccion que redunda en perjuicio de su defendido, pidiendo implícita

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »