Imágenes de páginas
PDF
EPUB

PÁGINAS.

2

[ocr errors]

2

[ocr errors]

*cedimiento criminal de 18 de Junio de 1870 (R. de C.
en S. de N., núm. 846.–23 de Febrero de 1872.)

271 Hechos.-Si las alegaciones expuestas contradicen y desvirtúan.

gratuitamente los hechos consigoados en la sentencia, no
existe fundamento alguno legal para la admision del re-

curso (R. de C., núm. 856.–27 de Febrero de 1872.). 294 No son admisibles las infracciones que se alegan faltando a la

exactitud de los hechos, probados y, consignados por la
Sala sentenciadora (R. de C., núm. 877.7 de Marzo
de 1872.).

343 Cop arreglo al art. 7.o de la ley de 18 de Junio de 1870, en

Jos recursos por infraccion de ley el Tribupal Supremo
debe aceptar los hechos como vengan consignados en la
ejecutoria y limitarse á declarar si en ella se ha cometido
ó no la infraccion alegada, en el supuesto tan sólo de
que lo sea alguna de las señaladas en el art. 4.. de la
misma ley (R de C:, núms. 721, 725, 735, 736, 738, 744,

745, 749, 762, 766, 769, 771, 773, 776, 783, 791, 797,
1.798, 800, 811,812, 815, 818, 827, 836, 843, 844, 854,

856, 858, 866, 879, 884, 885 y 889.-2, 5, 9, 10, 11, 13,
19, 22, 25, 26, 27 y 30 de Enero; 1.: 5, 9, 10, 12, 15, 19,
22, 27 y 28 de Febrero; 4, 8, 11, y 12 de Marzo de 1872,-
5, 13, 34, 35, 39, 51, 52, 61, 86, 94, 101, 106, 110,
116, 133, 149, 162, 164, 168, 190, 191, 197, 204, 225,
245, 265, 266, 291, 294, 297, 317, 348, 358, 360 y

369 Segun el art. 7.o de la ley de casacion criminal el Supremo

Tribunal ha de aceptar los hechos como vengan consig-
pados en la sentencia, y en ellos han de fundarse las in-
fracciones alegadas para que proceda su admision copfor-
me' en repetidas sentencias se ha declarado. (R. de C.,
núms. 736, 745, 758, 786, 808, 811, 831, 842,

893.
-10, 13, 18 y 31 de Enero; 8, 9, 16 y 22 de Febrero; 11,
13. y 14 de Marzo.--35, 52, 78, 140, 184, 190, 234, 263,
358,

379 y 386 No basta la posibilidad de un hecho para considerarle como

realmente ocurrido, sio más fundamento que el alegarse
sin probarlo (S., 15 de Enero de 1872: no publicada en la

Gaceta.).
V. Circunstancias eximentes, Omisiones, Prueba y Recurso

de casacion.
Aijo.-V. Arrebato y obcecacion.
Homicidio.-Cuando aceptados los hechos que contiene la sen-

tencia, el procesado no ejecutó el homicidio casualmen

y sin malicia, sino que disparó intencionalmente para vengar la ofensa de que habia sido objeto, dicha circunstancia reviste á aquel suceso del carácter de delito y no de imprudencia (R. de C., núm. 725. - 5 de Enero de 1872.),

13 Cuando en el recurso se alega haber concurrido en un ho

884 y

[ocr errors]

PÁGINAS.

78

[ocr errors]

149

208

$

inicidio las dos circupstancias, atenuantes. 6.' y 7.' del ar-
tículo 9.o del Código penal, para deducir que la pena no
ha sido impuesta en el grado correspondiente, sin obsers
yar que estas dos circunstancias, lejos de ser admitidas
i par la sentencia, se declara por el contrario que no se ha

probado su existencia, no es admisible dicho recurso con-
forme á la ley. (R. de C., núm. 758.-18; de Enero

de 1872.).
Homicidio.-Cuando de los hechos consigoados en la sentencia,
declarados probados por la Sala y aceptados por el recur-

.
rente, no se deduce que no tuviere participacion directa
en un homicidio comelido por su hermano, sino que la
luvo anterior, en el acto y posterior, es notoriamente in-
admisible el recurso fundado en que debe considerársele
como cómplice y no como autor (R. de C, núm. 791:-

1.° de Febrero de 1872.).
El art. 419 del Código penal reformado, lo mismo que el 333

del anterior, en sus párrafos segundos, castigan el delito
de homicidio con la pena de reclusion temporal en toda
su extension; y al autor de leplativa del mismo delito
debe rebajársele esta en dos grados, conforme a los ar-
tículos 67 y 62 de dichos Códigos (R. de C., núm. 820.-

12 de Febrero de 1872.).
El que yendo asociado á una ronda con un Alcalde, dispara

su arma y causa un homicidio a la voz de fuego dada por
dicha Autoridad que se cree acometida, aunque realmen-
te no lo era, sin ser agente de la Autoridad, ni llamado por
ella para que formase parte de la ronda, ni tampoco re-
querido para que acudiese en su auxilio, sino que volun-i
tariamente se asoció á dicha ronda, marchando detrás de
ella con un arma corta de fuego; si aparece, segun la sen-
tencia, que el Alcalde no tuvo necesidad racional de man-
dar hacer fuego ni contra un grupo que en siluacion tran-
quila estaba en la plaza del pueblo á una hora no intem-
pestiva, ni contra un indivíduo que destacándose de di-
cho

grupo vino hacia él en ademap de acometerle, el ho-
micida no puede invocar para eximirse de responsabili-
dad la circunstancia núm. 12 del art. 8. del Código penal,
porque libre como lo habia sido para reunirse á la ronda
libre quedaba para separarse de ella, po teniendo obliga-
cion imprescindible en niogun caso de obedecer á la voz
de fuego dada por el Alcalde, ni ménos necesidad de dis-
parar el arma que llevaba contra los del grupo que pin-
gun movimiento hostil hieierop contra la Autoridad. (R.

de C., núm. 839.-20 de Febrero de 1872.).
Si á pesar de no concurrir todas las circunstancias exigidas

por el expresado art. 8.° en su núm. 12, la sentencia le
declara exento de responsabilidad criminal, se infrige la
citada disposicion legal y se comete el error de derecho

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

253

PÁGINAS.

254

297

á que se refiere el caso 5.* del art. 4.* de la repetida

cley. (R. de C., núm. 839.-20 de Febrero de 1872.). Homicidio.-Al autor del delito de homicidio simple cometido

antes de la publicacion del nuevo Código y probado sólo
por convencimiento moral, le es aplicable la regla 45 de la
ley provisional reformada: en virtud de ésta la pena de re-
clusion temporal señalada al expresado delilo en el nú-
mero 2.o del art. 333 del Código penal de 1850, la cual
dura de 12 á 20 años, queda reducida al grado mínimo
de la misma que comprende de 12 à 14 años, segun se
designa en la tabla demostrativa del art. 83 de dicho Co-
digo; y conforme a lo que terminantemente se establece
en este artículo, esos 12 años que en el presente caso
constituyen el período legal de la duración de la pena,
deben distribuirse en tres partes iguales que forman los
tres grados, mínimo, medio y máximo. (R. de C., núme-

у
ro 858.--28 de Febrero de 1872.).
No existiendo en la ejecucion del delito circunstancias agra-

vantes di atenuantes que hayan debido apreciarse, con-
* forme á la regla 1.' del art. 74, corresponde imponer a su

autor la pena en el grado medio, el cual comprende des-
de 12 años, ocho meses y un dia, á 13 años y cuatro me-
meses, determinaudo dentro de los límites de ese mismo
grado la cuantía de la pena, 'en consideración, sino al
número y entidad de las circunstancias agravantes y ate-
puanles, cuando no las ha habido, á la mayor o menor ex-

ó
tension del mal producido por el delito, como lo prescribe
la regla 7. del precitade art. 74. (R. de C., dúm, 858.-

28 de Febrero de 1872.).
Habiendo sido condenado el procesado á 14 años de reclusion

temporal, que és el grado máximo del mínimo de la pena
asignada en el núm. 2.° del art. 333 del Código de 1850,
cuando sólo corresponde imponerla en el grado medio del
mínimo, comete la Sala sentenciadora un error de dere.
cho al designar el grado de la pena, infringiendo por tan-
to el precepto contenido en la regla 1.* del susodicho ar-
tículo 74 del Código de 1850. (R. de C., núm. 858.-28

de Febrero de 1872.).
El delito consumado de homicidio está penado con la reclu-

sion temporal en el art. 419 de dicho Código: el mis-
mo delito, cuando es frustrado, la de castigarse con la
pepa inmediatamente inferior en grado, conforme al ar-
iículo 66, ó sea con la prision mayor, que se extiende
desde seis años y un dia à 12 años, con arreglo á la escala
comprendida en el 97; y todavía, segun el 422, pue-
den los Tribunales, apreciando las circunstancias del he-
cho, reducir la pena del homicidio frustrado a la inferior
en grado á la señalada por dicho art. 66, es decir, á la pri-
sion correccional, que dura de seis meses y un dia á seis
años (R. de C., núm. 875.-6 de Marzo de 1872.).

297

297

338 PÁGINAS.

[ocr errors]

371

[ocr errors]

Homieldio.-El'art. 419 impone la pena de reclusion temporal al

reo de homicidio, caliticado como tal al que, sin estar
comprendido en el 417, mata á otro do concurriendo pin-
guna de las circunstancias enumeradas en el 418 (R. de C.,

número 890.– 12 de Marzo de 1872.).
V. Aplicacion de la pena, Disparo de un arma de fuego, Le-

siones y Riña tunultuaria.
Homicidio frustrado.-Si de los datos consignados y admiti-

dos como probados por la sentencia resulta que el pro-
cesado al presentarse en la casa del herido lo hizo con in.
tepcion de matarle si no le entregaba inmediatamente una
cantidad que supopia habia mandado en su testamento su
abuelo político para él y su hermano: que hizo cuanto le
sué posible para conseguir su intento; y que si no se con-
sumó el delito de homicidio, no fué porque el delincuente
no practicase todos los actos de ejecucion que deberian
producirlo, toda vez que ya en el despacho del lesionado,
y sólos los dos, sacó un rewolver que llevaba á prevencion
y disparó dos tiros que birieron a aquel junto à şu mesa;
volvió a dispararle un tercer tiro en la escalera, huyendo
por último del sitio de la ocurrencia, y encontrándose
despues una esquela muy parecida, segun los peritos, á la
Jetra de las firmas estampadas por el procesado en la cau-
sa, y en la que se amenazaba al dañado con quitarle la
vida si ántes de dos minutos no entregaba la cantidad que
le pedia: al ca car Sala sentenciadora por estos apte-
cedentes de homicidio frustrado el delito cometido no in-
frioge el art. 3.° del Código penal reformado en su pár-
rafo segundo; ni el art. 1.0 en el último; ni incurre tampo-
co en el error de derecho comprendido en el caso 3.o del
art. 4.* de fa ley de casacion (R de C., núm. 732.-8 de

Enero de 1872:).
Al aplicar la Sala el art. 419 del Código en relacion con el 66,
penando como reo de homicidio frustrado al que

manifestó anteriormente su propósito de matar, y dirigió despues á la cabeza del agredido el tiro con un proyectil que pudo producir la muerte, no comete error de derecho en la calificacion del delito ni en la pena impuesta, siendo en su consecuencia inaplicables los casos 3.' y 4.° del art. 4.' de la ley provisional de casaciou (R. de C., núm. 747.

13 de Enero de 1872.).
No se comete error de derecho en la calificacion del delito,

cuando se hace de homicidio frustrado atendiendo al nú-
mero y gravedad de las heridas causadas, á que fueron di-
rigidas a partes importantes como la cabeza y cuello y al

á
modo y circunstancias con que se infirieron, y probándose
que el culpable practicó todos los actos de ejecucion que
debieron producir como resultado la muerte, si bien dó la
produjeron por causas independientes de su voluntad
(R. de C., núm. 821.–12 de Febrero de 1872.).

27

[ocr errors]
[merged small][ocr errors][merged small]

PÁGINAS.

338

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

de lo

tevor

21

1

Aomicidio, frustrado, La Sala sentenciadora que califica de sus

homicidio frustrado un hecho y aplica el citado art. 423, al
imponer al procesado, seis años de prision, mayor, pena no
incluida en la escala legal de ellas que queda sentada, in-
fringe el mencionado art. 422 y el 431 del Código, é in-


el
del art. 4. de la ley de 18 de Junio de 1870 (R. de C.,

error de derecho que marca el caso tercero
núm. 875.-6 de Marzo de 1972.).

V. Homicidio.
Huérfano. V. Circunstancias atenuantes. !,
Huesos. –V. Robo:

"}", ist

: w Hurto,-El art. 530 del Código reformado califica de reos de

hurto á los que con ánimo de lucrarse y sin vjolencia en
las personas pi fuerza en las cosas loman las muebles aje-
u nas sin la voluotad de su dueño; debiendo ser castigados

con las penas de arresto mayor en şu grado medio a pre-
sidio correccional en el mínimo, cuando el valor
hurtado pasase de 100 pesetas y no excediese de 500, á

de lo dispuesto en el púm. 3. del art. 531 (R. de C.,
núm. 730.-8'de Enero de 1872,).
Apareciendo, segun los datos probatorios admitidos en la sen-

tencia, que el procesado fué ụno de los que, penetraron en
una habitacior sin violencia en las personas pi fuerza en
las cosas, practicando todos los actos de ejecucion que;de-
berian producir como resultado el delito de hurto de ya-
rios efectos y no lo produjeron por causas independientes
de su voluntad; este hecho debe ser calificado como delito
frustrado, segun el art. 3.° del citado Código (R. de C.,

núm. 730.--8 de Enero de 1877.).
En el hurlo frustrado de cosas tasadas en más de 100 pesetas

y ménos de 500 dicha pena inferior ha de ser la de multa
á arresļo mayor en su grado mínimo, con sujecion al ar-,
tículo 76 en su regla 4.', al 92,en su escala primera, y

al 93 (R. de C., núm. 730.--8 de Enero de 1872),
Siendo delitos menos graves, segun el párrafo segundo del

artículo 6.° del Código, los que la ley reprime con pepas
que en su grado máximo pertenezcan a la clase de cor-
reccionales; y teniendo este carácter, la de arresto mayor,
la multa que haya de imponerse al procesado por dicho
hurto no puede bajar de 125 pesetas ni exceder de 2,500,
porque dentro de estos límites es tambien pena correc-
cional, á tenor de lo dispuesto en el art. 27 (R. de C., nú-

mero 730.--8 de Enero de 1872.),
Impoviendo la Sala sentenciadora la multa de 125 pesetas al

autor de delito frustrado de hurlo por cantidad superior
á 100 pesetas, se ajusta estrictamente a los precitados ar-
tículos y no comete el error de derecho comprendido en
el caso 4.', del art. 4. de la ley de 18 de Junio de 1870
(R. de C., núm. 730. 8 de Enero de 1872.).

21

21

[ocr errors]

21

« AnteriorContinuar »