Imágenes de páginas
PDF
EPUB

PÁGINAS.

[ocr errors]

59

Hurto.-El hurto que excede de 10 pesetas y no pasa de 100 se

castiga con el arresto mayor en toda su extension, coo ar-
reglo á lo dispuesto en el número 4. del art. 531 del Có-
digo penal reformado; y aumenta un grado la penali-
dad del pismo cuando el que delinque fuese dos ó más
veces reincidente, conforme al uúm. 3. del art. 533 de
dicho Código: debiendo entenderse, segun el 76, que este
aumento consiste en la imposicion del grado superior de
la pena inmediatamente señalada en la escala gradual
respectiva (R. de C., núm. 748. - 13 de Enero de

1872.).
La sentencia que condena á seis años de presidio correccio-

pal al reo convicto del delito de burto de importancia
menor de 100 pesetas y mayor de 10, pero con la cir-
cupstancia de doble reincidencia, y además las agravan-
tes de haber sufrido otra condena y cometido el delito de
nocle, no infringe los expresados artículos 531 y 533 del
Código, ni tampoco la regla 6.* del 82, no incurriendo
por consiguiente en el error de derecho de imponer una
pena que no es la señalada por la ley (R. de C., núme-

ro 748.-13 de Enero de 1872.).
El hurto que no excede de 500 pesetas y pasa de 100, está de-

finido y penado en el caso 3.o del art. 531 del Código pe-
nal vigente, con arresto mayor en su grado medio á pre-
sidio correccional en su grado mínimo (R. de C., núme-

ro 787.-31 de Enero de 1872.).
Siendo el procesado dos veces reincidente por hurto de esta

clase, la penalidad se eleva por tal motivo, conforme á lo
dispuesto por el art. 533 siguiente, a la inmediatamente
superior en grado a la señalada al delito por el artículo
ántes citadu; y por consiguiente la que corresponde es la
de presidio correccional en su grado medio a presidio
mayor en su grado mínimo (R. de C., núm. 787, -31 de

Enero de 1872.).
No concurriendo en el hecho circunstancias agravantes ni

atenuantes, y mediando reincidencia, la penalidad pro-
cedente es la de cuatro años, dos meses y un dia de pre-
sidio correccional á seis años del mismo, grado medio de
la general con que se castiga el delito; y por tanto la Sala,
imponiendo cinco años de dicho presidio, lo verifica den-
tro de los límites del grado que corresponde, no infringe
los expresados artículos del Código penal vigente, ni da
lugar al recurso de casacion fundado en el caso 5.o del
artículo. 4.° de la ley que lo ha establecido (R. de C., nú-

mero 787.-31 de Enero de 1872.).
No se infringen por la Sala sentenciadora los artículos 530 y

531 del Código penal reformado, al penar á uno como
reo de cosa hurtada cuyo' valor no excede de 500 pesetas
y pasa de 100, cuando segun los hechos admitidos como
probados en la sentencia, la sustraccion se fija en 1,825
TOMO Y.

59

143

143

$43

PÁGINAS.

230

230

279

reales, ó sean

456, pesetas y 25 céntimas (R. de C., nú-,
mero 829. 15 de Febrero de 1872.).
Harto.-Castigándose por el párrafo tercero del art. 531 con la

pena de arresto mayor en su grado medio á presidio cor-
reccional en su grado mínimo el delito referido, y subiendo
á la pena inmediata superior en grado por haber interve-
nido grave abuso de confianza, segun el párrafo segundo
del art. 533, y bajando a la inmediatamente inferior á la
señalada por la ley por ser el procesado mayor de 15
años

y menor de 18 con arreglo al art. 86 del Código en
su párrafo segundo, la agravación y la atenuacion que-
dan compensadas, correspondiendo en su consecuencia
aplicar la pena en su grado ordinario (R. de C., núme-

ro 829.-15 de Febrero de 1872.).,
Son reos de hurto, conforme al art. 530 del Código penal

vigente, los que con ánimo de lucrarse y sin violencia o
intimidacion en las personas pi fuerza en las cosas toman
las muebles ajenas siu la voluntad de sus dueños (R. de

C., núm. 849.--24 de Febrero de 1872.),
La circunstancia de utilizarse ó no de la cosa hurtada es

perfectamente independiente del delito contra la propie-
dad, cuapdo este se ha ejecutado completamente, sin que
nada falte para su realizacion; porque además de no exi-
girlo el Código penal, pudiendo, aquella verificarse áun
trascurrido inucho tiempo, despues de haberse cometido
el delito contra la voluntad y deseos del ageate impulsado
por tal motivo, uo debe influir para la calificacion de con-
sumado, que de otra manera seria, además de incierta,
independiente siempre de actos que en nada se enlazasen
con el hecho punible (R. de C., núm. 849.-24 de Fe-

brero de 1872.),
No puede tomarse en cuenta en el delito de hurto, para el

efecto de señalar la pena, la extension del mal producido,
cuando se recobra el objeto hurtado inmediatainente des-
pues de cometerle (R. de C., núm. 849.- 24 de Febrero

de 1872.).
En el párrafo quinto del art. 531 del Código penal vigente

no se comprende más que el delito de hurto en cantidad
menor de 10 pesetas (R. de C., núm. 880 -9 de Marzo

de 1872.).
Aun en el supuesto de que el recurrente, al citar el caso

5.° del art. 531, haya querido comprender en él el delito
de estafa por haber sido condenado por éste y por el de
hurto, es infundada é improcedente la alegacion, tanto
porque dicho párrafo se refiere sólo á los delitos de hur-
to, cuanto si la cantidad de la estafa excede de 10 pesetas

(R. de C., núm. 880.49 de Marzo de 1872.).
No obstante la variacion del nuevo Código en cuanto a supri.

mir el presidio menor, incluyendo su duraciou, en la del
correccional, esto no debe influir en perjuicio del proce-

279

279

352

[ocr errors]

352 PÁGINAS.

sado por hurto, vigente el Código de 1850, conforme á lo
dispuesto en el art. 23 del reformado, para imponerle el
apremio personal en virtud de la meva nomenclatura,
cuando por la que tenia en el de 1850, que es el que se le
aplica, estaba exento de tal apremio (R. de C., núm. 900.

- 14 de Marzo de 1872.). Harto.-V. Delito frustrado y Robo.

393

193

6

Impedimento.-V. Lesiones.
Imprudencia simple.-Con arreglo al párrafo segundo del

art. 480, se castiga con la pena de uno á tres meses de
arresto mayor al que con infraccion de los reglamentos co-
metiere un delito menos grave por simple imprudencia ó

negligencia (R. de C., núm. 813,-9 de Febrero de 1872.).

V. Imprudencia temeraria.
Imprudencia temeraria.-Por el art. 581 del Código penal

reformade se castiga como culpable de imprudencia teme-
raria al que ejecutare un hecho que si mediase malicia
constituiria delito, y tambien al que lo cometière por sim-
ple imprudencia ó negligencia con ipfraccion de los re-
glamentos; debiendo proceder los Tribunales, en la im-
posicion de las pepas señaladas en mismo artículo, se-
gun su prudente arbitrio, sin sujetarse a las reglas pres-

eritas en el 82 (R. de C., núm. 722.-4 de Enero de 1872.).
La sentencia que califica como autor por imprudencia simple
de una muerte al mayoral de un coche que

lleva éste con
excesiva velocidad por las calles principales de una po-
blacion, faltando á los mandatos de la autoridad admi-
pistrativa local que tenia ordenado fuesen al paso los car-
ruajes, y le impone tres meses de arresto mayor, se ajusta
á las disposiciones del precitado art. 581, y no comete el
error de derecho a que se refiere el caso i.° del art. 4.°
de la ley de casacion criminal ni infringe el art. 1.° del
Código penal vigente (R. de C., núm. 722-4 de Enero

de 1872.).
El art. 581 del Código se refiere al que por imprudencia te-

meraria ejecuta un hecho que si mediase malicia consti-
tuiria un delito grave (R. de C., núm. 725.—5 de Enero

de 1872.).

V. Homicidio.
Indicios.-V. Apreciacion de prueba y Prueba.
Infraccion de ley.---La ley que se suponga infringida ha de

ser esencialmente penal y no de procedimiento, pues áun
siendo cierta la infraccion de una ley de esta clase, no
tiene cabida en los recursos de fondo (R. de C., núm. 782.
30 de Enero de 1872.).

[ocr errors]

7

13

131

PÁGINAS.

Infraccion de ley.-Para que las infracciones de ley se dea

claren comprendidas en algunos de los casos del art. 4.°
de la de casacion en los juicios criminales, es condicion
indispensable, segun el mismo, que las alegaciones que
á ella se refieran se apoyen en los mismos hechos que la
sentencia declare probados (R. de C., núin. 807.-7 de
Febrero de 1872.).

182 Se entiende haber infraccion de ley para los efectos de la ca

sacion segun los casos 3.°, 4. y 5.° del art. 4.° de la ley
de 18 de Junio de 1870, cuando, dados los hechos con-
signados y admitidos en la sentencia, se cometa error de.”
derecho en la calificacion del delito; cuando admitidos esos
hechos, la calilicacion legal de la participacion que en
ellos se atribuya y declare a cualquiera de los procesados
ó la pena impuesta no fuere la que corresponda segun las
leyes, ó cuando presupuestos los hechos se cometa error
de derecho en la calificacion de las circunstancias agra-
vantes, atenuantes ó de exencion de responsabilidad, o en
la designacion de la pena seguo la calificacion que de las
mismas circunstancias se hubiese hecho en la sentencia
(R. de C., núm. 822.-12 de Febrero de 1872.).

213 Se entiende haber infraccion de ley para los efectos del re

curso de casacion, conforme al caso 4.° del art. 4.° de la
que los ha establecido, cuando admitidos los hechos con-
signados en la sentencia, la calificacion legal de la parti-
cipacion que en ellos se atribuya y declare a cualquiera
de los procesados ó la pena impuesta no fuere la que cor-
responda segun las leyes (R. de C., núm. 833.-17 de
Febrero de 1872.).

237 V. Delito, Hechos y Recurso de casacion. Injaria.-Segun el art. 471 del Código penal reformado es injuria

toda expresion proferida en deshonra, descrédito ó me-
nosprecio de una persona (R. de C., núm. 722.-4 de

Enero de 1872.);
El art. 472 califica de graves las imputaciones de un vicio ó
falta de moralidad,

cuyas consecuencias puedan perjudicar considerablemente la fama, crédito ó iplerés del agraviado, y las que por su naturaleza ó circunstancias fuesen tenidas en el concepto público por afrentosas (R. de C.,

núm. 722.-4 de Enero de 1872.). Cuando las expresiones vertidas por el injuriante y con

signadas en la sentencia ejecutoria: como hechos plenamente probados, ya se atienda á su naturaleza y circunstancias, ya á su trascendental significacion en el concepto público, son extremadamente denigrativas de la honra y crédito de la persona injuriada, perjudiciales en sumo grado á su moralidad y afrentosas á sú fama, la Sala sentenciadora, al calificarlas de injurias graves no causadas por escrito ni con publicidad, y mediando la circunstancia

[ocr errors]

PÁGINAS.

9

96

96

atenuante de haberlas inferido con arrebato y.obcecacion,
castigándolas con siete meses de destierro ý multa de 50
pesetas, se ajusta estrictamente, así en la calificacion del
delito como en la desiguacion de la pena, á lo establecido
en el párrafo segundo del art. 473 del Código con referen-
cia á los 471 y 472, y no incurre en el error de derecho
mencionado en los casos 1.o y 3.' del art. 4.' de la ley de
casacion criminal, ni infringe los artículos 474, 604 y 605

de dicho Código (R. de C., núm. 722.–4 de Enero de

• 1872.).
Tojaria.-Con arreglo á lo que prescribe el art. 133 del mismo

Código, el delito de injurias prescribe á los seis meses de
la fecha en que se hubiera cometido (R. de C., núm. 767.

-22 de Enero de 1872.).
La ley 22, tit. 9.', Partida 7.-, que trata únicamente del tiem-

po que señala para demandar enmienda de la deshonra ó
del fuerto que se reciba, como ley de procedimiento penal,
ha sido derogada desde el momento en que el Código de
1870 vino, por medio de uno de sus artículos, á modificar
el término de que aquella trata: y que esta modificacion
aprovecha á cuantos merecieren su aplicacion desde el
mismo punto que lo ordena dicho Código de 1870 (R.

de C., núm. 767.-22 de Enero de 1872.).
Los arts. 379, 380 y 381 del Código penal de 1850, iguales al

47 472 y 473 del reformado, defipen la injuria toda ex-
presion proferida ó accion ejecutada en deshonra, descré-
dito ó menosprecio de otras personas: siendo injurias gra-
ves la imputacion de un delito de los que no dán lugar á
procedimiento de oficio; la de un vicio ó falta de morali-
dad cuyas consecuencias puedap perjudicar considerable-
mente la fama, crédito o interés del agraviado, ó las inju-
rias que por su naturaleza, ocasion ó circunstancias fue-
sen tenidas en el concepto público por afrentosas, y

las
que racionalmente merezcan la calificacion de graves,
atendido el eslado, dignidad y circunstancias del ofendido

у
y del ofensor, castigándose con las penas de destierro y

multa (R. de C., pún. 781.-29 de Enero de 1872.).
Para que uno pueda decirse injuriado es menester que la im-

putacion del vicio ó falta de moralidad que se le haga,
sea directa á su persona (R. de C., núm. 781.--29 de

Enero de 1872.).
El art. 386 del Código de 1850, idéntico al 478 del reformado,

128

castiga como reo de injuria manifiesta al acusado de la encubierta ó equívoca que rehusare dar en juicio explicacion satisfactoria acerca de ella; no siendo por consiguiente aplicables, aun en la hipótesis de que en ciertas espresiones hubiera algo injurioso, encubierto ó equívoco, cuando no sólo no se rehusa dar en juicio explicacion satisfactoria, sino que se ofrece desde luego, retirando las palabras

128.

« AnteriorContinuar »