Imágenes de páginas
PDF
EPUB

PÁGINAS.

Ley de procedimiento.-V. Infraccion de ley.
Loy de reforma del procedimiento.-V. Apreciacion de

la prueba y Prueba.
Ley orgánica de Tribunales.-V. Competencia de juris-

diccion.
Ley penal.-V. Infraccion de ley.
Loyes de Partida.–V. Apreciacion de la prueba, Costas é

Injuria.
Llavc falsa. -Debe entenderse que son llaves falsas, conforme

al art. 529, no sólo las legítimas sustraidas al propietario
y cualesquiera otras que no fueren las destinadas por éste
para la apertura de la cerradura, sino tambien las ganzúas
o instrumentos propios para ejecutar el robo (R. de C.,

núm. 751.-15 de Enero de 1872.).
La disposicion contenida en el art. 528 se refiere exclusiva-

mente al que teniendo en su poder gavzúas ú otros instru-
mentos destinados especialmente para ejecutar el delito
de robo, do diere el descargo suficiente sobre su adqui-
sicion ó conservacion: de modo que en él se castiga su
sola tenencia, por la presuncion del mal uso que se pro-
pusiera hacer de ellos el culpable (R. de C., núm. 751.-
15 de Enero de 1872.).

64

64

[merged small][ocr errors]

234

1

Maquinacion para alterar el precio de las cosas.-E!

hecho de intentar alejar de una subasta pública judicial á
los licitadores por medio de dádivas y promesas con el fin
de alterar el precio del remate, se halla calificado como
delito en el texto literal del art. 555 del Codigo penal re-

formado (R. de C., núm. 831. - 16 de Febrero de 1872.).
Menor.--V. Robo.
Miedo. Aunque se omita expresar en la sentencia el miedo há-

cia uno de los.co-reos que en su indagatoria dijo el recur-
rente le habia dominado en todos los actos relativos á la
ejecucion del delito, y, sobre lo que dos testigos por el mis-
mo citados declaran únicamente que otro de los procesa-
dos era temible por sus malos antecedentes; no por eso
puede considerarse el recurso propuesto por quebranta-
miento de forma como fundado y legalmente procedente,
si segun şe deduce con claridad de todos los datos ques
obran en la causa concerpientes a la conducta y proce-
der del recurrente, así entonces como antes, no ha existi-
do el hecho de ese supuesto miedo: por lo cual, sobre no
resultar de documento auténtico en el sentido del párrafo
4.° del artículo 5. de la ley de casacion no tiene por otra

[ocr errors]

PÁGINAS.

347

parte ni puede tener directa y necesaria influencia para
ninguno de los tres objetos que se expresan en dicho pár-
rafo (R. de C. en S. de M., núm. 879.–8 de Marzo

de 1872.).
Miedo. Cuando no ha existido en el recurrente el miedo que su-

pone le impulsó á cometer el delito, es indudable que en la
ejecucion del mismo no han concurrido di debido apre-
ciarse respecto de aquel la circunstancia eximente 10, del
artículo 3*, ni la 1.del 9.o del Código penal; y que por lo
tanto no se han infringido ninguno de esos dos artículos
por no apreciarse tales circunstancias (R. de C. en S. de

M., núm. 879.–8 de Marzo de 1872.).
Ministerio Fiscal:--V. Recurso de casacion..
Miseria.-V. Arrebato

Y

obcecacion. Malta.-V. Hurto.

348

[ocr errors]

N.

Necesidad racional.-V, Defensa.
Negligencia.---V. Imprudencia simple é Imprudencia temeraria.

0.

Obediencia debida.-V. Homicidio.
Omisiones.-No puede admitirse la alegacion que se hace de

una omision que es enteramente inexacta é ipfundada, toda
vez que los hechos a que se concreta están suficiente-

á
mente espresados en los considerandos de la sentencia
del Juez inferior, aceptados en la suya por la Sala senten-
ciadora (R. de C. en S. de M., núm. 879.–8 de Marzo

de 1872.).
No siendo apreciables las omisiones que invoca el recurrente,

como comprendidas en el párrafo cuarto del art. 5.° de
la ley de casacion, tampoco lo es este que exige terminan-
temente la omision ó alteracion de los hechos que influ-
yan directa y necesariamente para cualquiera de los tres
objetos que en el mismo se expresan (R. de C. en S. de
N., núm. 879.–8 de Marzo de 1872.).

348

348

P.

Pajar. -V. Dependencia de casa habitada.
Parentesco.–V. Robo.
Parricidio.-El artículo 417 del Código castiga el parricidio con

la pena de cadena perpétua á muerte (R. de C., núm. 848.
-24 de Febrero de 1872.).

277

PÁGINAS.

42

42

106

96

Parricidio.--V. Arrebato y obcecacion.
Pena.-Segun lo prescrito en el art. 97 del Código, el período de

duracion de las penas divisibles se entiende distribuido en
tres partes iguales, que forman los tres grados mínimo,
medio y máximo (R. de C., núm. 740.-11 de Enero de

1872.).
No pierde la pena su carácter de divisible, por componerse

de grados de varias penas, siendo exactamente aplicable a:
ella la disposicion del referido artículo (R. de C., núme-

ro 740.-11 de Enero de 1872.).
V. Aplicacion de la pena, Delito, Lesiones, Recurso de casa -

cion y Robo.
Premeditacion.-Siendo la premeditacion circunstancia consti-

tutiva del delito de robo, no puede apreciarse a la vez
como agravante del mismo (R. de C., núm. 771.-25 de

Enero de 1872.).
Prescripcion.—Es indudable que al hablar la ley de la prescrip-

cion de un delito, no puede menos de entenderse que ba-
bla de la accion para perseguirlo (R. de C., núm. 767.-

22 de Enero de 1872.).
V. Injuria.
Prevalerse del carácter público que tenga el calpa-

ble.-V. Disparo de un arma de fuego.
Prislop.-Ningun español ni extranjero puede ser detenido ni

preso sino por causa de delito, en virtud de auto motiva-
do de Juez competente; y la persona que hubiese sis.
do presa sin estos requisitos ó respecto de quien se decla-
rasen ilegítimos ó insuficientes los motivos del auto por
que lo fué, tiene derecho á reclamar del Juez que haya
dictado el auto una indemnizacion proporcionada al daño
causado, pero nunca inferior á 500 pesetas, segun se de-
. termina en los artículos 2, 4 y 8 de la Constitucion del

Estado (R. de C., núm. 853.-26 de Febrero de 1872.).

V. Detencion.
Prision arbitraria.--La Sala sentenciadora al declarar autor

del delito de prision arbitraria y penar al Alcalde que po-
ne preso al condenado por él en juicio de faltas á ocho
dias de arresto, no obstante de haberle admitido la apela-
cion para ante el Juzgado correspondiente, sin haber
causa de delito di auto motivado, ó en su caso con moti -
vos declarados insuficientes, no infringe las disposiciones
legales que quedan señaladas, ni comete el error de dere-
cho á que se refieren los casos 1.,3.° y 5.', art. 4.° de la
ley de 18 de Junio de 1870 (R. de C., núm. 853.—20 de

Febrero de 1872.).
Procedimiento.-Las alegaciones que tienden á probar la in-

289

ܪ

[ocr errors]

289

PÁGINAS.

[ocr errors]

fraccion del art. 13 de la ley sobre reforma del procedi-
miento son agenas del recurso en el fondo, cuyo objeto ex-
'clusivo es reclamar la violacion de una ley sustantiva y
penal (R. de C., púms. 805 y. 844.—7 y 22 de Febrero
de 1872.),

179 y 266 Procesado.-V. Citacion. Provocacion.-Cuando respecto del recurrente no medió en el

hecho frase ú acto alguno que pudiera indicar provoca-
cion, no es admisible el recurso fundado en el error de
no apreciar dicha circustancia atenuante (R. de C., nú-
mero 877.7 de Marzo de 1872.).

342 No puede estimarse á favor del procesado por lesiones la cir

cunstancia atenuante de provocacion, cuando el hecho en.
que se pretende hacerla consistir, no es intencional di
deliberado, ni se dirigió á causar irritacion ó estímulo de
obra ó de palabra en su persona que excitase su enojo (R.
de C., núm. 892.-12 de Marzo de 1872.).

376 -Si á pesar de no ser provocacion, debió sin embargo tal acto

influir como estímulo poderoso en el procesado por el
perjuicio que con que él se causaba en su propiedad, por
más que no fuese ejecutado con voluntad de ofender; la
Sala sentenciadora, al admitir este estímulo poderoso co-
ino circunstancia atenuante, lace la justa y legal distin-
cion, no confundiéndola con la de provocacion, que no
puede sostenerse legalmente (R. de C., núm. 892.--12 de
Marzo de 1872.).

376 Prueba.-No es prueba de convencimiento moral la dé testigos

fidedignos y confesion del procesado, la cual constituye,
con la aplicacion de las disposiciones del Código refor-
mado, la evidencia moral de la ley 12, tít. 14 de la Parti-

da 3." (R. de C., núm. 760.--18 de Enero de 1872.).
Para los efectos de la casacion criminal se entienden que-

braptadas las formas esenciales del procedimiento, segun
el caso 2.o del art. 5.° de la ley de 18 de Junio de 1870,
cuando las partes no hayan sido citadas para alguna dili-
gencia de prueba (R. de C. en S. de M., núm. 837.-19
de Febrero de 1872.).

246 Es jurisprudencia inconcusa establecida por repetidas decisio

nes del Tribunal Supremo, que la alegacion sobre el va-
lor de la prueba no es motivo de casacion criminal, porque
la infraccion del art. 12 de la ley sobre reforma del proce-
dimiento no es de las comprendidas en ninguno de los ca-
sos del art. 4.° de la ley de 18 de Junio de 1870 (R. de
C., núm. 897. – 14 de Marzo de 1872.).

386 Cuando el recurrente se concreta á examinar y combatir la

prueba relativa á los indicios que la Sala estima para dar por probados los hechos que consigna como tales, contra"riando el precepto legal que sirve de base á-la casacion,

PÁGINAS.

el recurso adolece de un defecto sustancial de forma que
se opone á su admision (R. de C., núm. 897-14 de

Marzo de 1872.).
Proeba indiciaria.- V. Lesiones.

386

Quintas.-Los expedientes de quintas son de naturaleza civil

(R. de C., núm. 894.-13 de Marzo de 1872.). V. Falso testimonio.

380

R.

173

[ocr errors]

Ratificacion.-V. Testigos.
Rebelion.-Segun los artículos 184 del Código penal de 1850 y

259 del reformado vigente, los delitos particulares come-
tidos en una rebelion ó sedicion ó con motivo de ellas se
castigan, respectivamente, segun las disposiciones de los
mismos Códigos (R. de C., núm. 802.—5 de Febrero de

1872.).
Recogida de armas.-V.--Alcalde.
Recurrente. -El art. 3.° de la ley de casacion se refiere sólo á

4. Jos que tienen derecho para interponer el recurso (R. de
C., núm. 753.- 16 de Euero de 1872.).

69 V. Recurso de casacion. Recurso de casacion.-Segun el caso 4.° del art. 4.° de la ley

para el establecimiento de los recursos de casacion en los
juicios criminales, éste sólo puede tener lugar cuando la
pena impuesta no fuere la que corresponda conforme á

las leyes (R. de C., núm. 726.—5 de Enero de 1872.). 15 En todos los casos en que la ley otorga el recurso de casacion

en los juicios criminales ha de partirse de los hechos
consignados y estimados como probados en la sentencia,
que son los que el Tribunal Supremo debe aceptar para
deducir si existe alguna infraccion de ley. No haciéndolo
así, el recurso es inadmisible (R. de C., núms. 727 y 729.
-8 de Enero de 1872.),

17 y 19 Cuando lejos de someterse á aquella prescripcion, se estable

cen hechos contrarios y gratuitos, suponiendo que el pro-
cesado obró en justa defensa, particular que se halla en
notoria contradiccion con lo ocurrido en el suceso, segun
se estima probado en la sentencia, el recurso no es admi-
sible legalmente (R. de C., núm. 729.-8 de Enero de
1872.),

19 Para que proceda el recurso de casacion, con arreglo á lo

dispuesto en el caso 3.o del art. 4.° de la ley sobre su, es-
tablecimiento en los juicios criminales, es necesario que
dados y admitidos los hechos consignados en la sentencia

« AnteriorContinuar »