Historia de las persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa desde la Edad Media hasta nuestros dias: (1017 p., [12] h. de lam.)

Portada
Imprenta y librería de Salvador Manero, 1864

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

Buen libro sobre las persecuciones religiosas.

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 662 - Montigni , el cual si en lo interior acabó tan cristianamente como lo mostró en lo exterior y lo ha referido el fraile que le confesó, es de creer que...
Página 826 - ... una parte las insignias y figura de condenado, y de la otra un letrero con su nombre; la cual estatua esté presente al tiempo que esta nuestra sentencia se leyere, y aquella sea entregada á la justicia y brazo seglar acabada de leer la dicha sentencia para que la mande quemar é incinerar.
Página 643 - En los negocios de rebeldes y herejes tengo solo á Juan de Vargas, porque el tribunal todo que hice para estas cosas no solamente no me ayuda, pero estórbame tanto que tengo mas que hacer con ellos que con los delincuentes; y los comisarios que he enviado á descubrir, ningun otro efecto hacen que procurar encubrirlos de manera que no puedan venir á mi noticia.
Página 16 - ... que no hay purgatorio, y que no hay necesidad de rezar por los difuntos, y que no son necesarias las obras, que basta la fe con el bautismo para salvarse, y que cualquiera...
Página 645 - ... á sus planes, ordenó sus escuadrones y no obstante su desventajosa posición, arremetió al enemigo. Cuerpo á cuerpo pelearon el de Aremberg y Adolfo de Nassau; ambos se atravesaron con sus lanzas, ambos cayeron exánimes, y los dos á un mismo tiempo y á muy corta distancia exhalaron envueltos en sangre el último suspiro. El tercio español, que no conocía el terreno, cayó en una emboscada que habían preparado los de Nassau, y fueron acuchillados muchos valientes españoles, entre ellos...
Página 855 - Por el paso en que estoy y por la cuenta que voy á dar á Dios, declaro y juro que he vivido siempre como fiel y católico cristiano; y de esto hago á Dios testigo : Y confieso a mi rey y señor natural y á todas las coronas y reinos que posee, que jamas fui sino fiel servidor y vasallo suyo ; de lo cual podrán ser buenos testigos el señor condestable de Castilla y su sobrino el Sr.
Página 822 - Esta es la justicia que manda hacer el Rey Nuestro Señor á este cruel tirano, é usurpador de la corona real; en pena de sus maldades é deservicios mandándole degollar por ellow.
Página 667 - Mas con esta noticia el principe de Orange que se hallaba muy prevenido en la frontera de Alemania, levantó el suyo y pasó el Rhin y el Mosa con once mil peones alemanes y seis mil caballos, internándose por Brabante, ansioso de socorrer á su hermano Luis, el sitiado en Mons. Diest, Tirlemont, Malinas, Termonde, le abrieron las puertas, Lovaina le...
Página 855 - Y por ser esta la verdad digo, que si muero en este reino y amparo de esta corona, ha sido á mas no poder y por la necesidad en que me ha puesto la violencia de mis trabajos , asegurando al...
Página 670 - Harlem un volumen entero. El encarnizamiento con que se peleaba era tal, que no se perdonaba á nadie la vida, y á todo el que se cogia de una parte ó de otra, no se tardaba en ahorcarle sino el tiempo necesario para cerciorarse de que era enemigo, lo que equivale á decir que se le ahorcaba en el acto. De esta ferocidad dieron los sitiados el primer ejemplo. Repetidas veces colgaron de las almenas los cadáveres de los españoles, insultando al mismo tiempo á los del campo con palabras provocativas....

Información bibliográfica