Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[graphic][merged small]

LIBRO VIGÉSIMO OCTAVO.

[graphic]

Introduccion del protestantismo en Francia.-Santiago Lefebre.-El obispo de

Meaux.-Relajacion del clero.--Condenacion del luteranismo por la Sorbona-Pavanet es quemado por luterano.-Persecuciones contra Berquin protegido por Francisco I.--Suplicio de Berquin.-Guillermo Farel.--Su entusiasmo y su fuga á Suiza.-Juan de Caturce.-Su ejecucion.

La introduccion del luteranismo en Francia data del año 1521, es decir, cuatro años despues de haber publicado Lutero en Wittemberg su tésis contra las indulgenicas, y el año mismo que compareció ante la dieta de Worms. Denomináronse en un principio estos sectarios luteranos ó reformados, dividiéndose despues en luleranos y sacramentarios, y recibiendo por último el nombre de calvinistas ó hugonotes, con que son mas generalmente conocidos en la bistoria.

La ciudad de Meaux fué la primera en donde se predicó públicamente la doctrina de la reforma. Distinguíanse dos predicadores

Tomo III.

48

[ocr errors]

en la propagacion de esta heregía: Santiago Lefebre y Guillermo Farel; el primero de setenta años de edad, pero lleno aun de actividad y energía; jóven el otro, decidido, ardiente y que segun atestiguan los escritores contemporáneos, llenaba plazas públicas y templos con la arrebatadora energia de su palabra.

Santiago Lefebre era natural de Etaples, pueblo de Picardía. Dotado de alta inteligencia y genio investigador, babia acrecentado el caudal de sus conocimientos por medio de largos é importantes viajes. De vuelta á Francia fue nombrado profesor de la universidad de Paris, y reunió en su aula numerosos discípulos. Sin embargo, los doctores de la Sorbona vigilaban con mirada inquieta la creciente reputacion del nuevo catedrático.

Guillermo Farel, uno de los discípulos que con mas avidéz escuchaban las lecciones de Lefebre, era natural de Gap y habia sido educado en la mas escrupulosa observancia de las prácticas de devocion; dia y noche, segun él mismo cuenta, se pasaba invocando á la Virgen y á los santos, guardaba fielmente los ayunos prescritos por la Iglesia católica, creia en la infabilidad del Papa y veia en los sacerdotes intermediarios de todas las bendiciones del cielo. Con semejantes ideas pueden comprender nuestros lectores el efecto que causarian en el alma de Farel las doctrinas de su maestro que destruian por su base todo el edificio de su creencia. La amistad unió, sin embarg), con estrecho lazo aquellos dos hombres, y Farel adoptó todas las ideas de Lefebre.

Vivia tambien en Meaux otro personaje de mas elevado rango que los animaba con su valimiento y sus consejos: era el obispo Guillermo Brizonnel, conde de Montbrun, antiguo embajador del rey Francisco I cerca de la Santa Sede, y partidario de la reforma, aunque sin querer separarse completamente de la corte de Roma.

Al llegar el obispo á su diócesis, habíase indignado a la vista de los desórdenes que en ella reinaban. La mayor parte de los curas disfrutaban las rentas de sus curatos, pero no cumplian con sus deberes; vivian generalmente en Paris gastando los bienes de la Iglesia en una vida no muy recomendable y enviaban en su lugar á pobres sacerdotes que carecian de la suficiente instruccion para desempeñar debidamente su cargo.

Trató Brizonnet de poner término á aquellos escándalos, pero consiguió tan solo que le formasen una causa ante el metropolitano. Entonces el obispo volviéndose á los hombres que no pertenecian al

« AnteriorContinuar »