Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de ley de anmistia la mas lata, a partir desde la conclusion de la guerra civil. Ya es tiempo de que la patria abra sus brazos á muchos de sus desventurados hijos que la habian servido con lealtad, que habian derramado su sangre ó prestádole otros sacrificios que hoy lloran en la emigracion, volviendo incesantemente sus ojos bácia el pais natal que jamas se olvida, y cuya memoria se mira en el desliero, como el único consuelo y la única ocasion de los proscritos....."

«El gobierno condena de la manera mas clara y mas abierla los estados de sitio, las medidas escepcionales y las consecuencias que producen; y dispuesto está por su parte las disposiciones que aseguran no vuelvan á repelirse tales abusos y la. les escándalos, en mengua y baldon de las instituciones que nos rigen, de los sentimientos de humanida: que deben animarnos.»

« El ministerio respetará la libertad de imprenta que sanciona la Constitucion, y bará que las leyes que la arreglan y dirigen sean por todos acatadas; y por último, se dedicará con afan al fomento y mejor organizacion de la milicia ciudadana, porque ca ella mira una institucion protectora, y una sólida garantia de los demas derechos......

« Procurará con el mayor cuidado fomentar el crédito de la nacion por todos los medios á propósito, y principalmente por la religiosa y puntual observancia de todos sus contratos,»

Despues de otros párrafos relativos a la venta de los bienes nacionales; al pago de los acreedores del eslado; á la presentacion de proyectos de leyes orgánicas; á la forinacion de códigos y á nuestras relaciones diplomáticas, concluyó así el discurso.

Estos son, señores diputados, nuestros principioz; esta es nuestra carrera politica, y este es el rumbo que nos proponemos seguir. Nos fallan sin duda talentos; nos faltan medios; pero en cambio nos sobra voluntad, nos sobra corazon, y á las veces, lambien con el corazon se piensa, y siempre con él se vencen los obstáculos que el destino ó los esfuerzos encontrados, ofrecen á las grandes miras. Ilemos hecho esta profesion de fé, por acomodarnos á una costumbre generalmente seguida; pero hubicramos querido mas bien remitirnos por ahora al silencio, dejar

al liempo que nos revelara, y hablar al mundo con la elocuencia de los hechos que es la mas eficaz y persuasiva.»

Para acometer nuestra empresa, y para acomelerla con el ardor y confianza que vive en nosotros, hemos contado ante todo con la cooperacion mas eficaz del congres:) y del Senado. So levanta , señores una nueva l;andera; bandera de justicia, buna dera de union, bandera de reformas, bandera en que está escrito el nombre de la patria, cl nombre del pueblo á que debemos cone sagrarnos; y al rededor de esla bandera sc agruparán los representantes de este mismo pueblo, y se agruparin los españoles lodos para levantar esta nacion a la alta importancia de que gozó algun dia, y hacerla figurar con csplendor y lustre entre las naciones mas libres y felices, ,

El discurso que pronunció el presidente del consejo en el Senado, fué imus breve y no tan esplicito sobre muchos puntos. Nada dijo de que el principio de conducta que se proponía el gobierno, partia de la máxima de que en los sistemas representativos el Rey reinta y no gobierna; nada de los eslados de silio que en el olro cucrpo colegisla lor sc habia herido de avalema; vada de la nueva bandera que se levantaba, bandera de justicia, bandera de uniro y de reformas. Sus dos alocuci...ez fueron vidas con grandes muestras de aprobacion, y hasta de entusias. mo, en va:is pasages; sobre todo, cl relalivo á framuistia.

En la sesion del 20 leyó el presidente del consejo tres proyectos de: ley, el primero de los cuales cra relativo á la amnistia. Se concedia esta amplia ,sin escepcion ningun:1, i cuantos hubiesen sido ó pudiesen ser procesados , ó so lrubiesen cspalriado á consccuencia de los acontecinientos políticos ocurridos en la Pewinsula é islas Adyacentes desde el 4 de juli, de 1810 hasla cl 15 de mayo de 1813, ó por cualquier otro he::ho, tambien de cá. racter político, que hubese tenido lugar durante el mis:no periodo.

En virtud de esta medida debian) ser puestos eu libertad con derecho de trasladarse á donde mejor les conviniesc, los presos ó confinados que por cualquiera de las causas ya espresadas esluviesen cumpliendo sus condenas; sobreseyéndose asimismo, en las causas que se hallasen aun pendientes.

Quedaban en plena libertait de restituirse ii España los es: pat riados, sin que á cstos, ni á los procesados, ni á los que cstuviesen sufriendo condenas, pudiese perjudicarles en ningun sentido la cspalriacion, las causas y las condenas que les huviesen impuesto, alzándis, los embargos de sus bines y quedando sin cfecto las declaraciones judiciales ó de cualquiera olro género, quc contra ellos se hubiesen pronunciadlo.

Los militares a quienes comprendiese aquella ley debian recobrar sus grados, empleos y condecoraciones, y podrian ser empleados activamente por el gobierno. Los demas cmp.cados debian recobrar asimismo sus honores, condecoraciones, derecho á cesantia y demas propios á las clases pasivas, y podian del mismo modo que los militares, ser emplea los activamente por el gobierno.

Tal era el proyecto de ley, precedido de una clocuente y sentida esposicicion en que se manifestaban y esplicaban sus molivos. ¡Amnistía! ¿Quién podia resistirsc i la fuerza de esla voz tan solemnemente pronunciada en el seno del Congres? st quo corazon bien hecho, no debian de halagar las palabra : de olvido, de indulgencia, de reco.icialiacion entre hermanos, y sobre todo la imagen de la patria tendiendo los brazos á lysproscriptos que gemian lejos de su seno? Tuvo, pues, este proyecto de ley un cco prodigioso, tanto dentro como fuera del Congreso. Los hombres, sin embargo, de cierta prevision, que no se dejan arrebatar fácilmente del primer impetu del enlusiasmo, quc examinan las cosas por sus diversos lados, se preguntaban si con tantos elemen. los de discordia, con tantos enemigos de la Regencia, con el convencimiento de los tiros que se asestaban contra ella en paises estranjeros, era prudente añadir puovo pabulo al fuego que ya ardia. Era ya pública una coalicion. ¿Y contra quien, contra qué, peleaban las diserentes fracciones ó entidades de que se componia? ¿Vendrian los emigrados de fuera á ponerse de parte del Regenle? Ademas, una porcion de estos einigrados se hallaban en paises estranjeros por su gusto, por su librc eleccion, sin que ningun cargo se hiciesc contra ellos, sin hallarse bajo el peso de ninguna acusacion, sin que pudiesen tener motivo alguno

de temor por sus personas. Otros muchos que pertenecian i su partido, que se habian dado á co:ocer como ellos por sus princi. pios y opiniones, habian permanecido en España, sin que se los persiguiese ó molestase para nada. ¿Qué cra, pues, su residencia allí mas que una lácita declaracion de hostilidad, de participacion en los planes que tendian á la destruccion de la Regencia? Hé aquí porque el proyecto de amnistia pareció a muchos impolítico, y á no pocos en aquel conflicto de animosidades y pasiones, hasta sospechoso.

En la sesion del 19 de mayo se leyó, suscrita por el señor Olózaga, la proposicion siguiente:

«Pedimos al Congreso, se sirva dirijir al Regente del reino un mensaje en que respetuosamente se le manifieste la cordial satisfaccion con que el Congreso ha recibido el proyecto de ley de amnistía, y la segura esperanza de que con este motivo crce debe manisestar á S. A. de verle rigiendo los destinos de la Es. paña hasta el 10 de octubre de 1844, scgun el bien del pais lo exige, y conforme en un todo con las condiciones esenciales de un gobierno parlamentario.»

Apoyada hábilmente esta proposicion por el primer firmante, fué tomada en consideracion en volacion nominal, por 126 contra 5.

Puesta en seguida á discusion, fuú aprobada en los mismos términos por 129 contra 1.

Acto continúo sc leyó la siguie:te proposicion del Sr. Quin10. «Pido que sin pasar á las secciones, sirva de mensaje á S. A. el Regente del reino, la proposicion que acaba de aprobarse. »

Apoyada esla proposicion por su autor fué tomada en cousideracion, y aprobada sin discusion por el método ordinario. En sc. guida se nombró la comision que debia poner el mensaje ei manos del Regente.

¿Por qué esta prisa y precipitacion? Los dos decretos que se leyeron acto conlinúo, van ii darnos la respuesta.

Por el primers admitia cl Regente la renuncia que habian hecho de sus respectivos cargos los Sres. D. Joaquin Maria Lopez, ministro de Gracia y Justicia, presidente del consejo; don

Mateo Miguel de Ayllon, ministro de Hacienda; D. Francisco Serrano, ministro de la Guerra, y D. Fermin Caballero, ministro de la Gobernacion de la Península. Estaba refrendado el decreto por el Sr. Frias, ministro de Marina, y tenia la fecha del mismo dia 19 en que aquella sesion se celebraba.

Por el segundo nombraba el Regente á D. Alvaro Gomez Becerra, ministro de Gracia y Justicia y presidente del consejo, por renuncia de D. Joaquin Maria Lopez que desempeñaba di

chos cargos.

Asi el Congreso de los diputados enviaba un mensage de felicitacion al Regente por un proyecto de ley, en el mismo acto de estar exonerado el ministerio que le habia presentado y que debia apoyarle, cuando no se sabia si seria adoptada su idea por los ministros sucesores. Digamos mas bien, que fué este mismo conocimiento que ya se tenia de la exoneracion de los ministros, lo que dió impulso a la medida del mensage.

Lo que significaba este paso, cualquiera podia fácilmente adivinarlo. Si podia quedar alguna duda, la disipo fácilmente el Sr. Uzal presentando en la mesa la proposicion que sigue.

« Habiendo sido admitida por S. A. el Regente del reino la dimision

que de sus cargos respectivos han hecho los Sres. don Joaquin Maria Lopez, D. Fermin Caballero, D. Joaquin de Frias, D. Mateo Miguel de Ayllon y D. Francisco Serrano, pido al Congreso, se sirva declarar que dichos señores han obtenido hasta el último momento de su permanencia en el poder, la confianza del Congreso de los diputados.»

Apoyada la proposicion por su autor fué tomada en consideracion, y aprobada nominalmente por 114 contra 3.

¿Cómo las cosas habian llegado á tan fatal estremidad? ¿Por qué habia renunciado á su cargo el ministerio Lopez? En su programa al Congreso habia este proclamado con solemnidad, que el Rey reina, pero no gobierna. Estaba muy en voga en aquella sazon este principio, que a cada paso repetian los hombres de la oposicion, que se preciaban de parlamentarios. Tomada en su rigor dicha teoría ó máxima, puede conducir hasta á un absurdo; mas la sana lógica la esplica. Que en un sistema represen.

55

TOMO IV.

« AnteriorContinuar »