Imágenes de páginas
PDF
EPUB

lerías, en donde se admitirá á los hombres, sin distincion de personas; pero no á las mujeres, de cualquiera clase que sean.

5.° La primera division de la galería baja, á la derecha del dosel, se reservará para el Cuerpo diplomático.

6.° La inmediata, ó sea la del centro, está destinada á los empleados en la taquigrafía, y la siguiente para los Oficiales de la guardia.

7. Cuando el Sr. Presidente prevenga que va el Congreso á quedar en sesion secreta, el Comandante de la guardia mandará retirar las centinelas de las galerías, reconociéndolas

por si mismo para asegurarse de no quedar en ellas persona alguna. Colocará centinelas en todos los parajes por donde puedan oirse las discusiones, a distancia competente para impedir que puedan oirlas; y ejecutado esto, dará parte al Sr. Presidente.

8.o Cuando se concluya la sesion secreta, y lo mismo al concluirse la pública, se presentará á tomar la orden del Sr. Presidente en el salon.

9.o A la entrada y salida del Sr. Presidente, se formará la guardia con armas al hombro, sin toque de caja, segun se ha practicado.

10. A la Regencia del Reino se le hará los honores de Infante de las Españas cuando venga en cuerpo á las Córles, ó pase por delante de esta guardia. Al Presidente de la Regencia se le harán los mismos que se ha acostumbrado á hacer al de las Córtes.

11. Los mismos honores que al Sr. Presidente, se harán al Coronel del Cuerpo, segun que tambien se ha practicado, sin que se hagan á ninguna otra persona.

12. Las centinelas de las boca-calles impedirán el paso á toda tropa armada que marche con caja ó sin ella á las horas de sesion.

13. Las mismas centinelas impedirán el paso por las inmediaciones del salon á las caballerías, carruajes y tropel de gente durante las sesiones.

14. El Comandante de esta guardia no la retirará del puesto, ni disminuirá su fuerza, sin órden expresa del señor Presidente.

15. Tampoco hará entrega del puesto durante las veinticuatro horas de servicio á otra tropa de su mismo Cuerpo, ni de ninguno otro, sin que el Sr. Presidente le comunique anticipadamente la orden de ejecutarlo.

16. No se suprimirá, añadirá ni alterará nada de estas órdenes, sin que preceda la anuencia ú órden del Sr. Presidente.) Para

que todo se cumpliera puntualmente, mandaron además las Córtes que así se expresase en pliegos firmados

por el Sr. Presidente y uno de los Sres. Secretarios, fijados en tablillas en los sitios que respectivamente ocupaban los insinuados Cuerpos, segun habia indicado la propia Comision.

Por la conexion que tiene con lo relativo á la guardia, parece este el lugar más adecuado para decir algo acerca del ceremonial de las Córtes.

En la sesion pública extraordinaria celebrada el 28 de Marzo de 1814, en el edificio de los Caños del Peral, y con motivo del regreso á España del Rey D. Fernando VII, acordaron á propuesta del Sr. Rodriguez Olmedo, que se cantara el dia 30 del mismo mes un solemne Te-Deum en la parroquia de Santa Maria (situada entonces al final de la calle Mayor, en el sitio que hoy ocupa la última manzana de casas frente al edificio llamado Los Consejos, y en el cual tiene aún sus oficinas el de Estado) con asistencia del Congreso y de la Regencia; resolviendo además que la Comision nombrada para informar sobre las solemnidades con

que se habia de celebrar el aniversario del 2 de Mayo, dictaminase sobre las que convendria adoptar en vista de las diferentes proposiciones presentadas por los Sres. Diputados para solemnizar asimismo la noticia de hallarse el Rey en territorio español.

La Comision presentó su dictámen en la sesion pública del dia siguiente 29, aprobando las Córtes, que por primera vez, desde que estaban en Madrid, iban á concurrir á un acto público, las siguientes reglas:

1.a Las Córtes estarán reunidas en su salon á las once de la mañana, para cuya hora se citará á la Regencia para que venga á unirse con las Córtes.

2. Estas se dirigirán por las calles del Arenal y Mayor á la iglesia de Santa Maria, para que el leal y honrado pueblo de Madrid disfrute de la agradable vista del Congreso, á quien tan sinceramente ama, y ve por primera vez en público.

3. La tropa se tenderá por toda la carrera y un competente destacamento de caballería abrirá el paso al Congreso.

4. Se harán tres salvas; una á la salida de éste, otra á su entrada en la iglesia, y la tercera al entonar el TeDeum.

5. Los Sres. Diputados asistirán con el vestido que previene el reglamento para estos casos.) Con este motivo, y previendo la Comision

que

habian de ser muy frecuentes los casos en que el Congreso ó alguna Diputacion suya saliera en público, hizo presente la necesidad de que se estableciera la etiqueta con que hubiera de verificarse, teniendo para ello presentes algunos trabajos hechos por la Junta de ceremonial de Córtes, creada como ya se dijo en la Introduccion de esta obra durante el gobierno de la Central.

El Congreso acordó que la misma Comision redactara el ceremonial indicado, y así lo verificó, aprobándose en las sesiones secretas de los dias 4, 5, 14 y 18 de Abril lo siguiente:

«Las Córtes tendrán seis maceros, que usarán el mismo modelo de trajes que los del Ayuntamiento de Madrid, siendo dichos trajes de paño de grana y llevando en las capas bordado el Escudo de Armas que usan las Córtes en su sello, y poniéndose en las mazas, que deberán ser de plata, el mismo Escudo.

Dos maceros estarán siempre á la puerta del salon de Córtes durante las sesiones, los cuales precederán al señor Presidente hasta la barandilla, cuando entre en el salon, y le irán á recibir cuando salga, concluida la sesion, precediéndole hasta la puerta del edificio.

Siempre que entre á jurar algun Sr. Diputado, ó se haya de presentar al Congreso alguna Corporacion ú otra persona, dos maceros llegarán hasta la barandilla á recibir á los Sres. Secretarios, que salgan á encontrar al Sr. Diputado, Corporacion ó la persona que sea, y volverán hasta la misma barandilla, precediendo á aquellos.

Cuatro maceros irán delante de toda Diputacion de Córtes que saliere del Congreso, ya sea para los casos prevenidos en la Constitucion y Reglamento para el gobierno interior de las mismas, ya sea para algun otro caso extraordinario.

Dos Secretarios serán siempre individuos de toda Diputacion que saliere del Congreso.

Los Sres. Diputados usarán de vestido de sério, de paño negro, media negra, y espada en todos los actos que vayan de Diputacion. Los Diputados que tuvieren uniforme deberán usarlo para asistir á los referidos actos.

La Diputacion de Córtes irá en coches tirados cada uno por dos mulas 1 á Palacio, haciéndose libreas para que como propias de las Córtes las usen los cocheros y lacayos en los casos que se ofrezca, y la Comision interior del Congreso facilitará los coches de particulares que se necesiten para conducir á la Diputacion á Palacio.

El Rey recibirá á la Diputacion debajo del dosel en el salon de Embajadores, en donde esperarán los Diputados, sentados hasta que salga el Rey; entonces se levantarán, harán una profunda reverencia y se sentarán inmediatamente despues que se siente S. M.

Si ocurriese el caso de ir el Presidente de las Córtes á Palacio, deberá ir con silla de mano y subirá en ella hasta donde subia el antiguo Presidente de Castilla.))

Tambien propuso la Comision de ceremonial que seria muy decoroso

que siempre que la Diputacion de Córtes hubiera de ir á Palacio fueran delante los maceros tambien en coche, y detrás de la Diputacion dos porteros de las Córtes, los cuales debian ir siempre detrás de la Diputacion cuando saliese del Congreso para cualquier acto; ; pero sobre este punto quedó autorizada la Comision para

1 En la sesion secreta de 4 de Abril de 1814 la Comision de ceremonial propuso que los coches fuesen tirados por seis mulas; pero à esto se opusieron algunos Sres. Diputados, por lo cual se mandó volver la propuesta a la Comision, para que, con presencia de las observaciones hechas en la discusion y demás noticias que pudiera adquirir, presentase de nuevo su dictámen, como lo verificó en la sesion secreta del 14, suscitandose de nuevo discusion sobre este punto.

No consta de las actas los argumentos ó razones que respectivamente expusieron los oradores que tomaron parte en la discusion; y aun á primera vista parece pueril que las Cortes en aquellas circunstancias consumieran su tiempo en debates de esa especie; pero, para juzgar de ese hecho, es preciso tomar en cuenta que por Pragmaticasancion en fuerza de ley dada en San Lorenzo á 9 de Noviembre de 1785, promulgada en Madrid el 11 del mismo mes, se prohibió que persona alguna, de cualquier clase y condicion que fuera, exceptuando las Casas y sitios Reales, «pudiera usar y traer en los coches

, berlinas y demas carruages de rua, mas de dos Mulas o Caballos dentro de los pueblos, como tambien en los paseos interiores o en otros públicos y frequentados de los mismos pueblos, que señalaren las Justicias, con las distancias á que llegare la prohibicion

, empezando esta cumplidos dos meses, contados desde el dia de la publicacion Usar, pues, dentro de los pueblos trenes con más de dos mulas ó caballos era signo de realeza

, por donde se explica aquella discusion en las Cortes de 1814, y cuando ya es

de esta Pragmática.»

taba en España Fernando VII.

« AnteriorContinuar »