Cancionero vasco: poesías en la lengua euskara reunidas en coleccion, ordenadas en séries, y acompañadas de traducciones castellanas, juicios críticos, noticias biográficas de los diversos autores, y observaciones filológicas y gramaticales, Volúmenes1-3

Portada
J. Osés, 1878
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 63 - ... que muero. Filis un tiempo mi dolor sabía ; Filis un tiempo mi dolor lloraba ; quísome un tiempo ; mas agora temo, temo sus iras. Así los dioses con amor paterno, así los cielos con amor benigno, nieguen al tiempo que feliz volares nieve a la tierra. Jamás el peso de la nube parda cuando amanece en la elevada cumbre, toque tus hombros ni su mal granizo hiera tus alas.
Página 57 - Veinte, diez y nueve, diez y ocho, diez y siete, diez y seis, quince, catorce, trece, doce, once, diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno.
Página 62 - Dulce vecino de la verde selva, Huésped eterno del abril florido, Vital aliento de la madre Venus, Céfiro blando: Si de mis ansias el amor supiste, Tú, que las quejas de mi voz llevaste, Oye, no temas ya mi ninfa dile, Dile que muero. Filis un tiempo mi dolor sabía, Filis un tiempo mi dolor lloraba: Quísome un tiempo, mas agora temo, Temo sus iras.
Página 51 - Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete Ocho Nueve Diez Once Doce Trece Catorce Quince Diez y seis Diez y siete Diez y ocho Diez y nueve Veinte...
Página 97 - ... libertades no las honran y fecundan, y Dios, sin duda, queriendo fecundar y honrar las tuyas, las libertades les guarda y les envía las lluvias. II Madre España, madre España, yo he cruzado tus llanuras de Portugal, de Castilla, de Aragón, de Extremadura, de Toledo, de Valencia, de Andalucía y de Murcia, y de las cuatro estaciones que durante el año turnan, en tres las he visto tristes y desoladas y mustias, porque Dios, que les ha dado cielo azul, tierra fecunda y anchurosos horizontes,...
Página 41 - Por muchos siglos siguieron enseñando los descendientes de aquellos bravos montañeses la roca que Roldan, desesperado de verse vencido, tajó de medio á medio con su espada, sin que su famosa Durindaina ni se doblara ni...
Página 69 - Gobernador juntar cuanta gente pudo; y todo esto no íué por otra cosa, salvo por destruir á Guipúzcoa; y salió el dicho Gobernador de Pamplona con gran gente un dia Domingo víspera de Santa Cruz, que era la gente sin cuenta, y partieron el dicho dia de Santa Cruz y anduvieron recogiendo la gente toda la semana hasta que se juntaron de Navarra, y Gascones y Franceses setenta mil combatientes...
Página 39 - ¿Qué se habían hecho los ofrecimientos y compromisos de Ben Alarabi? ¿Es que se arrepintió de su obra al ver á Carlos presentarse, no como auxiliar, sino con el aire y ostentación de quien va á enseñorearse de un reino? ¿O...
Página 27 - En las secas llanuras los romanos están, y bosques y cavernas la montaña nos da. VI Apostados estamos en muy fuerte lugar y ánimo inquebrantable tenemos cada cual. VII Las armas, siendo iguales, no tememos lidiar, pero en nuestras artesas suele faltar el pan.

Información bibliográfica