Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors]

و اثر را در فر زه را به بهار

: مرد

41 * 1 :: ::

[ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors]

EN QUE MANDA LA OBSERVANCIA DEL CONCILIO. 89

s} , biz 179 y 1 e illerinde bir it

ri!!! Did liitti 17,14WD

1

[ocr errors]

!

Don Phelipe , por la gracia de Diok Rey de Castilla , de Leon

; die Aragor de las dos sietas ; de so

[ocr errors]

de

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

,

Sicilias rusalen, de Navarra , de Granada', de Toledo , de Valencia , de Galicia , de Mallorca , de Sevilla, Cerdeña, de Córdoba , de Córcega , de Murcia , de Jaen , de los Algarbes , de' Algecira ,' de Gibraltar, de las Islas de Canaria , de las Indias , Islas y tierrra firme del mar Occeano, Conde de Flandes, y de Tirol, etc. Al Serenisimo Principe don Carlos , nuestro muy caro y muy amado bijo: E á los Prelados, Cardenales, Arzobispos y obispos, y á los Duques, Marqueses, Condes, Ricos-homes, Priores de las Ordenes, Comendadores, y Subcomendadores, y á los Alcaydes de los castillos, y casas fuertes y, llanas, y á los del nuestro Consejo, Presidentes y Oidores de las nuestras Audiencias, Alcaldes, Alguaciles de la nuestra Casa y Corte, y Chancillerías, y a todos los Corregidores, Asistente, Gobernadores , Alcaldes mayores y ordinarios, y otros jueces y justicias qualesquier de todas las ciudades, villas y lugares de los nuestros reynos y señoríos, y á cada uno y qualquier de vos en vuestra jurisdicion, á quien esta nuestra carta fuere mostrada, salud y gracia: Sabed que cierta y notoria es la obligacion que los Reyes y Principes cristianos tienen a obedecer, guardar y cumplir, y que en sus reynos, estados y señoríos, se obedezcan, guarden y cumplan los decretos y mandamientos de la santa madre Iglesia , y asistir , y ayudar, y favorescer al efecto y execucion, y á la conservacion de ellos, como hijos obedientes y protectores, y defensores de ella, y la que ansimismo por la misma causa tienen al cumplimiento y execrcion de los Concilios universales, que legitima y canónicamente con la auloу

y ridad de la santa sede Apostólica de Roma han sido convocados y celebrados. La autoridad de los quales Concilios universales fue siempre en la iglesia de Dios de tanta y tan grande veneracion, por esiar y representarse en ellos la iglesia Católica y universal, y asistir a su direccion y progreso el Espíritu Santo. Uno de los quales Concilios ha sido, y es, el que últimamente se ha celebrado en Trento, el qual primeramente á instancia del Emperador y Rey mi señor, despues de muchas y grandes dificul

y lades, fue indiclo y convocado por la felice memoria de Paulo III. Pontífice Romano, para la extirpacion de las heregias y errores que en estos tiempos en la cristiandad tanto se han extendido, y para la reformacion de los abusos, excesos y desórdenes de que tanla necesidad habia. El qual Concilio fue en vida del dicho Pontífice Paulo III. comenzado. Y despues con la autoridad y buena memoria de Julio III. se prosiguió, y últimamente con la autoridad y bulas de nuestro muy santo Padre Pio IV. se ha continuado y proseguido hasta se concluir y acabar, en el qual intervinieron y concurrieron de toda la cristiandad, y especialmente de estos nuestros reynos, tantos y tan notables Perlados, y otras muchas personas de gran doctrina, religion y exemplo. Asistiendo asimismo los Embajadores del Emperador nuestro lio, y nuestros, y de los otros reyes y principes, repúblicas, y potentados de la cristiandad, y en él con la gracia de Dios, y asistencia del Espíritu Santo se hicieron en lo de la fe y religion tan santos y tan católicos decretos: y ansimismo se hicieron y ordenaron en lo de la reformacion, muchas cosas muy santas, y muy justas, y muy convenientes, y importantes al servicio de Dios nuestro señor y bien de su iglesia, y al gobierno y policia eclesiástica. Y agora habiéndonos su Santidad enviado los decretos

у del dicho santo Concilio impresos en forma auténtica : Nos como católico Rey, y obediente y verdadero hijo de la iglesia, queriendo satisfacer y corresponder a la obligacion en que somos, y siguiendo el exemplo de los reyes nuestros antepasados de gloriosa memoria, habemos aceptado y recebido, y aceptamos y recebimos el dicho sacrosanto Concilio, y queremos que en estos nuestros reynos sea guardado, cumplido y executado, y daremos y prestaremos para la dicha execucion y cumplimiento, y para la conservacion y defensa de lo en el ordenado nuestra ayuda y favor: interponiendo á ello nnestra autoridad

[ocr errors]

.

[ocr errors]

de lo ordenado

y brazo real, quanto será necesario y conveniente. Y así encargamos y mandamos á los arzobispos,
obispos, y á otros Perlados, y á los generales, provinciales, priores, guardianes de las órdenes, é á
todos los demas à quien esto toca é incumbe, que hagan luego publicar, é publiquen en sus iglesias,
districtos y diócesis, y en
diócesis, y en las otras partes y lugares do conviniere el dicho santo Concilio,

dicho santo Concilio, y lo guarden
y cumplan , y bagan guardar y cumplir, p.executar con el cuidado, zelo y diligencia que negocio tan
de servicio de Dios, y bien de su iglesia requiere. Y mandamos á los del puestro consejo , presidentes
de las nuestras audiencias, y á los gobernadores, corregidores, é á otras cualesquier justicias, que dén
y presten el favor y ayuda que para la execucion y cumplimiento del dicho Concilio, y
en él será necesario, y Nos ternemos particular cuenta y cuidado de saber, y enlender como lo suso-
dicho se guarda, cumple y executa, para que en negocio que tanto importa al servicio de Dios, y bien
de su iglesia, no haya descuido ni negligencia. Dada en la villa de Madrid á doce dias del mes de julio,
de M. D. LXIV. años. Yo el Rey: Yo Francisco de Eraso, secretario de su Magestad Real la fice es-
crebir por su mandado. Juan de Figueroa, El licenciado Vaca de Castro, El Doctor Diego Gasca, El
Doctor Velasco, El licenciado Villagomez, El licenciado Espinosa, El licenciado Gomez de Montalvo!
Registrada, Martin de Vergara. Martin de Vergara por Chanciller (a).
as , .'1011;

wit apien

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

Pa

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

BULA CONVOCATORIA

DEL SAGRADO, ECUMÉNICO Y GENERAL CONCILIO DE TRENTO,

EN EL PONTIFICADO DE PAULO III.

[merged small][ocr errors]
[ocr errors]

Paulus episcopus', servus servorum Dei, ad fu- Paulo obispo, siervo de los siervos de Dios, turam rei memoriam Initio nostri hujus Pontifica- para perpélua memoria. Considerando ya desde los tus, quem non ob merita nostra, 'sed propter suam principios de nuestro pontificado, que no por mémagnam bonitalem Dei omnipotentis providentia rito alguno de nuestra parte, sino por su gran bonnobis commisit; cernentes' jam tum in quas per- dad, nos consió la providencia de Dios omnipoten

' turbationes lemporum, quotque incommoda rerum te, en qué tiempos tan revueltos, y en qué circunsferè omnium nostra Pastoralis sollicitudo, el vigilia tancias tan críticas para todos los negocios se habia esset vocala ; (opiebamus quidem mederi Christia. elegido nuestra solicitud y vigilancia pastoral; denae Reipubl. malis, quibus illa jamdudum vexata, seábamos por cierto aplicar remedio a los males que et propemoduni oppressa est (1); sed ipsi etiam, por lanto tiempo ban afligido, y casi oprimido la ut homines, circumdati infirmitate, ad tantum onus república cristiana : mas Nos, cercados tambien, tollendum impares vires 'nostras esse sentiebamus. como hombres, de nuestra propia enfermedad, comNam cum pace opus esse intelligeremus ad libe- prehendiamos que nuestras fuerzas eran insuficienrandam, el conservandam a plurimis impendenti- tes para sostener tan grave peso. Pues conociendo bus periculis Rempublicam, omnia invenimus odiis, que se necesitaba de paz, para libertar y conservar et dissensionibus plena , dissentientibus praesertim la república de tantos peligros como la amenazaPrincipibus iis inter sé, quibus summa rerum pene ban; veíamos por el contrario, que todo estaba omnis a Deo permissa esi (2). Cum unum ovile, et lleno de ódios y disensiones, y en especial, opuesunum Pastorem Dominici esse gregis, ad integri- los entre si aquellos Principes á quienes Dios ha latem Christianae religionis, et ad caelestium bo- encomendado casi todo el gobierno de las cosas. Horum spem in nobis confirmandam, necessarium Porque teniendo por necesario que fuese uno solo el

' duceremus; schismatis, dissidiis, haeresibus erat aprisco, y uno solo el pastor de la grey del Señor, Christiani nominis divulsa jam pene, et lacerata para mantener la unidad de la religion cristiana, y unitas. Cum tulam', 'atque munilam ab infide- confirmar entre los hombres la esperanza de los lium armis, atque insidiis Rempublicam opta- bienes celestiales; se hallaba casi rota y despedazaremus, nostris erralis, nostraque cunctorum cul- da la unidad del nombre cristiano por los cismas, pa, Dei videlicet ira peccalis nostris, imuninen- disensiones y heregias. I deseando Nos tambien que te, Rhodus fueral amissa, llungaria vexala , con estuviese prevenida y asegurada la república contra ceptum et meditatum contra Italiam, contraque las armas y ascchanzas de los infieles; por los yerAustriam, et'Illyricum terra, marique bellum: ros y culpas de todos nosotros', y descargando la irą cum impius', et immitis hoslis 'noster Turea nullo divina sobre nuestros pecados, se acababa de pertempore requiesceret, nostrorumque inter se odia, der la isla de Rodas, habia sido devastada la Unet dissensioues, suam bene gerendae rei occasio- gría , y concebida y proyectada la guerra por mar nem duceret. Igitur, ut dicebamus, in lanla hae- y tierra contra la Italia, Austria y Esclavonia: resum, dissensionum, bellorumque tempestale, porque no sosegando en tiempo alguno nuestro imlaptisque excitatis fluctibus, cum essemus ad pio, y feroz enemigo el Turco, juzgaba que los moderandam, et gubernandam Petri naviculam ódios y disensiones que fomentaban los cristianos vocati, nec viribus ipsi nostris satis fideremus (3); entre sí, presentaban la ocasion mas oporluna para ’

(3) Psalm. 31. 23.

(1) Hebr. c. 5. 2.
(2) Joann. c. 10. 16.

Tomo IV.

3

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

primùm conjecimus in Domino cogitatus nostros , ut ejecutar felizmente sus desigvios. Siendo pues llaipse nos nutriret, animumque nostrum firmitate, et mados, como acabamos de decir, en medio de tanrobore, mentem consilio, sapientiaque instrueret. tas lurbulencias de heregias , disensiones y guerDeinde animo repetenles majores nostros, sapien- ras, y de lormentas tan revuellas como se han lelia admirabili, et sanctitate praeditos, saepe in vaptado, para regir y gobernar la navecilla de summis Christianae Reipublicae periculis reme- sau Pedro; y desconfiando de nuestras propias fuerdiuni oplimum, atque opportunissimum, oecumes zas, volvimos aple lodas cosas nuestros pensamiennica concilia , et Episcoporum generales conven- tos á Dios, para que él mismo nos vigorizase, y tus adhibuisse; ipsi quoque animum ad generale armara nuestro ánimo de fortaleza y constancia, y habendum concilium adjecimus : exquisitisque otorgara á nuestro entendimiento el don de consejo Principum sonlentiis, quorum nobis videbatur uti- y sabiduría. Despues de eslo, considerando que lis in primis , et opportuna ad banc rem esse con nuestros antepasados, que tanlo se dislinguieron sensio ; cum eos tunc non alienos ab hoc tam sanc- por su almirable prudencia y santidad, se valieron to opere invenissemus; oecumenicum concilium, muchas veces en los mas inminentes peligros de la el generalem eorum Episcoporum, aliorumque república cristiana de los concilios ecuménicos, y Palrum, ad quos pertineret, conventum in civitate de las juntas generales de los Obispos, como del Mantuae indiximus, anno Incarnationis Domini, mejor y mas oportuno remedio; tomamos tambien sicut litteris, et monumentis nostris leslalum est, la resolucion de celebrar un concilio general: y millesimo quingentesimo trigesimo septimo, Pon- averiguados los pareceres de los Principes, cuyo tificalus nostri tertio, ad x. Kalend. Jun. inchoan- consentiniento en particular nos parecia útil y dum, spem prope certam habentes fore, ut, cum conducente al efecto; hallándoles entonces inclinaillic in nomine Domini essemus congregati, ipse, dos á tan santa obra, convocamos concilio ecumèsicut promisit (1), Dominus in medio noslrum af- nico y general de aquellos Obispos, y junla de otros futurus, et bonitale, ac misericordia sua omnes Padres a quienes tocase concurrir, para la ciudad temporum procellas, omniaque pericula spiritu de Mantua, en el año de la Encarnacion del Seoris sui facilè depulsurus esset. Sed, ut semper ñor 1537, lercero de nuestro Pontificado, como insidiatur piis actionibus humani generis hostis; consta de nuestras letras y monumentos; asignando primùm contra omnem spem, et expectatiouem su apertura para el dia 23 de mayo, con esperannostram denegata fuit nobis Mantuana civitas, nisi zas casi ciertas de que cuando estuviésemos allí aliquas conditiones subiremus ab institutis majo- congregados en nombre del Señor, asistiria en me. rum nostrorum, et conditione temporum, nostra-' dio de nosotros, como prometió, y disiparia fácilque,

ac hujus sanctae Sedis , ac nominis ecclesias- mente por su bondad y misericordia todas las temlici dignitale, libertateque prorsus alienas; quas pestades de nuestro tiempo, y todos los peligros in aliis nostris lilleris expressimus.

con el aliento de su boca. Pero como siempre arma lazos el enemigo del humano linage a todas las obras piadosas; se nos denegó primeramente contra puestra esperanza y espectacion la ciudad de Mantua; á no sujetarnos á ciertas condiciones muy agenas de la conducta de nuestros mayores, de las circunstancias del tiempo, de nuestra dignidad y libertad, de la de esta sania Sede, y del nombre y honor eclesiásticos, las que hemos espresado en y

olras letras Apostólicas. Quapropteralium invenire locum, aliamque delige. Nos vimos por lo tanto precisados á buscar otrolugar, re civilalem necesse habuimus: quae cum non statini y señalar otra ciudad; y no ocurriéndonos por el pronnobis occurreret idonea, et apta ; ad sequentes Kal, to oportuna ni cómoda, vos ballamos en la necesidad Nov.prorogare concilii celebralionem fuimus coacti. deprorogar la celebracion del concilio basta el primer Inlerim saevus, et perpetuus hostis noster Turca, dia de noviembre. Entre tanto nuestro cruel y perpéingenti classe Italiam adortus, aliquot oppida in luo enemigo, el Turco, invadió la Italia con una formililloribus Apuliae cepit, vastavit, diripuit, prae- dable escuadra; lomó, destruyó y saqueo algunos das hominum abrgit, nos in maximo limore, et lugares en las costas de la Pulla , y se llevó caulipericulo omnium , muniendis lilloribus nostris, fi- vas muchas personas. Nos esluvimos ocupados, en nitimisque auxilio juvandis fuimus occupali : nec medio del grande temor y peligro general, en fortamen inlerea deslitimus consulere, et horlari tificar nuestras costas, y ayudar con nuestros soChristianos Principes, ut de idoneo ad habendum corros á los comarcanos; sin dejar no obstante de concilium loco quid sentirent, nobis exponerent. aconsejar entre tanto, ni de exhortar á los Príncipes

[ocr errors]

(1) Matth. 18. 20.

« AnteriorContinuar »