Obras dramáticas de D. Antonio Gil y Zárate

Portada
Baudry, Librería Europea, 1850 - 544 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 279 - En et trance fatal para consuelo, Nos queda siempre de morir la gloria. Guarde este ardiente ensangrentado suelo De Tarifa tan solo la memoria; Y conquiste el alárabe entre asombros Montones de cadáveres y escombros. Pero no, no será; ya vuestros ojos En sacrosanta llama ardiendo veo, Y alzar vuestras espadas con despojos En estos muros inmortal trofeo; Dejándolos do quier con sangre rojos, El moro llore este fatal bloqueo, Y estrechado entre el mar y nuestras lanzas Completen hierro y mar nuestras...
Página 236 - Esta es la justicia que manda hacer el rey nuestro señor á este cruel tirano , usurpador de la corona real , y en pena de sus maldades , mándanle degollar por ello. » — Luego que llegó al cadalso le hicieron desmontar y subió las escaleras con resolución y presteza...
Página 294 - Pero no puede ser... Un vano amago es, sin duda, un ardid, con que ha creído mi constancia vencer... ¡Ah!, le conozco, y es de ello harto capaz su pecho inicuo. Le matará el traidor... ¡Cielos! ¡tan joven! ¡tan valiente..! ¿Y habré de consentirlo? ¿Le entregaré yo mismo a sus verdugos?
Página 47 - Que al querer de la mujer Esté sujeto el marido ? Aquí quien manda soy yo, Yo solo ; y por tus caprichos No he de permitir se arroje De mi casa con estilo Tan grosero á una señora De su carácter.
Página 180 - ¿Oh , qué insensato Delirio ! ¿Sabes lo que dices? ¿ Sabes • Que si eso fuera cierto , era llegado Tu triste fin, y que ese amor impuro Me es preciso en tu sangre sofocarlo ! ¿ Sabes á quien ofendes , á quien amas ? Tú misma , tú , te llenarás de espanto. Conoce al fin el elevado objeto De tu insana pasion...
Página 154 - Deja que de esa mirada Me abrase el suave ardor ; Deja que aspire el olor De tu boca perfumada , Y mas me embriague de amor ; Deja contemple otra vez Esa divina hermosura ; Que aunque tanta lobreguez Ocultármela procura , Puede mas su brillantez. En vano el dolor pretende Tan bella flor marchitar ; Que en el que bien sabe amar Aun mas su pasion enciende La hermosura del pesar. Llega , llega , Inés , y pon Tu mano en el corazon : ¿ Ves cual late enamorado ? Pues de hacerlo no ha dejado PQI- ti...
Página 154 - Son mi desdicha mayor Los males que te ocasiona. Otro premio , otra corona Te quise yo reservar ; Mas si no logró alcanzar Tamaño bien nuestro anhelo , No importa , que allá en el cielo Aun nos podrémos amar. ESCENA V.
Página 189 - Como el supremo bien tu ansiado enlace, Y nada mas allá... Vivir contigo. Y que la tierra entera me olvidase, Y contigo morir; y que al empíreo Nuestras almas unidas se elevasen ; Y en presencia de Dios, en su alta gloria, Por una eternidad poder amarte. Enr. Si, bien mio, lo juro : si; por siempre Tuyo Enrique será. Ven, y constante... Ros. ¿Qué he dicho?
Página 42 - ... novios Y maridos que ha tenido, Sus partos, los nombres todos Y las gracias de sus hijos. Yo sudaba : en fin su esposo La llamó cuando empezaba A hablar del perrillo dogo. Baronesa. Pues al marques le he dejado Entregado á don Sempronio, Que dará de él buena cuenta. Marquesa. El, al fin, le oirá con gozo; Pues le hablará de la corte, De ministros, de negocios De estado, del grande influjo Que tiene en palacio : embrollo Que concluirá con pedirle Le preste un par de onzas de oro. Conde....

Información bibliográfica