La Cruz, Volumen1

Portada
J.M. Andrade y F. Escalante, 1855
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 8 - A Mí se me ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra. Id, pues, e instruid a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo: enseñándolas a observar todas las cosas que Yo os he mandado. Y estad ciertos que Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos
Página 587 - Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.
Página 137 - Y yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella.
Página 621 - Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente.
Página 8 - A mí se me ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra. Id, pues, y enseñad a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándolas a observar todas las cosas que yo os he mandado. Y estad ciertos que yo mismo estaré continuamente con vosotros hasta la consumación de los siglos.
Página 219 - Líbano excelso con guirnaldas de lirios y nardos; ven del monte de fuertes leopardos, baja ya del florido Sannir. El Esposo te aguarda impaciente en un trono de inmensa riqueza, para allí coronar tu cabeza con diadema del oro de Ofir.
Página 399 - Y es tan sin seso y tan importuno, que es verdad que me acuerdo haber ido huyendo dél algunas veces en mi casa y fuera de casa , en las escuelas y en las calles, gran espacio de tierra, y yendo él en mi seguimiento preguntándome desatinos , y yo callando y apresurando el paso...
Página 588 - Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.
Página 82 - ... mansamente corría bañando el fértil prado de alegría. Benigno el aire en la espaciosa estancia de los lejanos frutos y las flores, desparramaba el bálsamo y fragancia. \ Oh tiempo, y lo que vencen tus rigores ! Llega del año la estación...
Página 9 - Si no obedezco, decía mi dignísimo predecesor el Illmo. Sr. Vázquez con ocasión de un suceso semejante al decreto, ya otros de igual naturaleza, seré odiado de los hombres y sufriré en lo temporal quizá las mayores penas, pero si desprecio los cánones, si olvido mi obligación como obispo y como cristiano, mereceré caiga sobre mí la divina indignación y los suplicios eternos.

Información bibliográfica