Imágenes de páginas
PDF
EPUB

París 26 Enero de 1875. Aunque no es mi intento reseñar minuciosamente las sesiones de las Academias de los. cripciones y de Ciencias Morales y Políticas como hice en mis primeras correspondencias, no obstante hoy no puedo menos de dar el primer lugar en el movimiento científico histórico de este mes, á dos importantes discusiones que en dichas Academias han tenido lugar.

Me refiero, primero al interesante tema sobre la historia antigua desarrollado por M. Chabas, referente, á que entre los egipcios y los hebreos habia un fondo de tradiciones comunes y hasta de reglas de moral y religion: el discurso que de esto tralaba, fué leido por encargo de su distinguillo autor, por M. Longperier en la sesion que en 30 de Diciembre pasado, celebró la Academia de Inscripciones y Bellas Letras; no era la primera vez que dicha opinion se emitia, de modo que no fué sino insistir sobre una misma idea, para añadirle nuevos comprobantes y juntar a los textos y monumentos que se habiao aducido, el de un notable papyrus hallado por el célebre investigador del Egipto M. Marietle-Bey, de cuya interpretacion resulta ballarse consignada en dicho documento la conocida escena del farisco y el publicano del Evangelio.

No menos importante y mas difícil, es la suscitada en la Academia de Ciencias Morales y Polícas con motivo de la presentacion hecha por M. Maury, en la sesion del 8 de Enero, de una nueva edicion de su conocida obra Ethnograpie gauloise, con este motivo hubieron de salir otra vez á discusion las diferentes teorias sobre el origen de las ramas de la literatura popular, cuentos y fábulas, y especialmente de la trasmision de los primeros á casi todos los pueblos, diversos desarrollos y los varios caminos que han seguido para difundirse desde el Oriente, del que se supone generalmenle que proceden. Como se comprende, mas que una cuestion, es un verdadero laberinto.

En la Academia de Ciencias Morales y Políticas, ha dejado el sillon presidencial M. Levéque para sucederle el ilustre publicista M. Baudillard.

Referente a descubrimientos arqueológicos no hay cosa notable de que ocuparse, única mente se ha dado cuenta á la Academia de dos inscripciones encontradas cerca del lugar en que se descubrió la famosa Vénus de Milo, pero que no tienen relacion con la célebre estátua. A mas, en Bourbonne les Bains se ha descubierto un tesoro romano, consistente en muchas monedas imperiales de diferentes épocas; y en el mismo punto, una lápida algo mutilada en la que pretende interpretarse, no con cabal fundamento, el nombre de Sextus Empiricus; médico famoso que vivió por el año de 140 bajo el reinado de Antonino Pio.

El nuevo teatro de la Opera y las pinturas de M. Baudry, continuan llenando los asunlos artísticos, últimamente he oido asegurar, que va a distinguirse al repulado artista con el grado de comendador de la legion de honor, vencidas algunas dificultades que parece oponia el gobierno.

Cada dia bay mas concurrencia a la subasta de la preciosísima coleccion Salamanca; ayer y anteayer se vendieron 4 cuadros Goya por precios de 1,750 à 7,500 francos, 8 cuadros Murillo dos de ellos á 20,000 francos cada uno, 3 Ribera uno de ellos por 2,000 francos, varios Velazquez, Juan de Juanes, Rafael, Rubens, Zumbarrán, Wan-Dick; tan esclarecidos nombres liguraban en aquella riquísima coleccion que á estas horas habrá desaparecido para siempre. El total de la venla en dichos dos últimos dias ha subido á 336, 485 francos.

Tambien debo comunicar que ya se ha fijado para el dia 26 de Abril en el hotel Doronot la venta de los cuadros, antigüedades y objetos artísticos, que ha dejado á su muerte el malogrado Fortuny; es fácil esperar dada la fama de nuestro compatricio, la concurrencia y alto precio á que sin duda se subastarán aquellos preciosos objetos.

Como decia en mi anterior correspendencia, muchos son los monumentos que levanta la Francia para honrar á sus grandes hombres, y para recordar sus sacrificios en la última guerra; hoy debe añadirse á esta larga lista, el que se ha destinado erigir en Metz á la memoria de los diez mil franceses que murieron en las sangrientas batallas del 16 y 18 Agosto de 1870.

Los aficionados a las novedades bibliográficas y los parlidarios de determinada escuela, se ocupan estos dias particularmente de la obra que acaba de publicar M. Courtat Les vraies lettres de Voltaire á l'abbé Monssinol; cartas que por vez primera se dáu á luz teniendo a la vista los autógrafos que en la Biblioleca Nacional se conservan.

P. W.

D. Epifanio Fortuny y de Coll, Alcalde mayor y Theniente de Corregidor por

S. M. de Villafranca del Panadés y su distrito y Subdelegado en el de la

Intendencia general, etc. En carta de 14 del corriente me dice el Sr. Intendente lo que espresa la órden siguiente: Sr. mio: El Excmo. Sr. Marques de la Ensenada en carta de 29 del passado me dize lo siguiente: -El Rey me manda passar á V.S. Ia adjunta nola encargindole haga buscar en esse principado las piessas de antiguedad que en ella se expresan y las que luviese de facil transporte las dirija inmediatamente á la Casa de Geografia establecida en Madrid, y detenga las pesadas y de difícil conduccion, dando policia individual de ellas para que en su vista determine lo conbeniente: los Gastos se han de satisfacer de quenta de la Real Hazienda; y da S. M. facultades á V. S. para que se suplan de los caudales de essa Thesoria. Y pudiéndose espresar el hallazgo de algunas piezas en essa Villa į Pueblos de su Subdelegacion, Iglesias y Monasterios: Encargo á Vm. se sirva practicar á esse fin las correspondientes diligencias y avisarme lo que indagare al thenor de la relacion que incluyo, esperando yo que Vm. aplicará todo su zelo al desempeño de esta importancia como combiene al Real servicio y á las Glorias de la Patria. En cuya consecuencia prebengo á Vm, se dediquen con el mayor celo á averiguar, si dentro de sus jurisdicciones, Iglesia ó monasterios se encontraran algunas piessas antiguas, de las que expressa la adjunla relacion que incluyo para inteligencia de todos y en caso de hallazgo de algunas de ellas me darán inmediatamente aviso para poder dejar satisfecha la Real disposicion de S. M. en honor de sus reynos. Dia 29 de Juliol de 1753.—Don Epifanio Fortuny.

Noticia de las piessas de antiguedad que han resuelto el Roy se busquen y remitan á Madrid á la cassa establecida de Geografía.

- Estátuas de mármol ó de bronce ó de otro metal que se enquentre, sean enteras ó rotas.
- Pedazos de Pavimento, mosaicos ó de otra especié.
- Basijas antiguas de qualquiera materia que sean.

- Herramientas ó instrumentos igualmente de qualquiera metal que fuesen, de madera, pie'dra ó de suela, entendiéndose tambien en eslo las monedas.

- Noticia de las lápidas que se hallen para reconocer las que combengan que se traygan.

Norta. Con cada cosa de estas se ha de acompañar una relacion del pasage y profundidad donde se encontró, por qué persona y en qué dia, la casualidad que le hizo descubrir, la Jurisdiccion del Pasage y si ay ó no Poblacion inmediala; edificio ó ruinas antiguas, lo que por documentos ó tradicion se diga ó piense de lo que se descubra.

Copiado de la Secretaria del Ayuntamiento de $. Quintin de Mediona por Juan Sardá y Lloret,

Razon y noticias de el valor , peso y medida de la perla llamada la Peregrina ó Huérfana, que

al presente tiene el Rey Católico nuestro Señor Don Carlos II (que Dios guarde) y la razon por donde vinieron á tenerla sus gloriosos progenitores de quien S. M. la heredó. Y tambien se pone aquí el valor, peso y medida de otra perla del mismo género, hechura, peso y medida (con poca diferencia que la peregrina) que ahora en nuestros tiempos presentaron al dicho Señor Rey D. Cárlos II. La razon de todo es como sigue:

A las perlas todas en general llamamos así corrompido el vocablo el perular, porque las mas estimadas (en el tiempo antiguo) eran las que se hallaban de hechura de peras, la cual mas estimacion y perfeccion (en nuestros tiempos) se pasó a las perlas que son redondas, aun

del peso

que a las perlas que tuvieren grande magnitud (por lo estraordinario de ellas y las pocas que se pescan, (se dá el mismo valor á las redondas respecto de su tamaño, impieza y dia sanidad.) La perla peregrina (que es de la que se va á dar razon), se pescó el año de mil quinientos y quince en el mar del Sur, en el Clarien, y isla de Tirarequi. Esta la compró el Sr. Pedrarias (de quien descienden los condes de Puño en Rostro), y por su fallecimiento pasó la dicha perla á poder de la Sra. D. Isabel de Bobadilla (de la casa de los condes de Chinchon), de esla Sra. pasó la dicha perla, por venta ó por donacion á poder de la Sra. Emperatriz D.' Isabel, mujer de el Sr. Emperador D. Carlos V nuestro Señor, y desde enlonces está la dicha perla en poder de los Sres. Reyes Católicos de España nuestros Sres. Su echura es la de una perilla. Armeña ancha por la parte de abajo y en disminucion proporcionada basta la parte superior de ella que fenece en ser muy angosta. Su lamaño ó peso, dice el Sr. Solorzano en su Política Indiana, libro 6, cap. 4, fol. 950, que liene de peso treinta y un quilates. Esto lo escribió el señor Solorzano (siendo incierto) tomado de Gonzalo Hernandez de Oviedo y de Antonio de llerrera, los cuales autores movieron la dicha perla ni la pesaron; lo cierto es que liene de área (que es de medida por la tabla de el quilatador) cincuenta y cinco quilates ; febles, porque tiene de largo, ochenta y seis quilates; y de ancho (por lo mas grueso ó ancho de ella) liene treinla y cinco quilates. Los cuales dichos números de ancho y largo, multiplicado el un número por el otro y del producto de la dicha multiplicacion sacando su raya cuadrada, se hallará salir los cincuenta y cinco quilates con mas un pequeño quebrado que por ser lan corto no se hace eslimacion de él, con lo cual queda probado que la dicha perla peregrina tiene la área , lamaño ó medida, los dichos cincuenta y cinco quilates. Y para mejor especulacion de esta verdad, se pasó a pesar la dicha perla en el peso de quilales, y babiéndola puesto en equilibrio con las pesas, se balló lener de peso cincuenta y dos quilates y tres granos, con que hay de diferencia

á la medida, nueve granos, la cual diferencia es muy corla respecto del lodo del peso y medida de la dicha perla; y esta diferencia la ocasiona el ser la dicha perla demasiadamente sumida y angosla en la parte superior de ella por lo cual se alarga el compás hasta lo último de su extremo para tomar su medida, lo cual no lleva en el peso como en el compás: pues so ha dicho aqui del área y tamaño de la dicha perla peregrina y tambien de su peso (que es lo mas fijo), no se puede omitir el declarar su valor. En el tiempo presente cítase cada grado de peso ó de medida dejando redonda ó perilla en llegando a tener veinte granos, á razon de á cinco reales de plata cada grano, la cual cuando se hace cuadradendo y cubicando el número de los granos de peso ó de área que tuviere la perla que se quisiere tasar; y porque nuestra perla peregrina (como está dicho ) tiene de peso (mas por él se debo tasar y no por el área) cincuenta y dos quilales y tres granos, reducidos todos á granos hacen dos cientos y once granos (por componerse cada quilate de cuatro granos), cslos dichos doscienlos granos se cuadrarán, que es el multiplicar el dicho número por sí mismo, y montará la dicha multiplicacion cuarenta y cuatro mil quinientos y veinte y uno, el cual dicho número se multipli cará por cinco (por ser tantos los reales que se le da de valor á cada grano de peso de parle en perfeccion) y monlará la dicha multiplicacion, dos cientos y veinte y dos mil seis cientos y cinco, y estos se dirán ser reales de plata, los cuales son los mismos que se le da de valor a la dicha perla peregrina en perfecion.

Razon de otra perla como la dicha: En el año de mil seis cientos y noventa y uno, se pescó en el mismo paraje dicho de el Darien en las Indias Occidentales en el mar del Sur, una perla con poca diferencia como la dicha Peregrina, como adelante se dira; la cual dicha perla vino á parar en propiedad al poder del Sr. D. Pedro de Aponte Conde del Palmar, nalural de las Canarias, este caballero pasó ái España el siguiente ano de mil seis cientos y noventa y dos, trayendo consigo la dicha perla, con otras que trujo, no de tanta magnitud (aunque grandes y buenas) vino á la corte de Ma

drid por el mes de Octubre del dicho año, al tiempo que el rey católico D. Carlos II nuestro Señor (que Dios guarde), no estaba en ella por estar su Majestad en el Escorial, donde todos los años por el dicho tiempo vá á aplacar la justicia divina con sufragios y oraciones en beneficio de sus difuntos progenitores. No hallando el conde en la Córte á su Majestad , pasó desde ella al Escorial y en él á la morada del Excmo. señor D. Iñigo Melchor Fernandez de Velasco, Condestable de Castilla y Leon y Mayordomo mayor del Rey nuestro Señor, y habiendo enseñado á su excelencia la dicha perla, su excelencia se la enseñó a su Majestad y habiéndola visto fué servido demandar al dicho Excmo. Sr. Condestable que la dicha perla so remitiese á Madrid, á mí Manuel Mayus para que la viese y informase lo que me pareciesc ; en cumplimiento de lo cual su excelencia fué sorvido describirme un papel (todo de su mano) por el cual me manda que, con vista de la dicha perla (que tambien me la remitió), le reconozca el valor y calidad de ella y que de todo lo que entendiere de ella que dé noticia á su excelencia. Con el dicho papel y perla volvió desde el Escorial á Madrid el dicho Sr. Condo del Palmar y me entregó el dicho papel y perla , y poniendo yo en ejecucion lo que su excelencia me manda por el dicho papel, reconocí la dicha perla , la cual es de hechura de una çermeña, y á la vista , en cuanto al tamaño, como el de la peregrina , escepto que este tieno algo de mas grueso en el gollete allo y junto a él tiene unas sombritas pequeñas y todo lo demás de ella tiene bastante blancura , lustre y diafanidad; en cuanto á su medida, mide ochenta y cuatro quilates de largo, y treinta y dos quilates de ancho, los cuales hacen cincuenta y un quilates y dos granos de área ; y pasando á pesarla (que es lo mas cierto) pesa cuarenta y nueve quilates fuertes, los cuales hacen ciento y noventa y seis granos fuerles, y de eslos hecho la cuenta (para darla su valor), como se hizo para dársele á la perla peregrina que se ba dicbo antes de esta : monla ciento y noventa y dos mil y ochenta reales de plata ; los cuales son los mismos que se le da de valor á la dicha perla respecto de su tamaño y considerándola en toda perfeccion.- Y por su peso, y no por su medida.—Tambien insinuó á su. excelencia, el que no era fácil el hallar otra perla como la dicha para hacer igualacion y par con la peregrina , y que de la dicha union se seguia el tomar mas valor que el dicho la dicha perla y tambien dar mas valor que el dicho a la peregrina, causado el mas valor de la union de las dos, el cual no tendrian estando separadas las dichas dos perlas cada una de por sí como adelante se dirá). Con dicho papel era repuesta y con la misma perla volvió el dicho Sr. Conde del Palmar en el Escorial y pasó en manos del Excmo. Sr. Condestable el dicho papel y la dicha perla , que su excelencia se lo notició y participó á su Majestad (Dios le guar. de), el cual (con vista de lo dicho) fue servido de quedarse con la dicha perla y mandar que el conde del Palmar se le diese salisfaccion del valor de la dicha perla ; y el dicho Sr. Conde del Palmar no admitió satisfaccion alguna pecuniaria , diciendo que lo bastaba por paga de la dicha perla, el que su Majestad (Dios le guarde) la hubiere admilido y agradádose de ella, por lo cual su Majestad fué servido de honrar al dicho Conde del Palmar con la llave dorada de gentil hombre de su real Cámara , sin ejercicio, y con otras mercedes dignas de su calidad y de otros servicios que ha hecho á su Majestad , así en Flandes como en las Indias, y todo lo dicho corrió por la direccion y disposicion del Excmo. Sr. Condestable de Castilla, el cual con lo antiguo y noble de su sangre, en servicio de su Rey antes se emplee en volar y en correr, como lo han hecho sus anliguos y grandes progenilores.

Con lo cual se puede decir que tenemos en España en poder de nuestro gran Rey y Señor otra perla peregrina : pero porque la antigua no pierda el nombre de que esté en posicion de cerca de dos siglos á esta parte, á esta nuevamente traida y pescada la podemes con razon llamar La compañera de la Peregrina , y tambien debe y puede gozar del dicho nombre, porque el Rey nuestro Señor, ha sido servido demanlar (como se ha hecho) guarnecer de forma que pueda servir con la peregrina (en ocasiones) para Zarcillos (?) ó arracadas de la reina TOMO II.-NÚM II.

3

puestra Sra. (Dios la guarde) por lodo lo cual con mucha razon la pertenece el nombre de compañera de la peregrina.

Y porque he dicho que la union de esta perla con la peregrina , por ella en si, toma mas valor, y tambien por la misma union dá mas valor a la dicha porla peregrina : por lo cual me ha parecido declarar aquí el valor y estimacion que se les debe dar á las dichas dos perlas juolas. Ya se ha dicho que la perla peregrina por sí sola respecto de su peso, y considerándola en toda perfeccion, en blancura y diafanidad, que tiene de todo valor dos cientos y veible y dos mil , scis cientos y cinco reales de plata. Tambien se ha dicho que esta perla que nuevamente se ha traido (que llamamos compañera de la peregrina) que tiene de valor por si sola respecto de su peso y considerandola en toda perfeccion, en blancura y diafanidad, que tiene de lodo valor ciento y noventa y dos mil y ochenta reales de plata. Y ambos valores montan cuatrocientos y calorce mil seiscientos y ochenta y cinco reales de plata: estos valores (como está dicho) son los que tienen las dichas dos perlas considerando sus valores de cada una de por sí : pero ahora que son dos por la union de ellas, se las acrecienta por mas valor un quinto de la cantidad que monta la tasacion de ambas las dichas perlas tasadas cada una de por sí , y porque la dicha tasacion en la forma dicha, monta (como está dicho) cuatro cienlos y catorce mil seiscienlos y ochenta y cinco reales de plata, á estos se les añadirá un quinto por razon de dicha union, el cual monta ochenta y dos mil nuevecientos y treinta y siete reales de plata , los cuales juntos y sumados con los dichos cuatrocientos y catorce mil seiscientos y ochenta y cinco reales de plata, monta todo cuatro cientos y noventa y siete mil seiscientos y veinle y dos reales de plata, el cual dicho precio es el justo valor de las dichas dos perlas respeclo de su peso y de su union.

Y porque hay variacion en los valores de los reales de plata me ha parecido conveniente el declarar que estos reales de plata de que se componen los valores de las dichas dos perlas, so ha de entender que treinta y dos de ellos hacen un doblon de á dos escudos de oro, Y ocho do de ellos hacen un real de á ocho de los an'iguos de plata blanca. Perla peregrina.

222,605 reales de plata. Perla su compañera.

192,080
Ambas perlas, sin lo que se considera por

la union. 414,685 reales de plata.
Añádase un quinto de todo, por la union, monta
dicho quinto.

082,937
Monta todo el valor de las dichas dos perlas con
el dicho quinlo..

497,622
Los cuales hacen quince mil quinienlos y cin-

cuenta doblones de á dos escudos de oro y mas
veinte y dos reales de plata.

Todo valor. 15,550 doblones y 22 reales.
Pasa adelante mas perlas.

Perlas de la Corona. Mas tiene el rey nuestro Señor (Dios lo guarde) doscientas perlas que laman de la Corona; las cuales son de buen Oriente, con blancura, lustre y diafanidad, y pesan todas selecientos y cincuenta quilales que corresponde á ser cada una de á quince granos venccianos de peso la una con la otra.

Tienen de valor cada una de las dichas perlas, conforme a su calidad y peso nuevccientos y cuarenta y nueve reales de plata de los antiguos, que treinta y dos de estos hacen un doblon de á dos escudos de oro.

Y al dicho respecto monta el valor de las dichas doscientas perlas, ciento y ochenla y nuc

»

.

« AnteriorContinuar »