Imágenes de páginas
PDF
EPUB

muchos de los que le antecedieron y otros que le sucedieron. Fontenelle en su elogio, al hablar de Leibnitz, le compara á estos griegos que en los juegos olímpicos dirigian con soberbia destreza ocho caballos uncidos de frente en un carro; de la misma manera dice, con igual in. teligencia, copducia el cultivo de varias ciencias a la vez. Otros han dicho al hablar de la vasta inteligencia de Leibnitz que podia representar toda una academia de ciencias, y en efecto, como escribe con mucha elocuencia Lerminier, cuando el hombre se examina á sí mismo desapasiobadamente, no puede menos de sentirse abatido a la vista de su pequeñez y nulidad; si pretende descollar en un ramo, su irremediable impotencia le obliga a renunciar a todos los demas y á dirigir, como ha dicho un conquistador, todas las fuerzas sobre un punto. De vez en cuando aparecen sin çmbargo algunos hombres que nos consuelan de esta humillacion; y cuando Leib nitz en presencia del mundo fisico y moral á todo responde y con su solo genio satisface toda la realidad, puede la humanidad exaltarse y exclamar con orgullo: «¡Ecce homo! »

Al concluir estas líneas, que constituyen solo un sencillo recuerdo histórico de la figura é ideas del gran filósofo jurisconsulto del renacimiento; creemos no poder hacer mejor que evocar la sagrada memoria de un ilustre filósofo de nuestro país, y enmudecer ante su pluma. « En las obras de Leibnitz, dice Balmes, (1) no hay que buscar si aquel es discípulode Descartes ú otro filósofo cualquiera; pues es original en todo. No puede tocar una cuestion sin emitir alguna idea nueva, este es un hombre extraordinario en quien el genio rebosa aun en las teorias mas extrañas. Los extravíos que padece provienen de lo extraordinario de su genio, ávido siempre de aplicaciones nuevas; era atrevido porque se senlia poderoso. Rival do Malebranche en metafísica; de Newton en matemáticas, insigne anticuario, profundo filólogo, adornado de vasta erudicion , versado en las ciencias sagradas, hasta el punto de sostenerse una polémica con el mismo Bossuet; eminente político que pronosticaba las revoluciones modernas con un siglo de anticipacion; absorbido continuamente en meditacioncs filosóficas y religiosas, buscaba la verdad con un ardor increible; siendo de notar que nacido y educado en la religion protestante, supo elevarse sobre las preocupaciones de sus correligionarios haciendo justicia al catolicismo en casi todos los puntos y escribiendo su famoso Sistema Theologicum que pudiera hacernos dudar de que muriese protestante.»

JOSÉ ELÍAS DE MOLINS.

De la Academia de Jurisp rudencia de Barcelona.

(1) Curso de Filosofía elemental; Pag: 144, 119. Barcelona, 1872.

ESTUDIOS HISTÓRICOS. .

III.

V O L U CE.

En el tránsito desde la antigua Uxama al sitio que ocupó la capital de los Volcianos, se encuentra una de las poblaciones mas importantes de la provincia de Soria ; importancia que le đan, no solamente su anliguedad y sus recuerdos si que tambien su riqueza y producciones, que constituyen el bien estar de que sus habitantes gozan. Hay otra razon, que es la principal para que su nombre deba fijar la atencion del historiador. Esta poblacion es El Burgo de Osma, capital del opispado á que da nombre la sucesora de la antigua Uxama.

En mi propósito de consignar cuanto de mas notable se encuentra en los lugares que recorrió la via romana de que hacen mencion en esta provincia las tablas de Tolomeo y el itinerario de Antonino Augusto, seria una gran falla, que seguramente no hé de cometer, si dejase de consignar especial atencion a la poblacion que por todos conceptos merece el primer lugar despues de la capital en la provincia de Soria.

Difícil es determinar el origen y antiguedad de la villa de El Burgo de Osma.

El imperio romano se derrumba, mas que por su debilidad material por los vicios de los gobernantes y por la falta de virtudes en el pueblo. Todo es corrupcion, y de la molicie que la corrupcion trae consigo nacen la debilidad y el abondono.

Las naciones germanas en toda la virilirad y pujanza de su vida, tuvieron bien poco que hacer para destruir aquel cuarteado edificio.

Empero los pueblos invasores encantados por las delicias de aquella civilizacion seductora, que tan estraño contraste como deletérea influencia ejercia sobre sus rudas costumbres y su primitivo modo de ser, tuvieron suerte igual a la del imperio de los césares.

Iguales causas producen idénticos efectos. El cetro de los godos en España participó del anatema providencial que pesa sobre los pueplos corrompidos, y su caida fué necesariamente inevitable, cuando llegó á las débiles manos de los Witiza y Rodrigos.

Los árabes cayendo sobre la desgraciada España como una avalancha destructora, encontraron firme dique a su torrente avasallador en la aspereza de las cumbres de Covadonga. Pero en los primeros años de su aterradora conquista incendiaron y destruyeron gran parte de las ciudades mas notables,

La invasion agarena se diferenció esencialísimamente de las que el mundo romano habia sufrido.

Los bárbaros con la rudeza de sus costumbres, traian aquella simplicidad de la ignorancia, que si asombrada cuando Breno ante la imponente magestad del senado de la Roma pagana que considera una reunion de dioses, lleva á efecto el deguello general de los senadores al tocarlos y comprender que son hombres como los demás; cuando Atila doblan la rodilla y se alejan

(1) Véase el número 7.

de las puertas de la Roma cristiana, ante la desarmada pero gran figura del Pontífice S. Leon el Grande, que sin temor al apellidado el azole de Dios y terror del género) humano, sin mas éjércitos que un coro de sacerdotes, sin mas armas que la enseña de la redencion del género humano, y sin mas defensa que su magestuosa elocuencia les manda retirar.

El cristianismo, terriblemente perseguido durante siglos por la Roma pagana, atrao á su seno y desarma á las naciones bárbaras, cuyas rudas costumbres dulcifica. Y a la vez que realiza doblemente la salvacion de Europa, conserva los elementos de civilizacion que han de servir para regenerar á las naciones.

En España, los godos convertidos al cristianismo, pero trabajados por las seclas que desde Arrio les infiltraron el virus de destruccion, incurrieron en los mismos vicios que los romanos en su época decadente, sin que la Iglesia pudiera impedir sus desastrosos efectos.

Los árabes, en todo el vigor de la juventud, y fanatizados con las seductoras promesas con: signadas hábilmente por Mahoma en su alcoran, vienen a su vez á luchar contra su poder carcomido por la debilidad y por el vicio, y con fácil vicioria procuran realizar el triple objeto de su propósilo invasor ; la destruccion de la cruz, símbolo de las eternas verdades; el dominio de la media luna, centro de todas las concupiscencias, y la estension de sus rudas conquistas.

El choque fué tremendo. La dura verdad de que su principal objeto era el predominio de la media luna sobre la cruz, se comprende teniendo en cuenta la predileccion con que los árabes incendiaron las ciudades en que los cristianos habian establecido sillas episcopales.

Una de ellas fué la Uxama de los romanos, que con quislada por los godos, y bajo la denominacion de Auxama y Oxoma era la capital del obispado que en nuestros dias lleva el nombre de Osma.

En el arlículo consagrado á Uxama, he demostrado que fué reedificada por los árabes bajo el nombre de Vasapa.

Eslos antecedentes son mas que suficientes para poder ir fijando con alguna aproximacion la época de la edificacion de El Burgo de Osma.

Posible es que en sus primitivos tiempos fuera esta villa parte de la antigua Uxama. A creerlo así conducen la consideracion de la gran estension de la ciudad Pompeyana, y la no menos importante demostracion que envuelven los restos de vasijas de barro elrusco, medallas y otros objetos encontrados en escavaciones hechas en el Burgo, y de las cuales dejo indicado lo suficiente al hablar de Uxama.

Pudo ser tambien uno de los tres arrabales «de cuyo nombre no hay memoria» segun la Real Provision de 14 de enero de 1774 de que hice mencion en el articulo Uxama. Uno

y otro estremo pueden conciliarse teniendo en cuenta la etimologia de su nombre. «Burgo, dice el diccionario de la lengua, aldea ó poblacion dependiente de otra principal.»

De todos modos es indudable que se remonta á una gran anligüedad, y que ya fuera parte integrante de la primiliva Uxama, ya uno de sus arrabales, á cuyos dos conceptos se presta su proximidad á Osma, tiene este notabilísimo timbre mas que añadir a los que la enaltecen.

Las vicisiludes por que Uxama pasó, segun dejo indicado, fueron dando cuerpo a la poblacion de El Burgo.

Dos hechos importantes podrian fijar la certidumbre histórica en este punto. Uno, al establecimiento de la silla episcopal. Otro, la época de la construccion de su iglesia catedral. Pero ambos ofrecen nolable obscuridad.

La invasion sarracena destruyendo cuanto encontró a su paso, el incendio á que con predileccion entregó las iglesias, los archivos y cuanto constituia el centro de los conocimentos humanos, impidieron conservar las noticias necesarias.

Asi es que en el primer punto de tradicion que dejo indicado, no ofrece datos positivos la historia hasta fines del siglo sesto y principios del sétimo, en que segun S. Isidoro y el cardeTOMO II.--NÚM. III.

3

nal Aguirre entre otros escritores, se hace mencion de los obispos de Osma asistentes á los concilios toledanos, suscribiendo «Joannis Oxomens. Gregorius Oxomens. Ecclesiæ Episcopus suscripsi.»

En cuanto a la construccion de la Iglesia catedral, son muy oscuros los antecedentes que se encuentran. Se supone que muy luego de la predicacion del evangelio por los Apóstoles hubo ya obispos de Osma. Pero aun cuando esto fuera exacto ¿bastará para determinar que se establecieran y fuera su iglesia donde la actual catedral? Esto es lo difícil de resolver.

Pero la razon crílica, fundada en no encontrarse vestigios de obra con igual destino en otro punto de la villa de El Burgo ni de la ciudad de Osma, y la consideracion á que dan lugar las diferentes construcciones que en la fabricacion de la actual catedral se observan, dan lugar á creer que la Iglesia existente es la que primitivamente se edificó, acreditando todo esto su remola antiguedad.

Por estos antecedenles se comprende la remota antigüedad de esta poblacion, por mas que al determinar su origen etimológico-etnográfico, haya que luchar con todos los inconvenienles que la oscuridad trae consigo.

Un paseo por los alrededores y por el interior de esta villa monumental, no será estéril para la ciencia. A la parle N. E. á unos trescientos pasos de la poblacion, se encuentra el magnífico edificio destinado á hospicio, hoy sucursal de la casa provincial de beneficencia, cuyos detalles, aunque a grandes rasgos trazados, demostrarán su jusla celebridad. Fundacion Real, debida á la iniciativa del Ilmo. Sr. D. Joaquin Eleta, de aquel hijo preclaro del Burgo, que obispo de Osma tanto hizo por el engrandecimiento del pueblo donde vió la luz de la vida, abrió sus puertas como refugio y amparo de los afligidos, bajo la proteccion de S. José.

Reune este establecimiento cuantas condiciones son necesarias para su objeto. Mide cien metros de longitud por cuarenta de lalitud y trece de altura. Su interior està dividido en dos departamentos iguales, con tres pisos cada uno, y en cada departamento un patio, cuyas arcadas de columnas de granito de construccion sostienen los dos pisos allos, dando al edificio severo aspecto.

Parte de él es otro edificio de solo planta baja , destinado á linte, son siete chimeneas para las calderas, que por causas de que no debo ocuparme tuvieron otro destino ; calderas magníficas de cabida de doscientas cantaras tal vez, y que se surtian de agua corriente contenida por espitas de bronce.

Contigua al tinte está la Atarazana destinada a la elaboracion de hilados.

Completan este gran establecimiento, fuentes abundantes, lavaderos de ropa y lana , y espaciosos corrales. Una extensa pradera destinada á tendedero de paños y telas, y un molino y un batan impulsados por abundantísima y fácil corriente de agua, llenaban toda su comodidad.

Entre el hospicio y la poblacion, á pocos pasos de ella y tocando con el antiguo camino hoy carretera de Valladolid á Soria, está la anligua y ya suprimida Universidad de santa CataJina. Debida la construccion de tan suntuoso edificio al Ilmo. Obispo D. Pedro Albored de Acosla , su magnífica portada se ve coronada por el escudo de armas de Aragon y de Castilla. Penetrando desde su espacioso pórtico se encuentra un extenso patio de sólida construccion formado por arcos sostenidos por columnas de igual calidad que la del hospicio. En el piso bajo estaban la capilla y las cátedras, y en el alto las habitaciones rectoral, para los colegiales, y la biblioteca.

Suprimida varias veces y vuelta á restablecer, hoy se encuentra completamente desligada del objeto de su fundacion ; y la que dió tan esclarecidos varones sirve en la presente guerra civil, como sirvió en la de los siete años de fuerte y de cuartel.

Hoy comprendido en el casco de la villa , atendida la tendencia de las nuevas construc

ciones á extenderse por la parte Sur, se encuentra el suntuoso edificio Seminario Conciliar, bajo la advocacion de santo Domingo de Guzman.

En punto á su fundacion han visto la luz pública, entre otras, dos opiniones algo encontradas.

Loperraez en la historia crítica del obispado de Osma la atribuye al Ilmo. Obispo D. Sebaslian Perez en el año 1594.

D. Pascual Madoz , en su diccionario geográfico-estadístico la atribuye al Obispo D. Fernardo Acehedo en el año 1612.

Esta diferencia que no es muy esencial para la verdad histórica puede consistir en que ambos Prelados tuvieron participacion en la realizacion del pensamiento. Y con efecto, Loperraez lo explica al escribir las biografías de estos dos obispos.

Existia ya el Seminario unido a la Universidad colegio de Sta. Catalina. D. Sebastian Perez los separó y dividió sus rentas, trasladando el seminario á las casas llamadas del Cortijo. D. Fernando Acebedo contruyó el seminario donde hoy existe, aumentando sus rentas, en cumplimienlo de lo mandado en el concilio de Trenlo, para lo que dió principio a su edificacion en los primeros años del siglo diez y siete.

El tan justamente célebre Padre Eleta se propuso mejorarlo, y bajo la direccion del arquitecto Sabalini , construyó sobre el antiguo otro seminario de nueva planta.

Ilace pocos años se le dio mayor ensanche é importancia.

Hoy aquellos magníficos claustros, centro del bullicioso plantel que sostenia la ilustracion y el sentimienlo religioso dentro y fuera de la Diócesis, se halla casi sin alumnos, y sus profesores con misérrimo sueldo, porque sus bienes se han vendido, como se ha vendido tanto que era útil, en nuestros dias de desolacion y de tristeza.

Aunos trescientos metros, al S. O. en la sierra llamada de las Magdalenas, se encuentra una bermita subterránea dedicada á santa Maria Magdalena , notable por su construccion y por la devocion ardiente y fervorosa con que los burgaleses la cuidan.

Entre la hermita y la poblacion se ha construido un espacioso cementerio, cuya capilla es sencilla pero de buen gusto.

Por úllimo, á pocos pasos de la villa , bañados sus muros por las aguas del rio Ucero está el antiguo monasterio de Carmelitas descalzos, cuyo notable edificio se hubiera arruinado en esta época de vergonzoso abandono, á no ser por la especial alencion de los Prelados para conservarlo, y sin el esmerado cuidado del único solitario que lo habita y qne como último resto de aquella generacion tan mal apreciada como perseguida por los poderes del siglo en nuestra patria , se há propuesto morir, si le dejan , al pié del altar en que consagró su vida entera al servicio de Dios; bajo las bóvedas donde su voz se confundia en los solemnes cánticos con que sus hermanos oraban por la salud de los hombres, sin otra esperanza que la de dar el último aliento en aquel tranquilo rincon , lejos de las tempestades del mundo.

Hemos entrado en la villa por la puerta llamada de san Miguel, que es la que da antiguo puente por el cual se comunicaban Osma y el Burgo. A la izquierda, el primer edificio que se encuentra es la casa llamada hoy de Cogollos, perteneciente a los Marqueses de Gerona, cuyo título nobiliario lantos recuerdos encierra para el que estudiando los grandes hechos de la historia patria, piense en la inmortal defensa que de la ciudad de que toma nombre su titulo, en la gigante lucha de principios del siglo, hizo el valeroso D. Mariano Alvarez de Castro, tan miserablemente asesinado por las huestes del primer Napoleon.

A su lado la Iglesia Catedral eleva su almenada torre dominando todos los edificios de la villa , sobre la cual resuena el eco inmenso de la poderosa campana llamada de S. Pedro. Sa exterior, de imponente severidad , revela que su construccion es debida á distintas épocas, dividiendo en ella diferentes gustos y sistemas de arquitectura. Algo la hace perder esto de la severa majestad qne admiramos en las grandiosas construcciones de la edad media.

paso al

« AnteriorContinuar »