Memorías de un constituyente: estudios históricos y políticos

Portada
Librería de Medina y Navarro, 1872 - 374 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 244 - ... las aves y las fieras se pusieron. Tú, infanda Libia, en cuya seca arena murió el vencido reino lusitano. y se acabó su generosa gloria, no estés alegre y de ufanía llena: porque tu temerosa y flaca mano hubo sin esperanza tal...
Página 114 - Pues bien: una de las llagas de la sociedad española hace mucho tiempo es la inmoralidad, virus que ha corrompido y acabado con la vitalidad de determinados partidos, virus de que hoy no cree la opinion que se halla exento ninguno, porque la verdad es que hay aquí una levadura, una corriente, un fermento, una cosa que no sé como se engendra, en donde está y á donde se dirige, pero que hnce clamar á los pueblos: «en cuestion de moralidad, hemos ganado poco, estamos lo mismo que estábamos en...
Página 241 - Valiente y arrojado como pocos, disimulado, astuto, de carácter emprendedor, amigo de aventuras, hombre de fantasía, y verdadero original de donde la poesía pudiera haber sacado muchos rasgos para sus héroes fabulosos, hasta sus mismas faltas, la violencia de sus pasiones y la genial intemperancia de su espíritu, le hacían apto para aquel designio.
Página 294 - Gran principio, respetabilísimo — me atreví yo a decir por último argumento — si lo observasen todos; pero, en política, dañoso si es uno solo el que lo observa.
Página 10 - ... escrito que recordase á la nacion sus antiguos fueros y libertades, sin exceptuar las nuevas ediciones de algunos cuerpos del derecho, de donde se arrancaron con escándalo universal leyes benéficas y liberales, causaron un olvido casi general de nuestra verdadera Constitucion, hasta el punto de mirar con ceño y desconfianza á los que se manifestaban adictos á las antiguas de Aragon y de Castilla.
Página 240 - Estados de aquel príncipe; mas siguiendo mi pensamiento, y mis deseos también, de que en el caso de una guerra se hiciese ésta con acierto y con muy pocos sacrificios, concebí el raro medio de que Badía pasase...
Página 241 - Si no alcanzaba a persuadirlo, debía explorar el reino con el achaque de viajero, reconocer sus fuerzas, enterarse de la opinión de aquellos pueblos y procurarse inteligencias con los enemigos de Muley. por manera que, entrando en guerra, pudiésemos contar con su asistencia y obrar de un mismo acuerdo en interés recíproco bajo las condiciones ya apuntadas, pero en mayor escala para poder hacernos dueños de una parte...
Página 279 - amigos y socorros en España. le decía el empera»dor, nada llenaría mi alma de contento, como ver ))cumplida en nuestros días la divina promesa que á »este imperio le está hecha de recobrar la España, »aunque otro fuese el elegido para tan santa obra, y »más que fuese necesario para esto cederle mi corona.
Página 115 - ... mas alta, el pensamiento mas grande y se emancipen de los pequeños inconvenientes y de los tristes compadrazgos con que han estado ligados los que les han precedido en el poder, los cuales han sido tan desgraciados que han pasado sin que el...
Página 238 - Corán que a los negocios del gobierno, muy más bien alfaquí, como de profesión lo era, que señor de un vasto Imperio; flaco y perezoso, nada propio para las armas. Sus provincias del Atlas se hallaban invadidas por las tribus libres de aquel punto, y el cherif Ahhmed, levantando en Sus el estandarte de la rebelión, desafiaba su poder en aquel punto y amenazaba hacerse dueño del Imperio.

Información bibliográfica