Galeria de españoles célebres contemporáneos; ó, Biografías y retratos de todos los personages distinguidos ... en las ciencias, en la política [&c.] publ por N. P. Diaz y F. de Cardenas, Volúmenes5-6

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 18 - ... y precaver la inquietud y extravío que produce en los ánimos, he creído de mi deber anticipar á conjeturas y adivinaciones infundadas la firme y franca manifestación de los principios que he de seguir constantemente en el gobierno de que estoy encargada por la última voluntad del rey mi augusto esposo, durante la minoría de la reina, mi muy cara hija doña Isabel. »La religión y la monarquía, primeros elementos de vida para la España, serán respetadas, protegidas, mantenidas por mí...
Página 46 - Un instante con los jueces Don Pedro en secreto habló, y levantóse diciendo con respetuosa voz: — La ley es ley para todos: tu testigo es el mejor; mas para tales testigos, no hay más tribunal que Dios. Haremos... lo que sepamos. Escribano: Al caer el sol, al CRISTO que está en la vega tomaréis declaración.
Página 59 - Yo no podia aceptar la primera de estas condiciones sin degradarme á mis propios ojos: no podia acceder á la segunda sin reconocer el derecho de la fuerza , derecho que no reconocen ni las leyes divinas ni las leyes humanas, y cuya existencia era incompatible con la constitución, y es incompatible con todas las constituciones: no...
Página 68 - ... sus azares, y, fiel ministro de la gaya ciencia, levantaré mi voz consoladora sobre las ruinas en que España llora. ¡Tierra de amor! ¡Tesoro de memorias, grande, opulenta y vencedora un día, sembrada de recuerdos y de historias, y hollada asaz por la fortuna impía! Yo cantaré tus olvidadas glorias; que, en alas de la ardiente poesía, no aspiro a más laurel ni a más hazaña que a una sonrisa de mi dulce España.
Página 12 - Instruido ahora de la falsedad con que se calumnió la lealtad de mis amados españoles, fieles siempre á la descendencia de sus reyes...
Página 67 - Yo soy el trovador que vaga errante : si son de vuestro parque estos linderos no me dejéis pasar, mandad que cante, que yo sé de los bravos caballeros la dama ingrata y la cautiva amante, la cita oculta y los combates fieros con que a cabo llevaron sus empresas por hermosas esclavas y princesas.
Página 12 - ... á la tranquilidad de la nacion española.— La perfidia consumó la horrible trama que habia principiado la "sedicion; y en aquel dia se estendieron certificaciones de lo actuado con insercion del decreto, quebrantando alevosamente el sigilo que en el mismo, y de palabra, mandé que se guardase sobre el asunto hasta despues de mi fallecimiento. Instruido...
Página 59 - Constitución, que llama ley á lo que votan las Cortes y sanciona el jefe supremo del Estado, y que pone fuera del dominio de la autoridad real una ley ya sancionada; no...
Página 67 - ... yerto amigo o la falaz querida; sin que más esperanza os alimente que Ir contando las horas tristemente. Los que vivís de alcázares señores, venid, yo halagaré vuestra pereza; niñas hermosas que morís de amores, venid, yo encantaré vuestra belleza: viejos, que...
Página 58 - Cuando vuestro rey on el borde del sepulcro abandonó con una mano desfallecida las riendas del gobierno para ponerlas en mis manos , mis ojos se dirigieron alternativamente hacia mi esposo , hacia la cuna de mi hija y hacia la nación...

Información bibliográfica