Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][subsumed][ocr errors][graphic][subsumed][ocr errors]
[merged small][ocr errors][ocr errors]
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

Imprenta de D. PEDRO MONTERO, calle de la Encomiendı, número 19, cuarto principal.

[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors][merged small]
[ocr errors]

Innumerables son las ediciones que en lodos los paises se han hecho del último y celeberrimo Concilio de Trento, ya en idiomas vulgares, ya en el que se celebró. Solo en España se habian descuidado estos trabajos, si bien acaso en ninguna otra nacion católica se ha estudiado mas, ni se ha observado con mayor escrupulosidad; pero se contentaban con las ediciones estranjeras, y solo le leian en latin, ó cuando mas en la traduccion que anda en manos de todos, debida á D. Ignacio Lopez de Ayala. La insuficiencia de ella se conoce con solo reflexionar que desde la conclusion del Concilio han ocurrido tantas dudas y consultas, que han motivado las decisiones de la Sagrada Congregacion, creada en Roma al efecto, las que estractadas aun con sumo laconismo, esceden en volúmen al testo del Concilio.

Ademas, esle nada determinó constante respecto a las prácticas del foro, cuya jurisprudencia es muy esencial; pues su ignorancia seria motivo de muchos estravíos. Este hueco le llenó el Emmo. Cardenal de Luca; y nosotros traducimos sus discursos, colocándolos al pie de los capítulos para cuya aclaracion se hicieron.

Ta:bien es muy esencial que se diga algo, aunque sucintamente, de lo que hace relacion mas directa á la disciplina de la Iglesia de nuestra España.

Todas estas mejoras, y un indice copioso y razonado que pondremos al final , hacen que esta edicion sea la única que en nuestro idioma deba consultarse con fruto.

No siendo nuestro objeto tratar del Concilio de Trento politica ni diplomáticamente considerado, no nos detendremos en su historia, ni en las causas que le motivaron, como ni tampoco en los móviles

que influyeron para que su duracion fuera tan larga. Haríamos un agravio á la ilustracion de nuestro Clero, si nos detuviéramos á probar la necesidad y obligacion en que se halla de estudiarle, hasta comprenderle perfectamente, pues sin su conocimiento es del todo imposible que pueda cumplir sus primeros y mas esenciales deberes.

Otro motivo para que los españoles nos instruyamos en las delerminaciones del Concilio de Trento, y nos aprovechemos de sus escelentes maximas, es el estraordinario celo que en él desplegaron nuestros prelados ; lɔs mas puntuales en la asistencia, y los mas perseverantes hasta su conclusion. Dignos son de recordarse con orgullo los nombres de los PP. españoles, el Cardenal Pacheco, D. Diego de Alava , D. Pedro Guerrero, D. Bartolomé de los Mártires, D. Martin de Ayala, etc., y de los sábios Lainez, Salmeron, Domingo y Pedro de Soto, Montano, Carranza, Villalpando, Covarrubias, Carvajal, Castro, Vega, Vargas, Menchaca, Fuen-tidueña, etc., como igualmente el del nu oca bien ponderado D. Diego Hurtado de Mendoza. ¿Y cuántas dificultades tuvieron que ven

i cer nuestro reyes para convocar, principiar, proseguir, y restablecer el Concilio de Trento , dos veces interrumpido?

Como el original latino es la única fuente á que se debe acudir cuando ocurra alguna dificultad, por eso le acompañamos: la traduccion no puede alegarse cuando se quiera, profundizar las verdades dogmálicas y puntos disciplinares.

Si fuera una obra desconocida la que ahora anunciamos, nos ocuparíamos de su análisis; pero como nadie deja de conocerla con mas o menos profundidad, suprimimos cuanto pudiéramos añadir.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »