Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]
[ocr errors]

.

[ocr errors]

I. In estudi de Toponomástica catalana per Salvador Sanpe-

re y Miquel.-Obra premiada en el certamen de 1879, abier-
to por la Associació d' excursions catalana, por José BA-
LARI Y JUBAXY..

571

[ocr errors]
[merged small][ocr errors][merged small][merged small]

La lectura del Real Decrelo de 22 de Agosto de 1880, referente a la famosa cuestion del Principado de Asturias, me indujo, por mero espírilu de curiosidad, á cxaminar los documentos existentes en este archivo municipal, para ver las concordancias que ellos guardaban con algunas de las afirmaciones consignadas en el preámbulo de aquella disposicion.

Para satisfacer mi desco, bastaba que me limilase, como así lo hice, á investigar lo ocurrido en las juras de Principe heredero de la Corona de España, verificadas desde la entronizacion de la dinastia. borbónica hasta nuestros dias, puesto que, por lo tocante á los tiempos anteriores, ya sabia á que atenerme en vista de lo que habian escrilo D. Antonio de Bofarull, D. Narciso Blanch é Illa y D. Enrique Claudio Girbal acerca del Principado de Gerona, con el cual cl de Asturias estuvo intimamente unido desde la época de los Reyes católicos hasta á mediados del siglo XVII.

Pero me sucedió que revolviendo y examinando papeles, me fui engolfando insensiblemente en olras investigaciones á consecuencia de haber hallado algunas noticias por las cuales vine en conocimienlo de que la creacion del Principado de Gerona, al contrario de lo que todos siempre habiamos creido, estaba muy lejos de constituir un verda lero titulo de gloria para la heróica ciudail de 1809. Toy. All

1

Ante la importancia de esta novedad, desapareció para mí todo el interés de la cuestion que me habia inducido á ir al archivo, y desde aquel momento me dediqué con viva solicitud á buscar mayores noticias, á fin de poner en claro el carácter de aquella dignidad y las vicisitudes por las que la misma babia pasado desde su fundacion primitiva hasta los tiempos de Felipe V, época en que yo creia que aquella habia desaparecido junto con los anliguos fueros y libertades de Cataluña.

Pronto comprendi que la tarea que me habia impuesto era muy superior á mis fuerzas, ya por carecer de los conocimientos necesarios para desempeñarla con algun acierto, ya por las dificultades con que á cada paso me hallaba, (ausadas por lo truncado de la documentacion ó la falta completa de ella, ya tambien porque lo árido y monótono del, asunlo ofrecia poco estímulo para mantenerme en el calor de mis propósitos, mayormente llevando, como llevaba, en mi ánimo el triste convencimiento de que mis revelaciones podian ser mal interpretacias y desfavorablemente acogidas en nuestra ciudad, y hasta en Cataluña, por cuanto con ellas habia necesariamente de destruir una creencia lisongera, creada por el enlusiasmo pátrio de los que con sus escritos habian dado á conocer la antigua existencia del Ducado y del Principado de Gerona.

Bajo el dominio de lales impresiones llegó á tal punto mi desaliento que, lo digo ingenuamente, estuve muchas veces tentado de abandonar mi empresa y dejar para otro la desagradable mision de descorrer el velo con que ha estado cubierto hasta ahora el origen poco glorioso de aquellas (los dignidades. Empero al contemplar la empeñada lucha que trabó la prensa periódica en contra y á favor del decreto de 22 de Agosto, y al ver tambien que lodos los contendientes demostraban tener un conocimiento muy imperfecto de las condiciones del Principado de Gerona, del cual sólo hablaban incidentalmente, y eso para decir que esta dignidad era el título con que se condecoraban los primogénilos de los reyes de Aragon, aserto que resulta ser inexaclo; me decidi a continuar mi trabajo, creyendo que no debia contribuir con mi silencio á perpetuar aquella grande inexactitud histórica, sobre todo, estando persuadido de que, con la disipacion de este error, no perdia Gerona ninguno de los muchos timbres de gloria que por otros conceptos licne justamente adquiridos.

Reunida una abundante coleccion de noticias para el desempeño de mi larea, entré en dudas acerca del uso que de ellas debia hacer, esto es, si habia de concretarme á exponer aisladamente la divergencia que sobre ciertos punlos resulta entre las mismas noticias y las que contienen las obras de los tres mencionados autores, ó bien si lomarme el trabajo de hacer un nuevo relalo histórico, comprensivo de todo lo que habia podido averiguar sobre la creacion y tiempo de existencia de las dos precitadas dignidades.

Al fin, despues de delenidas meditaciones, opté por el segundo de aquellos dos medios por considerarlo más expedilo para mí y menos ocasionado á herir agenas susceptibilidades, cosa que no podia ni debia proponerme, mayormenle cuando hasta ahora he tenido lambien ideas muy cquivocadas sobre la institucion del Principado de Gerona, por cuyo restablecimiento ho trabajado algunas veces como Sec!etario de la Corporacion municipal.

Escogido el camino que debia seguir acerca de aquella dignidad, era natural que hiciese lo mismo respecto al Ducado de Gerona, toda vez que las circunstancias que concurrían acerca de él, eran idénticas, ó por lo menos may parecidas á las del Principado. Y puesto ya en la siluacion de dar nueva forma á la relacion histórica de entrambas dignidades, hube naturalmente de imponerme otra obligacion, la de formar un catálogo de los lofanles primogénitos que han llevado ó podido llevar el doble tilulo de Principe de Asturias y de Gerona, á contar desde la Infanla D.a Isabel, hija de los Reyes Católicos, hasla D. Ballasar Carlos, hijo de Felipe IV; puesto que antes de la union de Aragon ! Castilla, no hubo más que un Principe de Gerona, el Infante D. Alfonso; así como no habia habido

anteriormente más que un sólo Duque de aquel nombre, que fué el Infante D. Juan, por más que en el lenguaje vulgar, y hasta oficialmente, continuasen llamándose duquo ó principe los primogénilos de la Casa de Aragon, como se vé en Zurila y en Feliu de la Peña, que denominan á D. Alfonso «Duque de Gerona», antes de ser elevado a la gerarquía de Príncipe.

Para la cjecucion de este tercer trabajo he tomado por guía el catálogo formado por el P. Mtro. Fray Manuel Risco, inserto en la erudita y concienzuda obra, últimamente publicada en Madrid por D. Juan Perez de Guzman, bajo el título de «El Principado de Asturias; » habiendo yo combinado las interesantes noticias que aquel libro contiene con las que existen en nuestro archivo municipal y con las que he hallado en varios historiadores.

Tales son los motivos que, sin pretensiones de ninguna clase y sin ánimo de contradecir ni de apoyar á ninguna de las dos partes contendientes en la famosa cuestion del Principado de Asturias, me han inducido á formar los presentes Apuntes históricos, en cuya tarda no me he propuesto mas objeto que el de dar a conocer lo que hay de cierto acerca de la instilucion del Principado de Gerona; dcjando á otra pluma mas ilustrada y competente que la mia el cuidado de escribir la historia de aquel título con mayor 'suma de noticias que las que he logrado recopilar, pues no lengo la vana presuncion de creer que sobre este asunto queda dicha ya la última palabra, y mucho menos la de pensar que mi trabajo está exento de crrores y equivocaciones.

« AnteriorContinuar »