La Vuelta por España: viaje histórico, geográfico, científico, recreativo y pintoresco ... por una sociedad de literatos, Volumen10033

Portada
P. Riera, 1875
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 311 - Candió la insurrección al Valles, al Ampurdan, á todas partes, si se esceptúa á Rosas, de tal manera, que como dice un escritor, testigo ocular, «en menos tiempo del que sería menester para andar el Principado un hombre desembarazado y bien montado, le tuvo Carlos reducido á su obediencia (s).
Página 474 - En su ardor salvó hoyadas y torrentes y se deslizó por la orilla de los barrancos como un fantasma arrebatado por el viento. Una alondra salió espantada de las ramas de un roble, y atrajo la atención del conde que le echó su azor. Los chillidos de la avecilla indicaron que preveía su suerte, y más pronto el diestro halcón los ahogó entre sus uñas, y la trajo sangrienta á su amo. — Diz que entretanto en senda oculta y de nadie transitada brillaron por un momento entre las ramas aceradas...
Página 111 - Luego los cristianos cercaron la ciudad y la combatían con máquinas é ingenios, y los valientes muslimes salían y daban rebatos, y se los destruían, y en uno de éstos fue herido y muerto de saeta Aben Radmir, el rey de los cristianos: pero no por eso levantaron el sitio, antes bien con nuevas tropas vinieron á la conquista.
Página 475 - Gerona; las puntas de las lanzas surcaban el polvo, arrastraban por el suelo las bordadas banderolas, y las bocinas ensayaban de cuando en cuando tonadas lúgubres: — el fiel azor volaba siempre delante de la fúnebre comitiva. Con grave y melancólico son tañían todas las campanas de Gerona; la fama de aquella muerte cruzó por ella seguida de consternación y espanto, y un fúnebre silencio reinaba en sus plazas y en sus calles. Cubriéronse de negros paños las paredes de la iglesia ; un altísimo...
Página 616 - Comunica la iglesia por siete ú ocho gradas con un claustro, cuyos ciento y doce arcos semicirculares, distribuidos desigualmente en cuatro lados y en dos pisos, descansan sobre elegantes columnas pareadas, de bases regulares y de capiteles bizantinos. Esta es sin duda la parte del monasterio que presenta más unidad, belleza y armonía. Ningún pilar, ni ninguna clase de estribo interrumpe las largas series de sus arcos; las líneas generales de la ornamentación son constantemente las mismas.
Página 328 - Ramon , en el centro y sobre el blason de la clave las tropas atraviesan un bosque, á la izquierda la vanguardia carga al enemigo, cuyas últimas filas huyen desordenadamente y se precipitan en el mar, y entre los combatientes un caballero español asesta un terrible bote al baberol de su contrario, cuya lanza se rompe en el choque estando en ademan de venir al suelo.
Página 208 - ... regimiento de la Guardia real de infantería y un batallon de África, sostenida por treinta caballos del 1." ligeros; conforme á las órdenes que tenia, rechazó á los expedicionarios, y para sostener en su movimiento retrógrado á estas tropas, que no podían permanecer tan adelantadas, mandó escalonar cuatro...
Página 329 - ... exquisita; sigue un adorno de lazos y hojas, y tras una moldura cóncava bien esculpida con canales y seguida de una línea de un pequeño medio-ovario aparece el vaso ó urna, que en el centro y extremos laterales de su parte inferior ostenta finísimas pechinas que con mucha gracia siguen la curva del vaso, ocupando bustos fantásticos el espacio que entre ellas queda. Corren encima dos fajas de arabescos , y tiéndese luego el soberbio frente de la urna, digno rival del neto central del basamento...
Página 527 - ... la capitulacion de la plaza y de los fuertes de Gerona , solicitando se sirva disponer el pronto cange de los oficiales y soldados de la guarnicion de Gerona y sus fuertes contra igual número de oficiales y soldados franceses detenidos en las islas de Mallorca y otros destinos. SE el...
Página 522 - BU cuidado, que de noche ponían perros en las sendas y caminos , y ataban de un espacio ó otro cuerdas con cencerros y campanillas; por cuya artimaña cogidos algunos paisanos, atemorizáronse los pocos que todavía osaban pasar con víveres á la ciudad.

Información bibliográfica