Imágenes de páginas
PDF
EPUB

1X.

[ocr errors]

se extendió al libro que contenia las leyes dictadas para resolver las controversias; por lo que al mas antiguo y célebre Código mercantil que se conoce, verosimilmente publicado en Barcelona en el siglo XIII, se le denominó el Consulado del

En ese mismo siglo se publicó en Francia un código maríti10 con el tít de Juicios ile Oleron; y otro en Suecia que se conoce con el nombre de Leyes de llisby.

En 1310 se publicó en Barcelona una compilacion de ordenanzas que comprendian á los patrones, tripulaciones y cargadores de naves, la que lleva el nombre de Capítulos.

En 1435 se publicaron otras Ordenanzas de los Jagistrados municipales de Barcelona, sobre actos mercantiles, las cuales se hallan insertas en el libro llamado del Consuludo.

En el siglo XV se hallaba establecida en la ciudad de Burgos una casa de contratacion, que era la que dirigía los into** reses de los comerciantes y defendía sus libertades. A princi“ pios del siglo XVI enviaba y pagaba dicha casa Cónsules y « comisionados en varios puntos de Europa, en cuyas ciuda“ des y puertos principales tenía sus factorías generales y

mercados, con el nombre de estaplas. La principal contrasi tacion se hacia en Medina del Campo, y en suis ferias se l'ert“ lizaban los cambios, ajustes y contratas, quedando Burgos “ como matriz, en donde residía la casa y direccion general,

que aunque gozabil de tantas libertades y preeminencias, erit " mas bien uma lonja de contratacion que nó un Consulado de

justicia: nó consiguió la jurisdiccion consular hastit el año

1494, á imitacion de la que ejercian las de Barcelona y Vil- lencia. Publicó entonces varias ordenanzas, que se l'ecopia “ laron en un tomo en 1553, con el título de Ordenanzas hechas por el Prior y Cónsules de la universidad le lu contratacion ile esta M. V. y M. L. ciulad ile Burgos; por sus

Magestacles confirmadas, para los negocios y cosus tocantes i * Su jurisdiccion 6 juzgado.

A consecuencia de la Liga anscático, se publicaron en Lubeck en 1597, las Orilenanzas marítimas de la llansa teutónica; las que en 1614 fueron aumentadas y publicadas con el título de Jus lanscálicum maritimum..

En Francia se publicó una coleccion de lo que se acostumbraba en los siglos XIV y XV, y de los principios que reglaban los contratos marítimos, bajo el título de Le Guidon ile la

[ocr errors]

mer.

En los años de 1673 y 1681 codificó Francia su legislacion mercantil, y publicó laš dos celebres Orlonanzas de los aspecte

Poco despues l'ederico II dió á la Prusia tin liyo General, vigente am, en el que se encuentran disposiciones relativas á todos los ramos del derecho mercantil.

En los años posteriores, Austria, Dinamarcit, Suecia y otros paises, revisaron siis antigas leves; en las ciudades conde se habian desarrollado lits relaciones comerciales, "sc recogieron “ las antiguas costumbres, se reunicron los antiguos usos, so “ redactaron las leyes ú ordenanzas, los estatutos ó reglamentos, y se consagraron los nuevos principios que derogaban la " ley civil cuando no lo completaban.” En España, sobre todo, se publicaron varias Ordenanzas notables sobre el derecho mercantil, como las de Barcelona (170:3), San Sebastian (1766), Valencia (1773]. Burgos (1716), s Sevilla (1781).

Pero el verdadero Código mere:intil del siglo XVIII, la obra monumental que ha sido el tipo de casi todas las legislaciones comerciales, el faro mercantil cuyos rayos se reflejan en los códigos de comercio modernos, son las Ordenanzas de la ilustre universulud y casa ile contratacion de la J. V. y J. L. rilla ile Bilbao. Los comerciantes de esta ciudad cordaron, en 1725, formar esas ordenazas generales para la determinacion de los pleitos y diferencias que se ofrecian en el tribunal de aquel Consulado en punto de letras de cambio y de otras materias de comercio y navegacion, los cuales fueron aprobadas y publicadas en 1737 por el Rey D. Felipe V, y revisadas en 1819. Abrazan las operaciones terrestres y marítimas, y regulal'izan las transacciones mercantiles.

Los dos códigos mas notables del presente siglo, en conformidad con los hábitos, tendencias y necesidades de la épocal, con las reformas de la legislacion política y civil, y con los progresos de las ciencias sociales, son: el publicado en Francia el año 1807, y el publicado en España el año de 1829, mucho mas perfecto que aquel. Ambos códigos han sido de grande importancia para el mundo mercantil: pues han servido de punto de partida para los códigos de comercio de casi todas las naciones; como los de Portugal (1833), Holanda (1838), Cer: deña (1813), Austria (1812), Italia (1865) y otros, siendo excepciones notables Inglaterra y los Estados Unidos do la América del Norte, que no tienen legislacion mercantil codis ficada: en Inglaterra se admitió en 1842 una mova acta sobro quiebras. Haití y el Brasil aceptaron el Código de Francia,

En Francia se modificó el título de las quicbras por la ley de 28 de Mayo de 1838. En España se publicó la Ley de Enjui. ciamientos sobre negocios y cursus de comercio (24 de Julio do

[merged small][ocr errors]

1830), que hit sido derogada, en si marui'parte, por la Ley de Enjuiciamento Civil (s de Octubre de 1853); sc hit suprimido la jurisdiccion privativa de comercio, y se ha reformado el procedimiento en los juicios mercantiles [6 de Diciembre de 1868 y 1.' de Febrero de 1869; y por último, se ba organizado y reglamentado las Bolsas de Comercio [1851-1851-18691875), agentes de cambio (1875), en las provincias ultramarinas (1859-1859-1869), los Bancos y Sociclades de crédito (1856-1856-1857-1865-1869), en la llabana (1853-1859), hipotecarios (1869), Sociedades extrangeras (1862-1865), Banco Nicional (1871), Seguros mutuos (1857), Sociedades mineras [1839). Circulacion de Jercaderius [1871-1871), en las provincias de ultramar (1872), Sanidad (1853-1858–1972), Ferrocarriles (1855–1855-1859-1872-1873), quiebras de estas compañias (1869), señales (1872), en Cubit (1858-1858–1875), servidos con fuerza animal (1861)y en Felipinas (1868).

Natural era que en las provincias españolas de Ultranar rigiera el Código de Comercio español, como se ordenó para ('llbil, Puerto Rico y Filipinas [1832–1909); pero las que se independizaron antes del año 1829 en que se promulgó, continuaron observando la Ordenanza de Bilbao, y algunas de ellas, como el Perú, Bulivia y Chile, han formado sus Códigos pro

En el Perú se resolvió, por ley de 10 de Enero de 1852, que se adoptase en la República el Código de Comercio español, con las modificaciones que el Consejo de Estado, previit alldiencia del Tribunal del Consulado; creyerc indispensables. El Consejo presentó sus trabajos; y el Congreso, por ley de 30 de Abril de 1853, ordenó que el nuevo Código comenzilse á regir el 15 de Junio del misino año. (1.)

Rige, en efecto, desde entonces; y la única reforma importanto que se ha hecho, como veremos en las notas respectivas, es la supresion de los Juzgados de Alzadas ó de segunda instancia. Al Congreso que se clausura hoy le ha faltado tiempo para suprimir la juriidiccion privativa mercantil, lo que verificará el que se reuna proximamente; mejora reclamada por la opinion pública, que vé en los juzgados de Comercio un privilagio, nó solo inútil, sino que es un obstáculo á lit legalidad, prontitud y baratura de la administracion de justicia en los asuntos de comercio, y á la justa realizacion del principio constitucional de la responsabilidad, pues esta recae sobre jueces legos, y nó sobre el verdadero causante que es el letrado Asesor.

pios.

(1)--Véase en el Apéndice cl.. 1.
1

Nuestro Código es bueno, como lo es el español que le sirve de base, y porque las modificaciones que se hicieron estaban arregladas á nuestras condiciones especiales; pero el impulso que ha recibido el comercio en estos últimos años, y principalmento entre nosotros con el establecimiento de Bancos de emision é hipotecarios, de grandes asociaciones industriales, de compañias de seguros, de telegrafos y ferro-carriles, y otras empresils mercantiles; exigeimeriosamente la reforma de nuestro Código de Comercio, sobre lo cual hay pendientés ante el Congreso varios proyectos.

El Reglamento do !'omercio vigente, fué expedido el 16 de Diciembre de 1861; pero está notabloinente modifica lo.

[ocr errors]

Dividiremos esta obra en tres partes: 1. la parte principal de nuestro derecho comercial privalo, ó sea el Córligo de Comercio;?? la parte principal de nuestro vlerecho comercial publico, 6 sea el Reglamento de Comercio; y 3 im Apéndice de todas las otras disposiciones accesorias indicadas en el prólogo, correspondientes á las dos partes anteriores, que serán numeradas y citadas en los lugares respectivos.

CODIGO DE COMERCIO

LIBRO PRIMERO

De los comerciantes y agentes de comercio.

TÍTULO 19

De la aptitud para ejercer

el comercio.

Art. 1. Son comerciantes [1] los que ejercen actos de comer

[1] La palabra comerciante es genérica, y comprende a los mercaderes, negociuntes, fibricantes y banqueros. Son mercaderes ó tenderos, los que en almacenes, tiendas, mercados ó ambulaytes venden al por menor, Negociantes, los que hacen el comerció en almacenes y venden sus géneros por piezas, cajas, gruesas, pesos mayores, sin tener tienda abierta ni muesTra aparada. l'abricantes o manufactureros, los que bajo nueva forma expenden las materias que han coinprado. Banqueros, los que se ocupan del comercio de dinero o de papel de crédito.

Los simplemente artesanos, ó sea los que trabajan á jornal y nó hacen de su estado un objeto de especulacion, nó son comerciantes. Tampoco-deben ser considerados como tales, los agricultores que venden los frutos que sacan de sus fundos; pues no hacen del comercio su profesion ordinaria. -Véase el articulo 298.

Hay otras personas sujetas a las leyes mercantiles como auxiliares del co, mercio ó que intervienen en él; tales son.-En el comercio ierrestre, los Corogedores, Comisionistas, Factores, Dependientes, Porteadores, y otros que contratan con los comerciantes, como los prestarlores, fialores, aseguradores, libradores, pagadores, tomadores y enclosantes, de los que nos ocuparemos en los lugares respectivos (Véase los art. 339, 361, 433, 366, 379 y 391 á 393]-En el comercio marítimo, los Navieros, Capitanes, Pilotos, Contramaestres, Sobrecargos, oficiales de nave, Corredores interpretes de nario y otras personas que intervienen en los contratos marítimos, como los prestadores a la gruesa y los aseguradores, de los que trataremos en utro lugar. --Véase los art. 820 y 860.

« AnteriorContinuar »