Imágenes de páginas
PDF
EPUB

toria (1) entre los comerciantes del lugar en que resida el ase. gurado, ó se le pruebe por cualquier modo legal que el Capitan, el consignatario o cualquiera otro corresponsal cuyo le dieron aviso del suceso.

Art. 937. Queda al arbitrio del asegurado renunciar el trascurso de estos plazos y hacer el abandono, ó exigir las cantidades aseguradas desde que pudo hacer constar la pérdida de los efectos que hizo asegurar. (2)

Art. 938. Despues de haber trascurrido los términos señalados en la póliza, puede el asegurado hacer el abandono y pedir á los seguradores el pago de los efectos asegurados, sin necesidad de probar su pérdida. (3)

Art. 939. Al tiempo de hacer el asegurado el abandono, debe declarar todos los seguros contratados sobre los efectos abandonados, así como los préstamos tomados á la gruesa sobre ellos; (4) y hasta que haya hecho esta declaracion no empezará á correr el plazo en que deba ser reintegrado del valor de los efectos. (5)

Art. 910. Si cometiere el asegurado fraude en la declaracion que prescribe el artículo anterior, perderá todos los derechos que le competian por el seguro, sin dejar de ser responsable i pagar los préstamos que hubiese tomado sobre los efectos asegurados, no obstante su pérdida. (6)

Art. 941. Admitido el abandono, (7) 6 declarándose váli

(1) Por avisos en los periódicos, cartas fidedignas, ó, personas que lo sepan positivamente.

(2) Porque pueda renunciar los plazos establecidos en su favor.

(3) De la comparacion de este artículo con el 934, resulta grinde oseuridad, si no contradiccion. Creo que no se ha expresado lo que se intentó; pues el artículo 908 del Código español, que es el respectivo, comienza de éste modo. Despues que haga trascurrido un año sin recibirse noticias de la nave en los viajes ordinarios, ó dos en los largos, puede el asegurado y. sigue como este artículo. Como se ve, dicho Código se ocupa del caso especial en que es imposible conocer la suerte de un buque, y fija el plazo de la presuncion legal de su pérdida, como sucede con las personas ausentes de que no se ha tenido noticia durante cierto tiempo. Esa equivocacion ha provenido de la necesaria variacion del artículo 904 del Código español que se hizo en el citado 934 de este Código.

(4) Para los efectos de su reduccion o anulacion en los casos indicados en este Código.

(5) No por esto dejan de correr contra él los plazos del artículo 934.

(6) Si solo existe error involuntario ú omision inculpable, no habrá lugar á mas que la reduccion ó modificacion de ley,

(7) Extrajuilicialmente por el asegurador.

do en juicio, se trasfiere al asegurador el dominio de las cosas abandonadas, correspondiéndole las mejoras ó perjuicios que en ellas sobrevengan desde el memento en que se propuso el abandono. (1)

Art. 942. El regreso de la nave despues de admitido el abandono, no exonera á los aseguradores del pago de los efectos abandonados. (2)

Aat. 943. Se comprende en el abandono de la nave, el fete_ de las mercaderias que se salven, (3) aun cuando se haya pagado con anticipacion, (4) y se considerará como pertenencia de los aseguradores bajo la reserva que por derecho competa á los prestadores á la gruesa, al equipaje por sus sueldos, y al acreedor que hubiese hecho anticipaciones para habilitar la nave ó para cualesquiera gastos causados en el último viaje. (5)

Art. 944. El abandono de las cosas aseguradas no puede hacerse sino por el mismo propietario, por el comisionado que hizo el seguro, ó por otra persona especialmente autorizada por el mismo propietario.

Art. 945. En caso de apresamiento de la nave, pueden el asegurado y el Capitan en su ausencia proceder por sí al rescate de las cosas comprendidas en el seguro sin concurrencia del asegurador, ni esperar instrucciones suyas, cuando no haya tiempo para exijirlas, quedando en la obligacion de hacerle notificar (6) el covenio hecho, luego que haya ocasion para verificarlo.

Art. 946. El asegurador podrá aceptar ó renunciar el convenio celebrado por el Capitan ó el asegurado, (7) intimando á este su resolucion en las veinticuatro horas siguientes á la notificacion del convenio. (8)

[1] Porque admitido ó declarado legal, fué válido desde que se hizo, y desde entonces debe surtir sus efectos. Por lo que respecta á ese dominio del asegurador, es consecuencia del pago que hace del valor total de las cosas, y de que el seguro tiene por objeto indemnizar de los perjuicios y no proporcionar ganancias.

[2] El abandono admitido o declarado es irrevocable; y en este caso, los aseguradores son los que obtienen las ventajas del regreso de la naye.

[3] Porque el asegurador se sostituye en el asegurado.
[4] De lo contrario, los asegurados reportarian ganancias.

[5) Porque subrogado el asegurador al asegurado en sus derechos, lo debe ser tambien en sus obligaciones.

[6] Para los efectos del artículo siguiente.
171 Sin esta libertad podria ser perjudicado por un acto ajeno.
[8] Para hacer cesar la incertidumbre del asegurado.

1

Art. 94%. Aceptándolo, entregará en el acto la cantidad concertada por el rescate, y continuarán de su cnenta los riesgos ulteriores del viaje, conforme a los pactos de la póliza del seguro. (1)

Art. 948. Desaprobando el convenio, ejecutará el pago de la cantidad asegurada y no conservará derecho alguno sobre los efectos rescatados. (2)

Art. 949. Si no manifestare su resolucion en el término prefijado, (3) se entenderá que ha renunciado el convenio.

Art. 950. Cuando por efecto de haberse represado la nave se reintegrase el asegurado en la propiedad de sus efectos, se tendrán por avería todos los perjuicios y gastos causados por su pérdida, y será de cuenta del asegurador satisfacer

los. (4)

Art. 951. Si á consecuencia de la represa pasaren los efectos asegurados á la posesion de un tercero, (5) podrá el asegurado usar del derecho de abandono.

Art. 952. En los casos le naufragio y apresamiento, tiene obligacion el asegurado de hacer las diligencias que permitan las circunstancias para salvar ó recobrar los efectos perdidos, sin perjuicio del abandono que le competa hacer á su tiem

po. (6)

Art. 953. Los gastos legítimos hechos en el recobro, serán de cuenta de los aseguradores hasta la concurrencia del valor de los efectos que se salven. (7)

Art. 954. No se admitirá el abandono por causa de inhabi

[ocr errors]

(1) Es decir, que se considera el apresamiento como una avería de que se indemniza al asegurado.

(2) El asegurado se considera en este caso como una tercera persona que compra lo apresado, y por eso tiene el doble derecho a la cantidad del seguro y á la propiedad de los efectos.

(3) En el artículo 946,
(4) Esta indemnizacion es consecuencia dei contrato de seguro.

(5) Por el artículo 38, ley 4, tit. 8 lib. 6 de la Nov. Recop., los buques de la Armada no perciben cosa alguna por la represa de buques de los nacionales; y por el artículo 39, los corsarios que los represen dentro de las 24 horas del apresamiento serán gratificados con la mitad del valor de la presa, quedando la otra mitad al dueño del barco, y pasado ese término lo serán con todo el valor de ella.

(6) Así lo exige la lealtad con qne contrajo.

(7) Porque á él corresponden también, las ventajas de la conservacion ó recobro de los objetos perdidos.

litacion para navegar, siempre que el daño ocurrido en la nave fuere tal que (1) se la pueda rehabilitar para su viaje: (2)

Art. 955. Vericándose la rehabilitacion, responderán solamente los aseguradores de los gastos ocasionados por el encalle ú otro daño que la nave hubiere recibido. (3)

Art. 956. Quedando absolutamente inhabilitado el buque para la navegacion, se practicarán por los interesados en el cargamento que se hallen presentes, ò en ausencia de ellos por el Capitan, (4) todas las diligencias posibles para conducir el cargamento al puerto de su destino. (6)

Art. 957. Correrán de cuenta del asegurador los riesgos del trasbordo (6) y los del nuevo viaje hasta que se alijen los efectos en el lugar designado en la póliza del seguro. (7)

Art. 958. Así mismo son responsables los aseguradores de las averías, gastos de descarga, almacenaje, reembarque, excedente de flete y todos los demas gastos causados para trasbordar el cargamento. (8)

Art. 959. Si no se hubiere encontrado nave para trasportar hasta su destino los efectos asegurados, podrá el propietario hacer el abandono. (9)

Art. 960. El término que tengan los aseguradores para el trasbordo será el que se estipule al intento en la póliza de seguro.

Art. 961. En caso de interrumpirse el viaje del buque por embargo ó detencion forzada, lo comunicará el asegurado a los aseguradores luego que llegue á su noticia; y no podrá usar de la accion de abandono hasta que hayan trascurrido los mismos plazos prefijados en la póliza de seguro.

Art. 962. Los asegurados están obligados á prestar á los aseguradores los auxilios que estén en su mano para conseguir que se alce el embargo, y deberán hacer por sí mismos las

(1) Aun en la edicion oficial dice, que no se la pueda.
(2) Es decir, para el viaje sobre que recayó el seguro.
(3) Lo mismo que la nota anterior.
(4) Véase el artículo 780.
(5) Véase el artículo 959.
(6) Véase el artículo 993.

(7) Porque es el principal interesado en que se salven los efectos, desde que la inhabilitacion del buque es un accidente de mar.

(8) Por las mismas razones nnotadas en el artículo anterior. (9) Porque la imposibilidad del trasbordo de los efectos equivale a su pérdida.

gestiones convenientes á este fin, en caso de que por hallarse los aseguradores en pais remoto no puedan obrar de comun acuerdo. (1).

TITULO 4.9

De los riesgos y daños del comercio

marítimo,

SECCION PRIMERA.

De las averías. (2)

Art. 963. Son averías en la acepcion (3) legal: 1.' Todo gasto extraordinario y eventual (4) que sobrevi. niere durante el viaje de la nave, para la conservacion de esta, de su cargamento ó de ambas cosas a la vez.

2.° Los daños que sufriere la embarcacion desde que se haga á la vela en el puerto de su expedicion, (5) hasta que quede anclada en el de su destino; y los que reciba su cargamento desde que se cargue en el puerto adonde fuere consignado.

Art. 964. La responsabilidad de dichos gastos y daños se decide por reglas distintas, segun el carácter que tengan las averías, de ordinarias, simples ó particulares, y gruesas ó comunes. (6)

(1). Si se consigue el desembargo antes que termine el plazo del abandono, el asegurado podrá ejercitar la accion de avería por daños y perjuicios.

(2) Avería es una palabra sinónima de daño; y se aplica principalmente en el comercio marítimo, á toda especie de pérdida o deterioro que se experimenta en la navegacion.

(3) Excepcion se dice en las otras ediciones.

(4) Y no los gastos ordinarios, que no proceden de caso fortuito ó de hecho de los propietarios ó sus agentes, porque ellos no son pérdidas que disminuyan la utilidad con que se habia contado.

(5) Bien puede suceder que un buque sufra avería en un puerto, como se reconoce en el artículo 1009. Este principio general no tiene relacion con el artículo 895, porque nna cosa es arería y otra es seguro.

(6). Averia ordinaria es todo gasto comun á la navegacion que no sea de los extraordinarios y eventuales. Estos gastos menudos no merecen el nombre de averías, sino el de gastos de viaje. Avería particular ó simple es todo gasto y perjuicio causado en la nave ó en su cargamento, que nohaya redundado en beneficio y utilidad conan de todos los interesados en el mismo buque y su carga, Averia comun ó gruesa es la que se define en el artículo 969,

« AnteriorContinuar »