Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que se hacen de cosas muebles (1) con ánimo de adquirir sobre ellas algun lucro revendiéndolas, (3) bien eca en la misma forma que se compraron, ó en otra diferente. (3)

Art. 298. No se consideran mercantiles:

1.- Las compras de bienes raices (+) y efectos accesorios á éstos, aunque sean muebles. (5)

(1) Como esta palabra está empleada en oposicion á inmuebles, se comprenden bajo ella la propiedad intelectual, los privilegios, las facturas y otros títulos semejantes para exijir la entrega de ciertas mercaderias, los créditos del Estado ó particulares, las acciones de compañía o el papel moneda. Cnando la compra de estos efectos se haga con el fin de especular, la operacion es mercantil y se rige por las reglas de este Código. -En los Arts. 1.340 á 1.345 del Cod. Ciri se trata de las cosas que se puede vender.

(2) Este ánimo debe existir al tiempo de hacerse la compra; cnando nó sea manifiesto, podrá descubrirse por el destino que se dé i la cosa compradla. Anpone la compra de una cosa mueble sen hecha para revender, pero am intencion de lacrarse, no debe ser considerada como mercalitil.

Sería conveniente la reforma del Código, en el seutido de que se cousldle rase mercantil la compra becha con ánimo de lucrarse, aunque no fuese por medio de la rerenta, sino del arrendamiento de la cosa: porqne lo que caracteriza el acto mereanul, no es el medio que se elija para realizar el lucro, sino el fin de la especulacion que le da la vida.

(3) Porqne esto nada in dıye en la naturaleza del acto: de manera que to-las las reventas de las primeras materias de la industria, convertidas por el arte en objetos útiles, son actos mercantiles. Sin embargo, esta re. glu debe entenderse con una liritacion: siempre que las primeras n.aterias trasformadas no se agreguien como accesorinis á un acto que por su natiraleza no es comercial; por ejemplo la rerenta que hace un pintor del Fenzo y los colores que compró para hacer un paisaje.

(1) En la Enciclopelia Espinigia de Derecho y Administracion se hacen estas juiciosas observaciones: "el fin de la compra, la especulacion, *. no el objeto sobre que esta recae, es lo que determina la naturaleza de - aquella. El que compra m terreno pantanoso para desagnarlo y ren*- ilerlo así mejorarlo á los labradores, ejecuta una operacion ile igual na*- turaleza que la que realiza el que compra 100 arrobas de lana para hi.. larla y vencerla despues a los iejetiores.

(J) Porque lo accesorio sigue á su principal.--Las cosas que están bajo ei dominio del hombre son corporales o incorporales. Corporales son las que percibimos con los sentidos: las olemas son incorporales, como los de richos y acciones. Las cosas corporales son muebles ó inmuebles. Mucbles, las que sin alteracien pueden ser lleraclas de un lugarii otro: las de. masson inmneliles. Las sepsorientes se comprenden en las mn: bles. Pertenecen á la clase de inmuebles: 1.. los campios, estanques. inentes, cili. ticios, molinos. I en general, enalquier obra construida con adherencia al <delo, para que perm: niezca ali mientras ilure: 2. - los frutos pendientes y las maderrs iilies (le cortarse: los cantos y demas objetos que hacen parte del capital de un fondo: las Cañerias. las herramientas, las prensas, las calderas. las semillas. los animales delicados al cultivo, y todos los objetos destinados al servicio de la heredad; ! 3. - los materiales que hiun

2. Las de objetos destinados al consumo del comprador, ó de la persona por cuyo encargo se laga la adquisicion.

3. Las ventas que hagan los labradores y ganaderos de los frutos de sus cosechas y ganados.

4. " Las que hagan los propietarios y cualquiera clase de personas de los frutos ó efectos que perciban por razon de renta, dotacion, salario, emolumento, ú otro cualquiera título remuneratorio ó gratuito.

5. • La reventa que haga cualquiera persona que no profcse habitualmente el comercio, del resídno de los acopios que hizo para su propio consumo. Siendo mayor cantidad la que éstos ponen en venta que la que hayan consumido, se presumo que obraron en la compra con animo de vender, y se reputaran mercantiles la compra y la venta.

SECCION SEGUNDA.

De los derechos y obligaciones que nacen de las com

pras y ventas mercantiles.

una can

Art. 299. En todas las compras que se hacen de géneros que no se tienen a la vista, ni pueden clasificarse por tidad determinada y conocida en el comercio, se presume la reserva en el comprador de examinarlos y rescindir libremente el contrato, si los géneros no le convivieren.

La misma facultad tendrá, si por condicion expresa se hubiere reservado ensayar el género contratado. (3)

Art. 300. Cuando la venta se hubiese hecho sobre muestras, ó determinando una calidad conocida en los usos del comercio, no puede el comprador rehusar el recibo de los géneros con

formado un edificio y que están separados de él mientras se repara, , todas las cosas colocadas en el fundo, para que permanezcan en él perpétuamente.

(1) Porque falta el ánimo ile lucrarse rerendiendo.,

12) Si el ganadero especulase en comprar y vender el ganado, haría un acto de comercio.- Véase la nota a ì Art. 1.

(3) La venta puede ser simple ó bajo condición suspensiva ó resolutoria. La venta á prueba se repnta hecha bajo una condicion suspensiva. Las cosas que antes de comprarlas se acostumbra examinar al gusto, no se consider::i vendiilas hasta que el comprator quede satisfecho, despnes de haberlas gustado por si, ó por su encargado lArts. 1,307, 1,312 1 1,317 Cod. Civil

tratados, siempre que sean conforme a las mismas muestras, ó a la calidad prefijada en el contrato. (1)

Art. 301. En caso de resistirse el comprador a recibirlos jwr falta de esta conformidal. se reculioceran los géneros por peritos; quienes, atendido: los términos del contrato, y confrontándolos con las muestras si se hubiesen tenido a la vista para sa celebracion, declararan si los géneros son ó no son de recibo.

Art. 302. En el primer caso se declarará consumada la rehe ta, quedando desde luego los géneros por cuenta del comprador; y en el segundo se rescindirá el contrato, sin perjuicio de las indemnizaciones a que tenga derecho el comprador por los jactos especiales que hubiese hecho con el vendedor, ó por disposicion de la ler.

Art. 303. Cuando el rendedor no entregare los efectos vendidos al plazo que convino con el comprador. () podrá éste pedir la rescision del contrato, ó esigir reparacion de los perjuicios que se le sigan por la tardanza, aun enando esta proceda de accidentes imprevistos.

Art. 304. El comprador que haya contratado en conjunto una cantidad determinada de generos, sin hacer distincion de parte ó lotes, con designacion de épocas distintas para su entrega, no puede ser obligado a recibir una porcion bajo promesa de entregarle despues lo restante.

Art. 305. Si conviniere espontaneamente en ello, queda irrevocable y consumada la renta en cuanto a los géneros que recibio, aun cuando el vendedor falte a entregar lo demas; quedándole su derecho a salvo contra este, para compelerle a cumplir integramente el contrato, ó indemnizarle de los perjuicios que se le irroguen por no hacerlo.

(1) Cuando la renta se ha hecho conjuntamente sobre nuestras y determinando calidad, y luezo el género resulta igual a la muestra pero de of ra calidad: en caso de dua sobre la verdariera intencion de las partes, éstas deben sujetarse a la muest a. que es prueba mas segura, porque es de snjwberze que tenga los conocialientos vecesarios el comerciante que especula en cierta clase de géneros. Cuando la renta se babiese hecho sobre cosas indeterminadas, pero espresando su especie, no podrá exijirlas el compralor de la mejor clase, sino de la mediana, que es lo que se supone en la intencion de los contrarentes.

3) Excepto en el caso diel Art. 396.-Tease los arts. 1.360 á 1,352 de Corigo Civil, izs tíutar de ontrega de la cosas damas obligaciones dit? Vendedor.

Art. 306. Cuando la falta de entrega de los cfectos vendidos proceda de que hubiesen perecido, ó se hubiesen deteriorado por accidentes imprevistos sin culpa del vendedor, (1) cesa tod": responsabilidad de parte dc éste, y el contrato queda rescindido de derecho. (2)

Art. 307. Si el comprador reliusare sin justa causa el recibo de los efectos que compró, tendríí tambien el vendedor la facultad de pedir la rescision de la venta, ó de exigirle el precio, poniendo los efectos a disposicion de la autoridad judicial para que provca su depósito por cuenta y riesgo del comprador.

Art. 308. El mismo depósito podrá solicitar el vendedor, siempre que haya por parte del comprador demora en entregarse de los géneros contratados; y los gastos de la traslacion al depósito, y su conservacion en él, serán de cuenta del mismo comprador.

Art. 309. Los daños y menoscabos que sobrevinieron en las cosas vendidas despues de haberse concluido la venta en forma legal, y de tenerlas el vendedor a disposicion del comprador hasta hacerle la entrega en el lugar y tiempo en que por las condiciones del contrato ó con arreglo a derecho se debiere verificar, son de cuenta del comprador, (3) a menos que hayan sobrevenido por fraude ó negligencia del mismo vendedor.

Art. 310. Corresponden al vendedor los daños que ocurran en las cosas vendidas y no entregadas al comprador, aunque provengan de caso fortuito:

1. Cuando la cosa vendida no sea un objeto cierto y determinado con marcas y señales distintivas de su identidad, que eviten su confusion con otras dei mismo género. (4)

2. • Cuando por pacto expreso del contrato, por uso del comercio, segun la naturaleza de la cosa vendida, ó por disposicion de la ley, competa al comprador la facultad de examinarla, y darse por contento de ella antes que se tenga por concluidå é irrevocable la compra. (5)

[1] Es decir, liubieran sufrido dano ó menoscabo en sí misinos, nó si hubieran desmerecido de precio por los accidentes del comercio.

[2] Si no se hubiere realizado el caso del Art. 303.

[3] Así como, tambien, la ventaja o incremento de lo vendido. Desde que la cosa está á disposicion del comprador, corre de su cuenta; y el vendedor no debe responder por ella, sino por culpa ó dolo.

[4] Porque en este caso el vendedor no es deudor de especie sino de gé. nero, que nunca perece.

[3] Porque hasta entónces no puede decirse que hay contrato perfecciopado,

3. • Si los efectos vendidos se hubiesen de entregar por número, peso ó medida. (1)

4. Si la venta se hubiere becho a condicion de no hacer la entrega hasta un plazo determinado, ó hasta que la cosa estuviera en estado de entregarse con arreglo á las estipulaciones de la venta. (?)

Art. 311. Siempre que los efectos vendidos perezcan ó se deterioren á cargo del vendedor, segun las disposiciones del artículo precedente, devolverá al compra lor la parte del precio que éste le hubiere anticipado.

Art. 312. El vendedor que, despues de hecha la ventit, alterarse la cosa vendidit, ó là enajenase y entregase a otro sin haberse antes rescindido el contrato, entregará al comprador, eli el acto de reclamarla, otra equivalente en especie, cualidad y cantidad; ó en su defecto le abonará todo el valor que, a juicio de arbitros, se considere al objeto vendito, con relacion al uso que el comprador se propusiera hacer de él, y al lucro que le pudiera proporcionar; rebajándose el precio de la venta, si no lo hubiese percibido. (3)

Art. 313. Despues de recibidos por el comprador los géneros que le fueron vendidos, no será oido sobre vicio ó defecto en su calidad, ni sobre falta en la cantidad; siempre que los hubiese examinado y reconocido a su satisfaccion.

Art. 314. Cuando los géneros se entreguen en fardos ó bajo cnbiertas que impidan reconocerlos, puede el comprador en los ocho dias siguientes a su entrega, reclamar cualquier per juicio que haya sufrido por falta en la cantidad, ó por vicio en la calidad.

Art. 315. En el primer caso, debe acreditar el comprador, que los cabos estan in tactos: en el segundo, que las averias ó defectos no han podido ocurrir despues de hecha la ventil, ni causarse fraudulentamente.

Art. 316. Si el vendedor exije, en el acto de la entrega, que

(1) Concierda con et Art. 1313 del Coil. Civ., sexua el cual en la venta que se hace de las cosas por peso, número ó medida, no pasa el riesgo al comprador hasta que se pesen, cuenten ó midan; pero sí, en el caso de que la venta se haga en conjunto.

(2) Porque hasta entonces no adquiere el comprador el dominio de la cosa.

(3) Segun el Irt. 1,375 !el Cod. Cir., el comprador no puede ser obligado á recibir una cusi equivalente en lugar de la que compi; sai esia wo puede ser entregada, qitedi rescinuido el coutrato.

« AnteriorContinuar »