Imágenes de páginas
PDF
EPUB

2.- El nombre y domicilio de la persona á quien ha de ser pagada. (1)

3.- El nombre y domicilio de la persona contra quien se gira. (2)

4.- La designacion del lugar, dia, mes y año en que se libra. (3)

5.- El término ó época en que deba ser pagadi. (1).

6. La cantidad que el librador manda pagar, detallándola si es en moneda real y efectiva. (5)

7. - El valor de la letra, ó sea la forma en que el librador se da por satisfecho de él, distinguiéndo si lo recibió en numerario ó mercaderías, ó si es valor entendido, ó en cuenta con el tomador de la letra. (6)

8.- La firma del librador hecha de su propio puño, ó de la persona que con poder suficiente firma por él. (7)

Art. 382. Debe expresarse en letras, y sin abreviaturas, la cantidad recibida ó la girada.

Art. 383. Puede intervenir un notario público en la redac

(1) Está puede ser el toma lor, un tercero ó el mismo librador- Art. 387.

(2) ¿Puede ser esta el mismo librador? Creo que sí, habiendo remitidos de plaza á plaza, desde que el Código no lo prohibe. Véase los Arts. 388 y 389.

El Código Español no exije la designacion del domicilio en los casos de los dos incisos anteriores; y si en este, tanto para que sepa el portador adoude debe dirigirse, cuanto para que se vea que la letra se gira de una plaza á otra.- Véase el artículo 385.

(3) Para que pueda saberse si el librador era capaz de girar en aquella época, ó si estando para quebrar perjudicaba á sus acreetlores, ó si la letra estaba girada de un lugar á otro. Véase los artículos 385 y 388.

(t) Para que no se considere como un simple mandato, ó como un recouocimiento de haberse recibido la cantidad expresada en la letra, y no como letra de cambio.

El librador debe ser acreetlor del pagador en la época del vencimiento; y la orden de pagar debe ser el resultatlo sincero de una transaccion de comercio real, en el momento del giro ó en el del endoso.

(5). Y no en mercancías que, como susceptibles de deterioro, no son objeto de este contrato. El Código Español agrega, ó en las monedas nominales que el comercio tiene adoptadas para el cambio. Véase el Art. 382.

(6) Porque sin esta manifestacion no habria contrato de cambio, sino un verdadero préstamo. La cláusula de haber recibido el valor eii numerario ó en mercaderías, acredita, mientras no se pruebe lo contrario, que el Jibrador lo ha recibicio efectivamente; y por el contrario, la cláusula de ralor entendido ó en cuenta, acredita que no lo ha recibido, y el tomador será responsable de su importe en favor del librador mientras no destruya esta presuncion, Véase el artículo 381.

(7) Si fueren varios los libradores, la letra deberá llevar la firma de to. dos. Véase el artículo 391.

cion de la letra de cambio, y dar fó de la autenticidad de la firma del librador. (1)

Art. 384. Las cláusulas de valor en cuenta y valor entendido hacen responsable al tomador de la letra del importe de ella en fayor del librador, para exigirlo ó .compensarlo en la forma y tiempo que ambos hayan convenido al hacer el contrato de cambio.

Art: 385. Las letras que se giren contra una persona que vive en el mismo lugar para pagarse. en él, son simples pagarées de parte del librador en favor del tomador. (2)

Art. 386. La aceptacion que de ellas se haga se reputa un afianzamiento que garantiza la responsabilidad del librador, pudiendo el tomador cobrarla del que aceptó la letra, ó del que la libro.

Art. 387. El librador puede girar las letras de cambio á su propia órden, expresando retener en sí mismo el valor de ella. (3)

Art. 388. Igualmente es permitido librar á cargo de una persona para que haga el pago al domicilio de un tercero. (4)

Art. 389. Tambien puede librarse en nombre propio por órden y cyenta de un tercero, y expresarse así en la letra, (5)

(1) Muy rara vez se hace uso de esta facultad.

(2) Porque no hay contrato de cambio sino á causa de los riesgos que tomà sobre si el que se obliga á hacer pagar en otro lugar la cantidad que se ha entregado.

La restriccion de parte del librador en favor del toriador, hace creer que esas letras convertidas en pagarées no pueden endosarse.

(3) Esto se hace poniendo despues de la cantidad las palabras valor en mi mismo; cuya expresion no significa que el librador ha percilido el valor de la letra, sino que es acreedor de la persona contra quien la gira; de manera que el sugeto á quien se paga la letra no hace mas que el oficio de amigo ó comisionado para el cobro, y no hay verdadera letra de cambio. Lo que se acostumbra hacer es girar estas letras para endosarlas, y entóllces entran ya en las condiciones naturales de las demas letras, pues que hay un tomador, que es el endosatario, y un pagador.

(4) Estas letras se llaman á domicilio ó domicilialas, y deben expresar el lugar donde deben pagarse, siendo de cargo del aceptante proveer de fondos a la persona que ha de satisfacerlas. En la acepracion se debe indicar dicha persona, á efecto de que el tenedor sepa á quien acudir para el cobro. Las letras no domiciliadas son las que se pagan en el domicilio del girado.

(5) Así es que un negociante de Arequipa que tiene crédito abierto so-bre un comerciante de Lima, puede encargar á un negociante del Callao, que libre por su cuenta sobre el comerciante de Lima. Mas es necesario que el negociante de Arequipa haya dado mandato al del Callao, ó que ratifique luego la operacion, porque una persona no puede obligar á otra sių su conocimiento o á pesar suyo.

pero la responsaisilidad del librador (1) siempre es la misma, y el tenedor no adquiere derecho alguno contra el tercero por cuya cuenta se hizo el giro (2)

Art. 390. Ni el librador ni el tomador de la letra de cam. bio tienen derecho á exigirse, despues de entregada esta, que se haga variacion en la cantidad librada, en el lugar del pago, en la designacion del pagador, ni en otra circunstancia alguna; y solo podrá tener lugar cualquiera de estas alteraciones de consentimiento de ambos. (3)

Art. 391. No siendo comerciantes los libradores ó aceptantes de las letras de cambio, se considerarán estas, en cuanto á los que no tengan aquella cualidad, simples pagarées, sobre cuyos efectos serán juzgados por las leyes comunes en los Tribunales de su fuero respectivo; (4) sin perjuicio del derecho de los tenedores á exigir el importe de estas letras conforme a las reglas de la jurisprudencia mercantil, de cualquiera comerciante que haya intervenido en ellas.

Art. 392. Si dichas personas no comerciantes hubiesen librado ó aceptado las letras por consecuencia de una operacion mercantil, probando el tenedor esta circunstancia, quedarán sujetas, en cuanto á la responsabilidad contraida en ellas, á las leyes y jurisdiccion del comercio.

Art. 393. El endoso, sea ó 10 comerciante el que lo ponga, produce garantía del valor de la letra endosada, salva la reserva de su fuero respectivo á los enclosantes que no sean ciantes. (5)

Comer

(1) Que en el ejemplo anterior es el negociante del Callao.

(2) Esta excepcion del derecho coniun, segun el cual el que procede á nombre de otro no tiane responsabilidad propia, se funda en la ventaja que resulta al comercio (le que el tenedor tenga una accion expedita contra el librador sin enirar en investigacions de si este cumplió ó no con las instrucciones de la persona por cuya órden libró.

(3) Segun esto, antes de la entrega de la letra se puede exigir esas rariaciones; y por consiguiente, el contrato no queda perfecto hasta que se verifica dicha entrega.

(4) Es decir, por las leyes y tribunales del fuero comun.

(5) El objeto de estos tres artículos es señalar por qué leyes y en qué tribunales deben ser juzgados los que libran, aceptan ó endosan letras de cambio. El principio en que se fiundan es, que la jurisdiccion mercantil es competente por razon de los actos, y no de las personas; pero sería mas conveniente que se considerase mercantil toda intervencio en las letras de cambio, las que, por su naturaleza, sou siempre actos de comercio: así se declara en el Código Francés.

Art. 394. Todos los que pongan su firma á nombre de otro en las letras de cambio como libradores, aceptantes ó endosantes, deben hallarse autorizados para ello con poder especial (1) de las personas un cuya representacion obran, y expresarlo así en la antefirma.

Art. 395. Los tomadores y tenedores de las letras tienen derecho a exigir del firmante la exhibicion del poder.

Art. 396. Los libradores no pueden rehusar á los tomadores de las letras la expedicion de segundas, terceras y cuantas pidan de un mismo tenor que las primeras, (2) siempre que hagan esta demanda antes del vencimiento de las letras. Desde la segunda inclusive en adelante, (3) todas llevarán la expresion de que no se considerarán válidas, sino en defecto de haberse hecho el pago en virtud de la primera, ó de otra de las expedidas anteriormente. (4)

Art. 397. En defecto de ejemplares duplicados de las letras expedidos por el mismo librador, puede cualquiera tenedor de una letra dar á su tomador una copia de la primera en que no podrán dejar de incluirse literalmente (5) todos los endosos que contenga, y se expresará que se expide a falta de segunda letra.

Art. 398. Si en la forma de la letra de cambio faltare alguna formalidad legal, se considerará como pagaré á cargo del librador, y en favor del tomador. (6)

[1] No es bastante el poder general dado para comerciar.

(2) Para ocurrir a los perjuicios que podrian resultar de un extravío; y para facilidad del comercio, pues mientras se envia un ejemplar á la aceptacion, puede negociarse la letra con el otro ejemplar, teniendo cuidado de expresar en este último que el aceptado estará á disposicion del portador del negociado en un domicilio indicado en el lugar del pago.

[3] Esto es, cuando se dé mas de un ejemplar. [4] Si no se hace esa expresion, pasarán todos los ejemplares por originales, y el librador tendrá que sufrir las consecuencias de su imprudencia, salva su accion para repetir el pago de lo indebido contra quien hubiere lugar.

Debe tambien tener cuidado el librador de enviar carta de aviso á la persona contra quien gira la letra para que no la rehuse, ó entregar aquella al mismo tenedor

[5] Libremente se dice en la edicion corriente.

(0) Parece que estas letras no son endosables, por las mismas razones de la nota al artículo 385. Las que tienen todas esas formalidades, circnlan de mano en mano por medio del endoso, se vuelven un objeto corriento de compra y de venta, teniendo, como todas las mercaderías, su precio corriente y sus movimientos de alza ó de baja; é influyendo sobre su valor la confianza de que serán exactamente pagadas, el tiempo que falta para el yencimiento, y la distancia del lugar del pago.

Véase tambien en el número 6 del Apéndice.

SECCION SEGUNDA.

De los términos de las ietras, y su vencimiento.

Art. 399. Las letras de cambio pueden girarse:
1.° A la vista ó presentacion.
2.° A uno ó muchos dias, uno ó muchos meses vista.
3.° A uno ó muchos dias, uno ó muchos meses fecha.
4.° A dia fijo y determinado. (1)
5.° A una feria. (2)

Art. 400. La letra á la vista debe pagarse á su presentacion.

Art. 401. El término de la letra girada á varios dias vista, empieza a correr desde el siguiente á su aceptacion. (3)

Art. 402. El término de una letra girada á ciertos dias ó meses (4) vista, empieza á correr desde el dia siguiente al de su aceptacion. (5)

Art. 403. El término de una letra girada á dias ó meses (6) de su fecha, empieza á correr desde el dia inmediato al de su giro. (7)

(5)

(1) Se gira a dia fijo cuando se señala el dia del mes, como el 9 de Diciembre ; ya dia determinado, cuando se indica el de un suceso ó una festividad, como él dia del aniversario de la batalla de Ayacucho.

(2) El Código Español agrega: å uno ó muchos usos; y señala el térmi· no usual de las letras giradas de plaza á plaza en lo interior de la nacion, y en el extranjero sobre cualquier plaza de España. (Art. 439 y 143.)

(3) Creo que este artículo está comprendido en el siguiente, y por lo tanto es una duplicacion inútil: en el Código Español uo se encuentra esa, repeticion. (4) - Véase la nota al art. siguiente.

¿Y si no es aceptada? El Código español se pone en este caso, (441) y por eso es que dice desde el dia siguiente á su aceptacion o protesto. Pero en esto hay una desigualdad; porque si suponemos dos letras giradas á igual número de dias vista, de las cuales una sea aceptada y la otra no, el término de la aceptada vencerá antes que el de la protestada, á causa del tiempo necesario para el protesto. Lo justo es que el plazo para el pago de las letras principie a correr desde siguiente la presentacion, sean ó no aceptadas; y parece que tal es el espíritu de este artículo.

(6) El Código Español explica, que los meses para el cómputo de los terminos de las letras giradas á meses, se contarán de fecha á fecha. Es decir, que una letra girada el 13 de Junio á un mes fecha, vencerá el 13 de Julio; y si no hay dia correlatario al en que vence la letra, como si es girada el 30 de enero á un mes fecha, se entenderá que vence el último dia del mes; asi como cuando se gira el 28 ó 29 de febrero, vence el 28 ó 29 de Mar. zo y no el 31, pues debe contarse el tiempo de fecha á fecha.

(7) No se contará por lo tanto el dia del giro, pero sí el del vencimiento,

« AnteriorContinuar »