Imágenes de páginas
PDF
EPUB

LEGISLACION MERCANTIL

TOMO I.

[ocr errors][merged small]

A LA EXCMA. CORTE SUPREMA DE JUSTICIA,

Dedico este ligero trabajo al primer Tribunal de mi patria, mó tanto por la honra que ello me reporta, cuanto por satisfacer la necesidad que siento de emitir mi pobre juicio sobre el Poder Judicial del Perú, de quien dicho Tribunal es la cabeza y el centro de accion.

No existiría en mí esa necesidad, si los ultrajes al Poder J!!dicial partieran, unicamente, de algumos litigantes vencidos y de unos muy pocos Abogados de quienes puede decirse blasfeman porque ignorari

. Pero esos deshagos del desengaño y esas críticas de la impotencia han resonado en todas las clases sociales; y, lo que es aun mas sorprendente, hain hallado eco en los periódicos nacionales que circulan en los principales paises, á causa de la inexperiencia, de la irredcxion ó de la condescendencia de algunos de sus Redactores.

Triste de un lado y punible de otro es, por cierto, que los periódicos peruanos den la peor idea del Poder Judicial del Perú, mientras que los Tribunales extrangeros le hacen cumplida justicia. Muy recientes son los dos laudos en que el Senado se Hamburgo, ese gran Tribunal de prestigioso renombre, ha fa11:do en favor del Perú, ha reconocido liv celeridad y la justificacion con que proceden sus Jueces, y ha tenido para estos una palabra de elogio. Ese lamentable contraste solo puede esplicarse por la superficialidad de los primeros y li ilustracion de los segundos.

Pensando con sano criterio y jnicio imparcial, es forzoso convenir en que el Poder Judicial del Perú es ilustrado, experto, independiente é integro; y, considerado en relacio:: con los otros Poderes políticos del Estado, eviilentemente es el que ofrece mayores garantías, porque predominan en él dichas cualidades, tanto en calidad como en cantidad.

Los variados requisitos que las leyes prescriben para los diferentes empleos de la magistratura, la publicidad de los juicios, la motivacion de los fallos, la gerarquía judicial y las fi!cilidades para hacer efectiva la respousabilidad civil y criminal de los Jueces, constituyen un encadenamiento ordenado de garanting q110 producon, necosariamento, aquel prodominio. En el Poder Judicin), el que menos es un Abogado; on los otros Podores, el único título para obtener nn cargo ó empleo es la voluntad del que elige o nombra, la rospons:ibilidad es ilusoria у In arbitrariedad es una consocuencia.

Nuestro poder Judicial se ha hecho notable por sn independencia moral, y por la enérgica proteccion que ha dispensado siempre á lns víctimas del Poder Ejecutivo; principalmente cuando este, ensañado contra sus adversarios políticos, ha intentado destrozar los diques de la constitucionalidad: es el l'oder verdaderamente popular. No hay ejemplo de que haya provocado lucha alguna; pero fuerte con susilastradas convicciones, y armado con la fuerza moral de la justicia cuya distribucion de está confiada, se ha puesto frente a frente del brazo armado del Estado, siempre que se ha intentado hollar sus fueros ó enando ha sido necesario proteger á los ciudadanos. Si ejemplos de dignidad queremos hallar en los hombres del Perú, busca:émoslus entre los miembros del Poder Judicial.

Una de las vulgaridades mas generales es la supuesta venalidad del Poder Judicial. Desgraciados de aquellos que tal especic aceptan sin examen! -solo niega la honorabilidad agena, sin pruebas convincentes, quien no conoce el honor¿Cnal de nuestros Jueces ó Magistrados ha improvisado una fortuna? (nal de ellos es gran capitalista? cual es el quie, labiendo sido pobre hasta ayer, insulta hoy á la sociedad con un lujo deslumbrador y cuenta por millones una fortuna de origen tenebroso? O hay peruanos que crean que los Jueces del Perú son tan miserables, que se venden para comprar un vestido ó para asistir áụna funcion de teatro?

dira quie nadie ha atacado al Poder Judicial sin hacer honrosas salveilailes. Lo justo seria elogiarlo, haciendo deshonrosas salvedades, para no equivocar la regla con la excepcion; y esto, en el caso de que haya pruebas incontrovertibles de que algun Juez ha hecho trucque de justicia por dinero, las que felizmente no han llegado á mi conocimiento.

Otra de las acusaciones que se hacen al Poder Judicial es el retardo en el despacho. Otra calumnia. Los escritos se proveen, si no en el mismo dia de su presentacion, en el siguiente; y las resoluciones se pronuncian, si no dentro del término leg 1, el absolutamente indispensable para el estudio de la causa, Hay sus excepciones; pero estas provienen generalmente, no de los Jueces ni aun siquiera de la ley, sino de que ellos no pueden activar de oficio los juicios civiles, de la aglomeración del trabajo, ó de incidencias legales que los censores no se cuidan de

Se me

en

ITI.

conocer. Muy pocos során los casos en que un Jucz no puedo justificar la demora de que se le acuse.

Y sea dicho de paso: nó conocemos Estado alguno en que la administracion de justicia sea mas barata ni mas pronta q110 en el Perú. Podría se irnos de ejemplo el celebérrimo juicio que l: Nacion signe en Londres contra los consignatarios del giano, en el que se la gastado ya centenares do miles de li. Liras, y no se ha conseguido aun que se conteste á la demanda en los seis años trascurridos.

Si en la extencion de la República hay algunos Jueces ineptos, culpesc: 1.° al prurito legislativo de crear provincias insigniticantes, y á la exigua dotacion que les está señalada, que son las dos canais principales de que muy pocos Abogados acepten judicaturas; 2.° á la intervencion que el Ejecutivo tiene en los nombramientos; y 3.° á la falibilidad liomani.

(oncretándome á la Corte Suprema: es innegable que siempre ha tenido en su seno muy distinguidos y rectos Jurisconsultos, nó inferiores, por cierto, á los de las naciones mas adelantadas.

Algunas veces he tenido la honra de servir de Conjuez en tan respetable Tribumal; lo que me ha proporcionado la ocasion de presenciar la lucidez de sus disenciones y la imparcialidad con que sus miembros buscan clacierto.

Desde muy niño os contar que un subio Ingles, despues de haber visitado el Perú, dijo que en este habia tres cosas que envidiaba para sui patria: una de ellas era la Corte Suprema. Si el ilustre viajero hubiera repetido sus visitas hasta el dia, su opinion sería la misma. Jamás olvidaré tan gloriosit i radlicion.

Por lo demas, ningma interpretacion puede darse á osta dedicatoria que desvirtúe la fuerza de mis opiniones, desde que estas no se refieren á nadie en particular.

Lim:1, Febrero de 1977.

MIGUEL A. DE LA LL.

« AnteriorContinuar »