Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Estas son las quintaladas que se han de cargar en las naos que van á la especería, é lo que cada uno ha de cargar, de lo cual pagará cuarta é veintena á su Alteza.

Primeramente Fernando de Magallanes é Ruy Falero, capitanes generales de la dicha Armada, habrán sesenta quintales de cámara cada uno. .

Iten: de quintalada, é veinte quintales cada uno, é estos veinte se cargarán debajo de cubierta é las cámaras sobre cubierta. .

Quintalada.

60

20

Los otros tres capitanes habrán cada cuarenta quintales de cámara, diez de quintalada.

40

Thesorero, veinte quintales de cámara é una quintalada debajo de cubierta. .

22

El contador, otro tanto, veinte y dos quintales. Escribanos de las naos, quince quintales de cámara é una quintalada. .

Alguacil del Armada, seis quintales é una quintalada..

Los marineros de las naos, quintalada y media.
Capellanes, cada uno cuatro quintales.

Físico y cirujano, cada uno cinco quintales.

Maestres é pilotos, doce quintaladas de cámara cada

une, é sendas quintaladas.

Contramaestres, ocho quintales cada uno de cámara

22

3

4

5

14

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

Los condestables, tres quintales cada uno de cámara, é una quintalada.

Los otros lombarderos, quintalada y media cada uno.

5

2/2

[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]

Despenseros, tres quintales cada uno.

Canteros, tres quintales cada uno.

Siendo caso que á nuestro servicio cumpla hacerse allá fortaleza, las personas que en ella quedaren de los arriba dichos, les serán cargadas las dichas quintaladas en las naos que vinieren, é habrán en cada un año de las que allá estovieren otro tanto.

Y haciéndose fortaleza, los nuestros capitanes proveerán á las tales personas de los cargos é oficios que en la dicha fortaleza fueren necesarios, poniéndoles los salarios competentes fasta que Nos los proveamos.

Cajas.

Los capitanes generales llevarán cuatro cajas, de que no pagarán sino veintena. .

Los otros capitanes llevarán tres cajas cada uno con el mismo partido.

Contador y tesorero, cada, dos cajas.

Los escribanos de las naos, sendas cajas.

Maestres é pilotos, cada, sendas cajas.

[blocks in formation]

Los merinos de las naos, sendas cajas..

Los hombres de los capitanes, entre dos, una caja.

Físico y cirujano, sendas cajas

Marineros, entre dos, una caja.

Grumetes, entre dos, una caja.

Pages, entre tres, una caja

Los condestables de las naos, sendas cajas.

[ocr errors]
[merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small]

Los otros lombarderos, entre dos, una caja
Carpinteros, calafates, toneleros, canteros, balleste-
ros, como marineros, entre dos, una caja.
Despenseros, sendas cajas.

[ocr errors]
[blocks in formation]

.

Iten: habeis de entender que toda el Armada va á riesgo comun de todos los navíos é cosas que en ellos

van.

1

1

1

Iten: mandamos que se dé traslado de esta nuestra instruccion á Juan de Cartagena, contino de nuestra casa, e veedor general de la dicha Armada, para que él vea cómo se guarda é cumple todo lo en ella contenido, así por vos los dichos nuestros capitanes generales, como por los otros capitanes é oficiales de la dicha Armada, é de las otras personas que en ella van.

Todo lo cual vos encargo é mando que hagais é cumplais con aquella fidelidad, cuidado é buena diligencia que Yo de vosotros confio que en ello me servireis. Fecha en Barcelona á ocho de Mayo de mil quinientos diez y nueve años.-YO EL REY.-Refrendada del secretario Cobos-Señalada del Dean de Besanzon, del Obispo de Búrgos, é de Don García y Zapata.

La cual dicha instruccion, como de suso se contiene, yo saqué é hice sacar de los dichos libros que en mi poder están, segun en ellos está asentada; y doy fee que está bien y fielmente sacada en la cibdad de Burgos á quince dias del mes de Marzo de mil quinientos veinte y cuatro años.-Joan de Samano. 1

1 Esta última parte relativa a las quintaladas ha sido tambien reproducida en la páj. 272 de la Historia de Juan Sebastian del Cano, escrita por Fernandez de Navarrete y publicada por Don Nicolas de Soraluce y Zubizarreta, Vitoria, 1872, 1.o

30 de junio de 1519.

(Arch. de Indias, Patronato, 1-2-1/1.)

XI.—Carta á S. M. de los pilotos que fueron con Magallanes a Maluco, pidiendo aumento de sueldo durante la navegacion.

Muy alto y muy poderoso principe cristianísino rey nuestro Se

ñor. Recibimos la carta de vuestra alteza de diez y ocho de junio y besamos los piés y reales manos á vra. alteza por las mercedes que en ella nos hace y por las que nos promete y esperamos que nos hará y plega á Dios que dé largos dias de vida á vra. alteza, para que las recibamos tan erecidas cuanto la grandeza de su alto y real estado tiene poder de las hacer.

En esta carta de vra, alteza no se hace mencion de lo que suplicamos por el segundo capítulo de nuestra carta, sobre lo cual tornamos á suplicar á vra. alteza en otra segunda carta que escrebimos á vuelta de otras cosas de que nos pareció que convino informar á vra. alteza, que fué con el correo que despacharon de la casa de la contratacion ántes que Cartajena llegase, y lo que contenia era que vra. alteza nos hiciese merced de mandarnos señalar tres mil maravedís de sueldo al mes, mientras navegábamos de mas de la tercia que de vra. alteza tenemos en la casa de la contratacion, como se dá á los pilotos que navegan en Portugal, y como se dá á Juan Caraballo, piloto portugues que agora mandó vra. alteza recibir en su servicio, pues el viaje que agora llevamos no es de ménos cualidad ni condicion que el que llevan los dichos pilotos portugueses; muy humilmente suplicamos á vra. alteza lo mande proveer como mas fuere servido y como recibamos mercedes.

En lo que demas contenia la dicha nuestra segunda carta porque lo escrito entónces basta para la informacion de vra. alteza y para que mande proveer lo que mas fuere servido, no lo repetimos en ésta, mas de que rogamos á nuestro Señor guarde y prospere la vida y real estado de vra. alteza con acrecentamiento de mas reinos y señorios por largos tiempos y buenos años, como vra. alteza desea. De Sevilla, treinta de junio de mil quinientos diez y nueve años.-De vra, alteza muy humildes servidores y criados que sus piés y reales manos besan.-JUAN RODRIGUEZ SERRANO.—ANDRES DE SANT MARTIN.—JUAN RODRIGUEZ MAFRA.—VASCO GALLEGO.

18 de Julio de 1519

XII.-Carta escrita en Sevilla al Rey de Portugal por Sebastian Alvarez, su factor, sobre las contradicciones que sufria Magallanes, y de sus diligencias y persuasiones para que él y Falero se volviesen á Portugal. Dá noticia de las armadas que se preparaban para otros destinos.

(Arch. Nac. da Torre do Tombo, Corpo Chron. P. 1.a, Maço 13, Doc. 20; copiada en las pájs. 184-190 de la Vida e Viagens de Fernão de Magalhães, y publicada en estracto en Navarrete, tomo IV, páj. 153.)

Señor-En 15 de este Julio, por conducto de Chavascas, correo, recibí dos cartas de vuestra alteza, una de xviij y otra de xxix del mes pasado, que leí, y sin determe mucho en la segunda, contestaré á vuestra alteza en breves palabras.

Acaban de llegar juntos á ésta Xpoval de Haro y Juan de Cartagena, factor mayor de armada y capitan de un navío, y el tesorero y escribano de esta Armada, y en las instrucciones que traen, hay capítulos contrarios á la instruccion de Fernando de Magalhães. Y vistos por el contador y factores de la Casa de la Contratacion, como no pueden tragar las cosas de Magalhães, se allegaron luego á la opinion de los nuevamente venidos.

Y juntos mandaron llamar á Fernando de Magalhães y preguntáronle la órden de esta Armada; y por qué causa en la quinta nao no iba capitan, si no solamente Carvallo, que era piloto y no capitan. Respondió que él queria llevarle así para llevar el farol y pasarse á ella algunas veces.

Y digéronle que llevaba muchos portugueses, y que no era bueno que llevase tantos. Respondió que haria en la Armada lo que quisiese, sin darles cuenta, lo que ellos no podian hacer sin dársela á él. Pasaron tantas y tan malas palabras, que los oficiales mandaron pagar sueldos á la gente de mar y armas, mas no á ninguno de los portugueses que Fernando de Magalhães y Ruy Faleiro tenian enrolados, y sobre esto han escrito á la corte de Castilla.

« AnteriorContinuar »