Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Enrique. Doña Blanca casó con Luis VIII, Rey de Francia, y fué madre de San Luis. En cuanto á Doña Berenguela, su matrimonio dió lugar á múltiples tratos y negociaciones.

Concertóse, primero, con el Príncipe Conrado de Suevia, hijo del Emperador Federico Barbarroja. Al efecto se ajustaron las capitulaciones matrimoniales, para lo cual se rennieron las Cortes en Carrión de los Condes (1188), consignándose en aquellas cláusulas muy graves relativas a la sucesión en el Trono castellano de la Infanta con su marido y á los derechos de la legítima descendencia del futuro matrimonio, y estipulándose que «después de legitimamente casados, los Barones de Castilla prestarían juramento de fidelidad á Doña Berenguela y á Conrado con ella», y que «sian»tes de la venida de Conrado sucediere morir »el señor Rey... los Barones, los Príncipes del >> Reino, los Gobernadores, las ciudades, el Maes»tre de Calatrava con sus freiles, el Comenda »dor de Uclés con sus hermanos estén obligados »al juramento y promesa que hicieron de reci» >> bir á Conrado... y de entregarle por mujer á » la dicha Berenguela... y dar el Reino á la mis»ma mujer suya, y á Conrado con ella (1)». En

(1) Mondéjar, Mem. hist. del Rey Don Alonso VIII, capítulo LVI.

cumplimiento de esto juraron la fiel observancia de las capitulaciones el Arzobispo de Toledo,, los Obispos de Burgos, Avila y Calahorra. , varios Condes, señores y caballeros, y los mayores de cuarenta y ocho ciudades, cuyos nombres expresa la escritura. Sin embargo, los representantes de los pueblos (majores civitatum et villarum) no tuvieron una intervención directa y positiva en el casamiento de Doña Berenguela ni en las capitulaciones matrimoniales. Concertadas estas, aquéllos se limitaron á jurar su cumplimiento en las Cortes de Carrión de 1188 (1). Celebráronse los esponsales, pero el matrimonio no se llevó á efecto, según dice un historiador «por esquivar >> la doncella de ir á Alemaña, sea por aborrecer >>las costumbres de aquella nación, sea por el »largo y trabajoso camino (2) ».

Nueve años después, en 1197, contrajo al fin matrimonio Doña Berenguela, pues habiendo estallado la guerra entre Castilla y León, la mano de la Infanta castellana, otorgada al Monarca leonés, sirvió de prenda de reconci

(1) En las Cortes de Carrión, Alfonso VIII armó caballeros á Alfonso IX de León, que después casó con Doña Berenguela, á Conrado de Suevia, y á Raimundo Flacada, Conde de Tolosa.

(2) Mariana.-Historia general de España.

liación entre ambos Reyes. De este enlace nació el Príncipe conocido en la Historia con el nombre de San Fernando.

Fernando III.

Pasando por alto las causas que motivaron el que se reuniesen en la cabeza de Fernando III las Coronas de Castilla y de León, sólo dire mos que llegado aquél á edad conveniente, quiso su madre, Doña Berenguela, que contrajese matrimonio con Doña Beatriz, hija de Felipe, electo Emperador de romanos; y al efecto envió á Aleinania á Mauricio, Obispo de Burgos, y á fray Pedro, abad de San Pedro de Arlanza, para que concertasen el casamiento.

Al año siguiente, 1220, regresó la Embajada, acompañando á la novia, recibiéndola Doña Berenguela en la frontera de Vizcaya. En Burgos, esperábala Fernando III cum magnatibus et nobilibus et civitatum primoribus, y se celebraron las bodas con gran solemnidad, velando á los Reyes el Obispo Mauricio. Con motivo de este enlace fecit ibi curia nobilissima, assistentibus totius regni magnatibus, dominabus, et fere omnibus regni militibus, et primoribus civitatum (1). No resulta, por tan

(1) Rod. Tolet. De rebus Hisp., lib. 9.o, cap. X.

to, que las Cortes interviniesen en este matrimonio, como tampoco parece que hubieron de intervenir en los demás que tuvieron lugar durante el reinado de San Fernando, es decir, en el de la Infanta Doña Leonor, hermana de la Reina madre Doña Berenguela, con Don Jaime I de Aragón (1); en el de Doña Berenguela, hermana de San Fernando, con Juan de Brena, Rey de Jerusalén (2), y en el del mismo Monarca castellano, viudo de Doña Beatriz, con Doña Juana, hija de Simón, Con. de de Poitiers y nieta de Luis, Rey de Francia, cuyo matrimonio se efectuó en 1237.

Alfonso X el Sabio.

Vivía aún Fernando III cuando se celebró el casamiento del entonces Infante Don Alfonso, después Alfonso X, con Doña Violante, hija de Don Jaime de Aragón, boda que se concerto sin intervención de las Cortes, por Embajadores de ambos Monarcas, para poner fin á las querellas pendientes entre los dos Reinos, y

(1) Los desposorios se celebraron en la villa de Agreda el 6 de Febrero de 1221.

(2) Este enlace tuvo lugar en 1232, y María, fruto de tal matrimonio, casó con Balduina, Emperador de Oriente.

que se efectuó en Valladolid, con aparato real y toda muestra de alegría, en el mes de Noviembre de 1246.

Ya en el Trono Don Alfonso X, autorizó el enlace de su hermano Don Felipe con Cristina, hija del Rey de Dinamarca. Don Felipe, abad de Valladolid y de Covarrubias y electo Arzobispo de Sevilla, solicitó él mismo abandonar el estado eclesiástico, y aprovechando el haber pactado los Monarcas castellano y danés el casar la hija de este con uno de los Infantes, obtuvo la mano de la Princesa en 1258. Otro hermano del Rey Sabio, Doña Leonor, habíase enlazado en 1255 con el Príncipe Eduardo, hijo mayor de Enrique, Rey de Inglaterra.

No consta que en estos matrimonios interviniesen las Cortes, aunque hay que tener presente que no se trataba de Infantes llamados á heredar el Trono; pero consta, en cambio, que tuvieron parte muy principal aquellas en el enlace de la primogénita de Don Alfonso X, Doña Berenguela. Jurada ésta por heredera del Reino en las Cortes de Sevilla de 1255, se entablaron negociaciones para el matrimonio de la Infanta con el Príncipe Luis, hijo de San Luis, Rey de Francia; y ultimado el contrato matrimonial, dichas Cortes lo sancionaron, aceptando y jurando el compromiso de recono

« AnteriorContinuar »