Imágenes de páginas
PDF
EPUB

BIBLIOTECA

DE

AUTORES ESPAÑOLES.

TOMO DECIMONONO.

DE

AUTORES ESPAÑOLES.

DESDE LA FORMACION DEL LENGUAJE HASTA NUESTROS DIAS.

OBRAS COMPLETAS

DEL

Excmo. Sr. D. MANUEL JOSÉ QUINTANA.

MADRID.
IMPRENTA Y ESTEREOTIPÍA DE M. RIVADENEYRA,

SALON DEL PRADO, 8.

B582

[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

mwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww

[ocr errors]

La publicacion de las Obras de don Manuel José Quintanai, tan conocidas y estimadas de todo el mundo, es, sin embargo, una novedad en la BIBLIOTECA DE AUTORES ESPAÑOLES, pues ningun otro autor vivo figura en este magnífico panteon literario que la constancia de un particular va labrando á las glorias nacionales. Verdad es que por una parte la fama no ha aguardado a la muerte de este eminente escritor para calificar de verdaderamente clásicas sus producciones, y que por otra, el SEÑOR QUINTANA, que frisa con los ochenta años, hace tiempo arrimó á un lado la ilustre pluma que tantos laureles le ha valido en ambos mundos; mas ya que no ha concluido diferentes escritos que tenia proyectados, felicitémonos á lo menos de ver reunidas en un tomo las obras que han suministrado y suministran á la juventud tan útiles lecciones, y de que la buena salud de su venerable autor le permita en su edad avanzada prestar este último é importante servicio a las letras españolas.

Cuando se trata de un escritor tan justamente celebrado como el SEÑOR QUINTANA , es ocioso detenerse en encomios que no pueden añadirle el menor realce. Cuantos han leido sus odas, sus vidas de españoles célebres, sus críticas literarias, le rinden un tributo de admiracion y respeto, le estudian como á uno de los maestros mas doctos, y le proclaman á una voz patriarca de nuestra literatura y uno de sus mas insignes restauradores; pues hallándose esta postrada y corrompida cuando el SEÑOR QUINTANA vió la luz del mundo, recibió lecciones del inolvidable Melendez Valdés, y fue entre sus alumnos positivamente el mas esclarecido y el que después se ha levantado á mas merecida gloria.

¿Quién ha podido negarle jamás el renombre de gran poeta? La musa del patriotismo le ha inspirado sus mas altas concepciones, y los ecos majestuosos de sus cantos enardecieron el corazon de los hijos de España en la época por siempre memorable en que el opresor de Europa fué por ellos vencido y humillado. Presentó dignamente en la escena al héroe de Covadonga, celebró las proezas del magnánimo defensor de Tarifa, evocó la sombra del vencido en Villalar por la fortuna, llamó á juicio en el panteon del Escorial á los reyes que encadenaron á España, estragándola con victorias adquiridas á fuerza de montes de oro y de raudales de sangre ; ensalzó la paz que dió nombre á un principe, puesto en la mas alta grandeza y sumido luego en el mas imponderable infortunio ; ensalzó la empresa del que propagó en América la vacuna, lloró la rota de Trafalgar, tronó formidable contra la usurpacion francesa, y se extasió viendo el armamento unánime de las provincias españolas. Tambien consagró su acento á la magia de la hermosura , á los pesares de la ausencia, á las glorias del canto y á las maravillas del baile. Hubiéranle bastado para inmortalizarse sus brillantes odas Al mar y A la invencion de la imprenta ; pero la musa del patriotismo fué constantemente la predilecta de Quintana ; tanto, que con leer sus poesías y saber ilgo de historia contemporánea, se puede venir en conocimiento de la suerte que en los años le 1814 y 1823 cabria al que enriqueció la literatura española con tesoros tan inapreciables.--En lentusiasmo es un Tirteo, un Pindaro en la grandeza, y un Horacio en la severidad; sus odas ervirán siempre de modelo donde quiera que se hable la hermosa lengua de Cervantes.

No contento el SEÑOR QUINTANA con haberse perfeccionado en las reglas del buen gusto estu"La impresion de las obras que comprende el presente tomo ha sugerido al señor don Antonio Ferrer del Rio, sinero admirador del señor Quintana, el artículo que insertamos y que nos ha remitido con este objeto. Agradecidos, omo es nuestro deber, al favor que nos dispensa, sentimos únicamente que no le haya sido posible explanar mas sus Pflesiones, y completar así el interés con que nuestros lectores recibirán este volúmen.

[ocr errors]
[ocr errors]
« AnteriorContinuar »