Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

sias y subterráneos, y visitar las bibliotecas y museos , en que se conservan monumentos, originales , y copias de los que ya pere. cieron. Pero tendré á lo menos el consuelo de haber hecho lo que permiten mis circunstancias , y quizá lograré con mi exemplo, , que alguno de nuestros sabios y eruditos, añadiendo a mis noticias las suyas , forme un tesoro general de todas nuestras inscripciones de los siglos medios , dando 'con osto un nuevo lustre a las historias de España, y haciendo á la nacion el obsequio que yo no puedo.

II. La mas antigua Lápida christiana de Antigüedad las que se han hallado en España, creo ser de dichas láun epitafio de Lebrixa, que lleva la fecha pidas, y de del año de quatrocientos y sesenta y cinco (1), Godas. pues la Inscripcion sepulcral de Ataulfo, Rey Godo , que murió en quatrocientos y diez? y seis, es invencion de tiempos muy poste riores (2). Antes de la mitad del siglo quinto ó nuestros antiguos christianos no graba-': ron memorias en piedra por el estorbo de i las guerras , y de las invasiones de los bara ) baros ; ó si algunas se grabaron , se ha perdido la memoria de ellas. Las inscripciones i en metal tienen todavia menos antigüe-i dad, pues hasta ahora no se ha descubierto

i

mo

و

**3

(0) Vease en esta Coleccion el cap. 4. art. 1. qum. I.

Vease el cap. 1. art. I. num. 1.

[ocr errors]
[ocr errors]

IV

[ocr errors]

moneda de nuestros Reyes Godos', que no
sea posterior a la mitad del siglo sexto', y
la mas antigua de todas es del año de qui-

nientos y sesenta y siete (1). Lenguage

III. El lenguage de nuestras memorias lae latino en que pidarias ha sido siempre el latin hasta la mi. estan escritas. tad del siglo trece , pues aunque tenemos

muchas en castellano con fechas mas antis
guas , se vé claramente , que son hechura:
moderna. Las del monasterio de San Salva-
dor de Oña con fechas del siglo once se
sabe que son obra del Padre Abad Juan
Manso , que murió á fines del siglo quin-
ce: y la misma edad puede atribuirse á mu-
chas otras de otros monasterios y conven-
tos, principalmente a las de San Juan de Co-
rias, San Juan de la Peña, San Francisco
de Ledesma, San Clemente de Toledo , y
San Cosme y Damian de Covarrubias , que
son casas que tienen sepulturas antiguas , pe-
ro con inscripciones recientes. Los Religio-
sos , que las hicieron , debian haber tenido
la advertencia de notar el año, en que man-i
daron ponerlas , para quitar con esto toda!
ocasion de engaño : pero se vé, que algu-l
nos de ellos de proposito lo callaron , pa-,
ra que adquirieran sus memorias la gloria ,
que no merecian, de alguna mayor anti- >
güedad.

En-
(1) Vease el cap. 1. art. 2. num. !,

[ocr errors]

IV. Entrado el siglo treće , se comen- Epoca de zaron á grabar inscripciones en lengua vul- las Inscripgar, y las mas antiguas que encuentro, son ciones Casieuna de Valencia en Valenciano , y otra de

llanas, y Pro

venzales. Monserrate en Catalan , que muy

bien

pueden ser de los años que representan de mil doscientos y treinta y ocho, y mil y doscientos y treinta y nuede (1). La preeminencia en las Castellanas se debe a la ciudad de Sevilla , que introduxo esta costumbre desde la mitad del siglo trece, pues aun dado que sea apocrifa la de mil y doscientos y quarenta y ocho de Don Frey Rodrigo de la Merced (2), no puede dudarse de la del Rey San Fernando , que murió en mil

g doscientos y cincuenta y dos (3). La ciudad de Toledo, y la Villa de Brihuega en el Alcarria , siguieron luego el exemplo de los Sevillanos una y otra en el mismo año.de, mil y doscientos y cincuenta y nueve (4), y consecutivamente lo mismo las demas Pro vincias de España. i

V. Los números, que se usaron para Epoca de las fechas, fueron siempre los Romanos has..!

los números

arabigos en ta el Siglo trece , en que empezaron á ha-las lápidas.

cer

1

(1) Vease el cap. 1. art. 48. num. 11., y el cap.
2, art. 4. año 1239.
(2). Vease el cap. 2. art. 4. ano 1248.
(3) Vease el cap. 1. art. 48. num. 8.

(4) Vease el cap. 1. art. 49. num.'1. , y el cap. 4. art. 9. año 1249.

VI

cerse comunes los que llamamos Arabigos. Los Navarros citan una lápida del Monas terio de San Salvador de Leyre con la fecha arabiga del año de 611. de la Era Es. pañola ; pero es claro , que no puede ser de aquellos tiempos , quando todavia los Arabes Mahometanos no habian entrado en España, ni eran conocidos en el mundo (1). El Monasterio de San Juan de la Peña en los sepulcros de los Reyes de Navarra , y el de San Salvador de Oña en los de los Condes de Castilla , tienen sus epitafios con numeros arabigos desde el siglo octavo hasa ta el onceno, como se verá en esta misma coleccion ; pero por el mismo estilo y calidad de las inscripciones se conocen que son hechura moderna. De los ultimos años del siglo once se hallan fechas: Arabigas en San Juan de Corias , y en Cibea de Asturias (2); y del siglo doce en Salamanca, en Ovie. do , Hirache, y Celanova (3). Es cierto, que por la epoca no desdicen, pues nuestra nacion fué la primera en Europa , que, usó las cifras de los Arabes, y se hallan todavia en manuscritos de dicho tiempo, como se puede ver en la Paleografia de Terreros,

que (1) Véase el cap. 2. art. 1. año 573.

(2) Vease el cap. 4. art. 7. año 1098, y el cap. 2. art. I. año 1083.

(3) Vease el cap. 2. ast., 1. año 1182, y art. 4. año 1101, 1165, y 1178.

[ocr errors][merged small][merged small]
[ocr errors]

que pone uno del año de 11350 (v). Pero
aun con todo esto las inscripciones que he
nombrado , no pueden servirnos de prueba,
porque todas , ó las, mas de ellas, tienen
alguna circunstancia, que hace dudar de su
antigüedad. En suma por las lápidas no te-
nemos documento seguro de que en Espa-
ña se usasen los números de los Arabes has-
ta despues de la mitad del siglo trece, que
es la época , en que la celebridad de las
tablas astronomicas de Alonso Decimo los
hizo comunes por toda Europa, como lo con. :
fiesan los mismos Extrangeros (2).

VI. Mas moderna todavia es la costum- Epoca de bre de notar las fechas en las inscripciones las

fechas

christianas. por los años de la Era Christiana en lugar de la antigua Española, cuyo uso no se dexó del todo, hasta bien'entrado el siglo catorce, como se verá en el discurso de la historia. No faltan sin embargo en nuestras lápidas varios exemplos de lo contrario desde la mitad del siglo sexto , y mucho mas desde principios del nono , en que Alonso Segundo el Casto comenzó á manifestar alguna aficion al modo con que contaba los años toda la Christiandad (3) ; y este mém

to

(1) Terreros Paleografia Lam. 12. num. 5. pag. 103.
Vease Spagni Escritor Italiano De Signis idea-

:
rum Parte 1. sec. 5. art. 3. num. 231. pag. 97.

(3) Vcase en esta Coleccion el cap. 1. art. 25. num.

« AnteriorContinuar »