Imágenes de páginas
PDF
EPUB

LEY

X Х

DE ENJUICIAMIENTO CIVIL

COMENTADA Y ESPLICADA

PARA SU MEJOR INTELIGENCIA Y FACIL APLICACION; CON LOS

FORMULARLOS CORRESPONDIENTES A TODOS LOS JUICIOS, Y UN REPERTORIO ALFABETICO DE LAS

VOCES COMPRENDIDAS EM LA MISMA;

POR LOS ABOGADOS DEL COLEGIO DE MADRID

9. osé Maria Manesan Navarro,

JUEZ QUE HA SIDO DE VARIOS PARTIDOS

1. Sanario Miguel y ... José Reas.

DIRECTORES DE LA REVISTA GENERAL DE LEGISLACION Y JURISPRUDENCIA.

TOMO CUARTO,

MEXICO,

IUPRENTA DE LA BIBLIOTECA DE JURISPRUDENCIA.
Calle de Pte, de S. Pedro y S. Pablo núm. 5.

1875.

1

[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small]
[ocr errors]

"Arbitros en latin, dice la ley 23, tít. 4", Part. 3?, tauto quiere decir ou romance, como jueces avenidores, que son escojidos, é puestos de las partes, para librar la contienda que es entre ellas." Segun la misma ley, son de dos clases estos Jueces avenidores: los unos se llaman simplemente árbitros, y tambien árbitros de derecho, porque deben resolver con arreglo á las leyes, y con sujecion áí los procedimientos por ellas establecidos, lo mismo que los jueces ordinarios, las contiendas sometidas á su decision por voluntad de las partes: y los otros se llaman árbitros de hecho, y mas bien arbitradores ó amigables componedores, porque deben decidir la contienda segun gu leal saber y entender, o conforme á la verdad sabida y buena fé guardada, y sin sujecion á formas legalos. De aquí la diferencia entre el juicio arbitral y el de amigables componedores, de que trata la nueva Ley en el presente título y en el siguiente,

La historia de todos los tiempos, en consonancia con lo que dicta la razon, suministra datos abundantes para convencernos de que el arbitraje ha debido ser, una de las primeras instituciones humanas, anterior á toda otra institucion judiciaria, viniendo luego & formar parte del derecho positivo de los pueblos, como lo demuestraŋ, en la antigüedad, las leyes de Grecia, de Esparta y de Roma, y en nuestros dias, los Códigos de todus las naciones.

Tambien se halla sancionada la institucion arbitral en todos nuestros códigos, desde el Fuero Juzgo hasta el dia; siendo de notar que el arbitraje reconocido en un principio fué el de amigable composicion (1). Las leyes de Partida, á imitacion de las romanas, introdujeron despues la distincion antes espresada, entre arbitros juris y arbitra

1. Leyes 13, 16 y 25, tit. 1., lib. 2. del Fuero Juzgo: tit. l', lib. 3. del Fuero viejo de Castilla; y ley 2. tit. 7, lib. 1. del Fuero Real.

Fores

581765

dores ó amigables componedores (1). Las mismas dos elases de árbitros reconocieron las leyes recopiladas (2), y ban aceptado todas las disposiciones posteriores (3), inclusa la presente Ley de Enjuiciamiento.

Es de notar que el derecho español nunea ha reconocido el arbitraje forzado sino el voluntario; para los asuntos comunes. "Los jueces de albedrío con pueden ser puestos si pon por avenencia de ambas las partes,'' dijeron las leyes de Partida antes eitadas, y esta misma doctrina ha venido rigiendo constantemente, pues si hubo algun tiempo on que los tribunales, para descargar su responsabilidad, ó por otros motivos, obligaban á las partes alguna vez á que comprometieran on sus manos los pleitos que ante ellos pondian, la reina D: Isabel, por cédula de 29 de Marzo de 1503 (4) prohibió esa práctica abusiva mandando que en todos los negocios determinaseu lo que sea justicia,y que si hubiese algun pleito tan dudoso é intriccado, que pareciera conveviente maudarlo comprometer, uo se hiciera esto sin consnltarlo autes á S. M. para la resolucion conveniente. Solo el Código de Comercio, á imitacion del de Francia, ha establecido entre nosotros el arbitraje ó compromiso forzado; pero ávicamente para dirimir las diferencias entre socios (5), y esto por razonos de equidad y de conveniencia.

Nadie puede desconocer las ventajas del avbitraje voluntario, que tanto ban protejido y protejen nuestras leyes, hasta el punto che haber prevenido el Reglameuto provi. sional en su art. 25 á los jueces do paz, que exhortaran á las partes á que por el bien de ellas mismas comprometieran sus diferencias en árbitros, ó mejor en amigables componedores; pero obligarlas á esto, seria tanto como declarar la inutilidad 6 insufieieneia de los jueces ordinarios. La esperiencia ha donaostrado bien prouto los graves inconvenientes del arbitraje forzado ou los países eu que se ha inteutado el plantearlo, y dosecháudolo los autores de la nueva Ley hau dado una prueba mas de su notoria ilustrarion,

Admitidas, como debian admitirse, las dos clases de árbitros de nuestro antiguo derecho, que hemos definido al principio, era consiguiente que se establecieran tambien diferentes reglas para el procedimiento ante cada uno de ellos; y así se ha hecho, tratándose en el presente título del juicio arbitral, y en el siguiente del de amigables componedures. Aunque la nueva Loy se ha sujetado tambien sobre este punto á la antigna jurisprudencia, ha iotroducido, sin embargo, principalmente en el juicio arbitral, algunas mejoras análogas á la naturaleza de estos juicios, como laremos notar en sus lugares oportuuos.

Antes de pasar al eximen de los artículos que comprende el presente título debemos indicar, que los árbitros, aunque deben su nombramiento á un acto privado, cual es la elecciou de los mismos litigantes, tienen por ministerio de la ley verdadera jurisdiccion para conocer del negocio sometido á su fallo: por eso nuestras leyes les han dado siempre el earácter y nombre de jueces, y han declarado aplicables á los mismos las disposiciones relativas a los delitos de prevaricacion, cohecho y exacciones ilegales (6). Pero carecen de autoridad pública; y por esto no tienen poder para ejecutar lo juzgado, mi para conocer de otras cuestiones qne las sometidos espresamente á su decision por voluntad de las partes, y tampoco tioveu potestad sobre otras cosas ni personas que las comprometidus. Téugase esto muy presente, porque servivá de fundamento para la

[ocr errors]

1. Leyes y 23, tít. 4", Part: 3
2. Leyes 3*, tit. 19, y 4", tit. 17, kb. 11, Nov. Recop.

3. Artículos 280 de la Constitucion de 1812, y 25 del Reglamento provicional para la administracion de Justicia.

4. Ley 17 tit. 19, lib. 5., Nov. Recop.
5. Arts. 323 y 345 del Código de Comercio, y 255 de la Ley de Enjuiciamiento mercantil.
6. Arts. 275, 314 y 324 del Código penal

resolucion de algunas dudas relativas á las facultades de los jueces árbitros, que examivaremos en los sigaien tes comentarios

ARTICULO 770.

Toda contestacion entre partes antes o despues de deducida en juicio, y cualquiera que sea el estado de éste, puede someterse de la decision de Jueces árbitros.

ARTICULO 771.

Las personas que no tienen aptitud legal para obligarse no pueden contraer este compromiso.

ARTÍOulo 772.

No pueden comprometerse en árbitros las cuestiones del estado civil de las personas, wi los en gase deba intervenir el Ministerio foscal con arreylo á-las leyes.

El segundo de estos tres artículos determina las personas que puedan comprometer sus negocios en jueces árbitros, y los otros dos las cosas ó cuestiopos que puedan ser objeto de este compromiso. Los examinaremos por este orden.

1. Personas que pueden contraer el compromiso.--"Las personas que no tienen aptitud legal para obligarse no pueden contraer este eompromiso"; esto es, no pueden someter sus contiendas á la decisiou de jueces árbitros, dice el art. 771; luego pueden contraer. bo todas las que tienes aptitud legal para obligarse. La ley 25, tit. 4., Part. 3., estableeió sobre este particular que pueden “meter sus pleitos en manos de avenidores.... aquellas personas, que por sí pueden estar en juicio delante del juzgador ordinario;" y el mismo principio se consigna en el art. 253 de la ley de Enjuiciamieuto mercantil. Aunque se haya empleado diferente fórmula en la redaccion del artículo que estamos comentando, en el fondo ordena lo mismo que la Ley de Partida, pues como hemos de mostrado al comentar el art. 12, solo pueden comparecer por sí en juicio los que tienen aptitud legal para obligarse, porque el que no tiene esta aptitud, no se halla en el pleno ejercicio de sus derechos civiles. Por manera que la nueva Ley no ha alterado en esta parte la jurisprudencia antigua; y como ella, la consignado el principio de que

solo pueden comprometer sus negocios en árbitros los que tienen aptitud legal para obligarse, refiriéndose en cuanto á esta capacidad, como debia referirse, á las disposicioes del derecho civil.

De consiguiente, los menores de edad, los locos, ichotas, sordio-pudos, pródigos y concursados, los condenados a la pena de interdiccion civil, y demás que se ballen priva. dos legítimamente de la administracion de sus bienes, no pueden comprometer sus nogocios en jueces árbitros, por lo mismo que no pueden obligarse, vi comparecer en jui. eio. Tampoco podrán hacerlo por ellos sus tutores, curadores ó administradores judieiales, pues la ley de Partida exigo, como hemos visto, que puedan comparecer en juieio por sí, esto es, personalmente, y el art. 771 no dispone, como el 12, que pues dan hacerlo por ellos sus legítimos representantes á los que deban suplir su incapacidad.

Pero, ¿podrán hacerlo con autorizacion judicial? Tampoco, en nuestro concepto, y sdgun la opinion de los autores mas acreditados. No existe ley que autorice á los tutores ý cúradores, ni á los administradores judiciales, para renunciar bajo pingnn concepto las garantías que ofrecen los tribunales de justicia y el procedimiento jurídico. Y no se objeto que pueden transigir con aprobacion judicial, y de consiguiente tambien compro

« AnteriorContinuar »