Imágenes de páginas
PDF
EPUB

* Esta obra es propiedad del autor, quien perseguirá ante la ley al que la reimprima. Todos los ejemplares llevarán su firma, teniéndose por conirahechos los que carecieren de este requisito.

[merged small][merged small][ocr errors]
[blocks in formation]

De 1628.- Que para fundar obrages preceda infor

me de los vireyes, presidentes y audiencias, y bicencia del rey.

Los excesos cometidos en los obrages de paños, y otros tejidos y labores han llegado á lanto extremo, por los impedimentos que resultan contra la libertad de los indios, y otras justas consideraciones que nos obligan á reparar el daño, y procurar el mejor remedio; y para que en caso de ser muy convenientes y necesarios los permitamos, con las calidades y condiciones, que parecieren más propias á su buen uso: Ordenamos y mandamos á los vireyes y presidentes de las audiencias de las Indias, que no den licencia para fabricar, hacer ni fundar ningunos obrages; y si algunos se las pidieren, nos avisen y consulten ante todas cosas, expresando las causas y fundamentos, que para concederlos ó negarlos concurrieren; y habiendo dado su parecer con toda la audiencia, lo remitan á nuestro consejo de Indias,

Mandamos que cuando por nuestra órden mandato se fundare algun obrage, los gobernadores ó justicia superior reconozcan la cédula ô despacho, condiciones y calidades con que fuere concedido, haciendo informacion, con la verdad y cristiandad que el caso requiere, de la utilidad, conveniencias ó inconvenientes que puedan resultar al gobierno público, y bien de los indios;

y y si constare que no conviene su fábrica y fundacion, ó que se hubiere excedido de la permision, lo reformen, anulen, y hagan demoler lo fabricado, restituyendo el sitio y tierra al estado que tenia, y castiguen a los culpados; y si hallaren que conviene su fundacion, lo permitan como las buenas condiciones, y moderaciones que pareciere, guardando lo dispuesto en el servicio personal; y prohiban, que por ningun caso se haga mita, ni repartimiento de indios para él, y hagan que esté continuamente abierto, para que entren, y salgan los indios á su voluntad, y por ningun caso se les pueda impedir: y no los obli

mos y mandamos á las justicias, que no los pue- tancias y calidades; y habiendo advertido, que dan condenar, ni condenen a servicios en obra- como para ellos no hay Galeras ni Fronteras, ni ges ni ingenios por pena de ningun delito; y á los destierro á estos reinos de Castilla, ni suele ser que estuvieren en ellos en esta ú otra cualquiera pena la de azotes, y que las penas pecuniarias les forma, saquen y pongan en libertad conmután- son sumamente gravosas, ha parecido que en aldoles la pena en otra arbitraria: y los vireyes, gunos casos, donde no hay impuesta pena legal, presidentes y oidores de nuestras audiencias rea- convendrá condenarlos a servicio personal: Orles, lo hagan ejecutar irremisiblemente; y los denamos y mandamos, que los vireyes, presidenjueces y justicias que contravinieren incurran en tes, audiencias y gobernadores (y no otros juepena de suspension de oficio por dos años, y 200 ces inferiores), los puedan condenar en algun ducados por la primera vez, y la segunda sean servicio temporal, y no perpétuo, proporcionado doblados, y los dueños de obrages en ingenios al delito, en que sean bien tratados, ganen dineque tuvieren indios, en otros 200 ducados por la ros, ó aprendan oficios con calidad de que sirvan primera vez y destierro de un año de donde fue- en los conventos, ú otras ocupaciones, ó minisren vecinos: y por la segunda sea la pena dobla- terios de la República, y no á personas particula da: y en caso que delinquieren tercera vez demas res, como está resuelto. Otrosí ordenamos, que de la misma pena, no se les permita ni puedan habiéndose de iroponer á los indios pena de destener de alli adelante obrage ni ingenio. Y asi- tierro, no pase del distrito de la ciudad cabeza de mismo es nuestra voluntad, que si los vireyes, provincia, i que su pueblo fuere junto, si no inprosidentes y oidores, teniendo noticia lo disimu- terviniese mucha causa, segun el arbitrio del Jaren y dejaren de castigar y remediar, demas de juez, y calidad del delito. que nos tendremos por muy deservido, se les hará cargo en sus residencias y visitas, y de la

CUBA. culpa que resultare se nos dará cuenta para que mandemos proveer conforme á derecho: de todo 1816. ---Julio 30.—R. 0. dictando reglas generalrs lo cual tendrán muy especial cuidado los oidores, para la franquicia de derechos á las empresas ile visitadores de la tierra, que sin disimulacion ni gas. tolerancia averiguarán y castigarán todos los delitos cometidos en contravencion de esta ley, pe- Excmo. Sr.: Enterada la Reina (Q. D. G.) de la na de suspension de sus oficios por tiempo de un nueva instancia promovida por don A. J. P. sobre año; con particular advertencia, de que así se ha que al menos se conce:la, exencion de derechos de entender y practicar la ley !0, tít. 31, lib. 2, á los objetos de hierro y metal, que introdujer: haciendo poner á los indios en su libertad, sin para el establecimiento de alumbralo de gas en permitirlos donde especialmente no estuvieren esa ciudad, y en vista de lo que resulta de la coconcedidos, y guardando las calidades que en es- municacion de V. E. y expediente en copia á ella la ley se contienen.

adjunto, se ha servido resolver S. X., que en el

presente caso se observe lo prevenido e Reis TITULO VIII.-LIBRO 7.

orden de 7 de Julio de 1845, expedida para la Pe

ninsula, á saber: que de los efectos que se introDe los delitos y penas y su aplicacion. dujeren para la referida empresa se cobre como

único derecho el 6 por 100 si fuesea conducidos en bandera nacional, ó el 7 en extranjera sobre el

valor de las facturas originales de compra, y que LEY X.

para poner á cubierlo los intereses de la real ha

cienda, tenga la misma durante los 30 dias siDe 1555, 1559 y 1618.- Que los indios puedan ser guientes á la presentacion de las facturas, la fa

condenados á servicio personal de conventos y re- cultad de tomar dichos efectos, abonando a los pública.

importadores su precio de factura y un 10 por

100 más, pudiendo los particulares usar del misEstando prohibido por la ley 5, lít. 12, lib 6, mo derecho en los propios términos; pero sólo que los indios sean condenados por sus delitos durante el plazo de 20 dias.-De Real órden, etc. en servicio personal de personas particulares, se - Madrid 30 de Julio de 1846.--Sr. Intendente de ha reconocido que es beneficio y conveniencia la Habana. de los indios, por excusarles otras penas más gravosas, y de mayor dificultad en su ejecucion, y que conviene permitirlo, con algunas circuns

[ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]

1856.--Marzo 5.-R. O. disponiendo que

los terrestres pueden dedicarse à la pesca en el rio Agabama, con ciertas restricciones.

[ocr errors]

Excmo. Sr.: Habiendo dado cuenta á la Reina (Q. D. G.) del testimonio de los autos formados en la provincia de Marina de Trinidad sobre demarcacion de limites del rio Agabamá ó Manati y del cuaderno de cuenta de esa Comandancia general de Apostadero, que por el Juzgado de la misma ha remitido V. E. á este Ministerio con oficio de 28 de Junio último, S. M., despues de haber oido á la Junta Consultiva de la Armada, de conformidad con su parecer, se ha dignado aprobar el resultado de dichos autos, debiendo adoptarse las medidas más eficaces para el exacto cumplimiento de todos los particulares convenidos entre la jurisdiccion Real ordinaria y la de Marina, en el acla de señalamiento de 30 de Marzo de este año.-De Real órden, etc.-San Ildefonso 20 de Setiembre de 1852.-Sr. Comandante general de Marina del Apostadero de la Habana.

Acuerdo que se cita.

En el paso Real de Manatí á 13 de Marzo de 1852, constituidos.

Excmo. Sr.: El Sr. Ministro de Marina dice al de Estado encargado del despacho de los negocios de Ultramar, en 21 de Febrero del corriente año, lo siguiente:

«El Secretario del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, con fecha 31 de Julio del año próximo pasado, me dice lo que sigue.- Excmo. Señor.-Con Real orden de 9 de Marzo último se remitió á informe de este Supremo Tribunal, el adjunto expediente promovido por el Capitan general de la isla de Cuba, sobre si los terrestres pueden ó no vender la pesca que hagan en la parte del rio Agaba má, no sujeta á la jurisdiccion de Marina. Pasado á los Fiscales, expuso el Togado en censura de 11 del corriente mes, á la cual suscribió el militar lo que sigue: Aun cuando para resolver acertadamente este expediente lo mejor seria aguardar á que las Cortes discutiesen el proyecto de ley que sobre libertad de pesca se ha presentado y que ha pasado ya á las Secciones, sin embargo, como esto acaso podria dilatarse demasiado y no scria prudente sostener por más liempo la alternativa en que se encuentran las autoridades de Marina de Trinidad en la isla de Cuba, á consecuencia de la interpretacion que dán á la Real orden de 20 de Setiembre de 1852 aprobatoria del acuerdo de 30 de Marzo, sobre la fijacion de límites del agua salada en el rio Agabamá, el que suscribe einitirá desde luego su opinion respecto a la duda que se ha suscitado, sobre la venta de la pesca que hagan los terrestres en la parte del rio no respecta á la jurisdiccion de Marina, con arreglo al citado acuerdo de 30 de Marzo de 1852. El origen de esta cuestion se encuentra indudablemente en la demasiada latitud que las Autoridades de Marina han querido dar á sus ordenanzas, suponiendo que la concesion que se hizo á los terrestres de poder pescar en todo el rio hasta el estero titulado de la Lumbre siempre que lo hicieran con entera sujecion a las disposiciones legales de la materia y á las órdenes vigentes, debia entenderse con sujecion a los artículos 7, 10, 11 y 12, del titulo 5.° de las Ordenanzas de matrículas, por los que se prohibe a todos los que no sean matriculados que puedan dedicarse á la pesca ni á nada de lo que directamente pertenece a la profesion y á la industria de mar. Partiendo de este supuesta

con objeto de proceder al reconocimienáo de las aguas del rio Agabama para fijar el límite de las Jurisdicciones Ordinaria y de Marina, de que trata este expediente; y babiendo pasado al cañon de dicho rio, y probádose las aguas en distintos puntos, encontróse, que llegaba la salada hasta cerca del paso de la barca de Echemendia en el Ingenio Goatzacoalcoz, y en consideracion á que faltan tres o cuatro dias para el plenilunio, discutido convenientemente el particular, y oido el voto de los esperlos y las ilustraciones de los asesores, convinieron ambas Autoridades fijar dicho límite en el insinuado paso de Echemendia, quedando la barca de éste en la Jurisdicion ordinaria: acordaron asimismo que la del Ayuntamiento en el referido paso del Manati quede por éste, segun y como la ha usado y poseido desde su creacion, con la obligacion de prestar el paso franco por ella á los matriculados, siempre que que lo necesiten, acreditándolo con la correspondiente licencia de su respectivo Jefe: y que el Municipio abone la cuola mensual que para el gremio de mareantes satisfacen todas las lanchas; y por último, que se permita la pesca á los terrestres en todo el rio hasta el Estero titulado de la Lumbre, siempre que lo hagan con entera su

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »