Imágenes de páginas
PDF
EPUB

pagado los créditos por entero, y declarando la inculpabilidad del mismo (1).

Todos estos puntos deben comprenderse en la pieza principal ó de administracion del concurso; pero nos resta tratar de las otras dos que al principio indicamos.

CAPITULO III.

DEL RECONOCIMIENTO Y GRADUACION DE LOS CRÉDITOS.

Para el reconocimiento y graduacion de los créditos, luego que se haya hecho la entrega de bienes, libros y papeles á los síndicos, se debe formar, como antes indicamos, otra pieza de autos con el testimonio literal del estado de las deudas que hubiere presentado el deudor, .y los demas insertos necesarios, á fin de tratar en ella de todos los particulares siguientes:

1.o Del exámen y reconocimiento de los créditos.
2. De la morosidad de los acreedores.
3.° De la impugnacion al reconocimiento.
4.° De la graduacion de los créditos.
5.' De la impugnacion á dicha graduacion.

1.° Exámen y reconocimiento de créditos. Formada la pieza segunda del modo expresado, debe el juez decretar en ella la convocacion á junta general de acreedores para el exámen y reconocimiento de los créditos, en la misma forma que se dijo respecto de la primera junta y con citacion del deudor, aunque mediando treinta dias entre la convocatoria y la celebracion (2).

Para dar cuenta en esta junta deben los síndicos formar, prévio exámen de los títulos presentados de los respectivos créditos, tres estados comprensivos:

El primero, de todos los créditos.

El segundo, de los que en su opinion merezcan ser reconocidos.

(1) Arts. 570 y 571 de la ley de enjuiciamiento civil. (2) Art, 573 id.

El tercero, de los que en su concepto no deban serlo (1).

Reunida la junta, deben leerse los arts. 573 al 591 inclusive de la ley, y darse cuenta de dichos tres estados; en seguida ponerse á discusion partida por partida (2) y votar sobre cada una de ellas, quedando reconocidos ó excluidos los créditos por mayoria (3).

Puede tambien la junta dejar pendiente el reconocimiento de alguno que no se presente bien justificado, en cuyo caso el interesado ha de completar su prueba en el tiempo que trascurra hasta la junta de graduacion (4).

Pero si no llega á formarse mayoria de votos y cantidades con arreglo al art. 511 de la ley, debe el juez mandar llevar los autos a la vista , y determinar lo que crea mas arreglado á derecho acerca de los créditos á que la disidencia se refiera (5).

Si antes de celebrarse la junta se hubiere hecho alguna proposicion de transaccion ó convenio cntre los acreedores y el deudor, debe darse tambien cuenta de ella en el mismo acto (6), y tratarse del asunto del modo que expondremos mas adelante al hablar de este incidente; pero sin tener voto en esta reunion sobre admitirse ó no las proposiciones de convenio mas que los acreedores cuyos créditos hayan sido en ella reconocidos (7).

Consiguiente al resultado de dicho acto, se debe facilitar a los acreedores reconocidos un documento firmado por los síndicos, con el visto bueno del juez, en que se exprese la importancia, origen y reconocimiento del crédito.

Previene lambien la ley que á los acreedores cuyos créditos no se hayan reconocido se les comunique por los síndicos la decision de la junta por medio de una carta particular, que el escribano ha de poner por sí mismo en el correo (8).

(1) Art. 574 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 575 id.
(3) Art. 576 id.
(4) Art. 577 id.
(5) Dicho art. 576 id.
(6) Art. 617 id.
(7) Art. 618 id.
(8) Art. 584 id.

:

Este precepto parece referente solo á los acreedores de créditos no reconocidos que no hayan estado presentes al acto, pues si han concurrido á él, precisamente se habrán enterado por si mismos de lo acordado por la mayoria. Ademas, si la comunicacion confidencial de los síndicos ha de remitirse por el correo, parece tambien indudable que debe entenderse esta diligencia solo respecto de los ausentes, aunque la ley no distingue. Creemos, sin embargo, que para evitar dificultades y tal vez nulidades es lo mas acertado que los sindicos dirijan la carta circular á dichos acreedores , tanlo á los presentes como á los ausentes, y que el escribano, ó las ponga en el correo por sí mismo, ó

por sí mismo las entregue personalmente, segun las circunstancias. De cualquier modo, previene tambien la ley que en la pieza de autos de que vamos tratando se extienda la oportuna certifcacion de baberse hecho lo expresado y copia de la citada carta (1).

Si no hubiere sido reconocido el crédito de alguno de los síndicos, ya dijimos que cesa de becho en sus funciones, y debe procederse á nueva eleccion para reemplazarlo (2).

2. Efectos de la morosidad en los acreedores. Los acreedores residentes en el territorio español de la Península, en las posesiones españolas de África ó en las Islas Baleares, que hasta el momento de la terminacion de la junta de reconocimiento de créditos no hubieren comparecido en juicio, son considerados desde entonces como morosos y sujetos a los efectos siguientes:

1. Si con posterioridad solicitan el reconocimiento de su crédito, debe entenderse á su costa.

2° Pierden el derecho de prelacion que pueda corresponderles.

3. No tienen derecho a la parte alicuota que les correspondiera en otro caso de cualquier dividendo hecho antes de su presentacion, sino solo de los que se ejecuten en adelante (3).

(1) Dicho art. 584 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 589 id.
(3) Arts. 579 y 580 id.

Pero si entre la presentacion y el reconocimiento de su crédia to se repartiera algun dividendo, deben ser comprendidos en él, reteniéndose en depósito las sumas que les correspondan para entregárseles a su tiempo, si son reconocidos, ó para que acrezcan en otro caso á la masa del concurso (1).

No caen sin embargo en morosidad hasta despues de celebrada la junta de graduacion, de que se tratará despues, los acreedores residentes en Canarias, cualquiera que sea la forma en que hayan sido convocados (2); ni tampoco los que residan en Ultramar ó en otros paises, aun despues de celebrada dicha junta (3).

Respecto de los primeros, esto es, de los que residan en Canarias , si incurren en morosidad por no presentarse hasta despues de la junta de graduacion, les son aplicables desde entonces las reglas expuestas (4); y en cuanto a los residentes en Ultramar ó en cualquiera otra parte, si se presentan aun despues de celebrada la expresada junta, se les deben reconocer sus créditos, siendo legítimos , y obtener su graduacion, como veremos mas adelante (5).

3.° Impugnacion al reconocimiento de los créditos. El acuerdo de la junta de exámen y reconocimiento y las providencias que dicte el juez cuando no haya mayoria de votos y de cantidades, pueden ser impugnados dentro de quince dias por los acreedores no concurrentes á la reunion, y por los que hayan disentido de aquella y protestado en el acto que les quede su derecho á salvo para hacerlo (6). Si algunos de los sindicos impugna bajo cualquier sentido lo acordado por la junta , cesa de hecho en el cargo, y debe procederse á nueva eleccion, como antes dijimos (7).

Sobre cada una de las impugnaciones que acerca de este pun

(1) Art. 581 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 582 id.
(3) Art. 583 id.
(4) Art. 582 id.
(5) Art. 583 id.
(6) Art. 585 id.
(7) Art. 589 id.

to se hagan, debe formarse un ramo separado, y sustanciarse en via ordinaria con los sindicos; los cuales estan obligados á sostener lo acordado por la junta , aunque su volo haya sido contrario. Tambien puede ser parte el deudor en estos incidentes, litigando en union con los síndicos, ó bien con el acreedor que impugnare el acuerdo (1).

4.° Graduacion de créditos. Pasados quince dias desde la junta de reconocimiento de créditos, sin que se haya impugnado el acuerdo de la mayoria, ó las providencias del juez en su caso, ya no es admisible ninguna reclamacion en este sentido (2), y debe convocarse á otra junta, aunque solo de los acreedores cuyos créditos se hayan reconocido, para proceder á su graduacion, esto es, à la calificacion del grado y preferencia en que deben ser colocados para su pago. Desde la citacion a la celebracion de este acto deben mediar quince dias (5).

En el tiempo intermedio entre la junta de reconocimiento y la de graduacion, deben los sindicos formar cinco estados, que comprendan por el orden siguiente:

1.° Los acreedores por trabajo personal y por alimentos.

Si se trata de un abintestato ó testamentaria concursada, corresponde este lugar y tienen derecho preferente á cualquiera otro, los acreedores por los gastos del funeral, proporcionado al caudal y circunstancias del finado, y por los ocasionados con motivo de la ordenacion y cumplimiento de su última voluntad, formacion de inventarios y diligencias judiciales á que haya dado lugar la testamentaria ó el abintestalo.

2.° Los hipotecarios legales, segun el órden establecido por derecho.

3.° Los que lo sean por contrato , segun su antigüedad. 4. Los escriturarios. 5. Los comunes (4). Ademas, deben los síndicos formar una nota de los bienes de

(1) Arts. 587, 588, 590 y 600 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 586 id.
(3) Art. 591 id.
(4) Art. 592 id.

« AnteriorContinuar »