Imágenes de páginas
PDF
EPUB

gable de cuatro dias, no puede usar mas que de las siguientes excepciones.

1. Falsedad del título ejecutivo. 2. Prescripcion.

3. Fuerza ó miedo de los que con arreglo á la ley hacen nulo el consentimiento.

4. Falta de personalidad en el ejecutante.

5. Pago, ó compensacion de crédito líquido, que resulte de documento que tenga fuerza ejecutiva.

6. Quita, espera , y pacto ó promesa de no pedir.
7.a Novacion de contrato.
8.2 Transaccion ó compromiso.

Ninguna olra excepcion tiene fuerza suficiente para estorbar el pronunciamiento de la sentencia de remate (1).

Puede tambien en nuestro concepto oponerse el deudor á la ejecucion, no por alguna de las excepciones expuestas, que son las únicas admisibles, sino por la nulidad del procedimiento; y prueba de que este medio le es permitido , que al determinar la ley (art. 970) los conceptos en que puede dictarse la sentencia ejecutiva en estos juicios, señala entre ellos la declaracion de nulidad, de la cual por consiguiente es oportuno que despues nos hagamos cargo.

Creemos asimismo permitido al ejecutado proponer la declinatoria de jurisdiccion, si no como excepcion, porque la ley no se lo permite bajo este concepto, como medio necesario de evitar que el juez proceda sin autoridad suficiente, y que se cometa nulidad por falta de competencia. Pero limitándonos ahora á las excepciones antes enumeradas, haremos acerca de ellas algunas ligeras observaciones, sin perjuicio de ocuparnos despues de la nulidad y de la incompetencia de jurisdiccion.

1.' Falsedad del título ejecutivo. Esie ha de consistir precisamente en escritura pública , documento privado reconocido bajo juramento ante autoridad judicial, ó confesion hecha an

(1) Art. 963 de la ley de enjuiciamiento civil. La mayor parte de estas excepciones estan consignadas en la ley 3, tit. 28, lib. 11, N, R.

te juez competente (art. 941): si pues la escritura pública ó el documento privado contiene un contrato simulado, pero no puede atribuírsele el defecto de falsedad por estar otorgado ó extendido con todas las solemnidades necesarias, no hay motivo bastante para detener la ejecucion , aunque lo haya para reclamar despues en juicio ordinario sobre el vicio que contiene la esencia del contrato. Si la escritura pública no es la primera copia, ni está sacada en virtud de mandamiento y con citacion contraria ; si conteniendo una obligacion hipotecaria le falta la toma de razon; si se ha omitido en ella, en el documento privado ó en la confesion judicial, la expresion de la causa ó motivo de la deuda , por cuya omision se vicia el contrato (1); si carece de algun otro requisito necesario, pero no tiene el vicio de falsedad, tampoco procederá la excepcion en este juicio, sino en el ordinario, pues en ninguno de estos casos hay falsedad verdadera, sino defectos que la ley no reconoce como impedimento legítimo contra la ejecucion.

2.a 'Prescripcion. Puede esta excepcion referirse, ya al titulo ó causa intrínseca de la obligacion, ya á la accion ejecutiva en virtud de la cual se ha despachado la ejecucion. Si pues la obligacion no ha prescrito, por no haber pasado los treinta años siendo real, ó los veinte siendo personal, pero sí la accion ejecutiva , por baber trascurrido los diez años en que caduca, la excepcion de prescripcion que oponga el reo ejecutado será legitima y admisible; y lo mismo si por el contrario, aunque no hayan pasado los diez años en que por regla general caduca la via ejecutiva, ha corrido el término de tres en que prescriben los créditos por salarios y otros de igual naturaleza.

3.' Fuerza ó miedo de los que con arreglo á la ley hacen nulo el consentimiento. Esta excepcion puede referirse lo mismo al contrato ú obligacion que se haya consignado en escritura pública, que al que conste por documento privado ó por confesion judicial; y lo que importa alegar y justificar es, no solamente que ha intervenido fuerza ó miedo, sino que es de los irresis

(1) Ley 7, tit. 13, Part. 3.

tibles aun para el varon constante, como dice el derecho; de modo que no basta el pánico ó pueril para desvirtuar la obliga cion, ni por consiguiente para hacer eficaz la excepcion expuesta.

4. Falla de personalidad en el ejecutante. Tambien son admisibles las excepciones que atribuyen al actor falta de personalidad, como si es una mujer casada ó hijo de familia y no ha intervenido la competente licencia o habilitacion, ó no ha concurrido el tutor ó curador: si es heredero y no ha justificado esta cualidad, etc.

5.°· Pugo ó compensacion de crédito liquido que resulte de documento que tenga fuerza ejecutiva. La única circunstancia que debe tenerse presente al oponer esta excepcion, es que el pago ó la compensacion del crédito liquido se haya de justificar ó resulte por documento que tenga aparejada ejecucion; de modo que se ha de hacer constar precisamente por medio de escritura pública, original ó traida en virtud de mandamiento y con citacion, por algun vale ó documento privado, reconocido judicialmente bajo juramento ó confesion hecha ante juez competente. Si el vale, pagaré, carta ó documento privado no está reconocido”, ni el crédito compensable confesado, puede pedirse su re

conocimiento ó la confesion judicial por medio de declaracion :: bajo de juramento indecisorio, y producir su efecto legal respecto de la excepcion alegada.

Una grave dificultad puede acaso ocurrir acerca de esta clase de excepciones, y es la de no poder oponerse la de compensacion ni de pago, si constan estos hechos por medio de sentencia ejecutoria ó de laudo compromisario, porque ni aquella ni esta tienen aparejada ejecucion; pero sin embargo, la ley exige solo que el pago ó la compensacion resulte de documento que tenga fuerza ejecutiva, y la tienen ciertamente tanto la sentencia ejecutoria como el laudo consentido, aunque ni la una ni el otro produzcan via ejeculiva, sino el procedimiento especial establecido para llevarlos á efecto.

6. Quita, espera y pacto ó promesa de no pedir. Ya se dijo en el lugar oportuno, de qué modo puede otorgarse á un

que

deudor la rebaja ó perdon de parte de sus deudas, y el aplaza miento del pago; y por consiguiente puede justificar su concesion, trayendo al juicio ejecutivo para probar la excepcion alegada , testimonio en que conste haberla otorgado el mismo acreedor, ó su obligacion de estar y pasar por el acuerdo de la mayoria de los demas acreedores. La promesa de no pedir no es preciso que conste por medio de documento que tenga fuerza ejecutiva, pues la ley no lo exige: basta que se justifique de cualquiera otra manera legal.

7. Novacion de contrato. Tampoco es preciso que esta excepcion se acredite por medio de alguno de los títulos tienen aparejada su ejecucion, pues es suficiente que se pruebe de cualquier otro modo de los conocidos en el derecho.

8. Transaccion ó compromiso. La transaccion realizada, bien en escritura pública ó bien en cualquiera otro acto extrajudicial ó judicial, es tambien una excepcion legitima, y lo mismo el compromiso celebrado para que decidan árbitros ó amigables componedores acerca del crédito que sea objeto de la ejecucion. Cualquiera , pues, de estos actos, justificado de un modo legal, constituye una legítima excepcion.

Nulidad de la ejecucion. Ya se ha indicado antes que uno de los tres pronunciamientos que el juez puede hacer al dictar sentencia en el juicio ejecutivo es el de la nulidad de la ejecucion (1), de donde es preciso deducir que aunque no es lícito al reo ejecutado proponer otras excepciones que las que hemos mencionado, puede sí alegar la nulidad del procedimiento:

1. Por el vicio o defecto del título ejecutivo. 2.° Por infraccion de las reglas establecidas para este juicio.

1. Nulidad por el vicio o defecto del titulo ejecutivo. Si este consiste en una escritura pública, ya dijimos que solo es admisible contra ella la excepcion de falsedad; pero puede muy bien suceder que el instrumento público no sea falso sino nulo, ya por haberse faltado en su otorgamiento á alguna de las solemnidades intrinsecas y esenciales del acto, ya por contener algun

(1) Art. 970 de la ley de enjuiciamiento civil.

vicio extrinseco despues de su otorgamiento. Si el documento público en que se funda la ejecucion no está autorizado por escribano competente; si no ban concurrido los testigos que la ley requiere; si se ha otorgado por una mujer casada sin licencia de su marido ó sin la habilitacion legal necesaria , ó por un menor ó incapacitado sin la intervencion de su tutor ó curador; si no se ha extendido la copia en el papel sellado correspondiente; si conteniendo alguna obligacion hipotecaria ú otro acto sujeto al registro ó al pago del impuesto de hipotecas no se ha tomado razon de aquel ó no se ha satisfecho este; si no es la primera copia sacada de la matriz, y a pesar de ello se ha expedido sin mandamiento compulsorio ó sin citacion de la persona á quien perjudica ó su causante; en cualquiera de estos casos y otros muchos que puedan ocurrir de igual naturaleza indudablemente el documento público adolece de defectos que debieron impedir el despacho de la ejecucion. Pero si á pesar de ellos el juez la decretó, puede sin disputa el ejecutado invocar la nulidad , si no como excepcion legítima, como medio ó recurso legal que no puede con razon negársele.

Lo mismo debemos decir respecto del documento privado en que esté fundada la ejecucion y no tenga los requisitos legales. Si ha sido reconocido sin juramento ó solo ante escribano y no á la presencia judicial; si no es explícito el reconocimiento de la firma, sino por el contrario se pone en duda su legitimidad ó contiene algun otro defecto suficiente para anular la ejecucion indebidamente despachada, tambien es procedente el remedio de la nulidad aunque no compete ninguna de las excepciones legales.

Por último, lo mismo se puede sostener en cuanto a la confesion judicial. Si esla se ha hecho sin la solemnidad del juramento, ó sin la presencia judicial, ó bien si habiendo concurrido el juez à recibirla es incompetente, indudablemente envuelve nulidad la ejecucion por falta de lítulo legítimo para ello, Igual defecto habrá tambien si no habiendo documento público ni privado, justificativo del crédito que se reclame, se pide la confesion judicial de él, y en su virtud se decreta la ejecucion por el principal y los réditos, pues siendo nulo este pacto, si no

« AnteriorContinuar »