Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cilar por cédula que se entregue a su mujer, hijos, dependientes ó criados, y si no los tuviere al vecino mas inmediato (1).

2. Si está en el lugar del juicio, y no comparece a la hora señalada, se le debe volver á citar en la misma forma para el dia inmediato , bajo apercibimiento personal, ó puesto en la cédula si no fuere habido, de que no concurriendo al juicio se le tendrá por conforme con el desahucio, y se procederá sin mas citacion ni audiencia á desalojarlo de la finca (2).

3. Cuando propuesta la demanda en el lugar donde está sita la cosa objeto del litigio, ó en el domicilio del demandado, no se halla este en él, debe entenderse la citacion con su representante, y no teniéndolo autorizado de poder, con la persona encargada en su nombre del cuidado de la finca; y si no la hubiere, librarse exhorto ú órden al juez de su domicilio ó residencia para que lo mande citar; señalándosele para la comparecencia el término suficiente segun la distancia y la dificultad de las comunicaciones, no excediendo de un dia por cada seis leguas (3). En este caso se le debe apercibir de que no compareciendo por sí, ó por legítimo apoderado, se declarará el desahucio sin mas citacion ni audiencia (4).

4. Si el demandado no tiene domicilio fijo y se ignora su paradere, debe citársele en los estrados del juzgado, bajo el mismo apercibimiento de que si no comparece por sí ó por apoderado se declarará el desahucio sin otra diligencia (5).

Hecha la citacion, ya personalmente ó ya de cualquiera otro modo de los expresados, se concluye el procedimiento breve y sumariamente, ya en rebeldia del demandado ó ya en juicio verbal. De ambos trámites haremos aqui mencion.

1.° Procedimiento en rebeldia del demandado. Si este, hallándose presente en el lugar del juicio, no comparece á la segunda citacion, ni estando ausente despues de la primera, debe

(1) Art. 640 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 645 id.
(3) Arts. 641 á 643 id.
(4) Art. 543 citado.
(5) Art. 644 id.

el juez declarar inmediatamente y sin mas trámites haber lugar al desahucio, apercibiéndole de lanzamiento si no deja desalojada la finca dentro del término que le sea aplicable, segun las reglas siguientes:

1. Ocho dias si se trata de una casa habitacion, en la cual habite realmente el demandado ó su familia.

2. Quince, si es un establecimiento mercantil ó de tráfico.

3. Veinte dias, si una hacienda, alqueria, cortijo ú otra cualquiera finca rústica que tenga caserio, y en la cual haya constantemente guardas, capataces ú otros sirvientes (1).

4. Pero si es una finca rústica que no tenga ninguna de las circunstancias expresadas en la regla anterior, como por ejemplo, tierras sin caserio ni otro albergue, procede el lanzamiento en el acto y sin concesion de ningun término (2).

5. Todos los plazos expresados son improrogables, cualquiera que sea la causa que se alegue para pedir su próroga (3).

Dicha providencia declaratoria del desahucio y el lanzamiento deben notificarse al demandado del mismo modo que se bizo la citacion , si se halla en el lugar del juicio; pero en los demas casos en estrados, perjudicándole como si se ejecutara en su persona (4); y pasados los términos fijados sin haber desocupado la finca , debe procederse á su lanzamiento, á su costa y sin consideracion de ningun género (5). En este caso la sentencia del juez causa ejecutoria , porque la ley no concede al demandado recurso de apelacion.

Al ejecutarse el lanzamiento se deben retener y depositar los bienes mas realizables que se encuentren, suficientes á cubrir las costas de todas las actuaciones, y si el demandado no las satisface en el acto procederse á su venta en la forma que hemos expuesto respecto del procedimiento de apremio del juicio ejecutivo, prévia citacion hecha por peritos que el mismo juez nom

(1) Arts. 616 y 647 de la ley de enjuiciamiento civil
(2) Art. 648 id.
(3) Art. 650 id.
(6) Art. 649 id.
(5) Art. 631 id.

bre (1). Este nombramiento no exige la ley que se haga en sorteo, ni entre los que paguen mayor contribucion industrial.

2. Procedimiento en juicio verbal. Cuando el demandado dle desahucio, citado en los términos antes expuestos, concurre al juicio verbal, se oye en él á las partes y se les admiten las pruebas que ofrecen , dictando el juez en su vista la sentencia qué estime justa (2), la cual, á diferencia de la pronunciada en rebeldia, es apelable en ambos efectos. Si no se apela de ella, pasado el término, queda de derecho consentida , sin necesidad de ninguna declaracion, procediéndose á su cumplimiento, si se ha decretado el desahucio, en la forma antes expuesta; pero si alguna de las partes apela se remiten los autos á la superioridad del modo ordinario para que se sustancie el recurso como en los interdictos (3); y devueltos, se procede al cumplimiento de la ejecutoria y á llevar á efecto el desahucio, si se hubiere declarado, en los términos ya expuestos (4).

2.°

Desahucio por otra causa diversa del cumplimiento del plazo.

Cuando el desahucio se funda en cualquiera otro motivo que no sea el de haberse cumplido el término del arrendamiento, tambien debe el juez convocar á las partes á juicio verbal , y dictar sentencia si el demandado comparece y conviene con el demandante en los hechos; y si no comparece, le debe tener por conforme en los hechos expuestos en la demanda, y declarar en su rebeldia haber lugar al desahucio : en cuyo caso, si notificado el fallo personalmente, ó por cédula, ó en los estrados, segun procediere, no apela el demandado, queda de derecho consentido aquel, sin necesidad de ninguna declaración, debiendo procederse á su cumplimiento. Pero si se alza de dicha sentencia , que

(1) Arts. 653 á 655 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 661 id.
(3) Arts. 662 al 665 id.
(1) Arts, 667 á 668 id.

es apelable en ambos efectos, se remiten desde luego los autos á la superioridad, y se sigue la segunda instancia con sujecion á las reglas del juicio de interdictos.

Si en la comparecencia verbal no conviene el demandado en los hechos, debe el juez dar por terminado el acto, y conferirle traslado de la demanda, la cual en adelante se sustancia con arreglo á los trámites del juicio ordinario (1).

3.°

Reclamacion del colono sobre mejoras ó beneficios hechos en

la finca.

Cualquiera que sea el orden con que se haya procedido á declarar el desahucio y decretar el lanzamiento, puede al tiempo de realizarse este reclamar el arrendatario alguna indemnizacion de mejoras ó beneficios. La ley previene sobre este punto (2) que si en la finca rústica hubiere labores o plantio que el colono reclame como de su propiedad, se haga mencion de ello para seguir despues las breves actuaciones que establece; y añade, que si el demandado hubiere reclamado labores, plantio ú otra cualquiera cosa que haya quedado en la finca, por no poderse separar de ella, se proceda á su avalúo (3). La primera de estas disposiciones se refiere únicamente á finca rústica y á las labores ó plantio , y la segunda habla en general de finca, sin distinguir entre rústica y urbana, extendiéndose á hacer mencion de cualquiera otra cosa que no pueda separarse de ella; de manera que parece aplicable el precepto legal á toda clase de fincas у

á toda clase de objetos propios del colono ó inquilino que no pueda llevarse consigo.

Creemos que esta es la inteligencia de la ley, sin violentar su texto; pero creemos asimismo que su disposicion parece ha que

(1) Arts. 669 á 672 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 652 id.
(3) Art. 656 id.

rido referirse á beneficios ó mejoras de poca entidad, hechas en la finca por el arrendatario, cuando establece para su indemnizacion un procedimiento brevísimo, en que no estan suficientemente protegidos los derechos de las partes.

Si la reclamacion se redujese á una cantidad que no excediera de los 3,000 rs. que la ley señala como de menor cuantia , pódria ser conveniente un procedimiento breve, aunque no tanto como el de un simple juicio verbal ; pero debe tenerse en cuenta que en cierta clase de fincas y en algunos paises se hacen por los colonos labores, plantios, abonos y hasta albergues, edificios, artefactos y otros beneficios y mejoras de tanta consideracion, que no solamente suelen exceder de la expresada cuantia , sino llegar á muchos miles de duros; y no parece posible que en estos casos las justas reclamaciones del inquilino ó colono se decidan en juicio verbal y sin mas garantia que la apelacion sumariamente sustanciada.

Necesarias serán las rectas é ilustradas decisiones de la jurisprudencia para fijar bien el sentido de la ley en punto que tan grave puede ser, por la entidad de las indemnizaciones que se litiguen.

Hecha la reclamacion por el arrendatario, debe redactarse en los autos diligencia expresiva de la clase, extension y estado de las cosas reclamadas; pero sin que sea obstáculo para el lanzamiento, que se ha de ejecutar irremisiblemente (1), y luego procederse al justiprecio de aquellas por peritos que nombren las partes, y tercero de oficio en caso de discordia (2). Este nombramiento debe, en nuestro juicio, hacerse libremente por el juez, pues la ley no previene que se verifique en sorteo entre los mayores contribuyentes al subsidio.

Ejecutado el aprecio', puede el colono pedir que el dueño de la finca le abone la cantidad que le corresponda; y si formula su reclamacion, no sigue esta el curso regular de una demanda ordinaria , sino convocadas las partes, como ya se ha dicho, a juicio

(1) Art. 652 de la ley de enjuiciamiento civil. (2) Art. 656 id.

TOMO 11.

59

« AnteriorContinuar »