Imágenes de páginas
PDF
EPUB

5. Evitar que una obra vieja cause daño (1).

El conocimiento de estos juicios corresponde exclusivamente a la jurisdiccion ordinaria, cualquiera que sea el fuero de los demandados (2)

A pesar de una regla tan general y absoluta, creemos que no ha sido la intencion de la ley derogar la jurisdiccion especial que en materia de aguas existia al tiempo de promulgarse la nueva ley de enjuiciamienlo civil, y los procedimientos especiales y brevísimos que la jurisprudencia tiene admitidos y autorizados sobre la policia de las aguas y riegos y acerca de las cuestiones puramente de hecho entre los inmediatamente interesados en su aprovechamiento (3). Sin embargo, el principio terminante y general que queda expuesto, habrá necesariamente de ocasionar cuestiones de competencia con dichos juzgados de aguas y riegos, hasta que las decisiones del Tribunal Supremo vengan á fijar la jurisprudencia de una manera clara é incuestionable.

Supuesto dicho principio de que el conocimiento de todo interdicto corresponde á la jurisdiccion ordinaria, hay que distinguir cuál será de entre los jueces de primera instancia el competente en los respectivos casos, sobre cuyo punto rigen las dos siguientes reglas:

Primera. El interdicto de adquirir corresponde a eleccion del demandante:

1.° Al juez del domicilio del finado.

2. Al del lugar en que radique su testamentaria ó abintestato.

3.° Al del pueblo en que esten sitos los bienes.

Segunda. En los demas interdictos es competente el juez del lugar en que esté la cosa objeto de la accion (4).

La antigua jurisprudencia, protegiendo en demasia los dere

(1) Art. 691 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 44 del reglamento provisional y 692 de la ley de enjuiciamiento civil.

(3) Puede verse lo que acerca de esta jurisdiccion de aguas y riegos dijimos en la primera parte de esta obra, cap. 5.0, tit. 5. del lib. 2.

(4) Art. 693 de la ley de enjuiciamiento civil.

chos ó acaso los deseos del que intentaba el interdicto, exigia solo una informacion su maria y testifical, con la cual sin audiencia de la persona a quien se iba á perjudicar bastaba para dictar una resolucion á veces de mucha trascendencia y perjuicio, y que envolvia siempre la condena de costas; pero la nueva ley, sin desconocer los derechos de los demandantes, ni dar lạtitud á estos juicios sumarísimos, ha adoptado por punto general un medio prudente, que consiste en celebrarse un acto verbal despues de las diligencias mas urgentes, en el cual se ove á las partes ó sus defensores, se reciben declaraciones á los testigos que puedan deponer sobre los hechos, y se admiten los documentos que se presentan para decidir lo mas acertado con el oportuno conocimiento de causa. Tambien ha establecido en los casos en que pueda ser necesaria ó conveniente una inspeccion judicial hecha con intervencion de peritos y á presencia de las partes ó sus defensores, medio el mas oportuno á veces de aclarar la verdad y decidir con acierto. Tanio del juicio verbal como de la inspeccion ocular que en los respectivos casos se celebre, debe siempre el escribano extender acta circuntanciada y firmarse por todos los concurrentes (1).

Conviene no olvidar siempre que se trate de algun interdicto la doctrina que sentamos al hablar en la parte primera de esta obra de los límites de las jurisdicciones, segun la cual , si alguno se cree agraviado por la resolucion gubernativa ó administrativa de un ayuntamiento o diputacion provincial , dictada dentro de los límites de sus facultades y en negocio que corresponda á sus atribuciones segun las leyes, es preciso llevar adelante dicho acuerdo, sin poderse admitir contra él ninguna clase de interdicto (2); quedando a las partes interesadas solamente el recurso ordinario, esto es, el juicio plenario de posesion ó de propiedad. Pero debe en estos casos ponerse mucha atencion para conocer si aquellas corporaciones al dictar el acuerdo ó resolucion de que se trata han obrado:

(1) Arts. 702, 715, 735, 738 , 740, 754 y 755 id.

(2) Real orden de 8 de mayo de 1839 y ley municipal de 6 de julio de 1856, antes citada.

1.o Dentro del límite de sus facultades.
2.0 En negocio correspondiente a sus atribuciones.
3. Con arreglo y sujecion a las leyes.

Faltando cualquiera de estas condiciones procede legalmente el interdicto, y puede proponerse y sustanciarse ante la autoridad competente que ya hemos mencionado.

Sea cual fuere la naturaleza del interdicto, no es preciso para proponerlo que se intente el acto de la conciliacion.

CAPITULO II.

DEL INTERDICTO DE ADQUIRIR LA POSESION.

Úsase de este interdicto cuando una persona aspira á adquirir ó alcanzar, aunque sea interina ó precariamente, la posesion de una cosa. Los trámites establecidos para ello son breves y su marios, lo mismo que las reclamaciones á que puede luego dar lugar, y de que vamos á ocuparnos en este capítulo, dividiéndolo en tres períodos, á saber :

1.° Sustanciacion del interdicto.
2.0 Reclamacion contra él.
3. Condena de costas y frutos y de daños y perjuicios.

1. Sustanciacion del interdicto. Para que este proceda son requisitos indispensables :

1.° La presentacion de título suficiente para adquirir la posesion con arreglo á derecho; de manera que no basta ofrecer sumaria informacion de testigos para justificar el título ó causa en que la accion se funde, sino es preciso acompañar á la demanda un documento ó prueba , si no completa para acreditar el dominio, por lo inenos suficiente para fundar la presuncion de que la cosa que se intenta poseer corresponde al que solicita adquirir la posesion.

2.° Que nadie posea á título de dueño ó de usufructuario la misma cosa cuya posesion se pida.

Tan precisas son estas dos circunstancias para la admision del interdiclo, que ningun poseedor puede ser privado de su posesion TOMO JI.

60

sin que previamente se le oiga y venza en juicio ; principio justo y protector que ninguna buena legislacion puede desconocer.

Propuesto el interdicto de adquirir, debe el juez mandar traer à la vista el escrito y documentos que le acompañen, y examinándolo todo, dictar aulo motivado, concediendo la posesion sin perjuicio de tercero de mejor derecho, es decir, sin que se entienda que por esta providencia se perjudica á cualquiera otra persona que por los medios legales justifique tener derecho preferente a la misma posesion mandada dar.

Puede tambien, en vista del título presentado, denegarse, igualmente en providencia fundada, la posesion pedida, y entonces el demandante tiene el término de tres dias para pedir reposicion, y si se deniega, le queda expedito el recurso de apelacion, que es admisible en ambos efectos; debiendo remitirse los autos al tribunal superior , con citacion solo de la parte actora.

Otorgada la posesion, ya por el juez, ó ya por la Audiencia en su caso, debe aquel mandar que se proceda á darla en cualquiera de los bienes de que se trate, en voz y nombre de todos los demas, por alguacil á quien comisione al efecto, autorizado de escribano; y que se hagan las intimaciones necesarias á los inquilinos y colonos de los demas bienes, ó a los que puedan tener algunos bajo su custodia ó administracion, para que reconozcan al nuevo poseedor, librándose al efecto las órdenes ó exhortos necesarios. Antes de la nueva ley de enjuiciamiento era muy comun darse esta posesion por el mismo juez, especialmente siendo los bienes de entidad , ó cuando el interdicto tenia por objeto la posesion de algun mayorazgo ó vinculacion ; pero hoy, como acabamos de indicar, se ha de comisionar precisamente a un alguacil para dicha diligencia.

Obtenida la posesion, debe darse al poseedor , si lo solicila, testimonio del auto motivado y de las diligencias practicadas para su cumplimiento; y en todo caso mandarse que dicho auto se publique por edictos y por medio de los periódicos del pueblo y del Boletin de la provincia.

Como no es conveniente que queden en incertidumbre los derechos de los particulares, y la posesion se manda dar, segun ya se ha indicado, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, si nadie se presenta a reclamarlo en el término de sesenta dias contados desde la fecha en que la providencia se haya publicado en el Boletin oficial, debe el juez dictar auto amparando en la posesion al que la hubiere obtenido, es decir, protegiéndolo en ella para no poder ser inquietado ni aun en juicio plenario posesorio, sino solo en el de propiedad.

Esta providencia de amparo causa tres efectos, á saber :

1. No se puede admitir despues de ella reclamacion alguna contra la posesion dada.

2. Solo queda al que se crea perjudicado la accion de propiedad.

3.° Si se intenta esta, ha de continuar disfrutando la posesion durante el juicio la persona que la hubiere obtenido (1).

2.o Reclamacion contra el interdicto. Si dentro de los sesenta dias, contados desde la fecha de la insercion del auto posesorio en el Boletin oficial, se presenta alguna persona con otro título reclamando contra la posesion mandada dar, y dada en efecto al que la solicitó primero, debe el juez conferir traslado de esta reclamacion por término de tres dias al poseedor; y de lo que este expusiere darse copia al reclamante. La ley no dice si esta la ba de acompañar la parte actora al escrito que presente, ni si ha de estar extendida en papel simple y firmada por el procurador, como en el juicio ordinario; pero debiendo ser las reglas establecidas para este extensivas a todos los demas en caso de omision ó silencio de la ley, y conviniendo por otra parte simplificar y economizar gastos, creemos que la copia debe presentarse en papel simple y firmada por el procurador, pues de otro modo tendria que facilitarla el escribano en papel sellado, dando esto lugar á dilaciones y costas innecesarias.

En el mismo auto en que se mande pasar dicha copia al reclamante, debe el juez convocar á las partes á juicio verbal , al cual pueden asistir sus respectivos defensores para alegar sus derechos á poseer, y presentar documentos y testigos.

(1) Arts. 694 á 701 de la ley de enjuiciamiento civil.

« AnteriorContinuar »