Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cribano (1); pero no es preciso que sea del respectivo juzgado de partido, sino que puede ser, y esta es la costumbre mas generalmente seguida, el mismo ante quien se ha otorgado la escritura de compromiso. Aceptado el cargo, deben los árbitros señalar á los interesados un término que no pase de la cuarta parte del fijado en la escritura , para que formulen sus pretensiones y presenten los documentos en que las apoyen; y si alguno de aquellos no lo hiciere, debe continuar el juicio en su rebeldia y exigirse la multa estipulada para este caso. Sin embargo, en cualquier estado del juicio en que despues se presente, se le debe oir sin retroceder en las actuaciones (2).

De las pretensiones y documentos que se presenten se debe dar mútuo conocimiento a los interesados por un término que no puede exceder de la cuarta parte del señalado para formularlas; y dentro del que se les conceda puede cada uno impugnar las pretensiones y documentos presentados, y producir los que crea conducentes, manifestando al mismo tiempo si se ha de recibir o no el juicio á prueba (3). La ley no determina si han de entregarse los autos á las partes ó se les han de pasar copias ó traslados de los escritos y documentos; pero lo primero parece preferible por ser mas fácil y menos costoso.

Pasado dicho término debe recibirse el juicio a prueba: 1.• Si lo hubieren solicitado ambas partes.

2. Si aunque una sola lo haya pedido, no estuvieren conformes sobre hechos de directa y conocida influencia en la cues

tion (4).

3.' Si aunque ninguna de las partes lo hubiere pedido los jueces lo creen conveniente, determinando los hechos a que haya de contraerse la prueba ; en cuyo caso no puede ampliarse á ningun otro punto (5).

El término probatorio no puede exceder de la cuarta parte

[merged small][ocr errors]

del señalado para la decision del compromiso (1); y son admisibles los mismos medios probatorios, y deben celebrarse en igual forma y solemnidad que en el juicio ordinario (2); pero permitiéndose á las partes tomar copia de las pruebas que se ejecuten (3). Dentro del mismo término se han de proponer y probar las tachas de los testigos, si las hubiere (4).

Si el compromiso se ha celebrado para la decision de un pleito que se halle en segunda instancia, deben los árbitros continuar la sustanciacion de esta segun su estado, con arreglo á derecho (5).

1. Sentencia arbitral. Pueden los árbitros, si lo creen necesario, antes de dictar sentencia, y concluido el término de prueba:

1. Oir á las partes ó sus letrados (6).

2.° Exigirles declaracion sobre hechos que no esten probados.

3. Hacer venir á los autos cualesquiera documentos que consideren necesarios para su decision.

4.° Ordenar el juicio pericial ó practicar cualquier reconoci, miento por sí mismos (7).

Despues de estas diligencias, ó sin ellas si no las consideran necesarias, deben los árbitros dictar sentencia sobre todos los puntos sometidos á su decision en la escritura de compromiso, dentro del plazo fijado en el mismo, el cual empieza a correr desde la última aceptacion (8), en iguales términos y solemnidades que en los juicios ordinarios, y como ya se indicó, conforme á derecho y á lo alegado y probado.

Si bay conformidad en los votos, se notifica el fallo á los in

(1) Art. 795 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 797 id.
(3) Art, 796 id.
(4) Art. 798 id.
(5) Art. 817 id.
(6) Art. 800 id.

Art. 801 id.
S; Art. 782 id.

teresados, dentro de los tres dias siguientes á su pronunciamiento (1)

5. Discordia entre los árbitros. Si estos no estuvieren de acuerdo para la decision del compromiso debe cada uno de ellos extender su decision, y dentro de los tres dias notificarse á las partes y pasarse los autos al tercer árbitro, extendiéndose diligencia en que conste. Este ademas de instruirse de todo lo actuado puede anles de pronunciar sentencia oir á las partes ó sus defensores, y decretar las demas diligencias que crea necesarias para mejor proveer (2). Su voto debe dictarlo tambien dentro del término fijado en el compromiso, pero empezando á correr desde el dia en que se le haya dado conocimiento de la discordia que va á dirimir (3); y redactado constituye sentencia en lo que convenga con el de cualquiera de los otros árbitros (4)

6. Recursos contra las decisiones de los árbitros. Los puntos decididos por el tercero en discordia que no estuvieren conformes con los votos de los demas árbitros, deben someterse al fallo del juez de primera instancia competente (5), segun las reglas establecidas sobre jurisdiccion en los arts. 2.° y siguienles de la ley de enjuiciamiento civil (6); y la decision que dicte forma sentencia , esté ó no conforme con el voto de cualquiera de los árbitros.

La ley no determina si se ha de observar alguna tramitacion prévia al fallo del juez; pero parece preciso por lo menos que pasándosele los autos con citacion o aviso de las partes pueda si lo cree conveniente oirlas ó á sus defensores, y decretar cualquier diligencia de las que para proveer con mas acierto son permitidas á los árbitros.

(1) Arts. 799 á 804 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Arts. 805 y 806 id.
(3) Art. 882 id.
(4) Art. 807 id.
(5) Art. 808 id.

16) Pueden verse en los caps. 2.° y 3. , tit. 1.0, lib. 2. de la primera parte do esta obra.

Contra la sentencia arbitral ó la del juez procede el recurso de apelacion en el término de quince dias:

1. Cuando alguno de los interesados se cree agraviado.

2. Cuando en el juicio se ha cometido alguna nulidad por falta de solemnidades ó por la inobservancia de los trámites expresados.

El término para la apelacion empieza a correr desde la notificacion de la sentencia, bien sea dictada de comun acuerdo por los árbitros, ó por decision del tercero , ó bien por el juez de primera instancia en su respectivos casos; pero no es admisible el recurso sin que el apelante haya satisfecho al que presle su conformidad a la sentencia la multa prefijada en el compromiso.

Verificado esto debe admitirse para ante la Audiencia del ter. ritorio, en la cual se siguen los mismos trámites establecidos para las apelaciones en los juicios ordinarios; y cualquiera que sea el fallo de vista no cabe contra él mas que el recurso de casacion, cuando y en la forma que procede en dichos juicios comunes. Si el fallo de los árbitros ha recaido sobre pleito que se estuviera siguiendo en segunda instancia, surte los mismos efeotos que si se hubiese dictado por el tribunal superior , y contra él no cabe mas recurso que el de casacion en los casos procedentes en el juicio ordinario; pero debiendo tambien proceder para su admision el pago de la expresada multa (1).

CAPITULO II.

DEL JUICIO DE AMIGABLES COMPONEDORES.

Todo cuanto en el capítulo anterior hemos expuesto acerca de la forma de la celebracion del compromiso , nombramiento y aceptacion de los árbitros, y término para dictar el fallo, es extensivo al juicio de amigables componedores (2); pero hay sin

(0) Arts. 808 á 818 de la ley de enjuiciamiento civil. (2) Arts. 819, 830, 831 y 833 id.

embargo en este diferencias muy notables que vamos a compendiar en las siguientes reglas:

1. No es preciso ni esencial para la validez del compromiso, aunque suele sin embargo hacerse, fijar ninguna de las multas que se estipulan en el de árbitros.

2. Los compromisos en amigables componedores producen todas las consecuencias legales de las demas obligaciones (1).

3." El nombramiento de aquellos no es preciso que recaiga en letrados, sino en cualquier varon mayor de edad que se balle en el pleno goce y ejercicio de los derechos civiles y sepa leer y escribir (2).

4,4 No es necesario que los arbitradores ó componedores amigables observen ninguna ritualidad ó sustanciacion de juicio, sino que se limiten á recibir los documentos que los interesados les presenten, oir á estos y dictar su laudo compromisario ó sentencia por ante escribano (3), el cual ha de dar a las partes copia autorizada de ella , haciéndolo constar debidamente á continuacion de la misma (4).

5.9 Si discordan debe reunirse con ellos el tercero; si hay mayoria de votos forma esta sentencia , y si no puede constituirse queda sin efecto el compromiso (5).

6. El laudo ó sentencia, ya se dicte de comun acuerdo, ó ya por mayoria habiendo discordia, causa ejecutoria y debe llevarse á efecto del mismo modo que los fallos judiciales (6).

CAPITULO III.

DE LOS JUICIOS DE ÁRBITROS Ó ARBITRA DORES EN NEGOCIOS

MERCANTILES.

Los negocios mercantiles son susceptibles, lo mismo que los comunes , de ser terminados por la decision de árbitros ó arbi

(1) Art. 824 de la ley de enjuiciamiento civil.
(2) Art. 825 id.
(3) Art. 831 id.
(4) Art. 832 id.
(5) Art. 833 id.
(6) Art. 836 id.

TOMO II.

61

« AnteriorContinuar »