Sales españolas: ó Agudezas del ingenio nacional, Volumen1

Portada
Impr. y Fundición de M. Tello, 1890 - 450 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 281 - Si vos en ello mirásedes, veríades ser ansí sin falta, y es de esta manera: esta noche pasada, estando yo triste de la muerte de vuestro padre, que era tan mi amigo, y mirando al cielo acaso, acordéme de las siete cabrillas que suelo mirar cada noche y encomendallas mi ganado a su guarda, que es cosa muy segura; y como no las hallase, ni hallé en todo el cielo, andándolas buscando maravillado, acordéme de la muerte de vuestro padre, y luego entendí que estaba en el cielo y que las habría...
Página 261 - El Duque de Nájera y el Conde de Benavente tienen estrecha amistad entre sí, y el Conde de Benavente, aunque no es hombre sabio ni leído, ha dado, sólo por curiosidad, en hacer librería, y no ha oído decir de libro nuevo cuando le merca y le pone en su librería. El Duque de Kajera, por hacerle una burla, estando con él en Benavente.
Página 295 - Estando en las casas de Pedro de Cartagena, subióse encima de unas barandas un loco para echarse de unos corredores de allí abajo, y estando para echarse, viole el dicho Pedro de Cartagena de abajo ; y como le preguntase que qué quería hacer, le respondió que quería volar. Pedro de Cartagena le dijo : — Espera y subiré a quitarte el capirote para que veas por do has de ir.
Página 60 - ... en todo y por todo como en esta nuestra carta se contiene, y contra el tenor y forma dello no vais ni paséis ni consintáis ir ni pasar agora ni en tiempo alguno, ni por alguna manera, so las penas en ella contenidas.
Página 260 - ... así que el galán la llevó fuera del pueblo para ir con ella a otro lugar. Yendo por su camino, como hiciese muy buena luna, le dijo: — Señora, más que buena noche hace para engañar putas. La dama, como mujer cuerda, aunque hasta allí no lo había sido, calló, y andando por su camino le dijo. — Señor, lo más principal y necesario para nuestro camino se nos olvida, y es cien ducados que había tomado a mi madre; por eso, volvamos por ellos, si os paresce.
Página 341 - No pensaba. No miré en ello, Quién dijera. Quién dijera se casó con el Descuido, y tuvieron por hijos a Bien está, Mañana se hará. Tiempo hay. Otra ocasión habrá. Tiempo hay se casó con la señora No pensaba; tuvieron por hijos Descuídeme, Yo me entiendo.
Página 300 - Toledo, entró en una iglesia a oír misa y púsose a rezar en un altar de la Quinta Angustia, ya la sazón que él estaba rezando, pasó por junto a él una señora de Toledo que se llama Doña Ana de Castilla, y como le vio, comienza...
Página xxxiii - Y sucede que como hay muchas de más excelentes voces, y de más fundamento y destreza en el cantar, exceden en la profanidad al modo con que se canta en la farsa. Este exceso ha llegado a tanto, que la Gloria y el Credo de la Santa Misa se cantan en algunas partes con tonos que han servido para letras profanas, siendo de su naturaleza indecentes. El Credo y la Gloria se cantan con mil repeticiones, y en los órganos y demás instrumentos, se toca aquello que ha de ser más deleitoso a lo sensual,...
Página xxix - Dice, de Antig. de Nav. II, p. 49). En un Carta de don Diego Hurtado de Mendoza al Duque del Infantado, le dice: «En las cortes de Toledo fuisteis de parecer que pechasen los hijosdalgo; allí os acuchillasteis con un alguacil, y habéis casado vuestra hija con Sancho de Paz: no tratéis de honra, que el rey tiene harta...
Página 262 - Aretino, que sería bien enviarle algun presente, pues ya sabía quién era y cuan maldiciente. La carta se dio al Conde, y la memoria, y como la leyese y no entendiese la facultad de los libros, ni aun el autor, mostróla al Duque como...

Información bibliográfica