Imágenes de páginas
PDF
EPUB

E

[ocr errors]

ra parte, ni los esclavos que tovieren; y que así se guarde y cunpla, so pena que si, trenta dias despues que esta mi carta fuere leida y notificada en la Isla Española, alguno toviere en mas número de los dichos trescientos indios, pierda todos los indios que toviere, é dende en adelante no se le pueda dar ninguno ni lo pretenda thener, y que la tercia parte sea para la persona que lo acusare, y de las otras dos tercias partes lleve el juez que lo sentenciare la quinta parte, y las quatro partes se repartan por los vecinos y moradores de las dichas Islas é Tierra Firme. È por esta mi carta, é por el dicho su treslado signado de escribano público, mando á Don Diego Colon, nuestro almirante visorrey é gobernador de la Isla Españo la y de las otras Islas que fueron descubiertas por el Almirante su padre é por su industria, é á los nuestros juezes de apelacion de sus tierras, é á los nuestros oficiales que allá residen ó á otras qualesquier justicias, que son ó fueren de aquí adelante de las dichas Islas, que guarden é cumplan é hagan guardar é conplir esta mi carta é todo lo en ella contenido; é para que venga á notícia de todos, la hagan pregonar y publicar por las plazas y mercados é otros lugares acostumbrados de las dichas villas y lugares de las dichas Islas é Tierra Firme, é dende en adelante tengan mucho cuidado que, ansi en lo que á ellos toca, como en lo de otras qualesquier personas que por merced ó en otra qualquier manera tengan número de los dichos trescientos indios, los dexen é hagan dexar, é no tengan ni consientan en cada una de las dichas Islas que tenga una persona mas número de los dichos trescientos indios é de la manera segund dicho es, so pena que qualquier de los juezes é justicias que no les esecutaren, pierdan los oficios y queden inabilitados

[ocr errors]

para no poder usar ni tener ningund oficio de justicia. E de como esta dicha mi carta fueren leida é notificada, mando á qualquier escribano público, que para esto fuere llamado, que dé ende al que se la mostrare testimonio signado con su signo, porque yo sepa como se cumple mi mandado. Dada en la ciudad de Búrgos á veinte é dos dias del mes Hebrero, año del nacimiento de Nuestro Salvador é Redentor Jesucristo de mil è quinientos é doze años.-Yo el Rey.-Yo Lope de Conchillos, secretario de Su Alteza la fize escrebir por su mandado.-El Obispo de Palencia.—Conde: registrada.—Hobiedo, por Chanciller -E agora nos somos informados que, sin embargo de la dicha nuestra carta que de suso vá encorporada y de las penas y defendimientos en ella contenidos, muchas personas, vecinos é estantes en las islas Española, San Juan é Cuba, é en otras partes, tienen por repartimiento é encomienda mas número de los dichos treszientos indios, y otras personas, que nos han servido y trabajado en aquellas partes, no tienen ningunos, y otros tienen muy pocos, no se guardando en esto la igualdad que seria justo; y nos fué suplicado y pedido por merced mandásemos guardar la dicha nuestra carta que de suso vá encorporada, é si contra el tenor y forma della algunas personas tobiesen mas de los dichos treszientos indios, les fuesen quitados y repartidos y encomendados por otras personas, ó como la nuestra merced fuese, é nos tobimos lo por bien: por ende, por esta nuestra carta ó por su treslado signado de escribano público, mandamos al nuestro Presidente é Oidores de la nuestra Audiencia Real de las Indias, que reside en la Isla Española, y á todos los nuestros gobernadores é otras justicias é personas, así eclesiásticas como seglares, á cuyo cargo fuere

[ocr errors]
[ocr errors]

la encomienda y repartimiento y administracion de los dichos indios, así de la dicha Isla Española, como de las otras Islas, Indias é Tierra Firme del mar Occéano, é á cada uno dellos en sus lugares é juresdiciones que vean la dicha carta del dicho Católico Rey, que de suso vá encorporada, y la guarden y cunplan y executen y hagan guardar y conplir y executar en todo y por todo, segund é como en ella se contiene, y conforme á ella, no dexen tener á ninguna persona mas de los dichos treszientos indios, so las penas en ella contenidas; é porque lo suso dicho sea notorio é ninguno dello pueda pretender inorancia, mandamos que esta nuestra carta sea pregonada públicamente por las plazas é mercados é otros lugares acostumbrados de las ciudades é villas é lugares de las 'dichas Islas, Indias é Tierra Firme, por pregonero é ante escribano público; é los unos ni los otros no fagades ni fagan ende al, por alguna manera, so pena de la nuestra merced é de diez mil maravedís para la nuestra cámara, á cada uno que lo contrario hiziere.-Dada en Burgos, á quinze dias del mes de Hebrero, año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil é quinientos é veinte é ocho años.-Yo el Rey.-Yo Francisco de los Cobos, secretario de sus Cesáreas y Católicas Magestades, la fize escrebir por su mandado.-G. Episcopus. -Registrada: Juan de Sámano.-Orbina, por Chanciller.

En la ciudad de Santiago desta Isla Fernandina, viernes, primero dia del mes de Henero de quinientos é veinte é nueve años, por mandado del muy noble señor Gonzalo de Guzman, gobernador en esta dicha Isla, é en presencia de mí Juan de la Torre, escribano de Su Magéstad, estando en la plaza pública, fué pregonada pú

blicamente la provision de Su Magestad, de suso contenida, por voz de Gonzalo de Galdin, pregonero. Testigos que fueron presentes: Francisco de Agüero, alguazil/ mayor, é Juan de Cepeda, é otras muchas personas.→→→ Juan de la Torre, escribano de Su Magestad.

En la ciudad de Santiago desta Isla Fernandina del mar Occéano, veinte é un dias del mes de Henero de mil é quinientos é veinte é nueve años, antel muy noble señor Gonzalo de Guzman, lugar teniente general é gobernador é repartidor de los caciques é indios desta Isla Fernandina por Su Magestad, é en presencia de mí Juan de la Torre, escribano de Su Magestad é de la Audiencia é Juzgado del dicho señor Gonzalo de Guzman, paresció Manuel de Rojas, vecino de la villa de San Salvador, é presentó un escrito de pedimento, su thenor del qual es! este que se sigue:

Muy noble señor: Manuel de Rojas parezco ante Vuestra Merced é digo que es venido á mi noticia como en/ esta ciudad se pregonó cierta provision de Su Magestad, por la qual diz que se provee y veeda que ninguna persona pueda tener repartimiento en mas número de treszientos indios, del qual número yo no creo que ecedo, abiéndose de considerar é contar conforme á las hordenan. zas Reales de Su Magestad é de sus Oidores que en estas partes residen, por las quales se declara la calidad y hedades que han de thener las personas que han de ser entendidas en el número é números de qualesquier repartimientos; pero digo que, habiéndose de mirar á la cantidad de todas las personas mayores y menores, viejos y niños, que ay en los caciques é pueblos que á mí están encomendados mas cantidad de los dichos treszientos indios; é como quier que por lo suso dicho é por otras cabsas yo los tengo é

poseo bien é con justo título, por mayor abundamiento é por conplir lo que Su Magestad manda, paresco ante Vuestra Merced, é en la mejor forma é manera que puedo é há lugar, digo que desde agora me desisto é aparto de la thenencia é posesion de qualquier demasia que yo aya thenido é tenga, ecediente al dicho número é voluntad de Su Magestad, con tanto, que para la verificacion é moderacion de lo á mí tocante, yo sea oido antes que sea despojado de parte ni cosa alguna de los indios que me están dados por encomienda ó tutela, porque yo entiendo é protesto dezir é alegar tales cabsas, por donde paresca como á mí no se me pueden ni deben justamente quitar ni remover indios ningunos; é haciéndolo Vuestra Merced así, hará justicia é lo, que debe al servicio de Dios é de Su Magestad, acatando á la perpetuidad é buen tratamiento de los dichos indios, y en otra manera, yo recibiria grande agravio é los indios mayor, en los remover é quitar del bien é contentamiento que conmigo tienen, de lo qual podrá seguirse escándalo en todos los indios de la Isla, especialmente estando las cosas della en la alteracion é movimiento que han estado y están, como es notorio; lo qual ansi digo é pido á Vuestra Merced, é si nescesario es, se lo requiero, protestando como protesto todo lo que en tal caso se puede é debe protestar, é pídolo por testimonio.

Así presentado, el dicho señor Gonzalo de Guzman dijo quel â enbiado á hazer las vesitacioues de los indios desta Isla é de la villa de San Salvador, donde el dicho Manuel de Rojas es vecino, las quales no han aun venido; que viniendo é vistas por el dicho señor Gonzalo de Guzman, quando algo se obiere de proveer sobre lo quel dicho Manuel de Rojas dize, se le dará treslado dello é le

« AnteriorContinuar »