Prácticas de análisis literario

Portada
J.A. Jiménez, 1922 - 224 páginas
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 103 - Del monte en la ladera por mi mano plantado tengo un huerto que con la primavera de bella flor cubierto ya muestra en esperanza el fruto cierto.
Página 102 - Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruido, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido...
Página 104 - El aire el huerto orea, y ofrece mil olores al sentido, los árboles menea con un manso ruido, que del oro y del cetro pone olvido.
Página 195 - Estos, Fabio, ¡ay dolor! , que ves ahora campos de soledad, mustio collado, fueron un tiempo Itálica famosa. Aquí de Cipión la vencedora colonia fue: por tierra derribado yace el temido honor de la espantosa muralla, y lastimosa reliquia es solamente. De su invencible gente sólo quedan memorias funerales, donde erraron ya sombras de alto ejemplo.
Página 121 - Si de mi baja lira tanto pudiese el son, que un momento aplacase la ira del animoso viento, y la furia del mar y el movimiento...
Página 109 - Pobre de aquel que corre y se dilata, por cuantos son los climas y los mares, perseguidor del oro y de la plata ! Un ángulo me basta entre mis lares, un libro y un amigo, un sueño breve, que no perturben deudas ni pesares.
Página 105 - Fabio, las esperanzas cortesanas Prisiones son do el ambicioso muere, Y donde al más astuto nacen canas; Y el que no las limare o las rompiere, Ni el nombre de varón ha merecido Ni subir al honor que pretendiere.
Página 149 - Corrientes aguas, puras, cristalinas; árboles que os estáis mirando en ellas ; verde prado, de fresca sombra lleno; aves, que aquí sembráis vuestras querellas; hiedra que por los árboles caminas, torciendo el paso por su verde seno...
Página 115 - Aprended, flores, de mí lo que va de ayer a hoy, que ayer maravilla fui, y hoy sombra mía aun no soy.
Página 151 - SALINAS El aire se serena y viste de hermosura y luz no usada, Salinas, cuando suena la música extremada por vuestra sabia mano gobernada.

Información bibliográfica