Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors]

VALLADOLID
Imprenta y Librería Religiosa de Andrés Martín

Sucesor de los Sres. Hijos de Rodriguez
LIBRERO DE LA UNIVERSIDAD, SEMINARIO Y DEL INSTITUTO

1901

Z3

BERNARD MOSES

[ocr errors][merged small]

Vicario Provincial en España de la del Santi

simo Nombre de Jesús de Filipinas del Ordon de los Ermitaños de Nuestro Padre S. Agus, tin, Procurador y Comisario general de sus Misiones etc., etc.

Por las presentes y por lo que á Nos corresponde, concedemos licencia al Reverendo Padre Fray Eladio Zamora para que pueda imprimir y publicar el manuscrito titulado Las Corporaciones Religiosas en Filipinas como elementos de paz y de cultura en atención á habernos manifestado los RR PP. Fr. Tirso López, Maestro en Sagrada Teología y ExAsistente General y Fr. Bernardino Hernando, Lector de Filosofía, á quienes comisionamos para su examen y censura, que no se contiene en él cosa alguna contraria al dogma ni á la sana nioral,

Dadas en nuestra Comisaría de Madrid á 31 de Agosto de 1900.

Fr. Toniás Fito.

Vicario Provincial

Por mandado de N. R. P. Vicario Provincial

Fr, Tedro Lozano.

781111

Emmo. Señor.

En cumplimiento de la honrosa comisión que V, Emma. Rvma. se ha dignado confiarme en comunicación de fecha 2.3 del mes de Enero del presente año, de examinar y ernitir mi humilde dictámen referente á la obra manuscrita del R. P. Fr. Eladio Zamora, con residencia actual en la casa de su Orden de esta ciudad, obra que titula Las Corporaciones Religiosas en Filipinas como elementos de paz y de cultura, tengo la satisfacción de manifestar á V. Emma, Rvma., que la he leido con todo detenimiento, y lejos de encontrar en su contenido nada que sea contrario a la moral y dogma católico, la consideramos muy útil y práctica al fin que se propone su piadoso autor en la riqueza de datos y detalles que dá, y que la constituyen de verdadera actualidad, para desvanecer prejuicios y ese tegido infame de calumnias, que la impiedad sectaria lanza contra las Ordenes Religiosas, con el siniestro fin de que sean abandonadas de las gentes honradas y amantes de la verdadera libertad, y si posible fuera, hasta de los Pastores de Is

V

que han

rael, á quienes se trata de convencer de que, con un mutismo voluntario sino forzado, se sirve mejor á los intereses de la Religión.

Parece imposible que no se conceda libertad á las Ordenes Religiosas en su acción hu. manitaría y civilizadora, sabiendo lo sido y son en nuestra España y Colonias, en las que, el día negro que se hizo guerra á las Ordenes Religiosas de una manera eficaz y criminal, se plegó para siempre nuestra ban. dera nacional siempre vencedora y henchida de gloria, máxime en Filipinas, cuando cumpliendo su misión providencial era tremolada por manos legítimas descendientes del héroe Legaspi y de los PP, Agustinos, que le acompañaban en aquella empresa de titanes por su fin religioso, nacional y humanitario, y para quienes aquellas tierras no tendrán sino bendiciones; así como á nuestra España, por no haber visto con verdad sencilla lo que son los Religiosos, y conocido lo grande, noble y sublime que constituye el fin de su existencia en todas partes y sobre todo en Filipinas, no le toca sino apropiarse aquellas palabras que la leyenda pone en boca de la madre de Boabdil después de la pérdida de Granada “Llora como niño lo que no has sabido defender como hombre,

« AnteriorContinuar »