Las Cien mejores obras de la literatura española, Volumen8

Portada
Compañia Ibero-Americana de Publicaciones (S. A.), 1614
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 26 - Rodrigo casco afinado, y encima del casco lleva un bonete colorado. Andando por su camino, unos con otros hablando, allegados son a Burgos ; con el Rey se han encontrado. Los que vienen con el Rey entre sí van razonando; unos lo dicen de quedo, otros lo van publicando: — Aquí viene entre esa gente quien mató al conde Lozano.
Página 144 - Rogarles heis de mi parte Que me quieran perdonar, Que con acuita lo fice De mi gran necesidad, Que aunque cuidan que es arena Lo que en los cofres está, Quedó soterrado en ella El oro de mi verdad.
Página 76 - Afirmaos en los estribos, Terciad la lanza en las manos, Esa adarga ante los pechos, Y apercibid el caballo, Que al que primero acomete Tienen por más esforzado.
Página 28 - Sentado está el señor Rey En su silla de respaldo, De su gente mal regida Desavenencias juzgando. Dadivoso y justiciero Premia al bueno y pena al malo; Que castigos y mercedes Hacen seguros vasallos. Arrastrando luengos lutos Entraron treinta fidalgos, Escuderos de Jimena, Fija del conde Lozano. Despachados los maceros...
Página 26 - Rodrigo, el soberbio castellano; todos cabalgan a mula, sólo Rodrigo a caballo; todos visten oro y seda, Rodrigo va bien armado; todos espadas ceñidas, Rodrigo estoque dorado; todos con sendas varicas, Rodrigo lanza en la mano; todos guantes olorosos, Rodrigo guante mallado; todos sombreros muy ricos, Rodrigo casco...
Página 24 - Rey, de esta manera ha hablado: —"Con mancilla vivo, Rey, con ella vive mi madre; "cada día que amanece veo quien mató a mi padre...
Página 110 - Como Rodrigo esto oyó, apriesa pide el caballo; con una voz alterada, contra el rey así ha hablado: —Por besar mano de rey no me tengo por honrado; porque la besó mi padre me tengo por afrentado.
Página 73 - Afuera, afuera, Rodrigo el soberbio castellano, acordársete debría de aquel buen tiempo pasado cuando fuiste caballero en el altar de Santiago. Cuando el rey fue tu padrino, tú, Rodrigo, el afijado...
Página 114 - Recibido han las cartas, Mas en nada las tenían: Entran en tierras del Rey, Del Rey moro de Sevilla; Quemando van y estragando Fasta Cabra, aquesa villa. El Cid, cuando aquesto supo, Contra ellos se partía: Moros llevaba consigo, Cristianos los que podía.
Página 104 - Fernando d'Arias, el hijo de Arias Gonzalo. Llorábanle cien doncellas . todas ciento hijasdalgo; todas eran sus parientas en tercero y cuarto grado : las unas le dicen primo, otras le llaman hermano...

Información bibliográfica