Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

Esta obra es propiedad de los editores, quienes han puesto la conveniente contraseña para conocer cualquiera edicion fraudulenta y perseguirla ante la ley.

Resumen del libro séptimo.

Acuerdo de los consejeros de Valencey. - Viaje de Zayas.Carta á la regencia. - Sale Fernando de Valencey. --Su promesa á los afranccsados. Entra en España. -- Pasa

por

Gcrona. -- Escribe otra vez á la regencia.- Segunda legislatura de las Cortes ordinarias. - Causa del fingido Audinot.-Wellington tras los franceses. - Batalla de Tolosa.- Los aliados en Paris. Abdicacion de Napolcon. - Retirada de Suchet.Suspension de armas.- Convenio. - Fin de la gllerra. La familia real prosigue su camino.-- Ebricdad del vulgo. - Sepárase el rey del itinerario scñalado por las Cortcs. --- Fernando en Zaragoza.- Junta de Doraca. Paso por Teruel.-Otro consejo en Segorbe. --- Causas del odio de Elio á la libertad. ---Su auditor Gaztañaga.- El cardenal de Borbon en Valencia. - Intrigas del infante don Antonio. - Secúndalas el embajador inglés. Discurso de Elio al rey.-- Entrégale el baston. Escena entre Fernando y el cardenal de Borbon.— Entra el rey en Valencia. --- Juramento de los oficiales del segundo ejército. - Regalos de los grandes. -- Iragua de Madrid. Representacion de los sesenta y nueve persas. -- Proposicion de Martinez de la Rosa en las Cortes.- Consejos de Valencia. Inaccion del presidente de la regencia. --- Acércanse las tropas á Madrid. Sale Fernando de Valencia. -No recibe á los diputados de las Cortes. - Eguia general de Madrid. - Su carácter.- Noche del 1o de Mayo.- Encarcelamiento de los diputados. --- Fuga de algunos. - Tumulto de Madrid.- La pida destrozada. Decreto de 4 de Mayo. Reflexiones sobre el mismo. Paralelo entre Luis XVIII y Fernando VII. Segunda entrada triunfal de Fernando en Madrid. - Consejos de Wellington. -- Formacion del ministerio.— Decreto surioso de 30 de Mayo de 1814. Causas de los diputados.-Montijo delator.Viles oficios de Ostalaza. Segunda comision de estado.--- Cargos contra los diputados.- Su injusticia.-Tercera comision de estado. - Sentencias arbitrarias. - Decreto autógrafo y cruel. -- Escritores célebres proscritos. - Causas estraordinarias.- La del Cojo de Málaga. - Antillon.-Mentira ridicula. - Premios á los dclatores. - Circular á América. -- Restablecimiento de la inquisicion. Tertulia del infante don Antonio Pascual.- La camarilla. - Chamorro.-Tattischeff.-- Correspondencia de Fernando con Alejandro.- Órdenes falsas circuladas a las provincias. - Trabajos sobre reunion de Corles. -Cambio de la opinion.-- Carta de Luis XVIII á Carlos IV.- Renuncia Carlos IV el trono en el congreso de Viena.- Congreso de Viena. - Formacion de la Santa AlianZ11, --- Primeras comisiones militares.--Terror de Cádiz. - Negrote en Andalucía. -- Conspiraciones de Mina en Navarra.Pio VII restablece á los Jesuitas. - Envilecimiento de las mitras - Venalidad.

Estrepitosa caida y prision de Macanáz. --- Modificacion del ministerio. -- Trágico fin de Amezagaa

[ocr errors][merged small]

Al dia siguiente celebraron consejo los palaciegos

Acuerdo de

de Fernando para acordar el sistema que convenia seguir en vista del cuadro que de la situacion de España habia bosquejado el duque de San Carlos á su vuelta de la corte castellana. Y despues de debatir el asunto con la desınesura propia de hombres avasallados por las pasionės, opinaron que

el monarca no debia soltar prenda en favor del códi- los consejeros

de Valeucey. go constitucional, ni tampoco declararse en guerra abierta contra los liberales hasta que sin riesgo alguno pudiese abolir las nuevas leyes. Porque en una nacion en arınas, y que con tantos prodigios de valor acababa de asombrar al inundo, menester era caminar con paso mesurado, y no despeñarse en errores que comprometiesen la suerte del trono. Observar pues el estado de la opinion en las poblaciones del tránsito; activar los trabajos de las minas con que los conciliábulos realistas pensaban volar el templo de la libertad, y doblarse en caso necesario al peso de las circunstancias, fue la clave de la política aprobada por los consejeros de Valencey.

Adoptado este plan, partió el dia 10 de la re- Marzo de sidencia real el mariscal de campo don José Zayas, con orden de que se preparasen los pueblos para la entrada del rey, y con una carta dirigida á la Viajede Zayas. regencia, en que empleando el lenguaje ambiguo

1814.

que convenia á sus tortuosos fines, decia el prínci

pe: "En cuanto al restablecimiento de las Cortes Carta á la re- de que me habla la regencia, como á todo lo

que gencia. puede haberse hecho durante mi ausencia, que sea

útil al reino, merecerá mi aprobacion, como confor(* Ap. lib. 7. me á mis reales intenciones." (*) Acompañado desnúm. 1.)

de Gerona, donde se hallaba entonces el cuartel general, por un oficial del estado mayor, llegó Zayas á la capital de la monarquía, y despertó con tan fausta nueva estraordinario entusiasıno. Regocijáronse las Cortes, cayendo los diputados liberales en el anzuelo de aquellas palabras oscuras, que interpretaron en favor de la libertad, aunque encerraban su muerte en el sentido verdadero. Y eu muestra del

gozo que henchía sus corazones dieron un decreto, en el que declaraban igualmente el aprecio con que miraban al general Zayas.

Con el título de conde de Barcelona empren1814. dió el rey su viaje el 13 del inismo Marzo, en Sale Fernando compañía de los infantes don Carlos y don Antode Valencey.

nio y de sus favoritos, con direccion á Tolosa y Perpiñan, segun habia ordenado el emperador de los franceses, para que las personas reales no tropezasen con el ejército britano. Aguardábalos alli el mariscal Suchet, á quien habia prevenido el gobierno de las Tullerías que retuviese en Barcelona al monarca español en rehenes hasta que regresasen libres á Francia las guarniciones bloqueadas en las provincias de Cataluña y Valencia. Mas observando el mariscal el disgusto de Fernando, que deseaba encaminarse en derechura á Valencia, y queriendo coinplacerle para que le confirmase la posesion de la Albufera, que al decir de Suchet le fue ofrecida, contentose con que el infante don Carlos permaneciese en Perpiñan como prenda de lo pactado.

En Tolosa y demas puntos del imperio que reSu promesa á corrieron los principes, prometió S. M. á los refu

« AnteriorContinuar »