Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Tambien en los juicios sobre asuntos mercantiles, todas las sentencias, tanto interlocutorias como definitivas, deben contener los fundamentos en que se apoyen; estableciéndose la cuestion de derecho ó de hecho sobre que recae el fallo, y haciéndose reserencia de las leyes que les sean aplicables, sin comentarios ni exposiciones; pero se exceptúan los asuntos de menor cuantia, ó cuya entidad no exceda de 3,000 rs. en los tribunales de comercio y de 2,000 en los juzgados de primera instancia, pues en ellos no es necesario que las sentencias sean fundadas (1).

Ya se dijo al tratar del régimen interior de los tribunales, que las sentencias se deben dictar ante escribano, y firmarse con firma entera las definitivas y las interlocutorias que causen estado; y en los demas casos con media firma los jueces, y con la rúbrica solo los presidentes de sala (2). Tambien se indicó que en el mismo dia en que se firmen, ó no siendo posible, en el siguiente si fuere hábil, deben publicarse y notificarse á los procuradores (3).

Dictada la sentencia definitiva, cesa en aquel juicio la jurisdiccion del juez, y no puede revocarla, enmendarla, ni hacer en ella alteracion alguna, aunque se presenten por las partes nuevas pruebas ó documentos, que si se hubieren tenido á la vista habrian hecho variar el concepto acerca de la cuestion litigiosa. Una sola excepcion limita esta regla general, y es cuando conviene aclarar algun concepto oscuro, ó suplir cualquiera omision que hubiere sobre punto discutido en el juicio: lo cual pueden hacerlo á instancia de alguna de las partes que lo solicite dentro del dia siguiente al de la notificacion de la misma sentencia (4), cuyo término es perentorio é improrogable (5).

La sentencia definitiva, lo mismo que todo auto interlocutorio, debe, como ya se ha indicado, notificarse á las partes ó

(1) Arts. 1,212 y 1,213 del Código de Comercio y 88 de la ley de enjuiciamiento mercantil.

(2) Arts. 30 y 39 de las ordenanzas, 23 del reglamento de juzgados y 20 de la ley de enjuiciamiento civil.

(3) Art. 64 de la ley de enjuiciamiento civil.

(4) Art. 77 de la ley de enjuiciamiento civil, conforme sustancialmente con la ley 3, tit. 22, Part. 3.a

(5) Art. 30 de la ley de enjuiciamiento civil,

sus procuradores. Si apelan eslos, se sigue el órden que á su tiempo se explicará; mas si la consienten, dejando pasar los cinco dias en que pueden proponer dicho recurso, debe el litigante vencedor en el litigio presentar escrito, solicitando se declare por consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada, y que se mande llevar á efecto. En su vista provee el juez auto, dando traslado á la otra parte, si hubiere alguna duda , acerca del término de los cinco dias, y con lo que expone manda que se lleve el pleito á la vista, prévia citacion , y dicta providencia haciendo la declaracion solicitada, si en efecto ha corrido el término de la apelacion sin que se haya hecho uso de este recurso. Pero si cree ocioso dar traslado de aquella pretension, desde luego manda llevar los autos a la vista, con citacion de las partes, y declara consentida la sentencia y pasada en autoridad de cosa juzgada, decretando que se lleve á efecto (1).

Cuando los interesados desean que sus abogados defensores asistan a la vista para informar de palabra , no se les puede negar este legítimo medio de defensa; y entonces deben, luego que se les cita para definitiva, presentar escrito pidiendo que se señale el dia y la hora en que haya de celebrarse dicho acto. Verificado asi, asisten los abogados y hacen sus informes, dictándose despues la sentencia.

Hemos dicho antes, que cuando esta se consiente por la parte á quien es gravosa , debe solicitar que se declare por consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada. Conviene, pues, explicar, qué es lo que significa esta frase, tan comun en la curia. Es cosa juzgada «lo que se ha decidido en juicio contradictorio por una sentencia válida, de que no hay ó no puede haber apelacion, sea porque la apelacion no es admisible , ó se ha consentido la sentencia, sea porque la apelacion no se ha interpuesto dentro del término prescrito por la ley, ó habiéndose interpuesto se ha declarado por desierta» (2). Consecuencia de te

(1) No es sin embargo necesaria de derecho esta declaracion judicial. Véase sobre ello lo que se dice en la pág. 105.

(2) Escriche, Diccionario de jurisprudencia y legislacion, articulo cosa juzgada.

nerse por juzgada la cosa litigiosa, es la ejecucion de la sentencia, ya á peticion del mismo litigante que ha obtenido en el juicio, ya á solicitud del heredero; y por eso cuando la consiente el litigante á quien perjudica, debe solicitar su adversario la expresada declaracion. No obsta , sin embargo, la circunstancia de cosa juzgada, cuando la sentencia contiene algun motivo de nulidad.

Hasta aqui, cuanto se ha expuesto sobre las sentencias es relativo á los juicios comunes. Siguiendo ahora el orden adoptado, haremos mencion tambien de lo establecido acerca de los negocios mercanliles. En ellos los autos de mera sustanciacion, que son los que marcan el curso sucesivo del pleito, deben dictarse en la audiencia inmediata a la presentacion de los escritos; los interlocutorios que causan estado, esto es, que deciden alguna cuestion incidente, ó resuelven algun artículo, á los tres dias de haberse dado cuenta del pleito; y las sentencias definitivas, dentro de los diez dias siguientes a la audiencia en que se hubiere acabado la vista de los autos (1). Esta se celebra en público, pudiendo concurrir á informar de palabra las partes ó sus defensores; pero sin serles lícito, como ya antes se dijo, leer ni hacer mérito de documentos que no obren en los autos (2). La prohibicion indicada, de que los escribanos ó relatores hagan relacion del pleito á los jueces inferiores, no es extensiva á los negocios de esta clase, cuando se ven por los tribunales de comercio; pues en ellos, como en todos los colegiados, es indispensable la relacion del funcionario autorizado al efecto.

En la misma audiencia en que se concluya la vista, debe el presidente señalar dia para la votacion , si no pudiere verificarse en el acto. Si alguno de los jueces hiciere voto particular, debe extenderse , si asi lo exigiere, en la misma forma en que lo dicte ó escriba, en un libro reservado que hay para este efecto (3). Ningun asunto de comercio puede fallarse por menos de

(1) Art. 82 de la ley de enjuiciamiento mercantil.
(2) Arts. 83 y 159 id.
(3) Arts. 84 y 85 id.

tres jueces', y para hacer sentencia han de concurrir dos votos, conformes de toda conformidad, es decir, en todas sus circunstancias y accesorios; y si hubiere discordia, se señala en el mismo acto el dia de la nueva vista , y se decide por los cónsules sustitutos (1)

Firmada la sentencia , no puede el tribunal hacer en ella ninguna alteracion, sino se ha de publicar en la forma redactada, bajo pena de nulidad de lo que se haya sustituido á lo redactado y firmado, que se tiene por valedero, salvo el recurso legal que corresponda. Pero si contuviere algun concepto oscuro, ó se hubiere omilido la decision de algun punto controvertido, puede el tribunal explicarlo, como en los negocios comunes, dentro de las veinticuatro horas.

El fallo ha de contener la decision expresa, positiva y precisa, con arreglo á las acciones deducidas en el juicio, condenando ó absolviendo en el todo ó en parte, y fijando la persona condenada ó absuelta, y aquella contra quien recae la absolucion ó la condenacion. Cuando la demanda comprenda varios puntos, que aunque tengan conexion entre sí, sean objetos distintos, debe dividirse la sentencia en capítulos, arreglándose sobre cada uno la decision que en justicia proceda. Si contuviere condenacion de frutos, réditos ó daños, se debe fijar la cantidad de la misma, si resultare líquida, ó al menos hay bases sobre que haya de hacerse la liquidacion; y cuando no hubiere méritos para lo uno ni para lo otro, se debe reservar para otro juicio la accion sobre dichos puntos incidentes. Si el actor no hubiere probado su accion ó la ha dejado abandonada , debe ser condenado en las costas del juicio.

Todas las sentencias, tanto interlocutorias como definitivas, se publican en la audiencia , leyéndose por el escribano, y despues se notifican a las partes interesadas en persona ó por cédula en su caso, aunque tengan nombrado procurador; pero si estuvieren ausentes, se entiende con este dicha diligencia. Desde el

(1) Art. 1,211 del Código de Comercio, y 86 de la ley de enjuiciamiento mercantil.

acte de la notificacion comienza a correr el término para los recursos legales.

CAPITULO IX.

DE LOS RECURSOS CONTRA LAS PROVIDENCIAS Y SENTENCIAS.

Con la organizacion de nuestros juzgados unipersonales, y con nuestro sistema de procedimientos, que no permite el juicio oral, sino el escrito, no seria posible sin grandes agravios é injusticias la instancia única , que puede ser tolerable y aun necesaria cuando los que juzgan forman tribunal colegiado, y ellos mismos ven y oyen los testigos y presencian la justificacion de los hechos. Por eso es tan justa y natural entre nosotros la revision de los procesos, salvo en los juicios sobre los delitos de imprenta, y en los de pena correccional juzgados por el tribunal único y especial de esta clase que reside en Madrid; y aun con tribunales colegiados, con instancia única y juicio oral, siempre serian necesarios algunos remedios para evitar nulidades é infracciones legales.

Debemos, pues, considerar como una consecuencia de la constitucion de nuestros tribunales y del orden de enjuiciamiento sancionado por la legislacion y la jurisprudencia de España, y aun como una necesidad de la débil condicion humana, la concesion de ciertos recursos en favor del que se cree agraviado, para obtener por las vias legales la reparacion de agravios é injusticias.

Varios son los recursos que pueden proponerse con este objeto, á saber: 1. De reposicion.

De apelacion. 3.° De queja por denegacion de justicia é de apelacion. 4. De súplica. 5.9 De nulidad. 6. De casacion. 7. De fuerza. De todos estos medios establecidos en favor del que se consi

2.°

« AnteriorContinuar »